Petra by night

Tenía pendiente contaros esta maravillosa experiencia, que no suele dejar indiferente. Se trata de la visita nocturna a Petra, llamada “Petra by night”.


Cuestiones prácticas para asistir a Petra by night

Debéis saber que esta visita sólo está disponible los lunes, miércoles y jueves por la noche.
Las entradas las podéis comprar en varios sitios cercanos a la entrada del recinto e incluso la propia oficina de información.

En mi caso, aprovechamos que fuimos a una oficina de cambio de moneda y al preguntarles por dónde comprarlas se ofrecieron a ir a por ellas, sin ningún cargo extra. Creo que las vendían en el restaurante o tienda de al lado ¿Os he hablado ya de lo amables que son los jordanos?

El precio de la entrada son 12 dinares, al menos en Abril de 2014. No está incluida en la entrada general de las ruinas. Pero si has viajado hasta allí y coincides con uno de los días en que se hace esta visita ¿cómo no ir?

Fuimos antes de la hora de apertura, y aunque ya era de noche nos tocó esperar. Unos 10 minutos antes se empezó a formar una cola considerable de gente, así que volvimos a posicionarnos. Mientras, los farolillos se iban encendiendo poco a poco en el camino que lleva al impresionante desfiladero del Siq, el que conduce directamente a la famosa Puerta del Tesoro.

Suena de película pero es que ¡es así!!

Petra by Night

Sí, la visita consiste en esto, en andar en la oscuridad horadada por farolillos hechos con velas y bolsas de papel hasta la Puerta del Tesoro. Conviene, pues, llevar una linterna y por supuesto calzado cómodo. Algo para protegerse del frío no está de más.

Petra by Night

La magia está servida en el Siq

Una vez llegas, te encuentras con buena parte de la explanada iluminada por más farolillos. No está permitido ir más allá, al resto de las ruinas. Podría perderse más de uno.

Petra by night no es un espectáculo de “luz y color”

Es una visita llena de encanto y algo de misterio. Menos mal.

Con menos gente y menos linternas las dosis de eso serían mayores… ¡pero no me voy a quejar!
Lo de las linternas sí que me fastidia un poco. ¿Habéis probado a acostumbrar la vista a la oscuridad, más si es una noche iluminada por la luna?
Os aseguro que con andar un poco más lento y con cuidado es suficiente. A cambio se vive la noche de una manera más bonita y natural.

El privilegio de estar en las ruinas de Petra en plena noche

Me sentí una privilegiada por estar allí a esas horas y contemplar esta maravilla de la arquitectura antigua. Y además poder hacer fotos con trípode. En pocos recintos arqueológicos se consigue esto.

Petra by night

Excepto los que andábamos con la cámara y el trípode arriba y abajo, el resto de visitantes son invitados a sentarse en esterillas. Todos alrededor de ése “mar” de lucecitas.

Se reparte té, y un beduino se planta en el centro de la explanada, entre los farolillos. Cuenta la historia de las tribus y su relación con Petra, el desierto y cómo vivían antiguamente, sin luz eléctrica ni agua corriente ni teléfonos móviles. Resultó bastante simpático porque lo contó con mucho humor (en inglés).

Petra by night

Petra by Night

Tras este pequeño discurso, otro colega beduino (¿o fue él mismo?) interpretó una canción con el instrumento típico de estas tribus. Una especie de guitarra o violín de dos cuerdas. De nuevo la magia.

Petra by Night

Durante la visita se pedía a la gente que no hiciera uso de los flash de sus cámaras y móviles. Pero por supuesto, como siempre, los había que pasaban del tema o no se daban por enterados (gggrrrrr). Sin embargo, antes de dar por finalizado el acto se invitó a que todos hicieran “su” foto disparando a la vez con los flashes. Se iluminó la fachada casi en su totalidad. Un acto frikie que no me gustó mucho. Se repitió hasta tres veces y no sé si puede tener consecuencias en la piedra de la fachada del Tesoro. Esperemos que no.

Petra by night

Fijaos en el tamaño de la gente, abajo a la izquierda, y el de la Puerta del Tesoro

Volví a subir el desfiladero del Siq con pena…

En un ambiente ya de mayor soledad que a la ida, porque casi todos se habían adelantado, me despedí mentalmente de esta maravilla.

Es curioso cómo la gente quiere salir corriendo de sitios tan fantásticos. Algo que presencié también en las tumbas del Valle de los Reyes, en Egipto, hace ya años. Sencillamente no me cabe en la cabeza.
¿Acaso no merece la pena prolongar ver con tus propios ojos la obra que hace miles de años construyeron nuestros semejantes?

Petra by Night

En fin, yo elegí retrasarme y volver por el desfiladero con muy poca gente alrededor, la oscuridad y los farolillos.

Por cierto, ojo con acercarse demasiado a ellos. Al intentar hacer una foto pegándome a la pared, distraída, un extremo de mi pañuelo rozó la bolsa de papel y esta se prendió. Afortunadamente una chica que pasaba junto a mi lo vio cuando el pañuelo ya empezaba a chamuscarse. Casi provoco un incendio y me quemo yo misma!! En la explanada se podría liar una buena por un descuido como éste, supongo.

Petra by night

Lo dicho, aunque no es absolutamente perfecta. Esta es una experiencia mágica y privilegiada, así que no lo dudéis.

Otra opción más allá del yacimiento principal, que te sugiero no te pierdas, es Little Petra 🙂


 

los viajes de ali iati Si quieres más información, pulsa aquí