Looking for Something?

Um Qays y Ajlun, la Jordania menos conocida (excursión desde Amman)

Author:
Um Qays y Ajlun Jordania

Hoy os propongo un “paseo” por la Jordania menos conocida. Son lugares que no forman parte de los “grandes” de este país, pero que merece la pena visitar. En una excursión de un día desde Amman puedes acercarte a Um Qays y Ajlun, o lo que es lo mismo, un yacimiento arqueológico de la Antigua Roma y una fortaleza que vio pasar a los Cruzados. ¡Vamos!

Invertir un día en visitar Um Qays y Ajlun desde Amman es una buena idea

Primera parada: Um Qays

Aproximadamente a 90 minutos en coche desde Amman está Um Qays. Es el extremo norte de Jordania, y mira al famoso Mar de Galilea o lago de Tiberíades, donde dicen que Jesús caminó sobre las aguas.

um qays y ajlun vistas

Estamos también muy cerca de una de las fronteras de Jordania. Desde esta colina que está a 357 metros de altitud, se ve perfectamente el país vecino, Siria.  Hoy sumido en una cruel y horrible guerra. Cuando lo supe, no pude evitar pensar en toda la gente que está allí sufriendo, siendo asesinada impunemente.

Igualmente, frente a nosotros se alzan los Altos del Golán, escenario de la Guerra de los Seis Días (1967) y la Guerra de Yom Kipur (1973). Un territorio disputado largamente entre Israel y Siria, con su mayor parte ocupado por el primero, y el resto por las fuerzas de la UNDOF y Siria.

um qays y ajlum frontera con siria

Israel y Líbano se extienden también en el horizonte, y se pueden ver en los días claros.

Es éste, pues, un territorio histórico y clave para la geopolítica local de Oriente Próximo. 

Um Qays y Ajlun

De derecha a izquierda el cartel nos señala la ubicación de Dera’a, Damasco, Jabal Shaikh, Altos del Golán, Beirut y por último el punto más a la izquierda Nazareth

El yacimiento arqueológico de Um Qays

Lo que se puede ver aquí son los restos de la antigua Gádara, de la que tres evangelistas, Mateo, Marcos y Lucas, hablaron en su día.

um qays y ajlun

Una ciudad que se hizo famosa por sus fuentes termales, alrededor de las cuales se construyeron ricos baños frecuentados por la gente de la comarca.

um qays y ajlum columna antigua

Hay dos teatros y una columnata que merecen tu atención, y por lo visto también un interesante cementerio que no logramos encontrar! Además de numerosas ruinas de edificios.

Ruinas entre las que me confieso feliz e interesada siempre. Imaginando la vida en la calle de los comercios, en el teatro, o incluso en las casas. Disfruto buscando pequeños detalles, una voluta, un capitel caído con su decoración de hojas mirando hacia el horizonte, o el mármol que dibuja preciosas figuras en la piedra torneada.

um qays y ajlum ruinas

También hay otra cosa… lagartos! Los hay a patadas, asomándose por los restos de las columnas, y yo encantada persiguiéndoles con la cámara, ja, ja!

um qays y ajlun lagartija

De todas formas, a nosotros lo que más nos gustó de aquél caluroso día de abril fue que al ser sábado, nos topamos con un montón de turismo local. En su mayoría excursiones escolares, y algunas familias y parejas.

um qays y ajlun escolares bailando en el teatro

Se notaba que no están acostumbrados a ver guiris por allí. Muchos nos saludaban y posaban encantados para nuestras cámaras. O nos hacían fotos con las suyas. Generalmente las de sus smartphones. Sí, muchísimos jordanos hacen ya uso del smartphone y parece que han pegado el salto a esta tecnología para hacer fotos. Muy pocos llevan además una cámara.

um qays y ajlun escolares en el teatro

Visitamos también el pequeño museo sito en un patio junto a la comisaría de la policía local, en la entrada al yacimiento.

um qays y ajlun mosaico del museo

um qays y ajlum museo

Cuando ya nos íbamos de Um Qays…

Oímos música. Sonaba en el teatro pequeño, y decidimos ir a ver qué pasaba. Allí se habían concentrado unos 200 niños con sus profesoras -éstas cubiertas con el chador de pies a cabeza- tocando y cantando a voz en grito. ¡¡Se lo estaban pasando genial!!
Supongo que les demostraban la acústica del sitio. De cuando los hombres no se servían de artificios tecnológicos para hacerse escuchar, sino de una cuidada arquitectura.

Entre los niños, también a un par de vendedores de juguetitos para los críos, prestos a intentar que éstos se gastaran las perras que quizá sus madres les habían dado para la excursión. Un pequeño viaje a mi propia infancia 😉

¿Queréis comprobar la fiesta que tenían montada? Dentro vídeo!!

Las ruinas de Pella suelen ser incluidas en esta excursión, pero no merecen la pena.

Pella es otro pequeño yacimiento romano que en realidad son 4 columnas detrás de una valla metálica. Os lo podéis saltar tranquilamente, la verdad. No obstante, si os empeñáis en ir, aviso a navegantes: la carretera hasta Pella es una comarcal estrecha y llena de curvas que discurre por las laderas de estos montes. En ella os encontraréis con varios puestos militares. Tendréis que parar y es probable que os pidan que enseñéis los pasaportes –como nos ocurrió a nosotros-.
Impresiona un poco ver a los soldados en los tanques junto a la carretera. Con la metralleta (o batería antiaérea) presta para disparar. Estamos frente a la frontera con Israel. Es un punto caliente de este mundo loco en el que vivimos.

Ajlun

Cerca de Ajlun, sorpresas en la carretera… ¿arte moderno? más bien un “recuerdo” de la historia reciente de esta región.

Ajlun y su castillo

El otro punto con el que cerraríamos esta visita es Ajlun, a 73 km de Amman.

Un pueblo o pequeña ciudad con una comunidad de cristianos y un par de iglesias que conviven en paz con los vecinos musulmanes.

um qays y ajlun puerta del castillo

Aquí recaló el gran viajero Ibn Battuta. Sólo por eso, por pisar el mismo suelo que él, ya merece la pena acercarse. Pero no os preocupéis que hay más 🙂

A tres km del pueblo se alza la fortaleza de qala’at al-Rabadh, construida para intentar detener el avance de los cruzados por estas tierras. Una fortaleza o castillo con su foso bien excavado en la roca, su pozo aún en uso y su puente levadizo.

um qays y ajlun pozo del castillo

Las malas lenguas dicen que “psché, castillos los hay mejores en España”.

Bueno, a mi este tipo de afirmaciones, hayan estado allí o no, me parecen prepotentes e incultas. Y además afirmo que en este caso es incierta. ¿Por qué? Porque es un castillo impresionante y muy bien conservado, y punto.
Otro aliciente es lo fresco que se está entre sus muros 😉

um qays y ajlun castillo por dentro

De nuevo, no obstante, aunque el castillo de Ajlun es muy chulo, lo que nos encandiló fue el ambiente.

Aquí había mucho más turismo local que en Um Qays. A lo mejor era la hora punta, porque ya estábamos cerca del mediodía.

um qays y ajlun el hombre del café

Un buen número de mujeres circulaban por allí en grupo, y tenían muchas ganas de interactuar con nosotras y nosotros! (éramos cinco, tres mujeres y dos hombres). Supongo que formamos parte del acontecimiento del día festivo.

um qays y ajlum turismo local moderno

De hecho, al poco de entrar en el interior del castillo, nos encontramos posando para sus móviles entre un nutrido grupo de mujeres y niños. Todo aquél que llegaba, se sumaba a la “fiesta”. Nos hacíamos fotos y nos las mostrábamos. Nos pedían más. Nos pasaban al bebé (asustadillo el pobre) para liberarse los brazos y así hacernos más fotos. Y así un rato, entre risas y gestos de cariño. No sé muy bien cómo empezó la cosa, pero sí sé que fue uno de esos grandes momentos sencillos y bonitos que nos regalan los viajes. 

um qays y ajlum mujeres jordanas

um qays y ajlum turismo local jovenes

Cómo subir a la fortaleza de Ajlun y tips para la visita

Hay tres kilómetros desde el pueblo, y todo el tiempo es cuesta arriba. Si has llegado en autobús a Ajlun, lo mejor es coger un taxi que te suba… o bien, prepara agua y para arriba! Si llevas tu propio vehículo, puedes subir hasta el parking próximo a la entrada.

En el castillo no hay donde comer, pero sí alguna tienda donde venden helados y patatas fritas. Nos vino muy bien para aguantar la vuelta dado que ya eran casi las 15.00 h. Por cierto, si os animáis a un helado (manufacturados o “de marca”), os recomiendo el cono de nata, canela y pistacho, sabor árabe a tope y riquísimo! 🙂

La entrada al castillo es muy barata, no recuerdo bien pero son 1 ó 2 dinares.

Las calles de Ajlun

Tanto al subir como al bajar del castillo, las observamos. Nosotros íbamos en coche con conductor, tipo taxi, y no paramos a dar una vuelta. Debíamos volver a Amman (si no, el chófer nos mataba, ja, ja!).

Pero observé atentamente esa Jordania que no está en las guías de viaje. Y me gustó. Había mercado. El panadero estaba a tope sacando los deliciosos panes del horno. Las calles tenían un aspecto ruinoso y polvoriento, pero un ambiente muy tranquilo.

um qays y ajlun carnicería jordana

Escaparatismo jordano en Ajlun

um qays y ajlum panadería

Esta excursión se puede completar yendo a Jerash o Gerasa y pasando allí la tarde, por ejemplo.


los viajes de ali iati Si quieres más información, pulsa aquí

Deja un comentario

¡Suscríbete al blog por correo electrónico y recibirás las nuevas entradas!

Únete a otros 202 suscriptores

¡Viaja seguro!

banner los viajes de Ali con IATI

Si quieres más información, pulsa aquí

REFLEXIONES VIAJERAS

paseo fotográfico por palma de mallorca street art

GENTES DEL MUNDO

gentes de África

IMÁGENES Y SENSACIONES DE…

visita al parque nacional Serengueti amanecer

POSTALES DE VIAJE

fauna y flora de galapagos pinzon

FIESTAS Y CELEBRACIONES

gancheros del Alto Tajo empujando troncos

SOLIDARIOS

atardecer en pais lobi

Blog asociado a MadridTB

Madrid Travel Bloggers