caleta de famara con los acantilados del mismo nombre

Si Don Quijote hubiera ido a Lanzarote, quizá habría encontrado la morada de sus gigantes en la Caleta de Famara, donde el Risco de Famara es como una muralla inmensa que guarda la fortaleza de seres de otro planeta. Esta es, sin lugar a dudas, mi playa favorita de la isla de los volcanes por el paisaje único que la conforma ¿Te vienes a descubrirla virtualmente? 😊 

Viajando hacia la Caleta de Famara 

Me subí a una guagua con destino a Famara en Arrecife. Fui por la mañana porque, al menos en el verano de 2020, los servicios de bus se reducían a este horario. El último de vuelta era a las 14.45 h y ya no había otra opción. 

El autobús nº 20 te lleva a Caleta de Famara desde Arrecife. El trayecto es de unos 45 minutos y el precio de 2,20 € (agosto 2020).

El camino hasta allí, sobre todo a partir de Teguise, que es el último tramo (Famara está a unos ocho kilómetros de esta localidad), es precioso. Campos de viñas bien trazados con piedras de lava, algún volcán, dunas fijadas con matorrales y un aire de lugar remoto de esos que no se olvidan. 

Llegué, pues, al pueblo en dicho transporte. La última parada de la guagua te deja justo en el extremo del pueblo que lo une a la Caleta de Famara. Tan sólo hay que cruzar una carretera asediada por las dunas que intentan avanzar hacia el interior de la isla. Cuando vi aquel paso de cebra semicubierto por la arena me acordé del desierto del Sahara y sus sufridas carreteras. De nuevo en pleno viaje viajaba a mis recuerdos más queridos. 

paso de cebra con arena y dunas en un lado y detrás los riscos de famara y el mar
Llegando a Caleta de Famara

Crucé casi solemnemente y también luchando un poco contra el fuerte viento que soplaba ése día. Un fenómeno más que habitual allí. De hecho, la Caleta de Famara es uno de los lugares favoritos de los surfistas, algo que comprobaría en sólo unos minutos. 

Cuando era niño, César Manrique pasaba los veranos en la Caleta de Famara.

Enseguida puse los pies sobre la plataforma de roca volcánica que asoma cuando baja la marea. Rocas pulidas, de formas extrañas, color oscuro y muchos recovecos en los que el agua entra y sale. Fue ahí cuando me descalcé y pude sentir la arena bajo mis pies

rocas volcánicas saliendo de la arena en la caleta de famara con riscos al fondo

El día no prometía. Muy nublado, casi amenazando lluvia. Pero ahí estaba, había llegado y por nada del mundo me lo iba a perder, pues este era un sitio que mis amigos de Algo que Recordar, buenos conocedores de las islas, me habían recomendado mucho. Y vaya si merece la pena 😊

ricos de la caleta de famara al fondo con la playa en primer plano en un día muy nublado
Caleta de Famara bajo las nubes

La arena de la Caleta de Famara es dorada. Oscura en algunas zonas, más blanca si le da el sol. Indómita en cuanto sopla el viento que la lanza hacia los matorrales de tabaibas y otras especies que sujetan las dunas tierra adentro. 

No hace falta ni levantar la mirada para encontrarte con una de las estampas más impresionantes de esta isla impresionante: el Risco de Famara se recorta en el cielo como una gran mole oscura. La niebla, quizá nube de millones de gotitas de agua de las olas que chocan contra los acantilados, y la luz, realzan su volumen gigantesco. Sobrecoge, maravilla, te deja sin habla y no quieres hacer nada más que mirarlos y desear acercarte más para verlos cara a cara, bien cerca. 

Enfrente está la isla La Graciosa. Justo el día anterior estaba yo allí, contemplando la Caleta de Famara desde el otro lado. Sonreí para mis adentros. 

isla de la graciosa en el horizonte con el mar en primer plano
Isla La Graciosa desde la Caleta de Famara

🌍 Recuerda viajar con un buen seguro de viajes. Yo te recomiendo IATI Seguros, con quien viajo siempre, y en este enlace puedes conseguir un 5% de descuento sólo por ser lector de Los viajes de Ali.


En la Caleta de Famara las distancias no son lo que parecen

Empecé a andar por la playa, en paralelo al mar, con esa ilusión. La de acercarme lo máximo posible al Risco de Famara. Haciendo fotos, observando a los alumnos de surf que en muchos casos son niños de corta edad, y tratando de zafarme del viento y el sol. 

un niño llega a la orilla montado en su tabla de surf y otro le espera con la suya
alumnos de surf en la Caleta de Famara

Andé y andé. Andé y seguí andando, observando las evoluciones de las velas de kitesurf… Seguí andando más, pero los acantilados de Famara parecían seguir en el mismo punto. Impertérritos. Enormes. Lejanos. Era como si no me cundiera nada, como si diese pasitos de bebé, no sé. Yo había calculado que tendría unos dos kilómetros de longitud, así a ojo, y… después he leído varias versiones. En algún sitio dicen que tiene 2.800 metros o algo más de 3 kilómetros, pero en algún otro sitio dicen que hay 6 kilómetros de playa, y casi que me lo creo. Lo que está claro es que soy malísima calculando distancias 🤦‍♀️

caleta de famara con enormes acantilados y velas de kitesurf
La playa de Famara parece no acabar nunca
caleta de famara con gente practicando kitesurf y agua con muchas olas

El caso es que llegué casi hasta el final, pero no del todo. Quizá me faltó medio kilómetro, quizá más, ya no me atrevo a decir nada, pero sí que recorrí al menos dos tercios de esa lengua de arena tremenda y que, por suerte, estaba en plena marea baja. No llegué hasta el pie de los acantilados porque parecía que no iba a llegar nunca y porque tenía que calcular el tiempo de vuelta, seguramente más cansada, para no perder el bus. 

dunas con matorrales y volcanes detrás
La arena avanza hacia las incipientes dunas
3 velas de kitesurf volando y riscos recortándose en el cielo y el mar
Acercándome a los riscos inalcanzables…
dos velas de kitesurf de color amarillo y verde se recortan en el fondo de acantilados negros

La marea baja de la Caleta de Famara

Había leído que cuando baja la marea en la Caleta de Famara el espectáculo está servido porque los gigantescos acantilados se reflejan fielmente en el suelo mojado, como si de un espejo se tratara. Yo iba en el autobús pensando en ello y jugando con mi escepticismo. No podría contemplar la puesta de sol por los horarios del transporte público ¿tendría suerte con respecto a la marea?

reguero de agua de marea baja yendo hacia el mar con olas
Agua en retirada
reflejo de nubes en la arena mojada de famara con los riscos al fondo
Marea baja en la Caleta de Famara

Pues sí, la tuve. Al principio no era tan evidente. La arena estaba algo mojada pero como ya has visto el día estaba muy nublado y no parecía que hubiera mucho reflejo que disfrutar y fotografiar. Sin embargo, a medida que pasaban las horas, que la marea bajaba y que el cielo se despejaba, el panorama cambió.

riscos de famara reflejándose en los charcos de la marea baja
El reflejo esperado!
caleta de famara con cielo reflejándose en arena mojada en marea baja
chico llevando su tabla de surf amarilla hacia el agua reflejándose en la arena mojada

Ahí estaba el espejo que me había imaginado. No tan perfecto y no sin los últimos rayos de sol, sino todo lo contrario, con la peor luz del día, con el sol en el cénit. Pero ahí estaba, intensificándose hasta que llegó un punto en que pensé que no sabía si estaba en el cielo o en la tierra. Fui feliz 🥰

Una última sorpresa  

Volviendo sobre mis pasos, chapoteando en los charcos del mar retirado, contemplando el trabajo del viento amontonando arena en las dunas y haciendo fotos a discreción, volví a las rocas negras sobre las que se asientan las primeras casas de Famara. 

Justo ahí hice una pausa para limpiarme la arena de los pies y calzarme. Miré al suelo y las vi. Las famosas “palomitas de maíz”, roscas o cotufas según los canarios, que no son sino algas calcáreas que con la erosión toman esta forma. Son las responsables de que tengamos playas de arena blanca así que, después de jugar un poco con ellas en las manos, las dejé donde estaban. Haz lo mismo, por favor, si algún día te encuentras con ellas en alguna playa. O dicho más claramente: no te lleves ni una. Por cierto, en toda esa zona descubrí un mundo de desperdicios enganchados a las rocas que daba mucha, pero que mucha pena verlo. No podemos seguir así.  

palomitas de maíz que son algas calcáreas entre piedras volcánicas
palomitas de maíz en mi mano

El pueblo de Famara

¿Conoces esas canciones, poemas y leyendas que hablan de una mujer que se volvió loca esperando a su amado en el muelle? Pues en Famara me vino a la mente una imagen así, y no porque haya ninguna leyenda al respecto sobre este sitio (o yo no la conozco), sino porque el lugar me inspiró a pensar en ello. 

casa de famara con ventana y puerta de madera pintadas de verde casi azul

Las casitas blancas con sus puertas de madera bien pintadas de verde o azul, la pequeña iglesia que mira al mar junto a una playita donde alguna familia pasa el día al sol sin olas aprovechando que aquí no hay olas…

cala resguardada por espigón con isla de la graciosa en el horizonte en famara
pequeña iglesia con paredes encaladas y piedras volcánicas y casa junto a ella con balcón de madera pintado de verde

Precisamente la iglesia o ermita marca una gran plaza abierta que es el comienzo de un moderno paseo marítimo. Casi recién estrenado, muy amplio y cómodo para pasear junto al mar. Con esta modernidad se pierde un poco el romanticismo, pero como está hecho con el estilo tradicional y el mimo canario (también tradicional), no pasa nada.

calle de famara con casas blancas con puertas y ventanas azules

Aproveché a comerme el bocata con un refresco comprado en un restaurante de allí al lado. Mirando a las gaviotas y a la Caleta de Famara de lejos. Era un poco pronto pero tenía que estar atenta al reloj para no perder el autobús que me sacaría de este paraíso ventoso. Es lo malo de viajar en transporte público.

gaviota volando recortándose en el fondo de acantilados negros volcánicos
paisaje de acantilados y caleta de famara al fondo

Por cierto, los restaurantes de Famara son famosos por su pescado fresco y no seré yo quien lo contradiga. De hecho ya siento no haberme podido quedar a comer. Tanto como no ver el atardecer en este punto de la Tierra tan singular. Volveré a la Caleta de Famara, estoy segura 😊.



Aquí tienes más posts de Canarias


Este post contiene enlaces a sitios afiliados al blog. Esto significa que si haces una reserva desde dichos enlaces, yo ganaré una pequeña comisión con la que me ayudas a mantener este blog, y en ningún caso tú pagarás más.


los viajes de ali iati Si quieres más información, pulsa aquí