lugares remotos lago karakul

Hoy me he propuesto hacer un recuento de lugares remotos en los que he estado, y a los que me gustaría ir. Por eso de inspirar y tal ;-P

Seguro que lugar remoto suena a lejano en sentido geográfico, si hablamos de viajes. Pero a lo mejor eres de los que te suena como a mi, lejano en cualquier sentido. Por falta de referencias históricas, visuales, culturales. Esa cosa de no saber soñarte allí. De no saber cómo suena su lengua, qué costumbres tienen, qué  hay que ver, qué clima, cuál es su historia -la de antes y la de ahora-.

Es cierto que puede ocurrirte que justo antes de marchar hacia un destino que no conoces personalmente, te hagas esas mismas preguntas. Incluso aunque se trate de la archiconocida Atenas, o Machu Picchu, o Amsterdam.

Ese momento en que el destino y el viaje se hacen tangibles es quizá cuando más dudas de todo tipo te asaltan. Cuando quizá te parezca más remoto de lo que pensabas cuando lo elegiste.

lugares remotos

Pero sigamos en la idea inicial, lugares de los que tienes poca información (sabes que existen, eso claro). Cuando piso algunos de esos sitios que consideraba y considero remotos, me siento muy afortunada. Lejos de todo, libre, y feliz, muy feliz.

No lo considero un logro personal destacable, puedes llegar con más o menos esfuerzo por tu parte a muchísimos de estos sitios, pero el caso es que lo has elegido, has sido consecuente con tu elección, estás allí, y sabes que sonreirás cuando sea un recuerdo.

Los 7 lugares remotos en los que he estado:

1. Katmandú (Nepal)

Mi primer destino realmente lejano en kilómetros, en cultura, en clima, en comida. La amabilidad de sus gentes, lo alucinante que me parecía todo. Katmandú siempre será para mi uno de esos lugares remotos a los que quiero volver porque marcaron mi alma hasta el punto de que tengo muchos muchos recuerdos que no se han diluido con el tiempo.

Además, hay que echarles una mano después de los horribles terremotos que sufrieron en 2015.

lugares remotos

2. Tombuctú (Malí)

Uno de los primeros lugares en los que tuve in situ conciencia de lo remoto que es un sitio. En realidad aquella ruta por Mali tuvo un sinfín de momentos en los que la sensación de estar en un lugar remoto estaba bien presente. Pero la mítica Tombuctú, quizá por mítica, se llevó la palma. La práctica ausencia de turismo, lo agreste y desértico del terreno, en muchos sitios prácticamente vacío. La precariedad de todo, absolutamente de todo.

El río Níger, que yo imaginaba junto a la ciudad, incluso cruzándola, y nada más lejos de la realidad.

La gente, sus sonrisas, mi primera ciudad de tuaregs (también míticos para mi). Uf.

lugares remotos

3. Sur de Etiopía

Porque me encontré con un África tribal que creía ya no existía. Donde las comunicaciones e infraestructuras allí son muy precarias (de nuevo, ay, África y su precariedad, que nos pone en nuestro sitio a los blancos).

También porque me recordó el viaje de Mali en cierta forma, con terrenos similares a los del Sahel. Prepárate a circular por pistas, andar por lechos de río secos, a tener encuentros alucinantes en cualquier camino o campo con seres humanos que poco o nada tienen que ver contigo. A aprender a ganarte su sonrisa, que no es poco.

lugares remotos

4. Cataratas Epupa (Namibia)

Extremo norte de Namibia, haciendo frontera con Angola, literalmente. Las cataratas Epupa es un oasis de tomo y lomo, en cuyos alrededores se asientan los simpáticos himba. Un paisaje precioso. Un lugar en el que hay que andar con cuidado si pasas cerca de la orilla “por si los cocodrilos”. En completo silencio para no espantar a los pajarillos de colores deslumbrantes, bajo las enormes palmeras.

Sólo es uno de los lugares remotos fascinantes de la querida Namibia, pues tiene muchos este país.

lugares remotos

5. Campo Base del Pico Lenin

Pisar un “campamento base” de escaladores que acuden a intentar llegar a la cumbre de uno de los picos más famosos del Pamir, en territorio kirguís, es una ilusión cumplida.

El campamento no tiene demasiada gracia, como podéis imaginar, pero sí el imponente paisaje de sietemiles que lo rodea, entre los que se encuentra el famoso Pico Lenin, las praderas y las familias seminómadas que aún acampan en sus yurtas por allí.

No sé ahora, han pasado casi 10 años, pero entonces no había ni carretera asfaltada (sí una pista). Ojalá siga igual, aunque probablemente los glaciares hayan retrocedido aún más por culpa del calentamiento global.

lugares remotos

6. Salalah (Omán)

Uno de los viajes más recientes que he hecho. Siempre incluyo a Omán en las listas de lo que sea en este blog, desde que he ido. ¿Cómo no hacerlo? Otro país que me ha marcado, es indudable, con su sencillez y hospitalidad. Salalah, al sur de Omán, me volvió a traer esa sensación de estar en un punto del globo terrestre muy lejano, fantásticamente remoto, desconocido para muchísima gente, virgen para mi mente.

Me sentí realmente feliz y afortunada. Siempre se lo agradeceré. Y no, no está tan lejos como Nepal, por ejemplo.

lugares-remotos

7. Islandia

Toda ella, todo lo que me dio tiempo a ver en los escasos cinco días que le dediqué en aquel viaje con astrónomos un mes de Mayo. Islandia es impresionante, salvaje, extrema. Paisajes que te recuerdan a cada paso la fuerza de la Naturaleza, contrastes que -tienes la sensación- sólo se pueden dar allí como la armonía del fuego y el hielo.

Ni geográfica ni culturalmente está tan distante, pero te sientes en un lugar remoto, vaya que sí!

lugares remotos

Y ahora llega la parte más difícil? la lista de los…

7 lugares remotos que me gustaría visitar, (no necesariamente en este orden)

1. Tíbet

Ya lo sabéis, lo he dicho por activa y por pasiva. Cualquier rincón de ese país soñado es remoto para mi y ardo en deseos de pisarlo, conocerlo.

En este caso el “no tener referencias” no se cumple, eso es cierto. He leído mucho, he visto muchos documentales, películas y fotografías sobre el Tíbet, tanto de ahora como de hace un siglo. En fin.

Sólo falta que vuelva a intentarlo y esta vez el resultado sea exitoso, a pesar de que sé que se ha perdido buena parte de lo que un día fue, y de que allí se cometen asaltos constantes a los Derechos Humanos hasta el punto de que es posiblemente un genocidio silenciado del que quizá algún día los poderosos se lamenten. Cuando sea demasiado tarde.

Ay, cuanto más lo pienso, menos me apetece intentar ir allí y contribuir con mi aportación económica a esa barbaridad. Creo que dormitará un poquito más, pero es un lugar remoto soñado, muy soñado por mi.

lugares-remotos

Pilgrims in Lhasa de Carl Nielsen en 500px.com

2. Patagonia

Estoy segura de que será increíble cuando consiga ir. Uno de esos destinos que sabes lejanos, de los que conoces cosillas por las fotos y relatos de muchos otros que han estado allí, pero que paladearé igualmente como un lugar remoto porque hay mucho, muchísimo que no sé, ni quiero saber hasta que vaya.

Laguna Torre de Nilton Quoirin en 500px.com

Laguna Torre de Nilton Quoirin en 500px.com

 

3. Mongolia

Sí me he soñado en las estepas mongolas, observando a los jinetes y las yurtas. A lo mejor por el recuerdo de Kirguistán. Pero poco más sé de ese país y también tengo muchas ganas de conocerlo porque estoy segura de que sus anchos horizontes, praderas y el desierto del Gobi no me decepcionarán, y que además guardan muchas sorpresas que no sé soñarlas. Algún día 🙂

lugares-remotos-mongolia

Kazakh eagle hunter de Stefan Cruysberghs en 500px.com

4. Templo de Abu Simbel

Estuve en Egipto en el año 2000. El típico viaje-oferta organizado, en el que abundan las carreras y los tiempos limitados para disfrutar de cada tesoro. Ir a Abu Simbel significaba pagar un montón de dólares aparte, y no dormir apenas, recién llegados de España. Decidí que así no. Pero es uno de esos sitios que estoy segura de que hay que visitar. Y, además, Egipto se merece mucho más tiempo y atención. Es decir, que tengo que volver y pisar por primera vez este rincón.

The Great Temple of Ramesses II de Raul G. Herrera en 500px.com

foto de Raul G. Herrera en 500px

Reconozco que el sueño de visitar las pirámides de Meroe en Sudán han pospuesto este otro de volver a Egipto y de no dejar pasar Abu Simbel. Pero como he cumplido el sueño de Sudán, je, je, je, es hora de renovar la lista!

5. Tassili (Argelia)

Hay un Sáhara profundo poco conocido para mucha gente, en el sur de Argelia y Libia. He crecido con los relatos, fotografías y libros sobre el Sáhara y lo que allí se encuentra: magníficas pinturas rupestres y restos del Neolítico, minúsculos oasis, formaciones rocosas gigantescas y los tuareg, sin los cuales poco puedes andar por allí sin perderte y con ello tu vida.

lugares-remotos-argelia

Mi padre en el Tassili de Argelia

Mis padres han realizado varios viajes allí a lo largo de su vida y mi padre siempre nos ha dicho que es allí donde le gustaría morir, o al menos donde quiere que tiremos sus cenizas. Uf, espero no tener que conocer aquella maravilla en ese momento, sino mucho antes, aunque habrá que esperar a tiempos más pacíficos. Espero que lleguen. In sha-allah!

6. La Depresión del Danakil

Otro de esos lugares áridos en los que el ser humano increíblemente logra sobrevivir pero en condiciones muy muy jodidas.

De este rincón del norte de Etiopía sé también que hay un volcán activo al que te puedes asomar para ver cómo la lava hierve, y paisajes llenos de colores increíbles gracias al azufre y otros minerales, y un enorme salar en el que se abastecen las caravanas que aún perviven en África.

Creo que hay que ir con escolta militar, pero que se puede. Quizá no espere mucho más para ir.

lugares-remotos-etiopia

Origins de Trevor Cole en 500px.com

7. Alaska

Como ocurría con ese sueño que por fin cumplí y que formaba parte de este listado (en esta posición), las Islas Galápagos, otro destino se está poco a poco abriendo camino. Hay más remotos, pero también hay que elegir. El séptimo puesto es ahora, en esta lista que está viva, y por no repetirme demasiado con el continente africano, para… Alaska!! Por lo que he visto y leído, un lugar de naturaleza apabullante.

Alaska

¿Y vosotros, qué destinos remotos tenéis en la lista de deseos viajeros? Venga, estoy deseando leerlos!! 😀


 

los viajes de ali iati Si quieres más información, pulsa aquí