dasanech etiopia

Visitamos un poblado de la tribu Dasanech, a orillas del río Omo, sur de Etiopía y muy cerca de Omorate, última ciudad antes de la frontera de Kenia. De hecho, tuvimos que pasar por un puesto del ejército a mostrar los pasaportes y rellenar unos formularios, aunque no nos los sellaron ni nada por el estilo.  

Dasanech

La realidad de la tribu Dasanech impacta

En un paraje bastante árido, donde algunos camellos pastaban aquí y allá (los camellos los ha donado el gobierno, no es un animal de aquí), y barrido constantemente por el viento y el polvo -con pequeños torbellinos elevándose cada dos por tres-, viven los Dasanech.

Dasanech

tribu-dasanech-etiopia

Las chozas son redondas y están cubiertas con chapas, plásticos y todo tipo de materiales “reciclados” (traídos de Omorate, la localidad más importante de la zona).

Algunas cabras esqueléticas andan entre ellas, y los niños cubiertos de polvo y con las pancitas hinchadas también.

tribu-dasanech

Dasanech

Los Dasanech son un pueblo marginal y marginado por el gobierno etíope, excepto la maniobra de los camellos.

Se les considera atrasados y sobre todo vagos, porque no quieren cultivar, porque no quieren vivir como les quieren obligar a hacerlo.

Dasanech

El río Omo fluye a unos 200 m.  del poblado, y nos preguntamos cómo y por qué, con tantísimo calor y polvo, no viven más cerca de la orilla (tendrían más a mano el agua, y de hecho se nota un relativo frescor en la orilla). Y nos cuentan que hace dos años la crecida del Omo barrió la aldea -entonces ubicada más cerca de la orilla- y con ella unas 50 vidas, de un pueblo de poco  más de 150 personas. Os podéis imaginar.

Dasanech

Justo al lado del río había un gran árbol y al amparo de su sombra nos hablaron un poco sobre su vida.

Dasanech

Enfrente se veía una mancha de color verde oscuro. El gobierno está desarrollando cultivos de regadío, pero los Dasanech no están incluidos en ese tipo de programas por lo que he comentado antes, por ser considerados como “vagos”, supongo que “insolentes” al no querer dedicarse al cultivo, etc, etc.

Nuestro propio guía etíope, oriundo de la capital, me dio la impresión de que se mostraba un tanto despreciativo sobre esta gente. No me gustó nada y empecé a hacer oídos sordos a sus explicaciones.

Dasanech

Yo estaba cansada, así que decidí ponerme en cuclillas. Al instante fui rodeada por los niños y no tan niños, que entre risas empezaron a tocarme el pelo, algo diferente para ellos. Y de ahí a ponerse a hacerme trenzas fue un paso más… tirando muy fuerte, yo no sé si también querían comprobar su resistencia, ag!!, pero fue muy divertido 🙂

los viajes de ali iati Si quieres más información, pulsa aquí