iglesias lalibela

Otro de esos lugares del mundo que no te pueden dejar indiferente es Lalibela, en Etiopía, la antigua Abisinia. Más concretamente, por las iglesias excavadas en la roca que “pueblan” este lugar. 

A pesar de haber visto algunas fotos, especialmente de la iglesia Bete Giorgis (la casa de San Jorge), ver con mis propios ojos estas construcciones que no se elevan si no que se hunden en la roca, me sorprendieron y me dejaron maravillada.

Andar entre las iglesias de Lalibela

iglesias de lalibela excavada en la roca

Es como un mundo al revés, un mundo troglodita pero a la vez refinado ya que no son toscas cuevas, sino edificios perfectamente encajados en la orografía de estas montañas (han surgido de ellas, claro :)), con ventanas perfectamente labradas y adornadas con las cruces etíopes. No en vano estamos ante otro conjunto Patrimonio de la Humanidad desde 1978. 

Lalibela está en el Norte de Etiopía, en el estado de Amhara, y estas iglesias pertenecen a la Iglesia Ortodoxa Etíope. De hecho, este es su principal lugar de peregrinaje.

tres niñas se inclinan ante la iglesia, una de ellas besando el suelo iglesias de lalibela

¿Cuál es el origen de las 12 iglesias de Lalibela?

El rey Gebra Maskal Lalibela, allá por el siglo XII, quiso construir una nueva Jerusalén en respuesta a la conquista de Tierra Santa realizada por los musulmanes, así que se inspiraron en los edificios de aquel Jerusalén de la época de Saladino.
Lo que no está tan claro es cómo y cuánto tiempo necesitaron para construir estas maravillas arquitectónicas.

Hay dos grupos de imponentes iglesias, y la verdad es que esta fue una de las sorpresas porque algunas están tan unidas que es difícil distinguir una de otra.

ventana de una de las iglesias lalibela con forma de esvástica

La esvástica es un símbolo solar de tiempos inmemoriales, presente en el budismo y también aquí

Y aparte la número 12, separada del conjunto y brillando sola en su singularidad: Bete Giorgis, con forma de cruz y 15 metros de altura.

iglesias de lalibela la más famosa con forma de cruz

El primer grupo simboliza el Jerusalén terrenal, y el segundo, el Jerusalén celestial. Entre ambos circula el río Yordanos (Jordán), un arroyo -al menos hoy en día-. Caminos que suben y bajan en la roca, entre las que fueron viviendas de eremitas, y que forman una especie de laberinto entre las iglesias.

pequeños habitáculos en la roca de forma cuadrada donde vivían los eremitas en las iglesias de lalibela

grupo de turistas andando por iglesias de lalibela

cura etíope saliendo de pasillo estrecho y muy alto excavado en la roca iglesias lalibela

Como os decía, este es el lugar de peregrinaje principal para los cristianos ortodoxos etíopes, y por tanto son iglesias vivas, aunque hay un control de visitas y una entrada que pagar para los turistas…

gentes-de-etiopia

Cuando fuimos a visitarlas, excepto una de ellas donde sí llegamos a la hora del culto, el resto estaban bastante vacías, aunque los monjes y guardianes hacían su vida allí.

puerta de una de las iglesias de lalibela

También hay otra presencia, bastante incómoda: las pulgas.

En efecto, estas iglesias suelen estar infestadas de pulgas. Por lo visto tuvimos suerte porque no hacía demasiado tiempo que se había “fumigado”, pero esto es algo que se hace 1 o 2 veces por año, y en cualquier caso nos picaron unas cuantas a pesar de meternos los pantalones por debajo de los calcetines. Poco más se puede hacer, porque hay que descalzarse para entrar en su interior en todos los casos. Y claro, las alfombras y la humedad son un nido perfecto para estos animalitos, supongo…

cura dentro de una de las iglesias lalibela mostrando una cruz y grandes cortinas rojas detrás

Los interiores no me resultaron nada atractivos en general. Columnas grandes y macizas para soportar los techos, alfombras bastante raídas o esterillas, algún tambor grande en una esquina que supongo utilizan en las celebraciones del año nuevo y su Semana Santa, y cuadros bastante kitch.

Dicen que en todas hay una reproducción del Arca perdida y aseguran que la original también está aquí, pero por supuesto no se exponen a las miradas del populacho (siempre hay una o varias cortinas grandes en la zona del altar).

Bete Giorgis, la iglesia con forma de cruz, el icono de Lalibela

Bete Giorgis o la Casa de San Jorge es única, incomparable… Se accede a ella a través de una especie de pasillo también excavado en la roca, lleno de musgo verde y humedad. ¡Es un monolito perfecto!

iglesias-lalibela-san-jorge

A su alrededor, en la pared horadada, se abren pequeños habitáculos. Eran la morada de aquellos que se retiraban a meditar.

iglesias de lalibela desde abajo

Dicen que el turismo les ha alejado de esa forma de vida, algo que me recuerda al “éxodo” de los monjes de Angkor Wat por la misma razón, aunque el número de turistas aquí no tiene ni punto de comparación con el de los famosos templos de Camboya.

peregrino andando por la roca con montaña detrás iglesias de lalibela

Un poco más allá, un pequeño cementerio se alza en lo alto de una colina con vistas al inmenso valle.

tumbas mirando a montañas verdes junto a las iglesias de lalibela

Bete Anmanuel o la Casa de San Manuel

Es otra de las iglesias que más me impresionaron.

Observamos que en uno de sus laterales la roca estaba como acribillada, como si hubieran disparado contra ella… preguntamos, y nos contaron que no eran disparos, si no que hace años se inició un proceso de conservación que implicaba picar así la piedra. Cuando los fieles vieron lo que estaban haciendo con su iglesia, se rebelaron y no permitieron que los trabajos continuaran… y así se quedó.

iglesias con cuatro hombres sentados en la puerta iglesias de lalibela

Bete Aba Libanos o la Casa de San Líbano

Es la iglesia donde coincidimos con la misa del día. Está dedicada a uno de los santos etíopes más importantes.
Cuenta la tradición que fue construida en una sola noche por la esposa de Lalibela, Meskel Kebra.

También dicen los sacerdotes que en medio de la pared del altar hay una luz que brilla noche y día, alimentada por su propia energía… No sé, pero la atmósfera de este lugar me encantó. Los feligreses iban llegando poco a poco, todos cubiertos con sus shamas (tela tradicional), y su aspecto te trasladaba fácilmente a otros tiempos. Parecían personajes bíblicos.

un anciano con su bastón y manto alrededor de cuello y hombros llega a las lalibela

Mención aparte merece el simpatiquísimo cura que en cuanto nos vio salió con una sonrisa enorme a recibirnos, a pedirnos que entráramos y a que nos hiciéramos fotos con él! (le encantaba verse en la pantalla).

La boca del infierno

Un rincón impactante también en medio de estas iglesias es lo que creo recordar se traduciría como “la boca del infierno”.

Un túnel bastante largo sin ninguna entrada de luz natural, ni por supuesto sin presencia de luz artificial. En muchos tramos, además, te puedes dar con la cabeza en el techo, y era bastante estrecho.

Avanzamos durante unos cuantos metros, imposibles de contar, en total y plena oscuridad. Oscuridad densa, absolutamente densa, andando con una mano tocando el techo y otra una de las paredes, para evitar golpazos. Por supuesto, los graciosillos no pararon de hacer ruiditos y eso a mi me fastidió muchísimo la experiencia :-(. He entrado en cuevas donde, para acostumbrar los ojos a la oscuridad, apagábamos la linterna y nos quedábamos callados un minuto o así, y es genial, extraño, inquietante. Cobras conciencia de lo frágiles que somos. Me hubiera gustado vivirlo aquí.
El guardián de la entrada de ese túnel o “boca del infierno”, donde supongo que harían entrar a aquellos descreídos para enseñarles que efectivamente al infierno se va por ahí y es aterrador… estaba sumido en sus pensamientos, sentado plácidamente bajo su manta, con la vista en la nada.

guardián envuelto en manta azul y verde iglesias de lalibela

No hay mejor final para este post tan eclesiástico ¿no? 😉


 

los viajes de ali iati Si quieres más información, pulsa aquí