rincones de palermo sicilia

Creo que éste ya es mi último post-relato sobre ésos días tan bonitos que pasé en Sicilia, y lo voy a dedicar a tres rincones del Palermo desconocido. No por eso va a ser breve, porque Palermo ¡tiene tantas cosas que ver, tantos ratos que pasar! 🥰

El Palermo desconocido, o menos conocido…

Volviendo de Monreale, donde había pasado toda la mañana disfrutando de su Duomo, me bajé del bus en la Plaza de la Independenza al mediodía. Mi intención era comer algo e ir andando a un par de sitios que quedan a desmano del centro histórico de Palermo, y que tenía muchas ganas de conocer. El Castillo della Zisa y las Catacumbas de los Capuccinos.

Me decidí por la oferta de una especie de quiosco que hay en la plaza donde deja el bus. Servían paninis, hamburguesas caseras y algún que otro plato, así que opté por una hamburguesa totalmente casera y la comida la resolví por 5,5 €.

Recargadas las pilas, me encaminé en busca de mis siguientes objetivos. Llevaba un mapa y trataba de orientarme, pero había unas cuantas obras en curso que hacían más difícil el camino.

Castillo della Zisa

Al ir saliendo del centro me fui encontrando con un barrio muy similar a cualquiera de la periferia de Madrid. Como era pleno mediodía, había muy poca gente en la calle. De nuevo me perdí. ¡Nadie dijo que descubrir el Palermo desconocido fuera fácil!

Quiero hacer una anotación: la mayoría de las calles no tienen la placa con su nombre, al menos no donde se supone que debe de estar. Al final, casi por un golpe de suerte y con la ayuda de algún tendero del barrio, logré llegar.

Me planté ante el castillo, pero ante mí se levantaba una verja de hierro cerrada y un jardín.

puerta con arco árabe mirando al jardín
Vista de la salida al jardín del Castillo della Zisa desde la verja exterior

¡Menudo laberinto raro!

Decidí dar la vuelta para llegar al otro extremo donde sí veía una entrada abierta, pero me equivoqué de dirección y tuve que volver sobre mis pasos. Por fin, después de preguntar a un chaval en un callejón vacío, resulta que había que entrar a un parque grande y moderno que se extiende justo al lado. Allí había un cartel muy cutre que pone «Entrata», sin más.

Crucé y pasé por delante de unas construcciones muy curiosas, una especie de casetas abovedadas y encaladas, algunas con puerta y ventana, otras no, y entré al recinto por un recoveco.

Nada más llegar me compré una botella de agua bien fría y compré la entrada (6 €).

La única visitante en ese momento era yo. Un señor y un chico joven me siguieron abriéndome el acceso a cada piso del castillo, quedándose luego a una respetuosa distancia de mi. ¡¡Fue un lujo de visita!!
Teóricamente está prohibido hacer fotos dentro, pero confieso que me rebelé un poquito, con ese precio de entrada…

El Castillo della Zisa fue incluido en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco en julio de 2015, un par de años después de mi visita. Es posible que ahora sea un poco más frecuentado por el turismo.

El Castillo della Zisa por dentro

El castillo, cómo te diría, por un lado tiene una sala enorme con una buena mezcla, como es habitual en Sicilia, de diferentes artes y culturas. Decoraciones y construcción árabe, normanda, barroca, bizantina. Se abre al jardín, y es lo que hace que la excursioncita merezca la pena de verdad.

El castillo se edificó en 1175 por orden de Guillermo II, rey normando, el mismo de Monreale. Es uno de los pocos edificios civiles de estilo árabe que quedan en Palermo.

interior castillo della zisa sala de antigua mezquita palermo desconocido
Decoración del Castillo della Zisa de Palermo

Por otro lado, las estancias y los pisos se suceden en una arquitectura muy de castillo. Bastante desnuda, aunque algo embellecida por una exposición de arte islámico permanente: cerámicas, joyas, muebles, etc.

En fin, me quedó un buen recuerdo.

bóveda con frescos cristianos

Por cierto, andando por la galería que da al jardín me topé con una placa que menciona la gloria de España y Grecia. Si nos vieran ahora ésos que mandaron labrar esta piedra…

escudo de piedra del castillo de la zisa donde menciona a España y Grecia palermo desconocido

No te olvides de viajar con un buen seguro de viajes. Yo te recomiendo IATI porque son los que más cobertura dan, con mejor precio, y su servicio es muy bueno. ¡¡Y tienes un 5% de descuento desde aquí!! Haz click en la foto! 👇👇👇

banner IATI escapadas en Los viajes de Ali

Las catacumbas de los capuccinos de Palermo

Después emprendí el camino a las Catacumbas de los Capuccinos, el plato fuerte de la tarde. Otro paseo largo pero mucho más sencillo, ya que buena parte del recorrido se hace por la misma calle.

¿Qué son las catacumbas de los Capuccinos?

Pues un lugar fuera de lo común. Terrorífico para muchos, interesante para algunos, supongo que morboso para otros.

Yo me quedo en la segunda opción, la de interesante. Siempre me han despertado curiosidad las formas de ver la muerte en las distintas culturas y épocas históricas de este mundo.
Esta es una muestra más, pero poco convencional si pensamos en la cultura en la que estamos.

En estas catacumbas reposan 8.000 momias de palermitanos pertenecientes a la nobleza, la burguesía y el clero desde el año 1.500 hasta el siglo XX.

sala llena de momias tumbadas en catacumbas de capuchinos palermo desconocido
Interior de las Catacumbas de los Capucchinos de Palermo con cientos de momias expuestas

Cuando llegué, me encontré con algunos visitantes (muy pocos), y una entrada de 3€. También con muchos carteles donde piden que no se hagan fotos por respeto a los muertos.

Lo que no entiendo es por qué se permiten las visitas y se cobra una entrada, si se trata de respeto. En fin, hice algunos «robados» como la mayoría de la gente que visitaba el lugar. Siempre sin flash y de la forma más discreta posible. Y es que no me resistía a prescindir de un recuerdo de uno de los lugares más alucinantes que he visto en mi vida.

Pasillos llenos de momias

Cuando entras, después de un par de pasillos anchos y abovedados, un olor a polvo rancio te azota en la cara. Así, tal cual.

A partir de ahí, se trata de circular por estos pasillos y observar a todas esas gentes que incluso te miran desde su lugar asignado en este gran almacén de cadáveres. Algunos aún conservan muy bien sus cabellos y parte de la piel. Pero en lo que más me fijé fue en los trajes y tocados.

dos momias de adulto y un niño en las catacumbas de los capuchinos de palermo desconocido
Momias de las Catacumbas de los Capuccinos de Palermo

Hablo de trajes de la época de la Revolución Francesa y de Napoleón con sus características casacas y sombreros en el caso de los soldados.

También de levitas del siglo XIX o principios del XX, de cuando la novela de Drácula, para entendernos 😉. Y muchos otros atuendos históricos que ahí siguen, llevados por sus dueños.

momias de las catacumbas de los capuchinos palermo desconocido

Lo más duro, es cierto, los cadáveres de los niños. El cadáver de la niña Rosalía es el más famoso y vendido en postales para turistas a la entrada. Sigo pensando en la petición de respeto. Yo lo llamaría más bien «derechos de imagen en exclusiva» para su comercialización. Ojo, que no digo que no estén en su derecho, pero podían no jugar con los conceptos.

Volviendo a la niña Rosalía. Esta es una momia increíblemente bien conservada (parece una muñeca de cera), pero se ve muy mal porque está en un sarcófago con un espacio acordonado a su alrededor. Bueno, tampoco es que me apeteciera verla mucho más en detalle, esa es la verdad.

Salí con la sensación de haber recorrido demasiado rápido los pasillos (algunos de ellos sin nadie a la vista, uuuhhhh…), pero desde luego es una visita que recomiendo. Al menos si «te va la marcha» 😜.



Palazzo Forcella

El último paseo por Palermo un par de días después descubrió otro rincón del Palermo desconocido que me dejó un buen sabor de boca. Convencida de que ya no encontraría muchas más sorpresas, me fui hacia el puerto para dar un paseo sin rumbo fijo.

Echando a andar desde Via Vittorio Emanuele hacia la derecha, fui encontrándome con un paseo muy ancho y un gran parque al borde del mar. Las familias y grupos de jóvenes pasaban las últimas horas de la tarde.

Un encuentro casual

Según andaba por allí, me fijé en unas ventanas y me puse a hacerles fotos, hasta que en una mirada general me di cuenta que se trataba de un gran palacio.

Palermo desconocido

Había una plaza (llena de coches, cómo no), con un pequeño jardín en el centro donde unos hombres jugaban a algún juego de apuestas. Por los movimientos y risas que veía, diría que jugaban a los chinos.

hombres jugando a los chinos palermo desconocido
Palermitanos jugando a los chinos

El palacio, que empezaba a ser bañado por la luz del sol poniente, se extendía frente a mí con unas curiosas ventanas. Subiendo la calle por una especie de rampa me encontré ante el nombre de este edificio: Palazzo Forcella.

Estaba cerrado, y al volver he buscado algo de la historia de este palacio pero como estaba todo en italiano, he sacado pocas cosas en claro. Entendí que pertenecía a un marquesado, y que hoy en día es un edificio oficial, gubernamental.

fachada antiguo palacio con ventanas con celosías árabes palermo desconocido
Fachada del Palazzo Forcella de Palermo

Me quedé prendada de sus ventanas, de estilo árabe, quizá un poco indias también. Y de su puerta con arcos que recuerdan a las iglesias románicas. No sé si el interior sería tan bonito.

muro lleno de enredaderas con place de mármol palermo desconocido

¿Qué te parecen estos rincones del Palermo desconocido? Espero que te hayan gustado y sirvan para inspirarte ¡Sicilia merece mucho lo pena!

¿Quieres leer más sobre Sicilia?


Este post contiene enlaces a sitios afiliados al blog. Esto significa que si haces una reserva desde dichos enlaces, yo ganaré una pequeña comisión con la que me ayudas a mantener este blog, y en ningún caso tú pagarás más.


los viajes de ali iati Si quieres más información, pulsa aquí