cementerios del mundo

Ya he mencionado en más de una ocasión mi interés por visitar los cementerios del mundo, de los países que visito. No responde a una razón morbosa, y casi me parece gracioso tener que hacer esta aclaración porque no he leído ni un sólo post en otros blogs en el que no se diga exactamente lo mismo ;). Pero es cierto que hay mucha gente que sigue considerando esta «afición» como algo morboso o extraño o antinatural. Yo no lo creo. La muerte forma parte de la vida, y la forma de conmemorarla también.

Los cementerios del mundo: aquí mis argumentos para no eludirlos, sino más bien buscarlos

Está claro que el tema de la muerte y cómo nuestra cultura (venida de la religión) nos obliga a encararla, entenderla, y sobre todo a no-compartirla, nos condiciona.

paisaje del desierto de Sudán con tumbas de adobe

Mi interés por los cementerios, y supongo que el de la mayoría de viajeros que se declaran también interesados en estos lugares, podríamos llamarlo «antropológico». ¿Por qué?

Creo que en los cementerios se puede observar parte de la historia y de la idiosincrasia de un pueblo

En estos lugares se pueden encontrar matices que no los encontrarás ni en conversaciones con los lugareños. A veces simplemente ni siquiera te dará tiempo a tales hallazgos, pero creo que vale la pena intentarlo ;-).

Pienso y hablo de los cementerios que siguen en uso, claro. Los cementerios históricos son visitados por todos nosotros como cualquier otro monumento y obra artística. Al fin y al cabo el Valle de los Reyes es un cementerio ¿no? Y muchos otros, que generalmente combinan templos e incluso palacios con tumbas.

tumba con escultura rapa nui con dos cabezas y un collar de conchas en el cementerio de hanga roa
Los que siguen en uso quizá son demasiado cercanos o contemporáneos a nuestras asociaciones sobre la muerte, los seres queridos que ya nos han dejado, el dolor, el sufrimiento, el miedo.

En cualquier caso, en muchas culturas hay religiones y creencias que nos llevan a conservar los restos de nuestros seres queridos en un lugar claramente identificable, reconocible, donde poder seguir situándolos y hacerles visitas. Cuando les echamos de menos o cuando la tradición nos dice que hay que hacerlo, como en el Día de los Difuntos. Cuántas películas hemos visto donde los personajes van a hablar con la tumba de su ser querido (o su enemigo, que de todo hay! :D).

En otras culturas no es así.  El fuego hace volatilizar los restos físicos de aquél que ya no está y además no debe volver. Ha de seguir su camino o dejar paso a nuevas vidas. Por ejemplo en la India, o antiguamente en Persia donde los zoroastristas confiaban a las llamas dichos restos. O bien son los buitres los encargados de hacer desaparecer el cuerpo, como ocurre (u ocurría) en el Tíbet.

cremación de un difunto en pasupatinah nepal

Tipos de cementerios

Quedándonos con la opción de «conservación» y espacio de culto, he podido observar que en muchos países se reproduce la arquitectura tradicional al edificar las tumbas. Desde las islas griegas, donde te encuentras con tumbas encaladas e incluso con la característica cúpula azul de las iglesias en tamaño mini. Hasta países como Guatemala donde pintan las tumbas de vivos colores como las casas de los pueblos. O Vietnam, donde encuentras tumbas con forma de pagoda y decoraciones similares a las de los templos.

cementerio de adobe que es como un pueblo con el mustag ata de fondo

Cementerio junto a la Karakorum Highway, en China

Por cierto, en Vietnam y en Uzbekistán, la última moda son las lápidas con la imagen del difunto perfectamente grabada o serigrafiada en el mármol gris oscuro. Incluso en Vietnam te puedes encontrar con que han puesto la imagen de su ídolo (un cantante como Michael Jackson, p.ej.). Las tiendas donde encargar la lápida las podéis encontrar en el mismo centro de Hanoi.

lápidas con fotos en el cementerio samarcanda

Cementerio de Samarcanda

Replicando o mezclando el mundo de los vivos con la muerte

La creencia en la «otra vida» está presente. Nos resistimos a pensar que esto acaba aquí, en nuestra existencia de X años.

En los cementerios de Irán la gente va a pasar el día con sus muertos, haciendo picnic. El cementerio es allí casi otro parque más donde practicar esa costumbre ancestral y popular que es la de conversar, tumbarse a la sombra. Deleitarse con la comida y el té en los días festivos. Un ocio familiar y social.

En lugares animistas como el País Lobi, en Burkina Faso, las tumbas se hacen a la puerta de casa. Así los espíritus no se extravían y protegen a los vivos de cualquier amenaza. Se edifican figuras de barro antropomorfas con cauríes (conchas) que hacen la forma de los ojos y la boca. Y se añaden cazuelas de barro, parte del ajuar o riqueza del hogar.

pueblo del pais lobi en Burkina Faso

niños lobi sentados en las tumbas de sus antepasados

En los países musulmanes, en cambio, el minimalismo es el que reina. Una simple piedra señala el lugar de la tumba. Muchas veces no se incluye el nombre ni ninguna otra señal personalizada.

En cambio en Irlanda, los cementerios de tipo «gótico» abundan por todas partes. Las tumbas históricas se mezclan con las nuevas, que suelen seguir la «arquitectura» de las antiguas, incluyendo las cruces celtas. Además se acompañan de todo tipo de objetos, los objetos favoritos de los difuntos. Algo que también he visto, por otro lado, en lugares tan distantes como Isla de Pascua. Puede ser desde una pelota o bate de béisbol, hasta un juguetito si es un niño/a. Muchos de estos objetos son los mismos que se utilizan para adornar las casas, dentro y en el jardín.

cementerio de glendalough mirando a las montañas

Los cementerios populares muchas veces no tienen nada que ver con los de reyes y nobles, que suelen ser los más visitados. Y sin embargo, pueden ser igual o más interesantes… Quizá no encontréis obras de arte, que al fin y al cabo es lo que se va a ver a un cementerio o grupo de tumbas de gobernantes, ya que éstos querían dejar su huella incluso en su tumba (y para muestra, una vez más, el Antiguo Egipto), pero encontraréis parte de la vida de la gente que estáis descubriendo, del lugar que estáis visitando. Así que, en la medida de lo posible, yo no desecharía este tipo de visitas 🙂


 

los viajes de ali iati Si quieres más información, pulsa aquí