érice sicilia

Érice es un pequeño pueblo que está en lo alto del monte San Giulano, en el extremo noroeste de Sicilia. En su día fue un asentamiento élimo, un pueblo misterioso de la Antigüedad del que hoy queda muy poco, pero a cambio nos encontramos con un pueblo absolutamente medieval, de estrechas calles empedradas 😊


Érice y las diosas del amor

Érice es famoso por ser un lugar elegido para levantar templos a las diosas del amor en sucesivas épocas de la historia. Empezaron los élimos, y los siguientes pueblos que ocuparon este lugar continuaron con su tributo al amor en este punto sagrado.

vistas de érice desde campanario

Así, los fenicios lo dedicaron a Astarté, los griegos a Afrodita, y los romanos a Venus Ericina. Vamos, un lugar para enamorarse 😉

vistas de Trápani, la costa y las islas desde érice

Desde Érice se divisa la costa que ocupa Trápani, las salinas que se extienden a su alrededor, y las islas Égadi. Por lo visto (no fue el caso), los días más claros se divisa el volcán Etna -en la otra punta de la isla- y la costa tunecina.

Qué comer y comprar en Érice

Y… sí, la influencia árabe se deja notar aquí, ya que uno de los platos típicos es el cous-cous de pescado, que no me resistí a probar y que está realmente bueno 😀

Opté por el restaurante La Prima Dea, un clásico muy recomendable 😉

cuscus de pescado en érice
vitrina de pastelería de érice llena de dulces típicos

Érice también es famoso por sus dulces que recuerdan muchísimo a los árabes. Hay una pastelería en la calle principal que es impresionante.

Además, se la conoce por su cerámica y sus «tapices» -son como las jarapas de Almería-.

telar con jarapas de colores alrededor en érice
tienda de cerámica de érice

¡Y no sólo eso! Resulta que este pequeño punto en el mapa siciliano es toda una referencia en el campo de la investigación científica internacional. Aquí se dan cita de manera casi continua encuentros científicos, organizando cursos y talleres casi todo el año.

Cómo llegar a Érice en transporte público

Para llegar  a Érice en transporte público hay que ir primero a Trápani y subir o bien en autobús, o en teleférico.

Este segundo fue el que escogí, no sin dar antes unas cuantas vueltas infructuosas, preguntar a un carabinieri que no tenía ni idea, y por fin encontrar una oficina de información abierta.
En la oficina de información turística de Trápani me dieron un plano, me vendieron el billete del bus y también el del teleférico y me explicaron cómo llegar, porque resulta que el artefacto no está muy a mano.

De hecho, lo que hay que hacer desde la zona del casco histórico de Trápani es ir a la plaza de Vittorio Emanuele y en dirección opuesta al mar coger el bus 21 o 23. Indicando al conductor que vas al teleférico (Funivia o Funicular), ya te avisa de la parada unos 10 ó 15 minutos después.

Si vas preguntando a las gentes del lugar seguro que también te ayudan, son muy amables :-). El ticket del teleférico también lo puedes comprar justo antes de subir.

El teleférico, que está funcionando constantemente, te deja a los pies de la puerta principal de Érice. Subiendo y bajando disfrutarás de las vistas, que son realmente preciosas a pesar de las sucias ventanas de las cabinas.

Qué ver en Érice

La Catedral de Érice

Entrando por la Porta Trapani, a la izquierda sale un callejón donde se llega a uno de los rincones más bonitos de Érice: la Iglesia Matrice (la Catedral) y junto a ella la Torre o campanario.

Érice

Allí compré la entrada para ver 6 monumentos (estos dos incluidos), por 5,50 € todo.

iglesia y torre bajo cielo azul con nubes deshilachadas en érice
Iglesia Matrice y su torre-campanario

Se puede subir a la torre (108 escalones, 28 metros de altura), y merece la pena ya que desde allí arriba, entre las almenas y las campanas, puedes ver todo el pueblo y las magníficas vistas que disfrutaste desde el teleférico. Ahora sin cristales sucios 😜

Erice

De todas formas las vistas también incluyen un panorama algo desolador: todo un «jardín» de antenas enormes delante. El «progreso» 🙁

interior iglesia gótica en érice

Ambas construcciones datan de principios del siglo XIV, fueron mandadas edificar por el rey Federico II de Aragón, y son de estilo gótico y neogótico.

El material que utilizaron provenía del templo de Venus Ericina, por cierto, así que ya sabes dónde están los restos de ese lugar sagrado para varias culturas anteriores a los españoles 😥

La iglesia tiene un rosetón precioso sobre el soportal de la entrada. El interior también me sorprendió porque, como has visto en la anterior foto, el diseño de sus arcos y techos de filigranas es una maravilla.

rosetón de la catedral de Érice

Monasterio de San Salvatore

Siguiendo camino hacia el centro del pueblo, enseguida encontré el monasterio de San Salvatore.

En su día fue el palacio de un duque, pero después de salvarse de una acusación de alta traición decidió reconvertirlo (por agradecimiento) a monasterio. Así fue como llegaron los primeros monjes benedictinos a Érice.

  • interior antiguo monasterio con bóvedas de piedra érice
  • ruinas de antiguo monasterio sin techo en érice

Iglesia de San Giulano

Caminando por las calles de nuevo, girando un poco sin orden ni concierto, llegué a la iglesia de San Giulano. Allí había algo de revuelo y entré a ver qué pasaba. Resulta que estaban preparando la procesión de Viernes Santo, que dura 24 horas, como la de Trápani.

paso de semana santa de érice
pila bautismal con cubierta de madera pintada en érice

Una preciosa pila bautismal

Los pasos de factura barroca estaban dispuestos para salir al sol del mediodía. La gente iba y venía dando voces con los últimos preparativos. Y los niños zascandileaban en el ambiente de fiesta correteando y aumentando el bullicio general.

Curioseé un poco y decidí seguir andando por ahí un rato más antes de comer el cous-cous que mencionaba al principio, y volver a Trápani para ver su procesión.

Iglesia di San Martino, otro lugar con personalidad propia

Casi sin quererlo, desemboqué en una pequeña plaza ocupada por la fachada de la iglesia di San Martino. Una fachada que no da muchas pistas sobre lo que hay en el interior. Después de entrar por una puerta lateral y pasar por la mesa de la funcionaria para que me visara la entrada, entré en la nave principal, toda estucada de blanco y con pinturas al fresco.

Me encontré con San Vicente Ferrer a un lado, con la mano levantada en actitud de predicación, y lápidas de mármoles de distintos colores en el suelo. El blanco dominaba, y el conjunto era muy diferente a lo visto hasta entonces. Después, por una puerta lateral me encontré con la sala de la Congregación del Purgatorio (bonito nombre, ejem) del siglo XVI.

sacristía de iglesia de érice

Con frescos en el techo y una bancada con más mármoles,  supongo que donde se sientan o se sentaban los miembros de la congregación, me gustó la tranquilidad y «limpieza» que se respiraba.

techo barroco con frescos pintados en iglesia de érice

Quizá podríamos hablar de cierto minimalismo sólo roto por las decoraciones barrocas. Suena contradictorio, pero es la sensación que me dio.

El balcón desde el que Garibaldi arengó a los habitantes de Érice

Una mención curiosa, una placa en la fachada de la calle principal (Vitorio Emanuele se llama, por supuesto), junto a un viejo balcón. Garibaldi arengó desde ése balcón a los habitantes de Érice para que se levantaran en armas y echaran a los ocupantes: los españoles.

balcón de érice con placa al lado donde se homenajea a Garibaldi

Y hasta aquí lo que dio de sí mi visita a Érice. Si no me hubiera perdido en Trápani para subir hasta aquí seguramente hubiera descubierto más rincones, pero abajo me esperaba un acontecimiento que no quería perderme. ¡La procesión más famosa de Sicilia! 🙂

calle empedrada de érice


Este post contiene enlaces a sitios afiliados al blog. Esto significa que si haces una reserva desde dichos enlaces, yo ganaré una pequeña comisión con la que me ayudas a mantener este blog, y en ningún caso tú pagarás más.


los viajes de ali iati Si quieres más información, pulsa aquí