vista del puente nuevo y el tajo desde abajo escapada a ronda

Una escapada a Ronda (Málaga) no hace daño a nadie, sino más bien lo contrario. Excepto si padeces de un fuerte vértigo, porque entonces, amiga, puede que hasta lo pases mal. Pero si es tu caso, antes de que tomes la decisión de “dejarlo” permíteme que te diga de que esta es una de las ciudades andaluzas más bonitas que he conocido, con un rincón ES-PEC-TA-CU-LAR. Y voy a contártelo con pelos, señales e información práctica 🙂

Tenía muchas ganas de hacer una escapada a Ronda, y por fin me arranqué…

Al vivir en Madrid y no conducir, se me antojaba que Ronda (provincia de Málaga) está un poco a desmano, pero desde hace tiempo la deseaba. Un día me dije: mira a ver qué opciones hay. Y voilá, los trenes pintaban bien para aprovechar un puentecillo de esos de tres días, en otoño para más señas.

Viajar en tren de Madrid a Ronda son 4 horas. Si compras el billete con tiempo, te cuesta unos 50€.

El caso es que compré los billetes, y después hubo una riada que casi se lleva medio pueblo por delante. Entre otras cosas, el agua arrampló con algunas vías del tren y esto interrumpió la conexión directa. Renfe puso autobuses desde la estación de Antequera, sin pago adicional por supuesto. El retraso fue mínimo, justo es decirlo, aunque más incómodo.

calle empedrada con carro tirado por caballos pasando escapada a ronda

En cuanto a la duración de la estancia, te diré que con un día y medio/dos noches, o dos días completos, tienes suficiente para explorar todos los rincones de Ronda a placer. Si además quieres hacer excursiones por la serranía que la rodea, entonces te recomiendo que vayas para más días.

Pero ¿qué tiene Ronda?

Ronda tiene muchísimo que ver. No en vano poetas, pintores, cineastas, y muchos viajeros románticos se quedaron embelesados con este rincón malagueño.

calle empedrada con casas blancas con balcones con rejas de hierro escapada a ronda

Pero más allá de ser un precioso conjunto de calles blancas, empedradas, con balcones de hierro forjado, bonitos patios, iglesias, y en definitiva, la típica estampa de muchos pueblos andaluces, Ronda tiene una cosa que la diferencia de todos los demás.

balcones al sol con persianas echadas escapada a ronda
pared con azulejos pintados antiguos algunos con forma de estrella de 8 puntas escapada a ronda

El Tajo de Ronda

Un cortado profundo. Una herida que el río ha labrado más o menos pacientemente a lo largo de miles de años. Hoy tiene una altura nada despreciable de (atención) 100 metros, y una longitud de (atención) 500 metros.

vista de las paredes del tajo con jardines en la parte superior escapada a ronda

Si no te impresionas con este lugar, desde cualquiera de los múltiples ángulos en que puedes verlo, pues el pueblo de Ronda se encarama en lo alto de esta meseta, no te impresionas con nada.

Las fotos te dan una idea, pero encontrarte allí ante este colosal abismo al que se asoman las casas y balcones más valientes, es flipante.

¿Cuántas veces me asomé? ¿cuántas veces llevé mis pasos hacia ese lugar, para admirarlo una y otra vez? De día, de noche, por la mañana, por la tarde, buscando el camino para verlo desde abajo…

El tajo de Ronda no cansa. Lo malo es que me traje no sé cuántas fotos que ahora tengo que seleccionar para este post, puf!

puente nuevo iluminado por la noche escapada a ronda

Lugares de interés para visitar en un fin de semana en Ronda

El Puente Nuevo

Inevitable empezar, continuar y terminar por el Puente Nuevo de Ronda. Sin duda es el punto más famoso que hay que visitar, y no es para menos. Te deja con la boca abierta en cada ocasión.

puente nuevo con sol entrando por su arco escapada a ronda

Desde el mismo puente te podrás asomar por los balcones cuyos hierros curvados te dan la sensación de que si das un paso en falso, caerás al vacío. Ahí, en serio, si padeces vértigo, cuidado. Pero no te lo niegues. No creo que te vayas a caer, recuerda que pisas suelo seguro en todo momento. Y si no, siempre puedes asomar un poco la cabeza por el murete de piedra y contemplar el panorama del cañón con el río fluyendo cien metros más abajo.

Lo único que me fastidiaba es que la acera para peatones es mínima, y hay horas punta de curiosos asomándose. Pero todo no se puede tener, y esta es una vía fundamental para el tránsito de Ronda.

Como te decía, no dudes en contemplarlo por ambos lados y a distintas horas del día. Las primeras luces de la mañana iluminan un lado, las de la tarde, el otro, porque está orientado este-oeste.

vista del tajo con casas asomándose al vacío desde el puente nuevo escapada a ronda

También has de saber que es posible visitar el puente por dentro. Es el Centro de Interpretación del Puente Nuevo y la entrada cuesta 2,5 €. No vale mucho, pero situarte en el mismo centro del puente y pisar su interior, sí.  

Se accede por un quiosco donde venden los tickets, no tiene pérdida. Dentro hay una pequeña exposición sobre la historia del puente.

vistas del tajo con el río y rocas abajo desde el centro del puente nuevo escapada a ronda
Vista del Tajo de Ronda desde el centro del Puente Nuevo

Un poquito de historia del Puente Nuevo

El Puente Nuevo actual (suena redundante pero ahora lo entenderás)  fue construido en la segunda mitad del siglo XVIII.

Se llama Nuevo porque hubo un primer puente, de un solo arco, que se derrumbó tan sólo seis años después de haberlo inaugurado.  Con él se llevó la vida de 50 personas. La construcción de un puente de esta altura y dimensiones no es tontería, y más para la época.

entrada al interior del puente nuevo con pasillo abovedado con farol encendido escapada a ronda
En las entrañas del Puente Nuevo

De un diseño con un solo arco se pasó al actual con varios más pequeños y… mejor lees este artículo donde explican muy bien toda la historia del Puente Nuevo de Ronda.

vista del puente nuevo desde mirador escapada a ronda

La plaza del ayuntamiento y la Iglesia de Santa María la Mayor

En el otro lado de Ronda, el edificio del ayuntamiento se asoma a una plaza cuyo centro está ocupado por un hermoso jardín. Y una gran palmera. Los grupos de turistas van y vienen con sus guías, escuchando sus explicaciones. A un lado hay una par de terrazas donde los rondeños y visitantes se solazan con las tapas y vinos.

fachada del ayuntamiento con arcos y balcones y una palmera en el centro de la plaza escapada a ronda

El ayuntamiento de Ronda es un regio edificio con una hilera de ventanas y arcos perfectamente alineados. Tiene mucho de señorío y atractivo con ese diseño de “repetición”, de simetría total.

La iglesia de Santa María la Mayor no parece muy espectacular por fuera pero es curiosa, como muchas cosas en Ronda.

iglesia santa maría la mayor desde la plaza con palmera delante escapada a ronda

Ante su fachada puedes dudar, no por el campanario, pero sí por la nave con balcón y un soportal que parece el de una casa cualquiera.

Ya en su interior destacaría la Virgen de los Dolores, que está en el centro de un retablo de madera oscura con relieves barrocos. El altar, al otro lado del coro, relumbra de oro y plata. Hay enormes pinturas muy interesantes como el Mural de San Cristobalón con el niño Jesús llevando la bola del mundo.

Pero lo que me gustó más fue acceder a las cubiertas y desde allí contemplar los tejados de Ronda. No sólo eso, también una vista aérea del interior de la nave central.

vista de nave principal de la iglesia desde las cubiertas escapada a ronda

A lo mejor me gustó tanto porque así me quité un pelín la espinita de no haber podido subir a las cubiertas de la catedral de Sevilla unas semanas antes. Esto lo digo siendo consciente de que no son comparables más que por el hecho de asomarte desde las alturas.

vistas de ronda con sus casas blancas y tejados de teja roja desde cubierta de iglesia santa maría la mayor
tejados con chimeneas escapada a ronda

La casa del Gigante

En una esquina de una calle de muros encalados se abre una minúscula plaza. Y en la esquina de uno de los muros hay una estatua de piedra con la imagen de un hombre. Dicen que su origen es fenicio.

esquina de la casa del gigante con estatua de piedra escapada a ronda

Declarada Bien de Interés Cultural en 1931, la casa es de principios del siglo XIV y pertenecía a un miembro destacado de la nobleza meriní de Ronda. El precio de la entrada son 2 €.

jardín con tres columnas antiguas y limoneros con frutos escapada a ronda

Es un palacete andalusí precioso. El primer patio, el de la entrada, es un rincón precioso en su sencillez, que no te hace sospechar lo que hay en el interior.

Tras pagar la entrada y recorrer un estrecho pasillo encalado, llegas al patio principal. Aquí está la sorpresa. Está rodeado de arcadas y yeserías que te hacen recordar a la alcazaba de Málaga, o por qué no, a la mismísima Alhambra. Como poco te arrancará una sonrisa.

En las antiguas habitaciones hay una pequeña exposición que te cuenta cómo era la vida en una casa así.

patio árabe de la casa del gigante con pequeños naranjos en el centro escapada a ronda

El alminar de San Sebastián

Buscando información sobre qué ver en Ronda, encontré una foto de esta torre tan singular. Enseguida supe que no me la podía perder.

La verdad es que será raro que se te pase por alto, ya que está en una placita que da a la calle que lleva al Puente Nuevo. Seguro que pasas por allí.

alminar de san sebastián de ladrillo entre casas blancas escapada a ronda

El alminar de San Sebastián es una torre pequeña, coqueta, con aire humilde. Formó parte de una de las mezquitas de Ronda, y después fue campanario de la iglesia de San Sebastián.

Ambos templos han desaparecido. Pero no ella, la torre, la atalaya desde la que se llamaba a la oración. Con la voz primero, y con las campanas después, invocando a distintos dioses que al final son el mismo.

puerta con arco árabe del alminar de san sebastián escapada a ronda

El Palacio del rey Moro y las minas, uno de los mejores secretos de Ronda

También te será fácil encontrar algún cartel que te indica el camino a este palacio. Está en la tranquila calle Santo Domingo, en dirección al Arco de Felipe V y los baños árabes.

palacio del rey moro con dos torres y cielo azul con nubes escapada a ronda
tres ventanas que terminan en arco en muro de color beige escapada a ronda

El palacio amenaza ruina y es una verdadera lástima. En este estado no se puede visitar el interior, pero sí los jardines. Dispuestos en diferentes niveles tienen estanques con nenúfares, fuentes de azulejos, canalillos por donde corre el agua, parterres. También unas buenas vistas de esa parte del Tajo de Ronda y de los campos que rodean a la ciudad.

A través de dichos jardines se accede a unas antiguas minas árabes excavadas en la roca del Tajo. Por lo visto era la manera de recoger agua. ¡Y esta es una visita alucinante! Te cuento:

Para visitar las minas tendrás que bajar unos 200 escalones. Suele haber humedad y por tanto el suelo de barro estará mojado, así que lleva buen calzado. La escalera va dando giros, hasta que llegas a la altura del río Guadalevín. Es decir, has bajados unos 80 o 90 metros de altura.

escaleras de subida dentro de las minas con una bombilla encendida escapada a ronda

Todo está excavado en la roca, y por el camino se abren estancias en los que hay arcos de tipo árabe, incluso un mirhab (lugar que señala la Meca).

interior de las minas con grandes ventanas labradas en la piedra escapada a ronda

Bóvedas, estalactitas y estalagmitas en pleno desarrollo gota a gota… una mezcla de obra faraónica y cuevas naturales.

arcos en el interior de las minas escapada a ronda

Un lugar fantástico que, al menos si no es temporada alta, probablemente visites con poquísima gente. Yo estuve un buen rato sola, apenas me crucé con un par de parejas, y estoy segura de que el sitio gana puntos así. Incluso aunque te pueda resultar un poco inquietante…

río guadalevín con árbol cruzado tumbado por la riada escapada a ronda
El premio por bajar los 200 escalones es ver el río Guadalevín a su altura

El Palacio de Mondragón

A punto estuve de saltármelo, pero al final decidí ir y… ¡es un imprescindible de Ronda!

La entrada son 3,5 € y alberga el Museo Municipal de Historia y Arqueología de Ronda.

salida al jardín por arco árabe con fuentes en palacio de mondragón escapada a ronda

El palacio es una sucesión de preciosos patios y jardines, tanto de inspiración árabe como andaluza. El jardín es, de nuevo, un diseño típico entre árabe y andaluz, y el sonido del agua corriendo por los canales preside el ambiente. Uno de esos lugares en los que apetece estar un buen rato, relajarse y hacer muchas fotos.

patio interior con arcos decorados con azulejos y ladrillo y suelo de cerámica escapada a ronda
rincón del patio del palacio de mondragón con fuente y canal para el agua y muros blancos

La leyenda dice que fue la residencia del hijo del sultán de Marruecos, el rey Abbel Malik. Sin embargo fue en época cristiana cuando se hicieron las obras de reforma más importantes del edificio. Por suerte, el espíritu de los palacios islámicos ha quedado.

Plaza e Iglesia del Socorro

Para terminar este apartado, no te olvides de pasear por “la ciudad nueva”, al otro lado del puente. Dirígete a la plaza donde se ubica la Iglesia del Socorro.

Es amplia, llena de bares y terrazas donde comer, cenar o tapear, y la preside una enorme iglesia que enseguida llamará tu atención.

plaza e iglesia del socorro en atardecer nublado escapada a ronda

No es muy antigua, data de los años 50 del pasado siglo, pero sus dos torres enormes y la fachada pintada de blanco y amarillo se me antojaron muy fotogénicas. Especialmente con las primeras luces del día, o las últimas.

En el frente de la plaza hay otro edificio llamativo, el Casino de Ronda o Círculo de Artistas. un lugar de aire romántico por el que merece la pena pasar.

Buscando las mejores vistas de Ronda

Perderse por el interior de Ronda está muy bien, pero buscar los puntos desde donde obtener buenas vistas del conjunto es otra cosa que seguro que te pide el cuerpo. Por eso dedico esta segunda parte a esos lugares 🙂

El Puente Viejo y el Arco de Felipe V

Saliendo del Palacio del Rey Moro, enseguida llegas a este arco situado en una curva muy pronunciada de la vía empedrada que lleva al Puente viejo. Otra bonita vista de Ronda y diferente del tajo, ya que aquí no es tan alto.

arco de felipe V a través del que se ve una iglesia y casas blancas escapada a ronda
iglesia y casas blancas con cipreses sobresaliendo escapada a ronda

El Puente Viejo fue la principal vía de acceso al “barrio del mercadillo” hasta que se construyó el Puente Nuevo.

puente viejo con un camión cruzándolo y el río guadalevín debajo escapada a ronda
Un camión cruza, justito, el Puente Viejo de Ronda

Por lo visto los historiadores no se ponen de acuerdo en si era un puente romano que los árabes reconstruyeron, o si lo hicieron los árabes desde el principio. En cualquier caso, ahí está, y un poco más arriba había una puerta árabe por la que la gente iba y venía para comerciar y comprar en la ciudad.

Felipe V ordenó tirar abajo la puerta árabe que daba paso al Puente Viejo, allá por 1741, y mandó construir el arco que lleva su nombre.

Por cierto, antes de pasar al siguiente punto, sigue recto por la Calle Real y acércate a la Fuente de los ocho caños frente a la Iglesia de Nuestro Padre Jesús Nazareno 🙂

cara esculpida en la fuente de los ocho caños escapada a ronda

Los Jardines de Cuenca

Nada más cruzar el Puente Viejo tienes uno de los accesos a estos jardines. Ocupan la margen del tajo que se halla frente al Palacio del Rey Moro, y se disponen también en terrazas, adaptándose al terreno.

Son jardines modernos pero muy  agradables y te ofrecen buenas vistas a medida que vas subiendo por sus terrazas.

terrazas y árboles que se asoman al tajo en los jardines de cuenca escapada a ronda

Se llaman “Jardines de Cuenca” porque los hicieron cuando Ronda y Cuenca decidieron hermanarse en los años 70 del siglo pasado. Y es que estas dos ciudades tienen en común el vivir sin vértigo 🙂   

La casa de San Juan Bosco

Vistazas las que encuentras desde los balcones de esta casa modernista que se ubica en la Ronda de toda la vida, la de las calles más estrechas y empedradas.

La casa, en sí misma, merece la pena. Está llena de detalles eclécticos y mobiliario recio.

silla antigua con retratos de hombre y mujer en la pared en la casa de don bosco escapada a ronda

Fue casa de retiro para sacerdotes ancianos y enfermos de la Congregación Salesiana, una vez la familia Granadina donó la casa a esta congregación.

salón modernista con mirador acristalado y salida al jardín escapada a ronda

Los jardines están llenos de detalles. Azulejos, fuentes y vegetación.

jardín con fuente redonda en la casa de don bosco escapada a ronda

Además tiene una fórmula que me gustó mucho: has de pagar entrada (2 €), pero puedes volver las veces que quieras desde ese momento hasta las 18 h. De hecho es lo que hice, la visité por la mañana y volví para aprovechar las vistas del puente con la luz del atardecer.

vista del tajo y el puente con luz de atardecer desde balcón escapada a ronda

Por cierto, como te decía, esta casa está en una de las zonas que más me gustaron de Ronda.

balcón con rejas y balcón que se asoma a la serranía escapada a ronda

El Camino de los Molinos

Bajando por el Arco de Felipe V, y girando a la derecha en dirección contraria al puente viejo, rodeas las antiguas murallas árabes y por ahí empieza el Camino de los Molinos de Ronda. Nada más pasar la Puerta de Almocábar, uno de los antiguos accesos de la ciudad medieval.

camino de los molinos con el tajo al fondo escapada a ronda

La riada del otoño de 2018 había cortado el camino a partir del cruce del río, pero aun así pude bajar hasta el punto que te sitúa frente al Puente Nuevo.

Buen sustituto del camino que sale de la Plaza de María Auxiliadora y que transcurre pegado a las paredes a las que se asoman las casas de Ronda. Este estaba cerrado porque esas lluvias lo habían vuelto muy peligroso. No sé cuándo volverá a abrirse, quizá tengas más suerte que yo, pero bajar por el Camino de los Molinos es muy recomendable.

vista del tajo desde el camino escapada a ronda
¿Es o no una buena vista?

Si hubiera podido continuar, cruzando el río, habría pasado junto a los antiguos molinos que hay en el río Guadalevín, y contemplado desde abajo el cortado del Tajo en toda su longitud. ¡Para la próxima!  

La Alameda del Tajo y el Paseo de los Ingleses

Volviendo a la ciudad nueva (todo está muy cerca, relax), encontrarás otra de las zonas desde donde admirar las vistas de Ronda.

La Alameda es un parque amplio que se continúa con un paseo o camino en dirección a la Plaza de Toros de Ronda (otro punto famoso y visitable, aunque yo lo pasé por alto).

parque de la alameda con palmeras y árboles de hojas amarillas y rojas escapada a ronda
mirador con quiosco de música en el borde del tajo escapada a ronda

El parque y el paseo desembocan en las mejores vistas del desfiladero, con esa altura imponente. Vistas maravillosas, en especial al atardecer pues por ahí se pone el sol, escondiéndose entre las montañas de la serranía.

Te sugiero que hagas un esfuerzo y reserves uno de los atardeceres para este punto, y no para el Puente Nuevo. ¿Serás capaz? 😉  

paseo de la alameda con balcón que se asoma a la serranía al atardecer escapada a ronda
atardecer en la serranía de Ronda con siluetas de pinos y un caserío
atardecer nublado con luna y sierra al fondo escapada a ronda

Lugares pendientes

La gran espinita que me quedó fue visitar los Baños Árabes. Dicen que son los mejor conservados de toda España. Esas malditas riadas del mes de octubre (2018) los inundaron, e incluso tiraron abajo un muro que, por suerte, no formaba parte de la construcción original.

Cuando fui en Noviembre estaban comenzando los trabajos de limpieza y restauración, y por tanto estaban cerrados.

Sólo por eso, pero también por terminar el Camino de los Molinos, debería volver a Ronda.

Cuando lo haga aprovecharé para visitar algunos sitios de los alrededores como el Yacimiento Arqueológico de Acinipo, o algunas áreas de la Serranía de Ronda que prometen mucho 🙂

puerta de madera con tachones de hierro en un muro blanco escapada a ronda

Dónde alojarse en Ronda:

Mi elección fue el Hotel Colón, un hotel que es más bien pensión pero que está fenomenal. Muy limpio, calentito, a menos de 35€/noche por habitación individual con desayuno incluido, reservando con tiempo en Booking.

Se sitúa junto a la Iglesia de Nuestra Señora de la Merced, a cinco minutos escasos andando del Puente Nuevo y frente al bonito parque de la Alameda del Tajo.  

La mitad de la planta baja la ocupa el Café Colón, un lugar muy acogedor (donde se desayuna) y con buen surtido de zumos naturales riquísimos, bocadillos y dulces, chocolate caliente… ideal para el otoño-invierno.

La verdad es que quedé muy contenta con el trato y por eso te lo recomiendo, aunque claro está que no es la única opción, ni la más barata.

Dónde comer en Ronda

No sé si son los mejores sitios, pero fui anotando dónde comí y lo que me gasté, así que aquí te los dejo:

patio de casa particular con pozo en el centro y muchas plantas escapada a ronda

Casa Ortega, en la Plaza del Socorro: comí unos huevos rotos con trufa y jamón ibérico que quitan el sentido. Junto con una cerveza, pagué 17€. No es un lugar barato pero está francamente bien.

Mesón el Sacristán, junto al Ayuntamiento y la Iglesia de Santa María la Mayor: el hambre me pilló allí, así que decidí no marear mucho la perdiz. Comí unas migas rondeñas, uno de los platos tradicionales de la ciudad, y no estaban mal. Los camareros muy amables. Pagué 10,75 € junto con un refresco.

Bodega de Pata Negra, muy cerca del alminar de San Sebastián: otro mesón pequeño y muy tradicional. Comí varias tapas, con un coste de entre 1,5 € y 3,5 € cada una. Bastante bien. También tienen menú a 12,5 € los fines de semana, pero me pareció mucha cantidad.

Voy terminando con este mapa de Ronda donde he señalado todos los lugares de los que te he hablado, incluyendo el alojamiento y sitios para comer o cenar.

Por último, y no por ello menos importante, quiero enviar un saludo a los habitantes de Ronda. Me encontré con un nivel de amabilidad muy alto, y eso no siempre es así teniendo en cuenta que hablamos de un lugar muy turístico. De verdad que quedé encantada con el trato recibido en todo momento. Quizá tuve suerte, pero no creo en tanta casualidad y es justo señalarlo 🙂

placa de azulejos dedicada a los viajeros románticos en una calle de ronda

¿Quieres leer más posts de Andalucía?


los viajes de ali iati Si quieres más información, pulsa aquí