laguna blanca de bolivia con agua azul claro que refleja volcán nevado, orilla blanca con personas andando y coches 4x4 parados al lado consejos para evitar el mal de altura

Después de haber visitado unos cuantos destinos “de altura”, y por esto me refiero a la altura del lugar sobre el nivel del mar y no a su calidad, je, je, he decidido agrupar en un post los consejos para evitar el mal de altura. Espero ayudarte si estás en la duda de ir o no a un sitio por su altitud, o si estás en camino. ¿Te interesa? sigue leyendo 😉

Antes, algunas advertencias

No soy médico ni especialista en el tema. Soy una turista como tú, como ya habrás leído en la portada de este blog. Escribo desde la experiencia y los consejos que me han dado los guías de viaje y de montaña que he conocido. Estos consejos te pueden servir de introducción, o de guía rápida, pero siempre será mejor que consultes con tu médico.

El mal de altura es incierto. Aun siguiendo todas las pautas, quizá tu cuerpo reaccione mal. Cada uno de nosotros parte de un estado físico diferente. Un estado de base que además cambia con el tiempo.

No por esta imprevisibilidad debes caer en el típico “total, si a uno les da y a otros no…”. Ni tampoco en el relax de “una vez estuve a 4.000 metros de altura y no me pasó nada”.

No es una cuestión de fe, ni de azar. Siempre debes seguir los consejos para prevenir el mal de altura.

laguna quenuccocha perú

Qué es el mal de altura

El mal de altura es el resultado de la falta de oxígeno en la atmósfera. La hipoxia.

Empieza a acusarse a partir de los 2.400-2.500 metros de altitud. Incluso hay gente que puede padecer síntomas en cotas un poquito más bajas.

He leído que afecta más a los menores de 50 años, que no depende exactamente de tu estado físico, y que aparece a las 6 ó 10 horas de llegar.

Si además eres alguien que ha nacido o vive desde hace mucho tiempo en cotas cercanas al nivel del mar, parece que lo tienes un poco peor para aclimatarte.  

También recuerdo un reportaje de Jesús Calleja en el que comentaron que las personas altas pueden tener más problemas que las bajitas porque el “bombeo” de oxígeno en sangre tiene que recorrer un camino más largo. No sé si es cierto, pero suena lógico, je, je.

columna de humo en la base de un gran volcán cerca de san pedro primeras impresiones de chile

¿Qué pasa si te falta oxígeno? Pues que tus pulmones no son capaces de distribuirlo a la sangre, ésta circula mal y se pueden llegar a generar edemas pulmonares o cerebrales. Poca broma. Dicen que esta es la principal causa de muertes en alta montaña, por delante de los accidentes.  

Además, el mal de altura se puede presentar en cualquier momento. Es decir, no porque lleves unos días y te sientas más o menos bien, te libras de que te ocurra más adelante. Hablo del mismo viaje, no te digo nada si han pasado meses o años. Por eso es importante que no te relajes ni un solo día. Aquí no hay inmunidades.

Recuerda viajar con un buen seguro de viajes. Yo te recomiendo IATI Seguros, con quien yo viajo siempre, y en este enlace puedes conseguir un 5% de descuento sólo por ser lector de Los viajes de Ali.

¿Cuáles son los síntomas del mal de altura?

Fatiga física y mental

Cada metro andado es como si llevaras mucho más. El cuerpo te pide ir a cámara lenta y si no lo haces, te mareas con facilidad.

Me ha ocurrido algunas veces, incluso simplemente por agacharte a hacer tus necesidades y levantarte bruscamente. Recuerdo esto especialmente en la pequeña tienda-wc del campo base del Pico Lenin, y lo aprendí para las siguientes ocasiones. ¡Menudo colocón más tonto me pillé por subir una cuestecita hasta el lugar en cuestión, agacharme y después levantarme un poco rápido!! Ahora voy con mucho más cuidado en esas situaciones.

campo base del pico lenin con tiendas azules y verdes y las montañas alrededor
Foto hecha desde la tienda wc del campo base del Pico Lenin. Sí, luego tuve humor para hacer una foto!

Además andas lento de cabeza. Notas que no puedes concentrarte, pensar e incluso hablar con la agilidad de siempre. No te desesperes, es “normal”.

Dolor de cabeza o cefalea

Uno de los síntomas de los que pocos se libran, aunque los grados de severidad son muchos.

Empieza lentamente y suele localizarse en la parte frontal de la cabeza. Ponerle remedio cuanto antes es lo mejor, como te cuento más adelante.

Trastornos del sueño e insomnio

Otro síntoma que yo misma he experimentado en las cotas más altas. En la ruta al Salar de Uyuni, en Bolivia, y en el puerto de Sarchu en Ladakh, las noches se me hicieron muy, pero que muy largas.

amanecer en campamento con fila de tiendas y un paisaje increíble carreteras del himalaya indio
Campamento de Sarchu

Parte de esas noches las pasé escuchando los lamentos y demás ruidos de mis compañeros. Lo bueno es que si compartes tienda o habitación, puedes echarte unas risas de desesperación (¡si nadie está malo de verdad!). Total, que hay que contar con ello, y considérate afortunada si la cabeza no te duele mucho, o no vomitas.

Falta de apetito

Se te quita el hambre, sí, aunque en mi caso esto no ha sido nunca algo muy llamativo. Quizá porque soy de buen comer, je, je.

Náuseas y vómitos

Es otro posible síntoma, no me ha ocurrido pero lo he visto. Si no va más allá de algunas veces, de acuerdo. Si no remite con nada y se suma a otros síntomas, puedes empezar a preocuparte de verdad.

Los síntomas más preocupantes

Piel azulada o amoratada, tos seca, peor si va con expectoración espumosa hemorrágica (suena fatal!). No poder mantener el equilibro, rostro hinchado, sangrados por la nariz.

Ante estas señales, toca bajar inmediatamente y por supuesto ir al médico. Si es imposible bajar, extrema las medidas y prioriza bajar de altitud sobre cualquier otra cosa. No te empeñes en “seguir viaje”. También hay algún fármaco y remedio que luego te comento.

Consejos para evitar el mal de altura

En primer lugar, recuerda que la prevención es el mejor arma.  Antes de recurrir a un fármaco, que además no hay definitivos, ni infalibles, ni nada para el estilo, lo mejor es cambiar unos cuantos hábitos y comportamientos.

dos días en quito vistas desde la basilica del voto nacional
Panorámica de Quito

1. Aclimatación

Lo mejor para evitar el mal de altura es ir subiendo poco a poco. El problema es que no siempre es posible, ya sea porque llegas en avión a tu destino, o porque subes por carretera en unas horas. El tiempo que tengas para hacer tu viaje es lo que va a determinar este “detalle” tan importante para tu salud.

Por ejemplo, en Perú subí desde Lima (en la costa) a la Cordillera Blanca, pasando por un puerto de 4.000 metros en un solo día. Es una barbaridad. Muchos van a Cuzco en avión (3.400 metros de altura), que es igual o peor.

cordillera blanca
Cordillera Blanca de Perú

O es bastante normal que vueles desde Madrid a Quito para visitar Ecuador, y resulta que esta ciudad está a 2.850 metros de altitud.

Como ves, no hace falta que hayas elegido un viaje de montaña o naturaleza para encontrarte en cotas altas. Hay grandes ciudades como La Paz, Lhasa o las ya mencionadas que están a una altitud más que respetable.

El caso es que si puedes distribuir ese cambio de altura en dos o tres días, ¡mejor que mejor! Lo ideal es aproximarte a la zona por carretera o tren, no digamos andando o en bici.

coche y sombras con luces de amanecer en el salar de uyuni consejos para evitar el mal de altura
Salar de Uyuni

Para facilitar la aclimatación también es bueno subir y bajar en pocas horas. Es decir, haces una etapa en la que llegas a una cota muy alta, y después bajas al menos 500 metros para dormir. Al día siguiente vuelves a subir y bajar. El cuerpo se va adaptando poco a poco.

Por ejemplo llegas a Leh, la capital de Ladakh. Está a 3.500 metros. Al día siguiente haces una ruta por los alrededores y subes a un puerto de 4.500 metros o incluso de 5.000 metros… y después de un rato vuelves a bajar.

vistas de la ciudad de Leh desde el castillo
Ciudad de Leh, a donde llegamos después de unos días de carretera

2. Prestar atención a lo que comes y bebes

Prestar atención a la bebida y la comida también es fundamental para evitar el mal de altura.

Se impone beber agua con frecuencia. A veces no te apetece, suele hacer frío y eso no da sed, así que tendrás que obligarte. Lleva siempre agua y bebe aunque sea a sorbitos de manera constante. Las infusiones y las sopas son un complemento perfecto. La cosa es estar bien hidratado.

Para evitar el mal de altura se recomienda beber unos 3 ó 4 litros al día.

Y no te olvides de orinar con frecuencia! Olvida eso de “espero a la próxima parada, puedo aguantar”. Si el baño no te da confianza, te aguantas el asco, pero no la orina. Harás trabajar al riñón y tu presión interna no subirá por tener la vejiga llena. Todo contribuye. Además ¿sabes que si aguantas el pis demasiado tiempo también estás reteniendo las toxinas que pueden derivar en una infección?

dos días en quito mercado central
Mercado Central de Quito donde puedes comer buenísimos guisos

Otra cosa: evita el alcohol y las bebidas gaseosas. Un gran enemigo para tu cuerpo son las cervecitas, y no hablemos de las copas. No te digo que no te tomes una cerveza, o rechaces la invitación de un chupito de vodka en la estepa kirguisa,  pero mejor si ya has comprobado que la altura no te sienta tan mal como temías. ¿Por qué? porque el alcohol deshidrata y así aceleras el proceso de falta de oxígeno. ¿No puedes pasar sin esas cervezas? Tú mismo.

Come ligero y evita las carnes rojas. Las digestiones pesadas son enemigo de la altura porque haces trabajar más a tu cuerpo, consumir más oxígeno, y eso no es lo que queremos ¿verdad?

Pero ojo, tampoco practiques el ayuno. Necesitas fuerza, energía y vitaminas. A la hora de elegir menú, recuerda que los hidratos de carbono son muy importantes en estas lides (arroz, pasta, patata, legumbres…). Si entre los síntomas aparece la inapetencia, recuerda que si debilitas tu cuerpo tampoco te vas a hacer un favor.

plato de momos o empanadillas al vapor similares a gyozas consejos para evitar el mal de altura
Almuerzo en una parada de carretera en el Himalaya: momos

3. Baja el ritmo

A veces te da la sensación de que estás andando sobre la superficie de la Luna. Puede resultar un poco exasperante (sobre todo si tienes urgencia de ir al baño o pierdes el bus!), pero es lo que hay.

Organízate con la previsión de que vas más lento. No camines muy deprisa, si no quieres ponerte a jadear e incluso marearte al cabo de unos minutos. Por descontado, evita hacer ejercicio fuerte, al menos hasta que lleves unos días (correr, montar en bici…).

montañas Pamir iluminadas por el sol del amanecer y una mujer con pañuelo en la cabeza andando por el campo detrás de una vaca consejos para evitar el mal de altura
Pamir, Kirguizstan

Puedes hacer caminatas, pero insisto, tómatelo con calma y no dudes en descansar cuantas veces necesites.

4. Acude a los remedios y fármacos si ves que te hacen falta

Ante la aparición de síntomas (cansancio extremo, dolor de cabeza, náuseas, mareos, etc.), y si has seguido los anteriores consejos, tendrás que recurrir a algo más.

Pero ojo, primero prueba a beber más agua y comer algo, así como descansar acostándote un rato si puedes. Porque lo bueno de estas medidas es que realmente te ayudan a revertir los síntomas, no sólo a prevenirlos. Siempre y cuando no hayas llegado a un punto de difícil retorno.

En los países andinos tendrás acceso a las hojas de coca

Para mascar (lo más efectivo), para tomar en infusión, e incluso en otras formas como caramelos y galletas, la coca es un gran remedio para el soroche o mal de altura. No lo dudes.

La hoja de coca no es la droga en polvo que todos tenemos en mente. Es algo natural que no te va a hacer alucinar ni nada por el estilo. Si mascas las hojas es cierto que se te dormirán las encías, como una pequeña anestesia de dentista, pero ya está. A cambio lograrás que la cabeza se te despeje, respirar mejor y sentirte más más fuerte.

He  mascado coca, o la he tomado en infusión, en Perú, Chile (Atacama), Bolivia y Quito (Ecuador). Y volveré a hacerlo si se tercia, porque es estupenda y me ha ayudado muchísimo.

Entre estos dos formatos yo prefiero mascar la hoja. Es cierto que no todo el mundo la admite, pero su efecto es más rápido.

La infusión de hojas de coca también me ha ido bien, pero es más suave, a no ser (supongo) que bebas muchos litros. Su sabor se asemeja un poco a una manzanilla insípida. Por supuesto puedes endulzarla, y en algunos sitios le ponen una especie de hoja de menta.

Pero de la misma forma te digo: si los síntomas no remiten, deja de tomarla inmediatamente. Resulta que si no oxigenas bien (algo que hace tu cuerpo a su manera, quieras o no), el efecto de la coca puede potenciar ese problema y hacer que empeores.

mujer de perú con trenzas y falda cogiendo hojas de coca de una bolsa consejos para evitar el mal de altura
Mujer peruana con su bolsita de hojas de coca para mascar

Y en otros sitios como las montañas del Himalaya, las tierras altas de Asia Central, o de África, no tendrás este comodín.

Si empiezas a tener dolor de cabeza…

Toma algún analgésico. No dejes que avance, no esperes a que cristalice porque luego no te lo quitarás así como así.

El Paracetamol y el Ibuprofeno van bien. Yo prefiero el primero porque hace menos daño al estómago.

Medicamentos específicos para el mal de altura

Las soroche pills las puedes encontrar en los países andinos y me han dicho que van bien, aunque yo no tuve que recurrir a ellas. Llevan más o menos la mitad de ácido acetilsalicílico (aspirina), salófeno y cafeína. Ojo, no sé si todas las que se comercializan llevan la misma composición así que mírala bien antes de comprarlas.

Por otro lado, en Sanidad Exterior me recomendaron Edemox. Este es un fármaco que no se debe usar a la ligera, y es más para llevar “por si acaso”. Es decir, sólo si tienes síntomas serios y no puedes bajar de altura, ni te funciona nada de lo demás, puedes recurrir a él. Como su nombre indica, tiene que ver con los edemas: ayuda a disolverlos. Por eso no es para tomar como si fuera un paracetamol, porque puedes provocar una hemorragia. Mucho cuidado.  

Por último, recordar que también puedes acudir al oxígeno embotellado. No está siempre disponible, pero sí en muchos lugares como San Pedro de Atacama (si no se han acabado las existencias), o algunos lugares del Himalaya.

Para más información sobre todo esto, puedes consultar este artículo de Viajar seguro.

También puedes leer la mala experiencia de Sabela. La contó en dos capítulos, con pelos y señales, en su blog Viajando, imágenes y sensaciones.

Más allá de prevenir el mal de altura, no te olvides de lo siguiente

En las alturas suele hacer más frío, al menos por la noche (intenso incluso en verano), así que abrígate. Un resfriado tampoco te ayudará a afrontar el mal de altura.

La intensidad de los rayos del sol es mucho mayor. Protégete de su acción tanto como todo lo demás, así que no te olvides de la crema solar, un gorro…

flamencos en el salar viajar al desierto de atacama
Salar de Atacama

Por último, pido disculpas de antemano si he escrito algo incorrecto, y genial si lo apuntas en los comentarios para que pueda corregirlo!!

¿Te apetece seguir leyendo consejos y recomendaciones para tus viajes? No te pierdas estos posts


los viajes de ali iati Si quieres más información, pulsa aquí