puertas y ventanas

Elementos que siempre me han atraído y que he ido fotografiando en mis viajes, dentro y fuera de España, son las puertas y ventanas.
¿Qué tendrán? He propuesto contestarme en este post :-).


Las puertas y ventanas del mundo dicen muchas cosas del sitio en el que estás

mezquita de gao de adobe con troncos en el techo y luz que pasa haciendo formas

Dicen mucho del sitio donde estás y de sus gentes, o del pasado de todo ello.

Por un lado, son la frontera entre lo público y lo privado, entre la esfera social y la esfera personal o familiar de la vida de los habitantes del lugar.

puertas de roundwood una roja y otra negra en glendalough
¿Quién no se ha sentido llamado a entrar en una casa para curiosear,  para quizá llegar a entender cómo se hacen allí las cosas, cómo se vive allí? Pensarlo no significa hacerlo, y desde luego nos ahorraremos muchos disgustos si pedimos permiso y nos es concedido antes! (pensad siempre en si a vosotros os gustaría que alguien entrara en vuestra casa sin preguntar primero… y una casa es donde vive alguien, aunque sea una choza de ramas!).

niños mirando la calle desde el otro lado del cristal en quito puertas y ventanas del mundo
Más allá de la cuestión entrar/no entrar, desde la calle se encuentran muchos detalles curiosos, simpáticos, interesantes… que nos dejan entender un poco mejor dónde estamos. Si uno se fija, claro.

carteles anunciando clínica de sexo en bombay puertas y ventanas del mundo

Portal de Bombay con carteles anunciando los servicios que se prestan en sus pisos. No me digáis que no da miedo!

Las puertas y ventanas del mundo son ejemplos de adaptación al clima y las condiciones incluso geológicas:

Las puertas y ventanas de Valparaíso y muchas de Viña del Mar se encajan en paredes de chapa, mucho más flexible y por tanto seguro contra los terremotos.

ventana con maceta de flores en pared de chapa pintada de azul Viña del mar y valparaíso

Puertas estrechas y bajitas en las cabañas de las tribus africanas. ¿Para que no entren las fieras salvajes mientras duermen? ¿para que el viento, la arena y la lluvia no inunden su hogar? ¿porque abrir un hueco más grande implica una obra arquitectónica de mayor calibre?

Palacio de Ngaoundere es un gran techo de paja con una puerta bajita en el centro puertas y ventanas del mundo

balcones de La Valeta puertas y ventanas del mundo

Ventanas pequeñas para protegerse del frío, el viento, la lluvia… o del sol!.

fachada de edificio de Omán destruida pero con ventanas de celosías de madera puertas y ventanas del mundo

A veces, son portadoras de mensajes acerca de la religión y las creencias, algo tan importante para la gente. Incluso pueden ejercer de protectoras en sí mismas ante las “fuerzas del mal”!

puerta de madera labrada en un oasis de omán puertas y ventanas del mundo

Las antiguas casas del sultanato de Omán lucían aleyas del Corán en las puertas, a modo de protección, o de imagen pública.

Hablan de la familia que habita ése lugar (su posición o estatus, el cumplimiento de ritos como haber ido a La Meca, etc.).  O se constituyen en un escaparate que muestra que cuidan su casa, y que por tanto estamos ante una familia limpia y hacendosa, que suele ser un signo de algo más grande: bondad, honradez, honorabilidad, trabajo, esfuerzo, dignidad…

ventana de perpignan con contraventanas de madera y maceta en el centro puertas y ventanas del mundo

rincones de amsterdam puertas y ventanas del mundoA veces dan paso a minimundos como son los patios.

En Andalucía los vemos tras las rejas o los portones abiertos. También, claro está, en los países árabes se atisban con un poco de suerte (los de Andalucía son herencia de los árabes), aunque son más esquivos.

pabellón de jardines del alcázar revestido de azulejos con fuentecilla en el centro planes en sevilla

Antiguos llamadores, aldabones y cerraduras, o nuevos imitando a los antiguos, curiosas cerraduras incluso con mecanismos secretos…

O detalles que nos hablan de las tradiciones y supersticiones del lugar, como las “flores del sol” en Navarra, cercanas a la festividad de “Todos los santos” (y todos los muertos, añadiría yo).

En cada sitio, además de admirar los monumentos de turno, conviene fijarse en las puertas y ventanas y mejor si son de hogares, porque nos darán información sobre dónde estamos…
No es un simple voyeurismo ¿o sí? 😛

recuerdos al volver de un viaje a Naxos


 

los viajes de ali iati Si quieres más información, pulsa aquí