iglesia de navascues navarra

La escapada a Navarra que hice recientemente con unas amigas terminó con un día “picoteando” entre varios de los bonitos rincones de esta tierra. Francamente, un lugar para volver esta Comunidad Autónoma, con gentes amables y trabajadoras que además viven y saber vivir bien. Al menos, esa es la impresión que en esta fugaz visita de poco de más de 3 días me llevé :-).


Salimos de los Pirineos y decidimos visitar dos lugares que prometen: la Foz de Arbayún y la Foz de Lumbier, bastante próximas en kilómetros y que nos ofrecieron dos puntos de vista completamente diferentes: desde arriba, y desde abajo 😉

Una primera sorpresa navarra: la iglesia románica de Navascués

Pero ya en el camino nos encontramos con una pequeña sorpresa. En carretera, justo al llegar al pueblo de Navascués, “avistamos” una pequeña iglesia de clara factura románica, así que paramos. El día está precioso, por cierto, con un cielo azul y limpio que hacía que la ermita se recortara y adquiriera relieve.

vista de iglesia románica de navascues en navarra con cementerio al lado

Es la ermita de Santa María del Campo (llamada «ermita» por su soledad en el valle, sin otras construcciones alrededor). Tiene un recoleto cementerio en su parte de atrás donde se mezclan las lápidas antiguas y las modernas que, no obstante, intentan guardar el estilo antiguo.

Es una construcción del s. XII, que en realidad fue la parroquia del pueblo que antiguamente estuvo aquí situado.

figuras románicas en iglesia de navascués navarra

Hay otro coche parado, y un hombre con una cámara y un trípode en actitud de espera. Nos dice que el cementerio está abierto, que podemos entrar si queremos, y también que él es un aficionado al Románico que lleva varios años visitando la ermita pero siempre la encuentra cerrada. Ese día había logrado contactar con los curas y estaba esperándolos para que le permitieran entrar y hacer unas fotos. Personajes curiosos…

Él me cuenta que los canecillos con diversas formas de animales y medio humanas que se ven bajo el tejado, son claramente factura del Maestro Esteban, encargado de la construcción del Monasterio de Leyre (donde, por cierto, también teníamos planeado ir). La “firma” de este maestro son las figuras de aves picoteando entre sus pies.

detalle de figura románica en navarra

puerta de iglesia de navascues en navarra

Mientras curioseamos los canecillos, los fotografiamos y damos una vuelta por el cementerio, aparecen los curas (vienen tres), así que mira tú por dónde que pudimos entrar en la ermita o iglesia.

Por cierto, cuando llegan, el señor que lleva la llave nos dice que él vive en Navascués y que siempre está disponible para abrir la iglesia a todo aquél que quiera visitarla, así que ya sabéis, buscadle! :-).

En realidad, no me pareció muy interesante por dentro… no tanto como por fuera, algo que me suele ocurrir con la mayoría de las iglesias, no me preguntéis por qué.

interior iglesia navascues con altar al fondo en navarra
En este caso, el edificio ha sufrido una restauración muy evidente, quedando solo una especie de friso con forma de damas en una parte de las paredes… Decidimos irnos enseguida mientras los curas y el aficionado al Románico se quedaban a hacer fotos y charlar.

Foz de Arbayún

Continuamos camino y ya nos dirigimos a la Foz de Arbayún o Arbaiún. Está en la entrada del Valle de Salazar, aunque hay que desviarse un poco, pero está muy bien indicado la verdad.

Gran parte de la Foz no es visitable aunque sí hay algunas pequeñas sendas… pero el desvío del que os hablo se dirige al Mirador de Iso, y cuando llegas a dicho mirador…, te quedas sin aliento, creo que es la expresión más ajustada.

foz de arbayún con árboles de colores amarillos y naranjas en otoño navarra

La Foz se abre ante nosotros, con sus paredes de más de 30 metros de altura, abajo el río y un pequeño bosque que en estas fechas ha tornado en un montón de colores otoñales, destacando los arces con su rojo violento.

Es alucinante, nos quedamos un montón de tiempo mirando… logramos ver algún que otro buitre leonado, porque aquí se ubica una de las colonias más numerosas de Europa, pero no debe de ser “hora punta”, ya que prácticamente no los vemos.

paredes de roca gigantes de foz de arbayun en navarra
Da igual, el paisaje es increíble y la gran riqueza natural de este lugar le ha otorgado el ser Reserva Natural y Zona de Especial Protección de las Aves.

árbol con hojas rojas de otoño en navarra

De foz en foz, y tiro porque me toca… Foz de Lumbier

De ahí nos vamos a la Foz de Lumbier. Esta Foz se visita desde abajo, con un camino que era el de la antigua vía del primer tren eléctrico de España, con sus túneles y todo 🙂

campos junto a la foz de lumbier en navarra

túnel antiguo de tren en foz de lumbier navarra

Tiene unos 1.300 m de longitud y es frecuentada por familias con niños y todo tipo de público, porque el camino es realmente cómodo. Los coches se dejan unos metros antes del comienzo, en un parking.

El río discurre al lado del camino, y aunque lo encontramos bastante bajo de corriente (una semana más tarde supongo que se llenaría porque llovió como hacía meses que no lo hacía…), se ve que el agua está muy limpia, es una delicia. Se puede bajar hasta la orilla en un par de tramos.

río de foz de lumbier con matorrales y rocas reflejándose en navarra

final de foz de lumbier con río y árboles de otoño en navarra
Esta Foz es algo más abierta, al menos desde abajo da esa impresión… Aquí sí que hay que ir mirando hacia arriba (ojo con los tropiezos :-P), porque es constantemente sobrevolada por los buitres leonados.

grupo de buitres volando en círculo navarra

Les ves posarse en las rocas, volar, cruzarla una y otra vez, volar en círculos sobre las torres eléctricas… no te cansas.

Al final, después de superar el segundo túnel, a la derecha se abre un camino con un cartel de advertencia sobre lo peligroso que puede resultar. Realmente es una senda muy estrecha y que apenas se distingue, que nos lleva hasta un puente… El Puente del Diablo, llamado así porque las leyendas del lugar dicen que se construyó con ayuda de éste. A mi me dio un poquito de vértigo, y no hay barandillas de seguridad ni nada por el estilo, así que avisados estáis, je, je.

paredes de roca en foz de lumbier y un buitre volando encima navarra

Monasterio de Leyre, todo un clásico

Finalizamos esta pequeña vuelta navarra, antes de enfilar a Pamplona y de ahí a casa, en el Monasterio de Leyre, donde está ubicado el panteón con los restos de los primeros reyes de Navarra. 

portalón de monasterio de leyre en navarra con decoración románica

Actualmente está en manos de los monjes cistercienses, y cuenta con varios ejemplos de arquitectura y arte románicos muy interesantes.

Además, excepto al mediodía, tienen un sistema de visitas con explicación de los puntos visitables del monasterio que francamente merecen la pena, y se incluyen con la entrada, así que no hay excusa :-). Con dichas explicaciones, aprenderéis a ver las marcas que los canteros dejaban en los bloques de piedra para poder cobrar después las piezas que habían hecho, por ejemplo…

La Porta Bella, la puerta principal de la iglesia, es uno de esos ejemplos de Románico pleno que os comentaba. Se trata de una “puerta parlante” (como todas las románicas), con una función claramente educativa, porque a través de las figuras en la piedra representan a los pecados y los pecadores: gula, lujuria, etc., y el Arrepentimiento…

figuras románicas diablo cogiendo la mano a un señor en navarra

Una manera de transmitir al pueblo que acudía a misa, analfabeto, los males que les acechaban fuera de la fe, y fuera de la Iglesia. Una manera de invitar a entrar en la Casa del Señor, el refugio de todos esos males.
Llama la atención la representación del Diablo (buscadla…), y algunos demonios bastante curiosos :-).

figura románica de un oso con boca llena de dientes en navarra

arcos muy altos románicos en monasterio de leyre navarra

Otro rincón que me gustó mucho fue la Cripta. Aunque la llaman así, aquí no hay nadie enterrado pero por necesidades arquitectónicas se construyó, y… sirvió de lugar de ensayos al maestro Esteban y sus trabajadores. Cada columna, cada capitel, cada arco, es diferente del otro.

interior cripta del monasterio de leyre con arcos macizos y columnas con capiteles decorados en navarra


 

los viajes de ali iati Si quieres más información, pulsa aquí