Pico Lenin en kirguizstan

Asia Central es hoy un conjunto de países independientes, los “tanes” : Uzbekistán, Kyrguizstan, Kazajstán, Tajikistan, Turkmenistán. La gran mayoría pertenecieron a la URSS, y poco se sabía de ellos. Hoy no es que sepamos mucho más, aquí en España, y suele ser difícil encontrar información o libros viajeros que nos hablen de estos destinos. Hoy me voy a centrar en una etapa de la Ruta de la Seda que me fascinó: el Campo Base del Pico Lenin, en pleno corazón de Kirguistán, y el camino que me llevó hasta allí.

Andando por la Ruta de la Seda

No muchos saben que por aquí discurría la famosísima Ruta de la Seda. Nombre soñador que evoca a grandes viajeros del pasado, y a ese artículo tan preciado ya por los romanos y después por las aristocracias europeas.

La seda llegaba a Occidente en forma de telas que no se sabía de dónde procedían. Eran finísimas, delicadísimas, pero capaces de aportar calidez al cuerpo. Una tela carísima, sin par frente a las bastas lanas y algodones que se producían aquí.

Esta ruta comercial no se dedicaba en exclusiva a este producto, ni mucho menos. Pero finalmente, alguien decidió bautizarla así, y así la conocemos. Tampoco es una ruta, sino un conjunto de rutas o caminos que traían y llevaban los productos más o menos exquisitos entre Oriente y Occidente, desviándose y ramificándose, sobre todo en los extremos.

Quizá Uzbekistán posea algunos de los lugares que mejor representan esta Ruta, por los vestigios arquitectónicos que han quedado: Samarkanda, Khiva, Bukhara

Mientras que Kirguistán no, excepto algún caravanserai como el de Tash Rabat, al fondo de un valle estrecho, a 3.500 metros de altitud, lejos de todo.

Sin embargo, en este viaje maravilloso que recordaré siempre, la parte que más me sorprendió por ausencia de referencias previas fue Kirguistán

Encontré un país de gentes amables, nómadas, y paisajes increíbles. Por supuesto no exento de su pasado soviético, con tan sólo 14 años de independencia por aquel entonces –fue la última o de las últimas repúblicas en independizarse-, y aún con algunas estatuas de Lenin en sus pocas ciudades, la costumbre del vodka a todas horas, la burocracia, y mucha población rusa mezclada con la kirguisa, uzbeka, y otras nacionalidades que en su día se movían (o se tenían que mover) por todo el vasto territorio de la Madre Rusia.

A la hora de independizarse, los kirguises decidieron que su bandera tenía que representarles simbólicamente en su esencia: el nomadismo. De ahí que el dibujo que en ella se puede apreciar es la del techo de la yurta, la tienda tradicional en la que los nómadas viven. En concreto, es el punto central donde se reúnen las varillas que hacen su estructura, dejando una abertura por la que pasa la luz del sol.

Entre los rincones que mi memoria guarda, me quedo con los primeros días en los que después de cruzar la frontera con Uzbekistán, cercana a Osh, nos adentramos en las estepas con el objetivo de llegar al Campo Base del Pico Lenin, en la cordillera del Pamir.

Jugando al Bukshkashi en las estepas kirguises

Nuestro camino transcurría a bordo de un camión antiguo del ejército soviético, sin apenas suspensión, por lo que notábamos hasta la última piedrecita del camino. Eso era parte del viaje y la aventura.

el camión ruso en el que viajamos campo base del pico lenin

A las pocas horas de carretera, observamos un grupo de jinetes en un prado. Paramos. ¡Increíble! Están jugando al Bushkashi o en kirguis Ulash-tartysh uno de los juegos más antiguos y extendidos en Asia Central. Consiste en disputarse el cadáver hinchado de un cordero o una res decapitada.

Sin bajarse del caballo y a gran velocidad, divididos en dos equipos, unos y otros pugnan por quitárselo. Intentan “marcar” en los lugares señalados a ambos extremos del campo. Un juego duro, en tierras duras.

jinetes kirguises corriendo con sus monturas campo base del pico lenin
hombres peleándose por el carnero campo base del pico lenin
jinetes jugando en una pradera campo base del pico lenin

La mayoría son jinetes jóvenes, algunos con atuendos tan extraños como el gorro de piloto de… ¿la II Guerra Mundial? ¡¡Por lo menos!!

chico montado en su caballo con gorro de aviador de la ii guerra mundial campo base del pico lenin
joven jinete kirguis campo base del pico lenin

Después de un rato observando el juego, y ellos a nosotros cuando se toman un descanso, seguimos camino.

niños kirguises con gorra montados en sus caballos campo base del pico lenin

Me llama mucho la atención una niña de apenas… ¿4 años?

Subida a su caballo, primero sola y después con su hermanito, se mantiene erguida y tranquila. Por supuesto su padre está cerca, pero aun así es sorprendente. Entiendes por qué son tan buenos jinetes.

Gentes de Asia en Kirguizstan

Ascenso por la Pamir Highway, rumbo al Campo Base del Pico Lenin

Empezamos a ascender, circulando por la Pamir Highway, hasta llegar al puerto de Taldyk, a 3.615 metros de altitud. 

Hay escarcha y aparece una mujer y un crío de no se sabe dónde. Después siguen su camino.

mujer con pañuelo rosa en la cabeza junto al hito del puerto de montaña campo base del pico lenin
dos hombres y un niño caminando por la carretera helada campo base del pico lenin

El paisaje empieza a ser fantástico, pero se va haciendo de noche así que continuamos hasta Sary Tash, nuestra parada y fonda.

camiones en la carretera al atardecer campo base del pico lenin
paisaje de las montañas al atardecer campo base del pico lenin
bajando al atardecer por carretera de montaña con nubes rosas campo base del pico lenin

Sary Tash, la antesala del Campo Base del Pico Lenin

Sary Tash es una aldea donde hay varias casas para alojarse.
Son casas de kirguises emprendedores. Acondicionan una o dos de sus estancias para dar cobijo a los que se aventuran por allí, sin más. También tienen alguna yurta instalada para lo mismo.

Nosotros dormimos en una habitación llena de alfombras. Están extendidas en el suelo y apiladas contra las paredes. También hay algunos baúles que guardan las pertenencias de la familia, supongo.

Hace mucho frío, la temperatura baja a menos de 0 grados por la noche, y eso que estamos en Agosto. Salir al baño, que por supuesto está fuera, es toda una hazaña!!!

pueblo de sary tash bajo las montañas

Hablando de baños: aquí se estilan las casetas de madera de tres metros cuadrados como mucho. Tienen un agujero en el suelo y tabla de madera para poner los pies. Si miras hacia abajo, te encontrarás con todas las evacuaciones anteriores a la tuya. Confieso que en este caso, siendo noche cerrada, no me molesté en ir allí… había mucho campo!!

pueblo a la luz de la mañana y un chico caminando campo base del pico lenin

A eso de las 5 de la mañana tengo que volver a salir al “baño”. Me encuentro con que está amaneciendo. El espectáculo es impresionante. La cordillera del Pamir se alza ante mi, bañada por los rayos del sol. Contemplo arrobada los picos de entre 6.000 y 7.000 metros, con un exponente claro, el Lenin, con 7.134 m. de altura. No puedo dejar de ir a por la cámara y hacer algunas fotos rápidamente. Antes de que la luz cambie, y de que yo me congele.

Llenos de nieve, los picos se extienden cubriendo todo el horizonte abarcable.

montañas tien shan nevadas con campos agrícolas congelados en primer plano campo base del pico lenin
casas del pueblo con montañas al fondo y montones de paja en los tejados campo base del pico lenin

Después de desayunar y de juguetear un poco con los niños de la casa, ponemos rumbo al Campo Base del Pico Lenin.

montañas tien shan nevadas y vacas pastando campo base del pico lenin
cuatro jacks en un prado pastando campo base del pico lenin

Estoy emocionada y expectante. ¡¡Nunca había estado en un “Campo Base”!!! Es casi una palabra mítica, tantas veces oída en los programas de Al Filo de lo Imposible y otros similares.

Después de varias horas, llegamos con el camión. Esto ya me produce un poco de decepción. ¿Cómo que se accede a motor hasta el Campo Base? ¿dónde ha quedado eso del montañismo y tal y tal? Con el tiempo me he enterado de que también al C.B. del Everest se llega en vehículo. Quizá vaya a verlo algún día.

campos verdes y pico lenin con nieve campo base del pico lenin

Campo Base del Pico Lenin

Por lo visto este campo base se ubicaba más cerca del Pico Lenin, a unos dos kilómetros de donde está el actual, en la base de la montaña. Pero allí hay un campo de cebollas silvestres y se decidió trasladar el campamento para no cargárselo. ¡¡Me encanta que se tomen ese tipo de decisiones!!

campo base del pico lenin con tiendas azules y verdes y las montañas alrededor

En el actual Campo Base del Pico Lenin nos encontramos con unas decenas de tiendas de campaña tipo iglú. También hay una grande donde se sirve un menú en dos turnos, con un precio por comida no excesivo. Lo que sí son caras son las bebidas y algún capricho a la venta tipo galletas de chocolate y cosas así.

Ese día hay muy poca actividad. Al apearnos, vamos al “baño” (una minitienda de campaña con su agujero correspondiente). Yo iba un poco rápido y me dio un mareo tremendo. Estamos bastante cerca de los 4.000 metros de altura. Habíamos dormido más bajos, y aquí las variaciones de unas centenas de metros se notan bastante. Veníamos de Uzbekistán, tierras bajas, y no habíamos hecho ningún tipo de aclimatación.

Si vas a viajar a algún sitio de altitud elevada, te recomiendo que leas mis consejos para evitar el mal de altura.

Subimos un poco más hasta el campo de cebollas para intentar ver la cumbre del Pico Lenin más cerca.

montañas pamir medio ocultas por las nubes

Según llegamos, ley de Murphy, la montaña se oculta tras las nubes…

El Pico Lenin es el más alto de la Cresta del Zaaly, en el macizo del Pamir, situado entre Kirguistán y Tadjikistan.
Dicen que es el más fácil de escalar, aunque no deja de tener más de 7.000 metros. De hecho, la montaña está llena de historias de expediciones fallidas, y de muertes.

En 1974 pereció el equipo ruso femenino, con 8 alpinistas. No llegaron a tiempo a su rescate, a pesar de que estaban conectadas por radio (avisaron ellas mismas). Y fue a través de esa radio que comunicaron sus últimas palabras de despedida y sus lágrimas. Sin embargo la mayor tragedia ocurrió en julio de 1990, cuando un gran terremoto provocó un alud y el campo 2, situado a unos 5.300 metros, quedando sepultado por completo. Aquella noche murieron 45 personas que integraban varios equipos de diferentes países. Se preparaban para salir al campo 3.

En septiembre de 2008 (poco  más de un año después de estar yo por allí…), se encontraron casi todos los cuerpos de los desaparecidos de esa tragedia. Sí, la de 1990.

placa de granito escrita en ruso conmemorando la muerte de 13 montañeros campo base del pico lenin
montañas de colores con cumbres nevadas campo base del pico lenin

Acercándome al borde de la terraza natural en la que me encuentro observo varios glaciares ante mi. Desembocan en un valle ancho y profundo, de roca, que claramente es el rastro de esas lenguas de hielo que han retrocedido en las últimas décadas. Seguramente demasiado rápido.

panorámica de montañas nevadas con glaciares en retroceso campo base del pico lenin

El paisaje es soberbio. El campo de cebollas donde se ubicaba el campamento es una pequeña plataforma cubierta de hierba corta. Efectivamente sobresalen una especie de cebollas –y huelen!-. También hay muchos Edelweiss, una constante en las estepas kirguises porque las alturas de este país rara vez bajan de los 2.000 metros.

flor edelweiss campo base del pico lenin

Bajamos de nuevo al campamento base, andando y echando miradas hacia atrás. No vaya a ser que el Lenin se deje ver. Y efectivamente, en una de ésas lo hace. ¡¡Bien!!.

pico lenin rodeado de nubes

Por el camino vemos algunas yurtas. Los nómadas viven aquí durante el verano  con su ganado. A partir de Septiembre se empezarán a mover hacia las ciudades. Aquí hay poco futuro y el invierno es realmente duro.

familia kirguis junto a su yurta campo base del pico lenin
interior de una yurta campo base del pico lenin
cabra de color blanco sentada en la hierba mirando a la cámara campo base del pico lenin

Nos invitan a entrar a una de ellas. La mujer nos quiere vender unos sombreros típicos kirguises y un pequeño tapiz que ha hecho ella misma con la lana de sus cabras, en el que se ve el dibujo de una yurta. Su mirada consigue que opte por comprar este último. Por aquí no pasan muchos turistas, y me imagino que ese pequeño ingreso le viene muy bien.

dos niños junto a su yurta campo base del pico lenin

En fin, un lugar para recordar siempre. Seguramente, mi rincón favorito de Kirguistán:)

Aquí tienes todos los posts de la Ruta de la Seda, no te los pierdas!

Este post contiene enlaces a sitios afiliados al blog. Esto significa que si haces una reserva desde dichos enlaces, yo ganaré una pequeña comisión con la que me ayudas a mantener este blog, y en ningún caso tú pagarás más.


los viajes de ali iati Si quieres más información, pulsa aquí