tablas de daimiel

Este es “el año” de las Tablas de Daimiel. Después de varios años de sequía, temiendo por su vida, incluso soportando el incendio del subsuelo (2009), por fin llovió y el cauce volvió a llenarse…

Esta primavera tuve la oportunidad de visitarlas, algo que siempre quería haber hecho pero que últimamente me desanimaba, y encontré un lugar precioso. Seguramente ahora, en otoño, esté también muy bello, así que no lo dudéis!!

Las Tablas de Daimiel fueron declaradas Parque Nacional en 1973 y Reserva de la Biosfera en 1981

Es el último representante de un ecosistema denominado tablas fluviales, formación que se produce por el desbordamiento de los ríos Guadiana y Gigüela.

paisaje con montañas al fondo tablas de daimiel

Os dejo el enlace a su página web, que está realmente bien y con buenas fotos, por cierto, algo que no se puede decir de otros websites de lugares maravillosos de este país… Web Las Tablas de Daimiel

En la web, por ejemplo, hay información sobre los talleres de observación de aves que hay según las estaciones del año, y la posibilidad de reservar plaza. También hay información sobre alojamientos rurales, etc.

Algo que no sabía y me sorprendió en positivo es que la visita es libre y gratuita. Esto está muy bien, siempre he pensado que los tesoros tanto naturales como culturales han de estar al alcance de todos, pero es cierto que tiene sus desventajas.

canal de agua entre carrizos bajo nubes amenazadoras tablas de daimiel

En concreto, gentes que desoyen las recomendaciones de silencio, requisito imprescindible para disfrutar de un paraje como éste, pululan por las famosas pasarelas, rompiendo la paz de lugar.

No sólo no saben lo que se pierden si se estuvieran calladitos, si no que no permiten a los demás que lo disfrutemos. Menos mal que no es un destino masivo, y que con un poco de paciencia y algo de estrategia no es tan difícil quedarte unos momentos solo por allí… (pero da mucha rabia tener que estar pendiente de estas cosas. Por favor, no lo hagáis!).

pasarela de madera, carrizos y árboles al fondo tablas de daimiel

La Ruta Isla del Pan

La número 2, identificada en color amarillo, es la más popular y fotografiada, y es la que yo hice, enlazando luego con la de color rojo, la de la Laguna Permanente.

pasarela de madera y agua con barca verde asomando entre carrizos tablas de daimiel

A través de pasarelas de madera te adentras en el humedal para observar las aves y los patos que andan por allí.

pato con su cría que abre el pico rojizo pidiendo comida en el agua tablas de daimiel

Como el tiempo estaba muy lluvioso, no pudimos seguir las recomendaciones sobre ir a primera hora de la mañana o a última de la tarde, una pena porque una puesta de sol allí debe ser genial, pero el tiempo no acompañaba y cada tarde cascaba una buena tormenta (si recordáis la Semana Santa de este año, entenderéis qué quiero decir).

carrizos semihundidos en el agua tablas de daimiel

La primavera estaba ya en su punto álgido, y además de ver un paisaje verde y lleno de flores silvestres, pudimos ver patitos recién nacidos… ¿qué tendrían, horas? Aún no habían abierto los ojos!!!. Una pasada!

El Bosque de los Tarayes

En la Isla del Pan, a pesar de ser muy pequeño me transportó a otra era, tiempos antiguos.

árboles tablas de daimiel

Desde esta isla se puede contemplar, gracias a su pequeña elevación, la llanura enorme y acuosa que se extiende a nuestro alrededor, y fantasear con estas tierras de la Mancha, llenas de volcanes muy antiguos.

paisaje con monte con forma de volcán perfecto tablas de daimiel

pasarela de madera entre árboles tablas de daimiel

Además de esta zona, hay visitas guiadas en 4×4, que me queda pendiente para otra ocasión, aunque en realidad yo creo que lo más llamativo es la ruta que hicimos.

En fin, un lugar para sentir, soñar, disfrutar, tomar el aire…

nubes reflejadas en el agua tablas de daimiel


 

los viajes de ali iati Si quieres más información, pulsa aquí