Looking for Something?

Cuarto día en Sudán: la antigua civilización de Kerma y una noche perfecta en el desierto

Author:
yacimiento de la antigua civilización de kerma

Salimos de Tombus. Nos esperan nuevos encuentros y pequeñas charlas con la gente de Sudán y la sorpresa de los restos de la antigua civilización de Kerma, una de las primeras del mundo. Pero para mi el final de este día fue lo mejor, sin lugar a dudas. Un momento que llevaba tiempo esperando. ¿Quieres verlo? pues ya sabes, sigue leyendo 😉

La agradable ciudad de Kerma

Llegamos a la ciudad de Kerma, junto al río Nilo, en Sudán. Antes de llegar al centro vemos una casa enorme, muy decorada. Saludamos a las vecinas y continuamos.

casa nubia de Kerma en Sudán

Hoy no es día de mercado, así que este está bastante despoblado de gente y trajín. Todo está muy tranquilo y la vida se desarrolla con parsimonia. Nos tomamos un refresco junto a la orilla, en un pulcro chiringuito de zumos naturales, que no probamos por si las moscas. Y me da pena, aunque al final del viaje me felicité por la decisión.

chiringuito de zumos pintado de verde en Kerma

En el otro lado de la calle un grupo de hombres están sentados en un camastro. Al levantarnos, me llaman y nos acercamos. Charlamos un rato, pues uno habla bien inglés. Otro les echa la bronca porque no nos ofrecen té o café. Andamos por la calle principal. Las escenas se suceden una tras otra. No me canso de contemplar cómo pasan por la calle ellos, con sus yalabías blancas. A veces llevando un carrito, otras montados en un burro.

hombres simpáticos de Kerma

calle de Kerma con un hombre en su carro tirado por un burro y mezquita al fondo

Hay muchas mujeres con el niqab negro. Esa pieza de tela que cubre todo excepto la franja de los ojos. Llevan guantes y medias negras. Ni hablar de hacerles una foto. Shadia nos cuenta que son familias sudanesas que han vuelto de Arabia Saudí después de unos años trabajando allí. Y que no sabe cómo, pero ellas vuelven muy cambiadas. El Islam de Sudán no obliga a cubrirse así, ni a muchas otras cosas como renegar de la música y la diversión. Nos dice, textualmente, que vuelven con el cerebro lavado. Y lo dice con conocimiento de causa porque su hermana es una de ellas. También lo cuenta con pena.

puesto de cereales en Kerma Sudán

Contemplamos el punto donde el ferry cruza coches, ganado y personas a la otra orilla del Nilo. Siempre el río Nilo.

Una de las civilizaciones más antiguas del mundo

Pero nuestro propósito no es estar en la moderna ciudad de Kerma, sino visitar el yacimiento que hay cerca. Un lugar espectacular. Insospechado.

No sabías nada la antigua civilización de Kerma hasta que vas. Para eso sirve viajar.

En el centro de un enorme oasis hubo, hace entre 4.000 y 5.000 años, en la Edad de Bronce, una ciudad que albergó a unos dos mil habitantes. Sin embargo, el comienzo de la antigua civilización de Kerma se estima en hace un millón de años!

yacimiento de la antigua civilización de Kerma en Sudán con el oasis de fondo

Dicen que es una de las primeras civilizaciones del mundo. Fueron los primeros nómadas que se asentaron y desarrollaron una arquitectura con todas las letras. También el trabajo de los metales y una cerámica hecha con torno, fina, de color rojo y negro, preciosa. Resulta que en el Museo Nacional de Arqueología de Madrid hay algunas piezas procedentes de este lugar.

palacio de la antigua civilización de kerma en Sudán

Mientras caminamos por allí, observo que hay muchísimos restos de cerámica antigua en el suelo. En el centro hay un palacio que se eleva sobre los restos de los cimientos de las casas, templos y otras dependencias. Subimos a sus terrazas y desde allí entendemos mejor.

El círculo es la forma más común de las plantas de los edificios. Hay algunas escaleras reconstruidas, y bases de columnas en lo que serían patios, o a lo mejor salones.

antigua civilización de kerma yacimiento y museo

En el museo del yacimiento se guarda una buena muestra de los restos hallados en la ciudad, aunque las excavaciones siguen

Vitrinas llenas de cerámicas, una maqueta de la ciudad… Shadia nos señala algunas piezas que ella misma encontró en su trabajo de arqueóloga. La envidio muchísimo.

En la sala principal hay un grupo de estatuas de granito oscuro de faraones egipcios. Tienen unos tocados extraños en la cabeza, su expresión facial es diferente, pero su postura es la de siempre, con un pie hacia delante y las manos cerradas y pegadas a los costados. Parece que van a empezar a andar en cualquier momento.

estatuas de faraones de kerma en Sudán

Juego con la niña del encargado del museo. Está con su madre en el único banco de la sala, un lugar fresco que es como un oasis dentro del oasis de fuera, que a esas horas hierve de calor.

maqueta de antigua civilización de kerma

Todo esto fue destruido por el Imperio Nuevo del Antiguo Egipto, los faraones de la XVIII dinastía, del que vimos la señal de sus límites esa misma mañana en Tombus. Los arqueólogos sospechan que esos egipcios tomaron el nombre de esta ciudad para llamar así a la región: Kush. Es una teoría, porque no se ha encontrado ningún registro de dicho nombre, pero me gusta.

A unos cuantos kilómetros se encontró una enorme necrópolis con miles de cadáveres. Parece que no hay mucho que ver allí, así que no vamos. En el museo hay algunas recreaciones de las tumbas y paneles con fotografías que explican lo que allí se encontró. Muchos estaban amontonados en lo que debían ser enterramientos rituales. Repito: miles de cadáveres.

enterramiento de la antigua civilización de kerma en Sudán

Cuando un rey fallecía, mataban a los servidores y les enterraban al lado para que siguieran sirviéndole en la otra vida. También el ganado, e incluso sus perros. Triste destino para el que no estaba en la cúspide del poder.

Otra visita: los exiguos restos de Kawa

Antes de irnos a buscar una zona de acampada en el desierto, que era lo que yo más quería hacer, pasamos por Kawa. Un lugar aparentemente anodino. Los restos de lo que allí había casi no se ven. El desierto los reconquistó con su arena después de las excavaciones que los británicos llevaron a cabo en los años 30 del siglo XX. De aquí se llevaron una gran esfinge de granito con la cabeza del rey, que hoy está en el British Museum.

valla en medio del desierto yacimiento de kawa

Aun así te puedo contar que Tutankhamon construyó un templo aquí. Y que el rey nubio Taharqa, que murió en Tebas tras 26 años de luchas en el reino de Kush, construyó otro templo junto al anterior: el templo de Amón. Dicen que este era una cosa espectacular, revestido de oro y con un techo de madera de cedro del Líbano.

yacimiento de kawa en Sudán

Y, por fin, el desierto en su versión más libre

Tras salir de la carretera, empezamos a rodar a campo abierto.

pastor de cabras en el desierto de Sudán

Se ve bastante vegetación, a veces grandes palmeras que sorprenden por su tamaño y frondosidad.

enormes palmeras en el desierto de Sudán cerca de Kawa

El suelo es plano y lleva bastante piedra. Pero poco a poco empieza a aparecer la arena, y con ella las dunas. Enormes, preciosas, con forma de media luna. Aisladas unas de otras sobre el suelo pedregoso, haciendo de este un paisaje extraño.

El sol está ya bajo cuando nos decidimos por una de ellas. No hay absolutamente nadie, y no se escucha nada más que el viento. Montamos las tiendas y en cuanto cumplo con la tarea me voy con la cámara a disfrutar de la puesta de sol.

Acampada en el desierto de Sudán

El paisaje es precioso (¿lo he dicho ya?). Trepo por la arena de “nuestra” duna, que está bastante dura. Desde arriba contemplo lo que nos rodea y me siento de lo más relajada. Me siento libre. No puedo quitarme la sonrisa.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Por la noche Santi y yo montamos los trípodes y hacemos fotos nocturnas. El reto es, a pesar de la luz de la luna, conseguir hacer una foto de trazas de estrellas. Este es el resultado.

trazas de estrellas en el desierto de Sudán

Me voy a dormir a regañadientes cuando es casi media noche. La noche es perfecta. Casi no hay viento, no hace nada de frío, se ve el paisaje gracias a la “farola” del cielo 🙂

luna llena en el desierto de Sudán

De madrugada me despierto

El viento golpea la tienda de campaña de tal forma que parecen pasos. Al principio me da miedo, un poco de paranoia. ¿Será alguien? ¿o un animal? Me doy cuenta de que el sonido es siempre el mismo, como una película que se ha enganchado en la misma escena.

Veo por la tela fina del techo de la tienda que se ha puesto la luna y se ven las estrellas. Decido asomar la cabeza. No hay nadie, los demás duermen, y en el cielo luce la Vía Láctea. Había dejado el trípode montado fuera, así que salgo y hago unas fotos. Después vuelvo a intentar dormir pero la verdad es que la emoción de estar en el desierto no me deja.

vía láctea en el desierto de Sudán

A las seis de la mañana ya estoy en pie y después de desayunar temprano recogemos el campamento.

guía de viaje a Sudán

Nos vamos a estirar las piernas en esa mañana ventosa. Aún no lo sabíamos, pero estaba llegando una terrible tormenta de arena como hacía años que no se veía en Sudán.

gran duna en el desierto de Sudán

roca volcánica esculpida por el viento en el desierto

El terreno está salpicado de rocas basálticas que han tomado formas caprichosas con la acción del viento. Abundan las que tienen forma de bolita. Son perfectas, parecen balines hechos por el hombre, pero no, es la magia de la naturaleza. También encontramos pequeños trozos de cerámica antigua.

Es hora de continuar viaje. Me despido con pena de ese rincón de puro desierto.


 

los viajes de ali iati Si quieres más información, pulsa aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TEXTO LEGAL

  • Responsable: Alicia Ortego
  • Fin del tratamiento: gestión de comentarios, controlar spam
  • Legitimación: tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: no se comunicarán tus datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido
  • Contacto: info@losviajesdeali.com
  • Más información en nuestra Política de Privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Viaja seguro!

banner los viajes de Ali con IATI

Si quieres más información, pulsa aquí

GUÍAS DE VIAJE ¡ENCUENTRA LA TUYA RÁPIDAMENTE!

guepardo en parque nacional de Etosha siendo fotografiado por un turista desde el coche

REFLEXIONES VIAJERAS

paseo fotográfico por palma de mallorca street art

GENTES DEL MUNDO

gentes de África

IMÁGENES Y SENSACIONES DE…

visita al parque nacional Serengueti amanecer

POSTALES DE VIAJE

fauna y flora de galapagos pinzon

SOLIDARIOS

atardecer en pais lobi

FIESTAS Y CELEBRACIONES

gancheros del Alto Tajo empujando troncos

Blog asociado a MadridTB

Madrid Travel Bloggers