san gimignano

Una de las excursiones que se puede hacer desde Florencia es ir a San Gimignano, un precioso pueblo en medio de la campiña toscana que es Patrimonio de la Humanidad desde 1990. En poco más de una hora puedes transportarte del Renacimiento a la Edad Media. ¡Toma ya! Suena bien, ¿eh? ¡Pues vamos! 🙂

Cómo llegar a San Gimignano desde Florencia en transporte público

  • Se puede ir a San Gimignano en autobús, cogiéndolo en la estación de SITA de Florencia, junto a la estación central de trenes.
  • El billete son 6,80 € por trayecto (precio de Octubre 2013).
  • Hay que cambiar de bus en un pueblo intermedio, pero te lo indicarán sin problemas. El billete se compra en Florencia para todo el trayecto.

En una hora y cuarto aproximadamente, sumando la espera en el intercambio de unos 15 minutos, estarás en San Gimignano. Creo recordar que había autobuses cada media hora.


No olvides contratar un buen seguro para tu próximo viaje, a este o a cualquier otro destino. Por ser lector de este blog puedes conseguir un 5% de descuento con IATI Seguros, especialistas en seguros de viaje. Te aseguro que yo ya no viajo sin ellos, funcionan realmente bien! Sólo tienes que hacer click en la foto 👇


¿Por qué San Gimignano?

Con una semana completa por delante, yo tenía pensado hacer algunas salidas desde Florencia, y de hecho ya el segundo día decidí salir… ¿por qué? lo puedes leer aquí. 

Estuve dudando entre San Gimignano y Arezzo, ya que ambos eran recomendados por su belleza y también menor cuota de turismo… y al final me decidí por el primero. Fue un poco «pito, pito, gorgorito», sin más misterio.

san gimignano paisaje torres

El trayecto fue precioso. Los campos, mucho más verdes de lo que pensaba teniendo en cuenta que estábamos a principios de Octubre, se extendían entre montañas cubiertas de bosque.
Las casas de campo rodeadas de cipreses que también marcan el camino hasta ellas me recordaban a las representaciones de las villas de los antiguos romanos. ¿Sería realmente así? la Antigua Roma es la cuna de una buena parte de nuestra cultura y pensar que algunos paisajes continúan aparentemente como entonces es sencillamente fantástico 🥰

San Gimignano y su skyline

Pero en San Gimignano no hay tanto restos de los antiguos romanos como de la Edad Media. Su casco histórico, me atrevería a decir que el 90% del pueblo, es una ciudadela de calles empedradas llena de casonas y antiguos palacios. Pero lo que destaca es el skyline al que no podía dejar de mirar.

san gimignano y su skyline

En efecto, este pueblo es conocido por sus 13 torres, y aunque no todas destacan claramente por encima de las casas, la visión del conjunto es impresionante. 

No te creas, antaño llegó a tener unas 72 torres nada más y nada menos, pero sólo han quedado éstas. Todas de piedra, cuadradas, como rascacielos primitivos. Se alzan y salen al paso de la mirada vayas por donde vayas.

torres de San gimignano
El skyline de Bolonia

Mmmmm ¿qué hacen aquí tantas torres?

Parece ser que los nobles y adinerados competían por construir la torre más alta.
Estas construcciones eran un símbolo de poder y riqueza que se extendían por toda la Toscana incluyendo a Florencia. También hay restos de esta «moda» en la región de Emilia Romagna, y de hecho en Bolonia se pueden admirar y escalar algunas. Por caprichos del destino, es aquí donde aún queda en pie un buen testigo de aquella costumbre.

¡En este pueblo debía de haber mucho ciudadano rico!!

san gimignano grietas en las torres
Detalle de una de las torres de Bolonia con una gran grieta transversal

Su construcción era bastante cara porque había que traer los materiales desde otros lugares. Y porque acarreaba más dificultades arquitectónicas que las casas y palacetes.

Las torres se utilizaban como vivienda, y como dato curioso hay que decir que situaban la cocina en el piso más alto. Así, si había un incendio podían escapar. La verdad es que si lo piensas es un poco coñazo eso de tener que subir la comida y el agua hasta allí arriba, pero… la seguridad ante todo 😮

torre de san gimignano

También las utilizaban como hostales o alojamientos porque éste era un punto de parada en las peregrinaciones a Roma. Y por supuesto, como lugares defensivos o fortalezas.

san gimignano plaza

Visita al pueblo de San Gimignano

Subo por la calle principal del casco antiguo de San Gimignano. Está jalonada de comercios para turistas -sobre todo de gastronomía-. ¿Quién dijo que es poco turístico…? claro, frente a los millones de visitantes de Florencia todo es poco. Pero aquí la concentración de turismo también es alta y en verano debe de ser un infierno.

san gimignano puerta
san gimignano souvenirs

El caso es que en esta primera calle estan los restos de la iglesia de San Francisco, hecha con mármol travertino.

san gimignano iglesia san francisco
Mármoles de la Iglesia de San Francisco de San Gimignano
 calle principal con torres al fondo y mucha gente subiendo

Al final llegué a la Piazza del Duomo o plaza de la Catedral. Ahí te puedes dirigir al punto de Información que hay en el Palazzo Comunale. Y allí me encontré con que… ¡¡se puede subir a una de esas magníficas torres!!

Es la llamada Gran Torre, la más alta de San Gimignano. Además con la entrada de 5 € puedes visitar la Pinacoteca del Palacio que guarda frescos realmente preciosos en la «Sala de Dante» y el patio. Todo es precioso 😍.

san gimignano piazza
Piazza del Duomo de San Gimignano
san gimignano pinacoteca palacio
san gimignano sacerdotes
san gimignano frescos palacio

Las vistas desde la torre más alta de San Gimignano

No me lo pensé dos veces. En la Toscana hay que ir dispuesto a subir a muchas torres, y ahí que me fuí.

Las vistas desde lo alto son espectaculares. El pueblo se despliega en forma radial, las torres y la muralla nos rodean, y parece que vas a echar a volar.

La Gran Torre data del año 1315, y tiene unos 54 metros de altura.

san-gimignano-toscana-vistas
san gimignano paisaje
san gimignano vistas desde torre
tejados de san gimignano

Lástima que tanto la Piazza del Duomo como la Piazza della Cisterna (contigua) estuvieran prácticamente tapadas por los toldos del mercadillo que esa mañana se había desplegado.

Sí, era día de mercado, y allí se venden productos de alimentación, ropa y cachivaches. No es un mercadillo turístico, que conste en acta.

Hacia el mediodía, no obstante, el entorno quedó despejado. Si lo llego a saber subo más tarde a la torre, pero tengo que reconocer que el entusiasmo del momento pudo conmigo.

 piazza della cisterna
Piazza della Cisterna, con una enorme fuente que suele estar «tapada» por los turistas sentados en los escalones que la rodean
gran portalón rematado con arcos de medio punto y señores del pueblo sentados bajo el mismo en sillas sencillas
En la piazza del Duomo de San Gimignano la gente del pueblo se sigue sentando a ver la vida pasar…

Callejeando por San Gimignano

Después de bajar de la torre me puse a deambular por las calles de San Gimignano sin ningún trayecto programado. Aunque llevaba un plano que me habían dado en la oficina de información por si me perdía, no es muy necesario porque es realmente un pueblo. Es decir, el perímetro no da para muchas horas de caminata (con suerte para una hora si no paras), así que eso de perderse es casi imposible 😎

san gimignano adoquines
san gimignano calles entre torres

Así, entre callejuelas sombrías y tranquilas, llegué a una nueva plaza guardada por dos iglesias muy sencillas y a la vez bellas. Recortadas en el cielo azul: San Agostino y San Pietro. No siempre están abiertas, pero tuve suerte y pude entrar en la primera aprovechando que un grupo la estaba visitando.

san gimignano san agostino
san gimignano interior iglesia


Después, cuando me quise dar cuenta me salí del pueblo y me encontré andando junto a las murallas.

Las mejores vistas de San Gimignano: la Rocca de Motestaffoli

Desde el paseo junto a las murallas el horizonte de torres era impresionante. Pero reconozco que me gustaron más las vistas desde otro lugar que se sitúa justo en la otra punta del pueblo: la Rocca de Motestaffoli.

Aquí están los vestigios de una antigua muralla y desde su parte más alta se contempla de nuevo el skyline de San Gimignano en todo su esplendor. Además, tienes nuevas vistas de los campos labrados de la Toscana.

vistas de san gimignano desde la rocca, rodeado de campos de labor verdes
Vistas de San Gimignano y su paisaje

La hora de comer en un pueblo tan turístico, o la crónica de una muerte anunciada

Entre tanto paseo me entró el hambre. El problema es que era hora punta y la mayoría de los sitios para comer estaban llenos, o tenían tantos turistas que no me fiaba mucho. Al final, tanto dudar, tanto dudar, caí en uno de ellos en plena piazza della Cisterna y… sólo voy a salvar el wifi gratis.

En fin, aquello fue una clarísima «crónica de una muerte anunciada» pero a veces estas malas decisiones se toman y hay que apechugar con ellas. La verdad es que es mejor comerse un panini (bocata de lo que sea) recién hecho en cualquier tienda de alimentación. Eso sí, el helado de postre que me compré en la famosa Gelatería della Piazza (ha recibido varios premios), mamma mía qué delicia!!! 

músicos jóvenes con un violonchelo y clarinete tocando con turistas alrededor

A primera hora de la tarde decidí volver a Florencia a ver si llegaba a tiempo para la puesta de sol… ejem. Llegué realmente pillada, fui a por el trípode y después corrí (literalmente) hasta alcanzar la Piazza de Michelangelo. Te aseguro que no es poca cosa, pero pude fotografiar la Florencia nocturna «desde el aire».

Como ves, San Gimignano se puede visitar muy cómodamente en un día desde Florencia, ida y vuelta, en transporte público. En coche probablemente se tarde bastante menos, pues está a 60 kilómetros.

san gimignano muralla


¿Quieres seguir leyendo sobre Italia? ¡No te pierdas estos posts!

Este post contiene enlaces a sitios afiliados al blog. Esto significa que si haces una reserva desde dichos enlaces, yo ganaré una pequeña comisión con la que me ayudas a mantener este blog, y en ningún caso tú pagarás más.

los viajes de ali iati Si quieres más información, pulsa aquí