Looking for Something?

Florencia, esa ciudad y el Síndrome de Stendhal

Author:
Florencia

Florencia me atrajo y me repelió al mismo tiempo, y sólo ahora, unas semanas después del viaje, lo he podido verbalizar.

Durante 5 días con sus noches deambulé por sus calles, por sus magníficos monumentos, por sus bellísimas obras de arte, por el rastro de grandes científicos, pintores, incluso aventureros como Américo Vespuccio -aquél que dio nombre a todo un continente-.

Síndrome de Stendhal, síndrome de Florencia

Hasta aquí ¿os suena esto? seguro que más de uno pensáis en el Síndrome de Stendhal, también conocido como Síndrome de Florencia, o Síndrome del Viajero. Pues bien, no tuve palpitaciones, ni sudores, ni vértigo… aunque algo de confusión no lo voy a negar, pero a nivel psicológico sí que puedo afirmar hoy que me superó un poco.

florencia-sindrome-stendhal

Florencia estaba en mi lista de “imprescindibles” desde hace mucho tiempo, pero nunca encontraba tiempo y recursos para acometer este objetivo, en forma de escapada (esa manía que tenemos de que lo cercano, en Europa, se puede hacer en una escapada).
Una carambola hizo que el  momento llegara, porque gané el sorteo de un billete de Vueling en las Jornadas Humboldt de los Grandes Viajes que se celebraron la pasada primavera. Con algunas restricciones en fechas y demás, el viaje quedó definido para principios de Octubre. Dejo aquí escrito mi agradecimiento 🙂

Llegué a Florencia un mediodía, en uno de los pocos vuelos directos que esa compañía tiene desde Madrid (sin pasar 8 horas en Barcelona).
En 2 horas aterrizaba, puntual, y enseguida cogía el bus a la Estación Santa María Novella, en el centro de la ciudad, pagando 6 € por el trayecto.
Luego de dejar la mochila en el Hotel Aldobrandini, reservado por internet, a unos 5 minutos andando de dicha estación y ya en pleno dédalo de callejuelas florentinas, salí a comer y a dar mis primeros pasos.

Florencia

Vistas desde mi habitación del Hotel Aldobrandini

En otros 5 minutos estaba ante el Duomo. Grandiosa, muy muy bella, esta catedral y el Baptisterio que queda justo frente a la puerta principal forman un conjunto impresionante.

Florencia

No podía apartar la mirada, ni la lente de mi cámara. Quería apresarlo todo, quería guardar todos los detalles en mi mente. ¿Sabéis lo que es un flechazo? pues eso. Me prometí a mi misma, y lo cumplí, visitarla todos los días de mi estancia… una promesa con poco mérito, porque estaba realmente cerca de mi alojamiento, je, je.

Duomo_Florencia

Después de dar toda la vuelta al Duomo, parar, mirar, fotografiar, parar, mirar… continué caminando.

Florencia

Saboreé un helado fantástico (ah, los helados italianos no tienen rival!!), y después de alucinar en la Plaza de la Signoria (a 3 min. del Duomo), cuando quise darme cuenta  estaba recorriendo los pasillos de la Galería Uffizi, ya que no había cola para entrar (ventajas de ir un miércoles por la tarde, de Octubre).
Los 13 € de la entrada se me antojaron excesivos (y sin poder hacer fotos). Yo no soy una entendida en pintura y además empezaba a acusar el exceso de belleza en mi cabeza. Hasta la belleza cansa, sí, al menos cuando es tan perfecta y equilibrada.

El sol iba bajando y deseché la idea de encaramarme a la Piazza Michelangelo para ver la puesta de sol y hacer fotos del río Arno, los puentes y la ciudad. Sencillamente me fui al Puente Veccio, otro punto imprescindible de la ciudad y a escasos 2 minutos de la  Galería Uffizzi.

Florencia

Una nocturna del Puente Veccio, que ya os enseñaré con más detalle 🙂

Y entonces me sentí cansada, muy cansada, y también agobiada.
Tomé la firme decisión de escaparme al día siguiente, de ir a visitar uno de los lugares que me rondaban la mente, San Gimignano, un pueblo de la Toscana. Necesitaba airearme
Qué fuerte, ¿qué me ocurría? no llevaba más de 6 horas o así en Florencia y ya quería salir de allí!!! En ése momento lo achaqué a las emociones del día, a las pasadas semanas de trabajo intenso y estresante… pero había más.

Estaba agobiada de tanta condensación de belleza en tan pocos kilómetros cuadrados, de tanto turismo y sobre todo de la parafernalia que le rodea, quizá de la propia estructura de la ciudad: calles muy largas con pocas salidas por las que escaparte y animar tu itinerario, con horizontes que parece que nunca llegan, a pesar de estar “allí”.
Calles muy estrechas hechas de edificios muy altos.
El impulso constante es mirar hacia arriba para ver balcones, blasones, incluso pequeñas capillas. El cuello se resiente, los ojos se secan porque no pestañeas… Y pesa la sensación de que la luz del sol nunca llega. Sensación de encierro.

Florencia

Florencia

Florencia

Florencia

Qué dramático! eh? no, todo esto como ya he advertido antes, lo he digerido y analizado después. Porque es la primera vez que me pasa, que yo recuerde. Al menos de forma tan intensa.

Sí, Florencia me atrajo y me repelió a la vez, y los siguientes días ni mejoró, ni empeoró. Tuve mis altibajos, mis momentos de disfrute total y también de agobio y cansancio, hasta de aburrimiento… 

¿Volveré? No lo sé, supongo que sí, pero hoy por hoy no es de esos lugares a los que esté deseando volver nada más salir de allí.

Florencia no es ciudad de un solo día

Lo he confirmado. Sé que muchos lo habéis hecho y otros os lo plantearéis hacer así…

No se lo merece, porque os quedaréis con una primera sensación de “lo más gordo” y os perderéis los maravillosos rincones y pequeños secretos que tiene, a los que llegan muchos menos turistas y viajeros (afortunadamente).
¿Cómo no tener tiempo para entrar en una magnífica iglesia barroca, que parece un teatro, y sentarse un rato a contemplarla, a disfrutar del silencio y la quietud fuera del movimiento incesante de la ciudad? Es sólo un ejemplo de lo que os perderéis.

Florencia

Tampoco creo que sea una ciudad para el verano. Debe de ser francamente horrible moverse entre las grandes multitudes de turistas. Desde luego a principios de Octubre, sin puente o festivos a la vista, la cantidad de turismo no era excesiva (al menos frente a lo que me esperaba).

Continuará, lo prometo 🙂

los viajes de ali iati Si quieres más información, pulsa aquí

Feedback

16
  • Marta A.

    Con las ganas que tenías de conocerla!! Bueno, yo creo que el momento que vivimos marca demasiado la forma de percibir lo que nos rodea, ya sea una ciudad, un libro o una película. Por eso creo en las segundas oportunidades!!!
    Un abrazo 😉

    • Alisetter

      Gracias Marta!! A ver, que quede claro, no es que no me haya gustado la ciudad, y de hecho recomiendo una visita más larga de lo habitual, pero no me ha enamorado como Estambul, o incluso Palermo, lugares a los cuales quiero y sé que, rotundamente, volveré … seguiré contándoos y realmente viví unos buenos días en una ciudad que es única. 🙂

  • Víctor del Pozo

    Una descripción perfecta de lo que sentí yo también cuando la visité. Cierto es que yo no fui a la Toscana sólo para ver Florencia y llevaba un viaje muy tranquilo y pausado, pero fue llegar a Florencia y me saturé. Fui en Junio, y encima cayó en sábado creo recordar… asi que te puedes imaginar como estaba todo. Teníamos la idea de estar dos días, pero tras ver como estaba todo de gente, salimos pitando de allí al día siguiente… y si… Florencia no es para sólo un día. Nosotros sólo entramos al Palacio Bargello para ver el David de Donatello y al Duomo… pero para todo lo demás, se me antojaba imposible esperar tanta cola. Tendremos que volver, pero será entre semana y fuera de la época estival…

    Unas fotos tremendas, por cierto…

    Un abrazo!

    • Alisetter

      Gracias Víctor!! Pues sí, creo que hablamos de ello justo antes de irme no? 😉 más adelante publicaré sobre los rincones fantásticos que tiene y sin colas, incomprensiblemente y felizmente, claro!
      Un abrazo!
      Alicia

  • moonflower (Carol)

    Ali, esa misma sensación de tremendo encierro que describes la sentí yo también por primera y , de momento, única vez en Palermo. La ciudad me encantó y estoy deseando volver, pero quizás la falta de grandes espacios abiertos y que mayoritariamente sean callejones, me hicieron sentir eso mismo que describes.No sé exactamente aún a qué se debió.

    Yo estuve en Florencia hace más de 20 años, así que recuerdo muy vagamente mis sensaciones. Sólo recuerdo instantes o lugares concretos y la verdad que estoy deseando regresar para refrescar mi memoria de esta ciudad. Posiblemente el exceso de lugares bellos o sitios que hay que ver sí o sí, si te gusta el arte y la cultura puedan llegar a hacer a Florencia un lugar demasiado excesivo o incluso demasiado perfecto. Quizás le falte ese punto decadente o menos "perfecto" de otras ciudades. Sea por lo que sea, es curioso que algunos lugares nos aporten esa sensación.Al menos has estado y tienes una opinión y sentimientos propios sobre Florencia.

    Unas fotos espectaculares Ali!

    Un besazo!

    • Alisetter

      Vaya, Carol, yo estuve el año pasado en Palermo y no me ocurrió aunque reconozco que es otra reina de las calles estrechas, je, je 😉 quizá es un conjunto de cosas, ya que Palermo tiene menos concentración de "enormes bellezas", mucho menos turismo y precios más razonables (y me parecían caras las entradas a muchas de sus estrellas), o tenía el escape del puerto y el mar y más iglesias en las que guarecerse… No sé, quizá ha sido el momento como dice Marta 🙂
      Muchas gracias por tu piropo!! Habrá más!! 🙂
      Un beso
      Ali

  • Ana

    Ay por Dios! Me pasó algo muy parecido con las ciudades italianas que conocí menos ROma. Coincido, tanta belleza y tanto arte cansan el cerebro, que llega a un punto en que no puede procesar nada más y deja de funcionar. Siempre quise visitarFlorencia y, ahora, no creo que volvería. Me abrumó con su belleza. Contradictorio, no?

    • Alisetter

      Contradictorio pero posible Ana! Aunque como digo en artículo, no es sólo la acumulación de belleza, son más cosas 🙂
      Un beso!
      Alicia

  • laseddelviajero

    Yo no la conozco, pero veo muy sincero tu relato, espero ver esa belleza y no agobiarme con ella, como me paso en Venecia, me apunto lo de que no es ciudad para un día.

    Un saludo.

  • Alícia Bea

    Preciosas fotografías, Alicia. Yo estuve en Florencia hace muchísimo tiempo y tal vez porque solo pasé unas horas allí me quede con ganas de más. Ya te contaré si vuelvo qué sensaciones me provoca. Un saludo!

    • Alisetter

      Hola Alicia! pues sí, quizá a mi me hubiese pasado lo mismo, porque con unas horas de estancia tienes la sensación de perderte muchos rincones así que no lo dudes, vuelve, dedícale tiempo, y cuidado con el síndrome de Stendhal! 😉
      Un beso
      Alicia

  • Carla Llamas

    En un solo día Florencia puede ser abrumadora, es cierto! Hay que tomársela con calma y saborearla. Yo he estado dos veces, y la última una semana, y es el tiempo perfecto 🙂 menos mal que fuiste en octubre y no en julio, que ahí si que es agobiante de verdad!!

    un saludo, me encantan las fotos 😉

    • Alisetter

      Totalmente de acuerdo, Carla… aunque igual más tiempo para quedarte e ir entendiéndola poco a poco, tampoco es mala opción, pero desde luego menos de 2-3 días, nada recomendable. Y sí, en verano siempre he tenido claro que Italia no… 🙂
      Un saludo y gracias!

  • Diarios de una Bultaco

    Como bien dices Florencia no es una ciudad para un solo día, ni tampoco para el verano, cuando hace un calor tremendo.
    Es una ciudad para volver… todas las veces que se pueda y disfrutar de la belleza que ofrece… con pausa.
    Una buena idea es recorrerla fuera del horario en el que lo hacen la mayoría de los turistas… se ve de otra manera.
    Bonitas fotos en las que captas algunos de los atractivos rincones que ofrece de la ciudad.

    Saludos,
    Carlos

    • Alisetter

      Gracias Carlos! anotaré lo de "para volver"… pero dejaré pasar tiempo, je, je.
      Lo que sí tengo muy pendiente es seguir publicando sobre ella, lógicamente, hay más fotos y zooms que hacer en ella 🙂
      Saludos
      Alicia

Deja un comentario

¡Suscríbete al blog por correo electrónico y recibirás las nuevas entradas!

Únete a otros 202 suscriptores

¡Viaja seguro!

banner los viajes de Ali con IATI

Si quieres más información, pulsa aquí

REFLEXIONES VIAJERAS

paseo fotográfico por palma de mallorca street art

GENTES DEL MUNDO

gentes de África

IMÁGENES Y SENSACIONES DE…

visita al parque nacional Serengueti amanecer

POSTALES DE VIAJE

fauna y flora de galapagos pinzon

FIESTAS Y CELEBRACIONES

gancheros del Alto Tajo empujando troncos

SOLIDARIOS

atardecer en pais lobi

Blog asociado a MadridTB

Madrid Travel Bloggers