pueblos del valle de tena

Quizá te plantees una escapada a la montaña y no sabes bien por dónde tirar. Pues bien, en el Pirineo oscense (Huesca) hay mucho, mucho que ver!  Un buen ejemplo es el precioso Valle de Tena, una gran opción para ir a perderse un par de días! ¿me acompañáis?

Una buena opción de alojamiento en el Valle de Tena

Lo primero ¿dónde alojarse?

Pues en mi caso, como iba de invitada por una amiga, estaba claro: en el camping Valle de Tena. Está al poco de entrar por la carreterilla que lleva al pueblo de Biescas (N-260a), en la margen izquierda en dicha dirección.

La verdad es que es una estupenda opción, más barata que otras, y seguramente con plazas libres si es una escapada improvisada.

valle de Tena
La entrada al Valle de Tena desde la gasolinera ¿es o no es impresionante?

Nosotros fuimos a primeros de Diciembre, cuando el frío ya aprieta a base de bien, pero tened en cuenta que en este camping (y por lo que tengo entendido en otros de la zona, también) hay bungalows de madera con todas las comodidades necesarias, empezando por la necesaria calefacción.
Además, los servicios públicos: baños, duchas y fregaderos, están francamente bien. Muy limpios (pasan varias veces al día), muy calentitos. Cuando lo vi, recordé aquellos camping que frecuentaba con mis padres hace ya unas décadas, tanto españoles como de otros países (Turquía, Yugoslavia, Grecia, Italia, etc.). Las cosas han cambiado mucho, para mejor.
También tiene una pequeña tienda y una cafetería que sirve comidas. En fin, que no quiero dar más publicidad pero como la experiencia estuvo muy bien, pues quería recomendarlo.

Los atractivos del Valle de Tena

Este es un valle alpino o glaciar, con una carretera central que parece que se va a hundir entre las verticales laderas que se alzan a ambos lados. Las cumbres, las más altas al fondo, lucen preciosas desde todos los ángulos. Hay que hacer un esfuerzo por no perderte lo que hay «abajo», je, je.

Biescas, encrucijada de calzadas romanas

El pueblo de Biescas es uno de los primeros en aparecer, atravesado por el río Gállego. Me recordó en cierta forma al de Ochagabía, en el Pirineo Navarro.

iglesia de Biescas valle de Tena

Era esta una encrucijada de calzadas romanas… sí, sí, los romanos anduvieron por aquí, y más tarde los caminos reales. Porque aquí estaba (y está) el único puente que permitía cruzar el río.

Se nota que el pueblo se ha ido renovando poco a poco, a medida que la oferta de turismo y servicios ha crecido. A la par, la actividad agrícola y artesanal ha decrecido. No desfallezcáis, pues aún tiene muchos rincones que conservan el sabor antiguo de un pueblo medieval y pirenaico.

calle de pueblo del valle de tena con casas de piedra y al fondo iglesia iluminada
esquina de casa de piedra con puerta en forma de arco
torre de iglesia con reloj iluminada en la hora azul

No hay que dejar de subir al mirador de la iglesia de San Salvador. Esta es una de las dos iglesias que tiene. Desde allí la panorámica del valle y las cumbres cercanas es magnífica, y en la puesta de sol ni os cuento. Mejor os lo muestro:

  • valle de Tena atardecer
  • atardecer en el valle de Tena
  • valle de Tena nubes

Sallent de Gállego

Saltamos al otro extremo del valle y llegamos al precioso Sallent de Gállego. Probablemente este sea el pueblo más bonito de los que he visto en en Valle de Tena. Además de ser el punto de partida del Camino de Respomuso.

valle de Tena

El pueblo se extiende de forma ondulada por la ladera. Se resguarda así del frío por los altos picos que le rodean. Junto al parking hay un puente romano y ése es el camino hacia el centro del pueblo, desde donde la iglesia nos mira orgullosa.

fachada de casa con ventanas de madera una pintada de verde
casa de tejado de pizarra en el valle de tena
valle de Tena
puente romano sobre río

Aunque en Sallent de Gállego hay bastantes sitios para comer, si es un puente o festivo es probable que os quedéis sin catarlos. La cantidad de gente que va sorprende incluso para ser un fin de semana de Diciembre. Siempre podréis comprar o llevar cosillas y comer en alguna de sus plazas un almuerzo improvisado. O bien, reservad antes!

tres picos de montaña con nieve recortándose en el cielo azul

Tramacastilla de Tena

Continuamos hasta el embalse de Búbal, al encuentro de otro pueblo y otra posibilidad de gran atardecer, Tramacastilla de Tena. Vaya con el nombrecito… no lograba aprendérmelo!!

casas de piedra y montañas con nieve semitapadas por nubes al atardecer

Este pueblo sí se nota que ha cambiado mucho. Muy muy arreglado, las casas de piedra que respetan la arquitectura de antaño lucen nuevas e incluso lujosas. Hay mucho edificio de apartamentos y casas de segunda residencia. En fin, parte del encanto del pueblo se ha perdido, desde mi punto de vista.

calle con casas de piedra y farolas encendidas en la hora azul

Pero Tramacastilla tiene un tesoro que puede incluso eclipsar a Sallent de Gállego… un mirador al que se accede por la parte trasera de la iglesia que nos da la bienvenida. Hay alguna indicación así que no es fácil perderse.

Tras subir un sendero estrecho y algo empinado entre vegetación, accedemos a una pequeña explanada desde donde hay magníficas vistas del Valle de Tena y las cumbres que lo rodean. El mejor punto de vista de los que visité, así que para mi es una parada obligada.

nubes enrojecidas por el sol entre montañas

Si hacéis coincidir la visita con el atardecer y no hace muy mal tiempo, la boca se os abrirá de asombro sin remedio, como fue nuestro caso 🙂

nube con forma de ovni o círculos perfectos sobre montaña con nieve al atardecer

Continuamos bajando por el valle y de nuevo nos encontramos con el embalse de Lanuza, junto al que pasamos al subir, y el pueblo que se sitúa en su orilla. Este es el escenario -nunca mejor dicho- del Festival Pirineos Sur que todos los veranos organiza durante un par de semanas buenos conciertos de músicas de todo el mundo.
El pueblo estaba abandonado cuando esta iniciativa echó a andar, y desde entonces se ha ido recuperando y repoblando.

embalse de Lanuza en el valle de Tena

Hasta aquí mi relato del Valle de Tena, unas pinceladas para que os inspiréis y os apetezca ir…

Decir que me costó bastante encontrar información y fotos, antes de ir. La falta de información es bueno porque te sorprende, pero no tanto porque no te permite alimentar las ganas, je, je.
Otro día os hablo de la Jacetania, muy cerquita! Mientras tanto… espero que os haya gustado 🙂

Aquí tienes todos los posts de Aragón


los viajes de ali iati Si quieres más información, pulsa aquí