puentes de Budapest

Una gran excusa para contemplar el majestuoso Danubio, para no despegarse de las vistas de una ciudad señorial y del precioso Parlamento, es visitar los puentes de Budapest.
En sí mismos, como todos los puentes del mundo me atrevería a decir, tienen su historia. Pero, además, tienen magia.

Los puentes son símbolo de unión, de comunicación. Facilitan el paso y por eso son siempre «objetivo estratégico» en los conflictos.

No me enrollo más porque ya os hablé de estos a propósito de los puentes del Arno, así que volvamos a Budapest, y centrémonos, en este caso, en su estética y belleza. Si os gustan las estructuras de hierro, claro (a mi estas sí).

Todos los puentes de Budapest son de acceso libre, lejos de aquella época en la que se pagaba por cruzar de una ciudad a otra.
¿Me acompañáis? 🙂

Budapest desde las alturas Danubio

Los 3 Puentes de Budapest más famosos

Puente de las Cadenas (Széchenyi Lánchíd)

El puente de Budapest más emblemático, un verdadero símbolo de esta bonita ciudad. De día es muy chulo, pero de noche… precioso!!

Como todos los demás, está abierto al tráfico excepto los fines de semana de Julio y Agosto. Entonces se cierra para que se puedan instalar los artistas callejeros y seguro que la perspectiva cambia. Habrá que ir.

puente de las cadenas guía del budapest monumental
puente de las cadenas con un hombre de rojo pasando junto a la barandilla puentes de budapest

El Puente de las Cadenas tiene 380 m. de largo y se puede cruzar andando. ¡¡Seguro que lo hacéis en más de una ocasión y es más que recomendable!!

Construido en 1849, fue el primer puente de la ciudad, sustituyendo al sistema de barcazas para cruzar el Danubio que había habido hasta entonces.

puente de las cadenas por la noche iluminado y reflejándose en el río puentes de budapest

Todo el mundo pagaba peaje, incluso los nobles que estaban exentos de pagar tributos.

puentes-budapest-cadenas

A mi particularmente me encantaron los enormes tornillos y tuercas que me hacían soñar con un «país de gigantes».

En el lado de Pest no dejéis de buscar la lengua a los leones que flanquean el acceso al puente.

león de piedra en la entrada al puente de las cadenas puentes de budapest
puente de las cadenas por la noche con luces de coche y autobús como si fueran líneas de colores

Puente de Margarita (Margit hid)

El segundo puente más antiguo de Budapest, toda una sorpresa para mi. Llegamos a él caminando por la orilla de Buda, desde el puente de las cadenas. Pasando frente al Parlamento, no tiene pérdida.

Por cierto, es un buen paseo en el que las distancias parecen mucho más cortas de lo que en realidad son.

Digo que fue toda una sorpresa porque aparte de no tener referencias previas, me pareció precioso.

puente de margarita de hierro pintado de amarillo con farolas puentes de budapest

Aquí la estructura de hierro, pintada de amarillo, está en la parte inferior del puente. Estructura que convive con estatuas y otros adornos de piedra que le dan un aire majestuoso cuando estás cerca.

En su parte transitable está muy despejado, excepto los cables del tranvía.

detalle de uno de los arcos del puente de margarita de hierro pintado de amarillo puentes de budapest
puentes-de-budapest

Y… lo más curioso, su forma. Hace un ángulo que parece que se dobla, abrazando el Danubio y aportando una perspectiva original y algo extraña.

puente de margarita con la forma de ángulo y estatuas de mujeres en los apoyos de los arcos puentes de budapest

Aquí se halla el paso a la Isla Margarita, quizá la más famosa del río, donde se ubica un gran parque que en esta ocasión no llegué a visitar (ya tengo excusa para volver, je, je).

Para terminar, decir que es casi el doble de largo que el puente de las cadenas, con 637 metros, y data de entre 1872 y 1876.

puente con parlamento de budapest al fondo

Puente de la Libertad (Szabadság hid)

Hacia el sur, partiendo del Puente de las Cadenas y saltándonos otro puente más moderno (que os reto a que me digáis cuál es), llegamos al Puente de la Libertad.

dos farolas apoyadas en la estructura de hierro de uno de los puentes de budapest

Pintado de verde, se inauguró en 1896 y es algo más corto que su hermano mayor, con 333 metros de largo.

puentes de budapest de hierro pintado de verde

Igualmente precioso, continua la moda de las estructuras de hierro de la época.

El turull, que es un ave  de la mitología húngara, similar al águila, es el rey.

A través del puente de la Libertad podréis acceder al monte Gèllert en el lado de Buda y al Mercado Central en el lado de Pest, una de las zonas más bonitas de la ciudad, desde mi punto de vista.

farolas de hierro de color verde en uno de los puentes de budapest
mendigo apoyado en columna mientras la gente pasa a su lado puentes de budapest

los viajes de ali iati Si quieres más información, pulsa aquí