Pecs Hungria

En mi reciente viaje a Budapest tenía claro que, al disponer de toda una semana completa, no sería mala idea hacer una escapada (o dos) fuera de esta increíble ciudad para conocer algo más de Hungría. Así lo hice durante mi estancia en Florencia, y también en Palermo, y no puedo más que recomendar la búsqueda de estos contrastes que enriquecen el viaje. Siempre y cuando tengáis tiempo, claro. Bueno, pues hoy os voy a contar qué ver en Pécs.

Para elegir dónde ir, estuve buscando información en Internet y la verdad es que me encontré con poca cosa. Parece que son pocos los que deciden salir de Budapest. Esto me hacía pensar que me hallaba ante otro país que sucumbe injustamente a la fama de su capital. Total, que mis ganas de ir un poco más allá no dejaban de crecer.

Por fin encontré algunas referencias de Pécs, al sur de Budapest, un lugar que parecía prometer. ¡Y no me equivoqué!

ventana de madera abierta en fachada de color amarillo qué ver en pécs

Qué ver en Pécs, la Hungría desconocida

Llegamos cerca del mediodía y después de picar algo en una pastelería junto a nuestro alojamiento (más abajo os hablo de él), empezamos a andar por la calle peatonal que comenzaba allí mismo. Al fondo, las torres de una iglesia magiar parecían llamarnos.
Lo primero que advertimos es que la tranquilidad había llegado a nuestro viaje.

calle con edificios señoriales pintados de colores y cielo azul con nubes blancas qué ver en pécs

Silencio, calma, relax absoluto. Nadie corre, no hay coches, casi no hay gente en la calle.

La gran mayoría de los que nos encontramos son, además, muy amables. Es un primer y claro contraste con los habitantes de Budapest (que no es que no sean amables, sino más bien fríos). También abundan los jóvenes, porque es una ciudad universitaria. ¡Es otro país!

pecs-hungria

Lo segundo, que en el casco viejo de Pécs no hay esa mezcla imposible de arquitectura moderna y antigua. Cuando sales de él, sí.

calle con iglesia magiar con cúpulas de bronce en el campanario qué ver en pécs
mujer mayor mirando escaparate de tienda antigua con helado en la mano qué ver en pécs

Estamos en un pueblo o ciudad magiar. Seguramente vivió buenos tiempos a juzgar por los palacios, teatros e iglesias que se concentran en el centro. Sí, ya tenemos claro cuál es una de las cosas que ver en Pécs, ¿no? 😉

¡Ay, qué bonita!!

atardecer con campanario terminado en cúpula qué ver en pécs

Es como pasear por el escenario de un cuento romántico, de princesas y príncipes, pero real. Además esa tarde hacía un tiempo estupendo. Nada que ver con el día siguiente, que estuvo lloviendo bastante la mayor parte del día.

fachada de la sinanoga iluminada por el sol del atardecer qué ver en pécs
La sinagoga de Pécs

En la plaza principal está la Oficina de Turismo y ahí nos dieron un mapa con todos los lugares de interés y una breve descripción. No fuimos a todos los lugares, pero sí a casi todos, que paso a comentaros:

1. La Plaza de Pécs: Szechenyi Ter

Empiezo por este lugar emblemático y precioso. Una gran plaza que se extiende en diferentes alturas y que exhibe una preciosa mezcla de edificios y templos. Tiene desde un par de fuentes que aportan el sonido del agua, hasta bancos donde sentarse a pasar el rato. Para estar de día y de noche.

cúpula de mezquita de color verde qué ver en pécs
playa mayor con mezquita y edificios de colores qué ver en pécs

Es uno de esos sitios que te gustan y no te importa volver las veces que te apetezca. Uno de esos sitios donde se está muy bien leyendo un libro, o escribiendo. Comiendo un rico helado. Conversando.

ayuntamiento pintado de amarillo con torre de iglesia detrás qué ver en pécs
foto nocturna fuente con chorros que salen del suelo y mezquita al fondo qué ver en pécs

2. La fuente Zsolnay

Esta fuente es el símbolo de Pécs así que sí, merece una mención aparte.

Se sitúa frente a una pequeña iglesia, en el extremo sur de la plaza. Luce unas cabezas de buey en estilo art noveau preciosas. No sé por qué me recordaron un poco a los leones de la Alhambra de Granada.

fuente con cabeza de toro en bronce qué ver en pécs

Fue diseñada por el artista húngaro Arnold  Pilch y colocada en su sitio en 1930, como regalo a la ciudad.

3. Mezquita de Pasha Gazi Kasim

mirhab de la mezquita pintado de colores qué ver en pécs

Empezamos por esta “mezquita” que en realidad hoy es una iglesia, que en realidad es el origen de este bello edificio.

aleya del corán pintada en los muros de la mezquita qué ver en pécs
lápida antigua con cruz de malta incrustada en la pared blanca qué ver en pécs
Tumba antigua dentro de la mezquita de Pécs

Sí… cuando los turcos llegaron utilizaron los restos de la Iglesia gótica de San Bartolomé para construir su mezquita en el mismo centro de Pécs. En 1939 se reconstruyó y volvió a su forma y uso originales. Sin minarete, pero conservando la característica cúpula de las mezquitas del Este.

Afortunadamente se mantuvo parte de la decoración de la mezquita, así que al entrar en la sala principal te encuentras con una fusión extraña. El lugar de la misa cristiana está junto a la antigua sala de oración musulmana. Los “detalles” como la pila bautismal en el hueco del mihrab, el lugar que señala a la Meca.

altar de iglesia bajo los arcos de la mezquita y pared llena de pinturas qué ver en pécs
cúpula de mezquita con dibujos en dorado y azul qué ver en pécs
Pecs-excursion-budapest

La entrada cuesta 1000 florines húngaros, poco más de 3 €.

4. Necrópolis Paleocristiana de Pécs, Patrimonio de la Humanidad

Si tuviera que elegir qué ver, por falta de tiempo, me saltaría este punto. Sí, lo siento pero la verdad es que me decepcionó bastante a pesar de ser un sitio Patrimonio de la Humanidad desde el año 2000.

Es cierto que tiene más de 1800 años de edad. Y que su estado de conservación es muy bueno si tenemos en cuenta este dato. Pero se halla semienterrada entre estructuras arquitectónicas modernas, las pasarelas por las que andas y la escasa iluminación.

La mayor parte son muretes que pertenecen a los edificios de entonces, y los ricos frescos que aún quedan en algunas de sus estancias están protegidos por gruesos cristales que dificultad su contemplación (y posibilidad de fotografiarlos, aunque este es un mal menor).

Sé que esto se hace para prolongar su vida, y ya he dicho muchas veces que me gusta la arqueología, pero… me dejó un poco fría.

pinturas romanas qué ver en pécs

El precio de la entrada fue el más elevado de todos los sitios que visitamos, y esto contribuyó también a mi sensación de desilusión: 1700 florines (5,5 €).

5. Catedral de Pécs

A pocos pasos de la necrópolis paleocristiana, la catedral de Pécs se alza en una pequeña elevación junto a las antiguas murallas. El exterior no parece prometer mucho por su diseño compacto y rectilíneo, con cuatro torres que hacen pensar más en una fortaleza.

torre de la catedral y al lado edificio con muchas ventanas pintado de amarillo qué ver en pécs
3 esculturas de reyes con su espada sobre muro de la catedral y nubes blancas de fondo qué ver en pécs

De hecho, yo dudé si pagar o no la entrada que nos pedían al cruzar sus puertas (se entra por un lateral, la puerta principal no está abierta), pero finalmente decidimos que sí, que entrábamos.

pasillo de la catedral con muro lleno de pinturas y bancos de madera grandes qué ver en pécs
fresco con figuras de santos reyes y reinas con coronas doradas qué ver en pécs
Preciosos frescos de la catedral de Pécs
techo de la catedral lleno de pinturas de santos qué ver en pécs

La sorpresa fue mayúscula, porque nos encontramos con un interior precioso, revestido de pinturas del suelo al techo, con algunas salas adyacentes que no hay que dejar de ver y una cripta enorme en el subsuelo del altar.

vista del altar con columnas enormes a los lados qué ver en pécs

El precio de la entrada es de 1200 florines (casi 4 €). Ah, y se puede subir a una de las torres para contemplar la ciudad y los campos que la rodean (sin ascensor).

escaleras vistas desde arriba qué ver en pécs
las dos torres de la catedral vistas a través de alambrada qué ver en pécs

6. Torre Barbican

Paseando tranquilamente por el perímetro de las murallas nos encontramos con esta torre circular del siglo XV, perfecta representante de los cuentos medievales. Formaba parte de la doble muralla del Palacio de Bishop (se puede subir, y la visita es gratuita).

torre con puente levadizo qué ver en pécs

7. Mezquita de Pasha Jakovali Hassan

Esta es la mezquita más antigua de Hungría, la única del periodo turco que conserva su sala de oración y minarete completamente intactos en este país.

mezquita otomana encajonada entre dos edificios qué ver en pécs
corán en soporte de madera que forma una X qué ver en pécs
detalle de alfombra turca qué ver en pécs
Las alfombras que cubren el suelo de la sala de oración son un regalo de la actual República de Turquía.

Fue construida en 1630 y formaba parte de una especie de fundación que incluía un monasterio derviche, una escuela y una cocina para los pobres. El fundador, Pasha Hassan, formaba parte de la élite del Imperio Otomano, siendo su familia (los Jakovali) originarios de la cercana Croacia.

Está en un sitio discreto, casi a salvo de las miradas de los curiosos y un poco apartada del centro. Merece la pena visitarla, y la entrada son sólo 1.000 florines.

Cómo llegar a Pécs desde Budapest

Se puede ir en tren o en autobús, con algunas diferencias en la duración del viaje, aunque también depende del tren que cojáis. Se viene a tardar entre 2.45 h y 4 horas y media.

Nosotras optamos por el tren.

Desde Budapest, podéis cogerlo en la estación de Kelety o en la de Kelenhof, siendo el mismo precio.

Nosotras optamos por la de Kelenhof, donde preguntamos cuando volvíamos del Memento Park y nos enteramos de que había un intercity por unos 13 € que salía todos los días a las 9.30 h. de la mañana. Los billetes se compran en el mismo día, así que estaba decidido, porque para llegar a Kelenhof solamente teníamos que coger el tranvía 49 que paraba muy cerca de nuestro hostel.

estación de tren con edificio antiguo pintado de naranja budapest
Estación de Kelenhof de Budapest

Podíamos haber cogido el tren en Kelety, pero en esos días la estación estaba medio tomada por los refugiados sirios intentando salir hacia Austria, así que buscábamos evitarla.

Consejos para vuestra estancia en Pécs

Dónde alojarse en Pécs

Pues no puedo más que recomendaros el sitio donde nos alojamos durante 2 noches, por 48 € en total: Ciszterci áz Pécs.

habitación de bed+breakfast con dos camas en blanco y madera en pécs

Una especie de pensión encantadora, a dos pasos del centro (literal), recién renovado y limpísimo.

Es una casona antigua con un patio muy tranquilo, al que se accede por un portalón enorme que seguramente antes daba paso a los carruajes de los señores que allí vivían.

Lo gestiona una familia encantadora, tanto los padres como los hijos, que entre todos se apañan para comunicarse con los que llegamos: un poco de inglés, alemán, incluso algunas palabras de español!!
Además, hay disponible una cocina común, por si queréis desayunar con las zapatillas puestas aunque nosotras descubrimos una pastelería al lado que… por menos de 3 € desayunábamos las dos!!

Los precios de Pécs

Sí, tengo que hacer una mención concreta a este tema, al hilo de lo anterior… Pécs es sorprendentemente barata.

Está claro que salir de la Hungría más turística, y especialmente de Budapest, compensa al bolsillo. Comer o cenar, desayunar… baratísimo. Como es un sitio pequeño se puede hacer todo a pie así que no hay gastos de transporte, y las entradas a los monumentos son también sensiblemente más baratas aunque con honrosas excepciones.

Wifi en Pécs

Pues mira, también merece una mención aparte porque resulta que encontramos wifi gratuito en muchísimos puntos de la ciudad, así que no os tendréis que preocupar de este tema, si os resulta importante, claro 😉

¿Quieres leer más de Hungría?


los viajes de ali iati Si quieres más información, pulsa aquí