guia budapest

Hoy vamos a hacer, virtualmente, dos de las visitas más típicas de la ciudad, aparte de pasear junto al Danubio. De hecho lo que os traigo es una pequeña guía del Budapest monumental para ayudaros a organizar vuestra visita por esta bonita ciudad 🙂 

Por ejemplo, si sólo tenéis un fin de semana, dos o tres días para verla, yo los incluiría. A no ser que queráis huir de “lo típico”. Pero es que a veces lo típico es bien bonito, curioso, emblemático, simbólico, y suficientemente relevante. Así que ¿por qué dejarlo?

Venga, no me enrollo más, al lío!!

Guia del Budapest Monumental

La visita al Parlamento de Budapest

Empezamos por este edificio precioso, que destaca en el Danubio como si se tratara de un faro en la costa.

Majestuoso de día, iluminado por la noche impresiona más, así que prohibido dejar de asomarse a la orilla del río cuando cae la noche!!
Si además las gaviotas deciden volar por encima como si fueran pequeñas luciérnagas, ni te cuento. No todas las noches conseguí verlas y no sé a qué obedece ese “fenómeno”, pero quizá con suerte…

parlamento de budapest iluminado por la noche con luces amarillas guía del budapest monumental

Dicen que el Parlamento de Budapest es un metro o dos más pequeño que el Parlamento de Londres… O era al revés? ;-P

El caso es que su belleza exterior no desmerece a la interior, y mira que yo tiendo a pensar en que siempre hay un desequilibrio.

detalle de la cúpula y ventanas del parlamento guía del budapest monumental

Sí, es visitable. Confieso que yo dudaba mucho en hacer esta visita. Otros viajeros y algunas páginas de Internet recomiendan que reserves online porque si no puedes quedarte sin plaza para verlo, al menos en una de las visitas guiadas en español que se organizan diariamente para ver el Parlamento de Budapest.

Total, que la consigna era que “hay que reservar online”. Entré en la página del Parlamento y me pareció que costaba un ojo de la cara la visita (¿unos 15 €?). Además no me convencía planificar tanto la visita cuando no tenía nada nada claro qué iba a hacer cada día en la ciudad. Ni lo quería tener, más bien quería dejarme llevar.

Así que… me fui a Budapest sin reserva para ver el Parlamento!! aaaahhhh!!!! jaajajajajaja…

A ver, quizá en verano o en alguna otra fecha de temporada alta como Semana Santa, sí sea necesario. Yo fui la segunda semana de septiembre, y francamente pude elegir más o menos allí mismo en qué horario (en español), me venía bien.

¿Que tienes que ir a hacer la gestión y a lo mejor no puedes entrar hasta cuatro horas después? bueno, tampoco es para tanto ni está tan lejos de todo!!

De todas formas, si quieres ir sobre seguro o viajar allí en temporada alta, puedes hacer reservar tu visita aquí.

bóveda de crucería revestida de oro guía del budapest monumental

Por cierto, lo del precio no lo puedo explicar pero nos encontramos con que era mucho más barato comprando allí la entrada, unos 6 €. Frente a otras cosas que visitar en Budapest, me pareció razonable.

Hace falta llevar el DNI, al fin y al cabo esta es la sede en activo del Parlamento de Hungría. Puede ser que no os lo pidan, pero también puede ser que sí. A mi esto me supuso tener que volver al día siguiente porque yo lo había dejado “en prenda” en el hostel (te obligan, a cambio de llevarte la llave de la habitación).

La funcionaria que vendía las entradas -que fue muy borde el día anterior  y  mira tú por dónde que nos volvió a tocar- nos sugirió la última visita del día. Aceptamos, aunque suponía volver a otra hora. Y fue una gran decisión porque así pudimos pasear por las majestuosas galerías que miran al Danubio bañadas con una luz dorada preciosa.

mujer mirando por los ventanales del parlamento guía del budapest monumental

La visita al Parlamento de Budapest dura unos 45 minutos, y se limita a unas cuantas salas y galerías.

Son las más importantes y en cualquier caso las únicas donde se permite la entrada a los turistas. Durante todo el tiempo te escoltan dos guardias, aparte de la guía.

pasilla del parlamento con guardia consultando su móvil y luz de atardecer que entra por las ventanas guía del budapest monumental

Comienzas contemplando la gran escalinata por la que entró la querida Sissi en el día de su entronización.  Y los techos revestidos, que son de oro auténtico.

escaleras monumentales con muchos dorados en el parlamento guía del budapest monumental

Continúas con la sala donde la corona del reino, llena de joyas y exhibida bajo una inmensa cúpula preciosa, descansa sobre un cojín de terciopelo.

Este es el único punto donde no se puede hacer fotos, porque hace tiempo llegaron a la conclusión de que era imposible controlar que la gente quite el flash de su máquina. Especialmente la cúpula corre peligro de deterioro por este tipo de agresión lumínica.

escaleras con pintura del parlamento guía del budapest monumental

La decoración es en general un tanto barroca, pero armoniosa. Sinceramente, os lo recomiendo.

Continúas asomándote a los pasillos que rodean una de las dos Cámaras. Se trata de la Cámara del Senado, que ahora está en desuso.

En Hungría se decidió hace unos años  que no era imprescindible tener Senado. Que el gobierno, mejor, unicameral.

¿Terminará pasando lo mismo en España?

hemiciclo del parlamento guía del budapest monumental

Por cierto, en esos pasillos y galerías hay un detalle de lo más “castizo”: los ceniceros para puros. Están numerados porque antes, cuando se podía fumar en todas partes, aquí no era posible dentro de la Cámara. Sí en el pasillo.

Lo que no daba tiempo era a fumarse un puro entero, así que los diputados los dejaban allí cuando tenían que volver dentro. Cada uno tenía un número asignado, y listo, no se liaban y nadie quitaba el puro a nadie.

antiguos ceniceros para puros en el parlamento de budapest
Los curiosos ceniceros del Parlamento de Budapest
soldados pasando por el pasillo hacia el cambio de guardia en el parlamento de budapest

Quizá por la hora, mientras vas y vienes por los pasillos es probable que tengas que hacerte a un lado para dejar pasar a los guardias que se dirigen a hacer el cambio de turno con los que están abajo, frente al Parlamento, custodiando la enorme bandera del país.

La visita a la colina del Castillo de Budapest

Cruzamos el Danubio y trepamos por la colina hacia el Castillo, un gran área que me recordó muchísimo a Praga.

Aquí se sitúa el origen de la ciudad (en realidad es más al norte, en el barrio de Óbuda, del que os hablaré otro día). Se trata de una zona que incluye viviendas, palacios, iglesias, y por supuesto restaurantes y hoteles (algunos de los más lujosos están aquí).

Detrás, las suaves colinas de este país tan llano se ven repletas de viviendas y bosque. Por ahí andan los barrios más ricos de la ciudad.

muralla con almenas y torres en la colina guía del budapest monumental
Budapest desde las alturas Buda

El Puente de las Cadenas es el que más directamente te lleva al acceso a dicha colina.

puente de las cadenas guía del budapest monumental

Ahí hay un pequeño tren-cremallera o funicular que el día que fuimos no funcionaba, pero un local nos dijo que no merecía mucho la pena pagar por ello. Bueno, quizá desde su punto de vista no merezca la pena, o quizá tenga toda la razón. No pudimos comprobarlo, así que subimos andando por el acceso que hay justo a la izquierda del funicular y que transcurre por un parque de bonitos árboles. El camino es en zig-zag porque la pendiente es bastante pronunciada.

funicular de madera subiendo por la colina guía del budapest monumental

Arriba nos espera…

El Palacio real de Buda

Un imponente edificio marcado por una gran cúpula y hoy ocupado por una serie de museos. No lo visitamos, así que poco puedo contaros al respecto.

Decidimos dedicarnos a admirar las vistas de Budapest desde el primer mirador que te encuentras. Están junto al funicular y una enorme estatua de Turull, el símbolo mitológico magiar.

panorámica de budapest con el puente de las cadenas en el centro
águila de bronce con las alas abiertas guía del budapest monumental
Turull, símbolo magiar

Un pequeño revuelo llamó nuestra atención. Era el cambio de guardia del Palacio Sándor, residencia del presidente de Hungría, no visitable, pero la parafernalia de la soldadesca, sí.

soldado con fusil y bayoneta y gafas de sol en la colina guía del budapest monumental

Curiosos los movimientos con las espadas, los pequeños gritos y el paso marcial. Cada 15 minutos los soldados que hay en las garitas se intercambian. Cada hora si no recuerdo mal, vienen a relevarles con tambores y todo.

Esto no había hecho más que empezar. Dirigiéndonos por la calle que sale a la izquierda de este palacio, empezamos a ver casas pintadas de color y de claro sello medieval. Esta es la zona que os decía tanto me recordaba a Praga.

Iglesia de San Matías

budapest-monumental-castillo

En unos 5 minutos, nos plantamos ante la Iglesia de San Matías.  Después de remolonear un rato, decidimos visitar y nos encontramos con… guau!! una iglesia realmente preciosa en su interior. De nuevo mi teoría de “lo que es bonito por fuera no lo es tanto por dentro” fallaba.

Como otras que vimos después, pero con su propio carácter, está pintada de arriba a abajo con frescos de estilo parecido al bizantino. Con abundancia de dorados, a mi me resultaban también un poco art noveau. En cualquier caso, son espectaculares. Además, se puede subir a la galería superior y desde allí apreciar mejor la nave central y el altar.

Aquí fue coronado rey de Hungría el emperador Francisco José junto a Sissi

Por el camino te encuentras con una estatua de la famosa reina Isabel.

estatua de la emperatriz sissi con vidrieras detrás guía del budapest monumental

¡No cabe duda de que era guapa!

interior iglesia con columnas y pinturas guía del budapest monumental
pintura bajo un arco en la iglesia de la colina guía del budapest monumental
mosaico donde se ve al papa recibiendo un rey muerto guía del budapest monumental
iglesia de la colina de budapest

El exterior de la iglesia es igualmente bonita. De piedra casi blanca, las tejas vidriadas de alegres colores son una maravilla.

veleta con el sol y la luna junto al tejado de tejas de colores guía del budapest monumental

El Bastión de los Pescadores

Por fin veíamos el balcón más famoso de Budapest, el Bastión de los Pescadores. Aunque parece un poco hecho con el “Exin castillos” (uno de los juegos top de los años 80, queridos niños y niñas que aún no habíais nacido… buscadlo en internet y veréis), la verdad es que bonito, es.

estatua de bronce de caballero y detrás torre del bastión de los pescadores de budapest
torres con tejados en forma de cono de piedra blanca en el bastión de los pescadores de budapest

Como siempre en estos casos, mucha gente discute sobre si son o no las mejores vistas de Budapest.  Que sepáis que no pienso meterme en dicha discusión.

Sólo diré que son espectaculares, no las únicas, y que sí que merece la pena incluirlo en la visita.

Budapest-monumental-danubio

Por cierto, hay una balconada que es de pago, pero otra parte es totalmente gratuita. En uno de sus extremos se puede acceder a la terraza de una cafetería que ocupa el torreón. Es de acceso libre aunque no os toméis nada… Eso sí, tanto una parte como otra suelen estar llenas de gente, así que un poquito de paciencia.

balcón del bastión de los pescadores lleno de gente con torre al lado y vistas de budapest

Ya sólo nos quedaba dar vueltas por las calles de la colina para contemplar esas casonas de colores, más iglesias, o la estatua de András Hadik “el más húsar de todos los húsares”, que fue comandante del castillo de Buda.

Aquí es donde vienen los estudiantes universitarios a “tocar los huevos” al caballo

Para que les de buena suerte en los exámenes. Curioso, eh? ja, ja!! Lo podéis encontrar cerca del Café Miró.

testículos dorados de estatua de caballo de bronce en la colina guía del budapest monumental
calle con casas de colores y la torre de la iglesia al fondo guía del budapest monumental
monumento al origen de budapest
hilera de ventanas en fachada pintada de amarillo en la colina del castillo de budapest

Por cierto, aquí también probamos por primera vez el famoso gulash.

Es un guiso de patata y mucha paprika. A veces va acompañado de carne y otras de una pasta casera. Buenísimo, y muy bienvenido para las frías temperaturas magiares! 🙂

Si quieres hacer un crucero diurno o nocturno, darte un baño en alguno de los lugares más emblemáticos como los Géllert sin esperar colas o disfrutar de un concierto de órgano en la Basílica de San Esteban reserva aquí

¿Quieres leer más posts de Budapest y Hungría?


los viajes de ali iati Si quieres más información, pulsa aquí