circo de gavarnie con la gran cascada y bosques de pinos en el valle anterior

El relato que voy a contar aquí responde a un día matador. Un día en Francia de ida y vuelta a/desde Bielsa (Huesca). Teníamos dos grandes objetivos: llegar al Circo de Gavarnie, al otro lado del macizo del Monte Perdido, y subir al mirador del Pic du Midi donde hay un observatorio astronómico y unas vistas de los Pirineos increíbles. No conseguimos todo, pero vamos por partes 😊

De los errores se aprende

No queríamos pasar la noche en Francia, sino ir y volver. Mi padre se encargó de armar el plan y ejecutarlo con la compañía de mi madre y una servidora. Yo me dejé llevar… era su plan. El problema es que se le fue de las manos. Era demasiado ambicioso, algo que yo ya intuía pero aunque lo advertí no me hizo caso y era su plan así que nada ¡a por ello!

Hicimos kilómetros para aburrir, recorrimos carreteras de montaña como si no hubiera un mañana, padecimos la tremenda ola de calor que sacudía el final del mes de julio de 2020, y no pudimos hacer todo el plan. No te digo más que salimos a las 7.30 de la mañana y volvimos a las 21 horas.

Dicho de otra forma, de los errores se aprende y desde ya te advierto: este es un plan para dos días o más porque no es lo único que “hay que ver” en ese lado de los Pirineos.  

Los collados de los Pirineos franceses de camino a Gavarnie

Nada más cruzar el túnel de Bielsa y entrar en territorio francés advertimos el cambio. Los Pirineos franceses se precipitan en vertical formando valles muy estrechos y hondos. El paisaje es brutal a esas primeras horas de la mañana. 

Avanzamos por Saint Lary y Arreau, admirando los pueblos tan cuidados del lado francés. Este es otro cambio de lo más llamativo. Está claro que su cultura en torno al campo y la montaña es diferente a la nuestra. Las cunetas de las carreteras están cuidadísimas, sin malas hierbas que amenazan el asfalto, sin basura (visible, al menos).

Y volvemos a subir de nuevo por una carretera vertiginosa y llena de curvas. Una hora después llegamos al Col d’Aspin o Collado de Aspin, donde paramos. ¡Qué vistas!

El collado es estrecho y desde allí puedes admirar los valles de ambos lados con sólo girar la cabeza. Las vacas de color casi blanco están bajando de los prados altos e invaden la carretera. Se mueven con gran confianza entre las roulottes de aquéllos que han decidido pasar allí la noche y ahora se aprestan a desayunar con esas vistas. La mayoría son jubilados franceses. Ellos sí que saben vivir, nos decimos.

El intento de subir al Pic du Midi

La Mongie es nuestra primera parada. Es en esta localidad con una gran estación de esquí donde está el teleférico para subir al observatorio astronómico del Pic du Midi, que se sitúa a 2.872 metros de altura.

El día está soleado y el cielo limpio así que nos frotamos las manos pensando en las vistas que vamos a obtener desde las alturas. 

cumbre del pic du midi desde el pueblo de abajo

Mi padre, además, está ilusionado con la visita a la cúpula y el planetario que hay en la cumbre. Sin embargo, al llegar a las taquillas nos encontramos con una buena cola de gente. Le recuerdo que deberíamos haber reservado los tickets por internet, pero él insiste en hacerlo así, a la manera tradicional. En parte porque la broma cuesta 45 € por persona y si hubiéramos tenido que cambiar los planes por el covid, pues imagina. Y en parte porque las condiciones meteorológicas pueden cambiar y también se te puede chafar el plan. 

Tras esperar unos 30 minutos de cola, al llegar a la taquilla nos dicen que sólo hay plazas para las 15.45 horas. Decidimos no subir porque eso nos obliga a quedarnos allí todo el día y no nos va a dar tiempo a ir a Gavarnie, el segundo gran objetivo del día.

Pic du Midi desde el puerto de Tourmalet

¿Qué nos perdimos? Pues un paisaje tremendo. Echa un ojo a su página web y dime si no es cierto. Te dejo aquí el enlace. Y también te dejo aquí el de la compra de entradas para ponértelo fácil, aunque yo no me llevo nada por tus reservas.

El precio del teleférico del Pic du Midi es carísimo, pero el lugar es más que exclusivo. Ojo, la visita de día son 45 € por persona (precio de Julio 2020) y aparte está la opción de dormir allí arriba por 394€ la habitación individual y 469 € la doble, disfrutando del enorme telescopio y del cielo nocturno. ¡Quién sabe, igual un día me vuelvo loca! 

Tras un desayuno a base de crêpes (¡que se note que estamos en Francia!) y un poco con las orejas gachas, emprendemos el camino hacia Gavarnie. Para ello seguimos superando puertos de montaña entre los que destaca el mítico Tourmalet. Sí, el puerto más emblemático del Tour de Francia nos pilla de paso. Tiene hasta una escultura y por supuesto hay mucha gente, entre ellos ciclistas “peregrinos”. Cuidado con la conducción, por cierto, porque estas carreteras están llenas de aficionados al pedal.

Las vistas desde allí, incluido el Pic du Midi, son buenísimas también, pero hay muy poco espacio para aparcar.

Col du Tourmalet


Por fin el Circo de Gavarnie 

Por fin llegamos a Gavarnie. Son las 12 del mediodía y ya estamos un poco cansados. También expectantes. Pero oh. El parking está hasta la bandera.

Tras dar varias vueltas sin éxito viendo que ningún coche se mueve, me doy cuenta de que lo que pasa es que en Francia comen en torno a las 12 del mediodía, y que por eso no hay movimiento de coches. Propongo a mis padres volver sobre nuestros pasos hasta la cercana Gèdre y hacer lo propio: comer mientras dejamos pasar el tiempo. Así lo hacemos y en efecto, volviendo sobre las 14.30 h ya hay más movimiento. En un ratito conseguimos un sitio. 

Por cierto, aparcar en Gavarnie cuesta 5€ por 24 horas (precio de julio 2020), pero un señor que se iba cuando nosotros llegamos nos dio su ticket sin que se lo hubiéramos pedido. 

El pueblo de Gavarnie-Gèdre es un típico pueblo de montaña más bien encajonado entre dos laderas con el río de Gavarnie (gave de Gavarnie) abriéndose camino desde la cascada del circo. 

El caso es que empezamos a andar sobre las tres de la tarde con un calor tremendo. Pero tremendo. 

La caminata hasta el Circo de Gavarnie, sitio declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, no es difícil. Son 11 kilómetros pero el camino es bastante llano excepto en algunos tramos, y sólo cuando te acercas a la Gran Cascada sube más, lógicamente. 

Una cosa que me sorprendió muchísimo. Desde la calle principal del pueblo, que es peatonal y enfila derecha hacia el camino que lleva al Circo de Gavarnie, ya se ve dicho circo y la cascada. Es increíble, parece que está ahí mismo. Sus dimensiones gigantescas y la orografía despejada son las responsables de ello. Debe de ser increíble vivir allí, o pasar unas cuantas noches y tener esas vistas todo el tiempo. 

calle principal del pueblo de gavarnie con el circo al fondo y la cascada en el centro
Calle principal de Gavarnie con el circo y la gran cascada dominando el horizonte

Otra cosa que me sorprendió fue encontrarnos con tantísima gente. Un equivalente al camino de Soaso en el Parque Nacional de Ordesa. Con la diferencia de que éste es un camino mucho más ancho y por tanto con más capacidad de público. Además, no sé si hay alguna limitación de visitantes como en Ordesa… me da que no. Sí, es verano y estamos a punto de entrar en el mes de agosto pero ¿no había una pandemia? 🤔 Por supuesto nosotros formamos parte de ese público y contribuimos a ello.

inicio del camino junto al río con el circo de gavarnie y la cascada al fondo
El camino que lleva al Circo de Gavarnie

El gran paisaje de Gavarnie

Vamos a lo que vamos. Emprendemos la marcha bajo el sol inclemente, junto al río que cruzamos por una pasarela de madera. Enseguida dejamos atrás las casas abarrotadas de tiendas de recuerdos, productos típicos y restaurantes y un poco más adelante nos encontramos con un puente de piedra. Es el Pont de Nadau o Navidad, del siglo XIX, aunque podría parecer medieval. 

puente de piedra con río del Circo de Gavarnie y vegetación a los lados

El camino va ascendiendo y entramos en un bosque de hayas y pinos hasta que llegamos a una pradera. Las vistas del circo de Gavarnie van mejorando por momentos. La cascada más grande es impresionante a pesar de que está muy mermada. El calor del verano y el retroceso del glaciar, del que ya no quedan más que algunos neveros en las cumbres, son los responsables. 

camino que atraviesa pradera con pinos a los lados y al fondo el circo de gavarnie con la gran cascada

A esa altura mis padres se rajan. Están muy cansados, pobres, así que quedamos en vernos más tarde y continúo sola. Vuelvo a ascender entre pinos cuya sombra se agradece mucho, y no paro de pensar en que es una pena hacer esta ruta a esas horas, con la luz tan vertical. Las primeras horas de la mañana o el atardecer deben de ser espléndidos, pero bueno, menos sería no haber ido. 

pequeña cascada cayendo entre árboles verdes

Voy deprisa, no quiero hacer esperar mucho a mis padres, y al final eso me pasa un poco de factura.

Por fin llego al Hôtel du Cirque et des Cascades. Si antes hablábamos de un lugar exclusivo, aquí tenemos otro. Desde su terraza se obtienen las mejores vistas de este circo glaciar que es realmente impresionante. Estaba abarrotada, por cierto, pero no me imagino sus precios. Igual me sorprenden ¿eh? pero preferí concentrarme en mi cantimplora 😎

gran cascada del circo de gavarnie con un edificio del hotel que hay a sus pies
A punto de llegar al Hotel du Cirque et des Cascades

El hielo esculpió las rocas del Circo de Gavarnie con tesón, paciencia, violencia… hasta conseguir una obra perfecta. Las paredes de roca parecen cortadas a pico y forman varios escalones. Su altura es colosal, son 1600 metros de caída y unos 900 metros de ancho.

La Gran Cascada es la más alta de Europa con sus 400 metros de caída. Derrama su agua y sonido en el lado izquierdo, pero no es la única. Hay algunas otras hacia la derecha. Hoy en día son finos hilos de agua. Falta nieve, sobra Cambio Climático

paredes del circo de Gavarnie formando escalones con pequeñas cascadas que nacen en los neveros de la parte superior
parte inferior de la gran cascada estrellándose sobre las rocas y un poco más allá otra cascada
agua de la gran cascada cayendo sobre las rocas como si fuera de polvo blanco
parte inferior de la gran cascada con el agua como si fuera polvo

Podría haber continuado un poco más, en realidad una hora más, andando hasta el pie de la cascada por un caminillo de cabras, pero estaba agotada.

Contemplo el lugar, hago fotos, bebo agua y decido volver a buscar a mis padres. Fue bonito, pero me hubiera gustado más hacerlo con ellos y escuchar sus historias de cuando eran jóvenes y se hacían estas rutas casi sin pestañear (vale, estoy exagerando un poco, sudarían la gota gorda como cualquiera que va a la montaña 😅).

A tener en cuenta: 

  • Si no eres alpinista experimentado no se aconseja hacer esta ruta en invierno y primavera, momento de frecuentes desprendimientos. El verano y el otoño son, pues, las mejores épocas para el común de los mortales. 
  • El Circo de  Gavarnie no es el único de la zona. De hecho, hay otros dos circos inscritos también en la lista de Patrimonio de la Humanidad, a saber:
    •  Circo de Estaubé que es accesible en coche, aunque si te animas a andar un poco más puedes llegar a ver la cima del Monte Perdido. 
    • Circo de Troumuse, al que puedes subir andando o en trenecito después de dejar el coche en el Plateau du Maillet. 

La vuelta a Bielsa la hicimos dando un poco más de vuelta para eludir los puertos de montaña. El problema es que nos perdimos y al final tardamos una hora más. En fin, insisto, planifica bien tu visita al circo de Gavarnie, haz noche en los alrededores, madruga para subir a la Gran Cascada y disfruta a tope!! 

vistas de los pirineos franceses con gran nube de tormenta

Más posts de Francia

  • Circo de Gavarnie: excursión de 1 día desde Bielsa
    El relato que voy a contar aquí responde a un día matador. Un día en Francia de ida y vuelta a/desde Bielsa (Huesca). Teníamos dos grandes objetivos: llegar al Circo…
  • San Juan de Luz y Biarritz en un día de invierno
    Amanece un 5 de enero luminoso en San Sebastián. Estoy contenta, por fin voy a conocer un poquito de la costa vasca francesa, que está ¡a tiro de piedra! Mis…
  • Argeles sur mer y Paulilles, rincones de Pirineos Orientales
    Hoy os quiero hablar de dos rincones de la escapada por los Pyrénées Orientales que hice el pasado mes de Junio. Me refiero a Argeles sur mer y Paulilles, ambos…
  • Collioure y Machado
    Cuando me dijeron que en el viaje de prensa organizado por Turismo de Pyrenees-Orientales, en el que iba a participar, tendríamos la posibilidad de pasar una tarde en Collioure, el…
  • Refugio La Batère en Pyrenees Orientales
    El refugio La Batère está en el camino de aquellos que suben a escalar el mítico pico del Canigó y es uno de los cinco refugios del Macizo del Canigó,…
  • Los pueblos del macizo del Canigó
    La visita a los pueblos del macizo del Canigó me dejó un buen sabor de boca, en sentido literal y poético, si me permites la licencia. El patrimonio cultural y…
  • Qué ver en Perpignan en un día
    Invitados por el equipo de Turismo Pyrennes-Orientales, llegamos a Perpignan un grupo de periodistas y bloggers españoles y franceses para conocer la oferta de turismo que se ofrece en la…


Este post contiene enlaces a sitios afiliados al blog. Esto significa que si haces una reserva desde dichos enlaces, yo ganaré una pequeña comisión con la que me ayudas a mantener este blog, y en ningún caso tú pagarás más.


los viajes de ali iati Si quieres más información, pulsa aquí