atardecer en krujë con el minarete de la mezquita y las montañas detrás

La ciudad de Krujë fue, y sigue siendo de algún modo, el bastión del Héroe Skanderberg. Un “héroe” alzado por la memoria histórica de Albania, ya que fue el primero (oficialmente) que reclamó esta nación como tal, frente al Imperio Otomano. Una historia que podría recordar a Astérix y Obélix, o a David y Goliat. Por esto y por su bazar, esta es una parada imprescindible en tu viaje a Albania ¿Te vienes a hacer una visita a la ciudad de Krujë? 😊

Krujë, el bastión de Skanderberg en las alturas

Krujë o Kruja se encarama a las faldas de unas montañas desde las que se domina la llanura de Tirana y, en los días claros, la costa del mar Adriático. Quizá fue por eso que los ilirios, habitantes primigenios de estas tierras, levantaron aquí una de sus fortalezas más importantes en el siglo IV a.C. Desde allí podían controlar el mar, siendo los ilirios buenos navegantes y, según dicen las malas lenguas, consumados piratas

La importancia de Krüje creció en el siglo XII, cuando se estableció el primer Estado feudal. Es entonces cuando hacen aparición los bektashies, una rama o secta del Islam conocida por ser muy liberal y por sus rituales con una buena dosis de magia. Aquí nació su líder y este fue el centro de esta secta. Tanto es así que una cueva cercana a Krujë es un lugar de peregrinaje donde la gente acudía para buscar sanación de sus males. 

¡Cuánta historia condensada en un solo territorio!

atardecer con el castillo de Krujë
La fortaleza de Krujë al atardecer

Pero fue en el siglo XV cuando Skanderberg, cuyo nombre original era Gjergj Kastrioti, se instaló en su castillo para convertirlo en el cuartel general desde donde organizar la resistencia contra los otomanos. 

Skanderberg fue el primero que logró unir a las diferentes tribus en un frente común. Hablamos del clásico enfrentamiento cristianismo – islam.

Los otomanos, que por cierto habían entrenado a Skanderberg en su juventud (una historia que me recordó a Bin Laden), se encontraron con una resistencia nunca vista. Las tropas turcas no pudieron tomar el castillo de Krujë estando vivo Skanderberg. Incluso necesitaron 10 años más para conseguirlo después de su muerte. Todo un dolor de cabeza para el Imperio.

El caso es que de alguna forma se considera que en Krujë nació la identidad albanesa, y por eso las familias más destacadas, pudientes, o quizá nobles, tienen una estrecha relación con ella.  

busto del héroe skanderberg con el casco con una cabeza de cabra arriba
Busto de Skanderberg ¡no me digas que no tiene un aire a Astérix! aunque en vez de alas en el casco, lleva una cabeza de cabra, símbolo de fuerza y resistencia

¿Sabías que el Héroe Skanderberg está presente en muchos lugares de Europa y en su cultura?

Como lo oyes. Skanderberg anda por media Europa. Por ejemplo en Roma está la Plaza Albania y tiene una estatua de él en el centro. No es la única plaza italiana dedicada a este personaje. 

Además, el compositor Vivaldi le dedicó una ópera llamada “La historia de Skanderberg”. Este dato curioso tiene que ver con que el agradecimiento de Austria por evitar que el Imperio Otomano llegara a sus fronteras. Dejo aquí un vídeo de Youtube por si te apetece escucharla mientras sigues leyendo este post, porque es bien bonita 😉 

La visita a la ciudad de Krujë

Krujë está a sólo 20 kilómetros de Tirana, la capital de Albania, lo que la convierte en un fácil y gran destino para pasar una noche. Además es un lugar algo más fresco en verano.

Siendo una ciudad pequeña, en realidad hay muy poco que ver a nivel turístico, pero lo que hay… yo no me lo perdería. Se trata del castillo y el bazar otomano que se extiende a sus pies. 

minarete de mezquita de estilo otomano con montañas detrás y un rayo de sol iluminando la escena por la mañana
Krujë

El Bazar otomano de Krujë

El bazar de Krujë es considerado el mejor ejemplo de bazar antiguo de la época otomana.

El lugar permite transportarte a otros tiempos mientras pisas los adoquines pulidos por siglos y siglos de pasos como los tuyos. Y eso a pesar de que dichas tiendas están repletas de artesanía y souvenirs de distintas procedencias. Los hay originales y los hay “made in China” o similar.

Personalmente la calle empedrada y las tiendas de madera con tejados rojos me hicieron volver a mi infancia, al bazar de Sarajevo. Cuando viajé con mis padres antes de la guerra de Yugoslavia. 

bazar de krujë por la mañnaa con la calle vacía y el sol entrando
Bazar de Krujë por la mañana temprano, cuando el sol comienza a entrar y aún no hay gente
calle central del bazar con tiendas de madera sobre plataforma de rocas

En este bazar puedes encontrar muchas alfombras con motivos geométricos, típicas de los Balcanes y Turquía. Joyería de plata donde destacan los trabajos de filigrana. Supuestas o reales antigüedades donde destacan los objetos de la vida rural antigua, y los instrumentos de música.

mujer del bazar con vestido verde trabajando en un telar
Con suerte, verás a algún artesano o artesana trabajando

Todo un bazar donde es bastante aconsejable realizar tus compras, si eres de hacer compras en los viajes, en este viaje a Albania. Los comerciantes son, en su mayoría, muy amables. Se regatea rápido, pero se hace.  

tienda del bazar con alfombras de colores y dibujos geométricos y tacitas de café turco
Juegos de café turcos entre alfombras típicas de los Balcanes
lámparas de cobre como la de aladino en krujë
¿Qué tal una lámpara de Aladino para el salón?
venta de antigüedades en el bazar con cacharros de madera para la leche
Venta de antigüedades en Krujë, como estos recipientes para la leche

Apenas son unas decenas de metros de longitud antes de llegar a una pequeña plaza que da paso al acceso al castillo, pero merece mucho la pena. Más si coincides con la llamada a la oración de la mezquita que hay anexa al bazar. Ya sabes, esa llamada que parece envolverlo todo y teñirlo de magia.  

tejados del bazar de krujë que son de tejas rojas a dos aguas y el callejón central
Visto desde arriba, el bazar de Krujë es un conjunto compacto de tejados a dos aguas
calle del bazar de krujë con piso empedrado y tiendas con alfombras y otros objetos
tienda de alfombras tipo kilim con motivos geométricos y colores rojos

Hablando de llamadas a la oración (adhan) desde las mezquitas. En Albania suenan muy bien, y me acordé mucho de Líbano. Fue allí, en Líbano, donde me di cuenta de que la llamada a la oración es diferente en cada país donde hay mezquitas activas. También me acordé de una novela creo que de Naguib Mahfuz, en la que explicaba que esta es una cualidad apreciada y diferencial de los distintos moecines. La llamada a la oración puede ser más random, más melodiosa, más agresiva o abrupta. Cada uno tiene su estilo y sólo los mejores son laureados por ello. 

Aunque acabo de describir un rincón precioso, también tengo que advertirte de que en Krujë hay que abstraerse de las torres-mamotreto que se alzan amenazantes sobre el bazar. Las que hay, y las que están construyendo. Parece que todas destinadas a ser hoteles en una especie de carrera para demostrar “a ver quién la tiene más grande”. Todo por explotar un pequeño rincón histórico de gran carga simbólica.

También confieso que nosotros dormimos en uno de esos mamotretos, el Hotel Panorama, en primera línea de mezquita y bazar. Y que me encantó salir al balcón de mi habitación y poder tener esas vistas al atardecer y al amanecer. Las cosas como son. 

bloques modernos junto al bazar de Krujë
Nuevas edificaciones en Krujë, elevándose por encima del bazar otomano. El Hotel Panorama es el que está más cerca del minarete de la mezquita, no las tres torres blancas que hay detrás, aún en construcción
krujë de noche con el castillo y museo iluminados
Mis vistas desde el balcón del Hotel Panorama

El castillo de Krujë

La otra estrella de cualquier visita a la ciudad de Krujë es el castillo de Skanderberg. Parece que está muy alto y que te va a costar llegar, pero no es así para nada, así que no te lo saltes. 

señor mayor tocando un instrumento tradicional de dos cuerdas
Señor de Krujë tocando un instrumento tradicional en la puerta del castillo

Nada más entrar en el recinto amurallado te encuentras con el Museo de Skanderberg en un espacio un poco alzado. El edificio resulta ser un pegote al lado de las construcciones antiguas. Fue encargado por la hija del dictador comunista Enver Hoxha en 1982.  

museo de skanderberg hecho con piedra clara
Museo de Skanderberg
mural de estatuas con el héroe Skanderberg y sus guerreros detrás en el viaje a Albania
En el vestíbulo del Museo de Skanderberg de Krujë, el héroe nos da la bienvenida

En el Museo de Skanderberg se rinde tributo al Héroe nacional guardando objetos de su vida, periodo histórico, pinturas narrando sus gestas contra los otomanos, sus estrategias de “guerra de guerrillas”, y todo aquello que pueda recordarle. El edificio en sí no tiene mucha historia, pero me encantaron los murales. Hice un par de “robados” con el móvil porque las fotografías están prohibidas pasado el vestíbulo. Espero que me perdonen.

mural de pinturas con una batalla del héroe Skanderberg contra los turcos
Mural de estilo comic que muestra una batalla de Skanderberg contra los otomanos. Frente a él está expuesto un casco con una cabeza de cabra

El nombre de Skanderberg es un apodo que le dieron los otomanos, y que viene de Skander (Alejandro, en alusión a Alejandro Magno), y Bey (título noble), aunque los alemanes cambiaron “bey” por “berg” y así se quedó. 

Durante la visita aprendimos que Skanderberg fue un estratega nato. A pesar de tener muy pocos medios, es decir, pocas tropas y armas, no dejó que los turcos avanzaran. Supo servirse de la geografía montañosa de Albania y de una buena dosis táctica, aparte de una gran voluntad por vencer. Tanto es así que dicen que Skanderberg sólo perdió dos batallas en su vida, y en ambos casos porque fue traicionado.

Resistió durante nada más y nada menos que 25 años. A veces se le compara con Vlad Tepes de Rumanía, pero el señor Vlad sale perdiendo porque acabó estableciendo una alianza con los turcos. Se vendió. Al menos desde la óptica de los albaneses, claro. No vayas contando esto por Rumanía 😜

mural donde se ve al ejército de Skanderberg lanzar piedras a los turcos desde una montaña
Skanderberg contaba con un ejército muy pequeño, pero puso en práctica todo tipo de técnicas de guerrilla

En la imagen de Skanderberg hay un elemento muy llamativo para nosotros. Se trata del casco de guerrero con una cabeza de cabra montesa coronándolo. Resulta que la cabra es un símbolo de fuerza, y por eso el héroe y sus secuaces lo llevaban en el casco. 

Skanderberg murió en la cama enfermo de malaria a los 63 años, en 1468. Después, la resistencia albanesa decayó y los otomanos lograron penetrar en Albania extendiendo el Islam y sus costumbres. 

La visita al museo comienza, no obstante, con una pequeña exposición sobre los ilirios. No sé tú, pero yo no conocía a esta civilización mediterránea hasta que viajé a Albania.

Allí me entero de que los ilirios eran especialistas en hacer armas, y que sus barcos eran muy parecidos a los de los fenicios. Mientras, observo la colección de objetos ilirios que tanto recuerdan a otros pueblos del Mediterráneo oriental: cerámicas, monedas…

Leyendo ahora un poco más, resulta que los ilirios comenzaron su andadura en la Edad del Bronce y se extendieron desde la actual Suiza hasta Polonia, además de ocupar todos los Balcanes. Desde las costas adriáticas se dedicaron a la piratería marítima, como he comentado, hasta que los romanos les derrotaron en el siglo I a.C. y crearon la provincia de Ilírico. 

La visita al museo termina en la terraza del piso superior. Es un espacio semicircular desde el que disfrutar de las mejores vistas del paisaje. O de las más altas. 

vista de casas y valle desde lo alto del museo en el castillo de Krujë
Vistas desde la terraza del Museo de Skanderberg

Otro punto a visitar dentro del castillo es el Museo Etnográfico, que está también muy cerca del acceso principal. No llegué a entrar porque teníamos un tiempo limitado y decidí volver a pasear por el bazar, pero me han dicho que está muy bien. Qué rabia tener que elegir.

casas con tejas rojas en el castillo de Krujë
Acceso al Museo etnográfico de Krujë

Y también está la Torre, que tiene muy buena pinta pero en agosto de 2021 estaba cubierta de andamios. Espero que tengas más suerte que yo cuando vayas😏

puesta de sol a través de una verja en Kruje
Atardecer desde el castillo de Krujë

Consejos para la visita a la ciudad de Krujë

  • Te aconsejo que reserves una noche para Krujë, ya que es un placer ver atardecer y amanecer desde allí.
  • La visita al castillo, si la haces completa, te puede llevar unas 3 horas. Suele estar abierto al anochecer, un buen momento para ver el cielo incandescente desde las alturas y quién sabe si capturar un instante como éste 😉 
avión cruzando el sol rojo al atardecer como si se posara
  • El museo abre todos los días. En verano, de 9h a 19h (mayo a octubre), y en invierno (noviembre a abril) en horario partido de 9 h a 14 h, y de 16 h a 19 h. excepto los domingos que abren de 9h a 19h. 
  • Si no quieres subir y bajar muchas cuestas, reserva un hotel cerca del bazar. No te arrepentirás. 
  • Para comer y cenar hay restaurantes alrededor de la calle del bazar antiguo, y también te puedo recomendar el del Hotel Panorama porque está muy bien, buenos precios y vistas fantásticas del bazar y el castillo. 
  • Para abastecerte de agua, frutos secos, fruta y demás, hay una pequeña tienda en una calle entre el bazar y el castillo. La lleva un matrimonio mayor muy entrañable.  
  • Reserva tus compras para este bazar, no te arrepentirás, aunque como siempre digo, si ves algo por ahí que te gusta realmente, no lo dejes para otro momento. 

¿Quieres seguir leyendo sobre Albania? ¡No te pierdas el resto de artículos!

Este post contiene enlaces a sitios afiliados al blog. Esto significa que si haces una reserva desde dichos enlaces, yo ganaré una pequeña comisión con la que me ayudas a mantener este blog, y en ningún caso tú pagarás más.

los viajes de ali iati Si quieres más información, pulsa aquí