Looking for Something?

Teherán y alrededores

Author:
teheran y alrededores

Los tres primeros días los dedicamos a Teherán, una megalópolis que actualmente tiene más de 8 millones de habitantes.

Pronto comprendimos que las distancias eran enormes, y tratar de llegar andando a los sitios era una tarea ardua, más bajo el sol de agosto. El tráfico es de locos, pero no me lo parecía tanto como el de la India, a pesar de que habíamos leído que era uno de los peores. 

Qué ver en Teherán

El gran bazar

Es uno de los lugares que no hay que perderse, aunque no es especialmente bonito, sí es uno de los corazones de la vida diaria de la ciudad.

Iran

Tiene unos 10 km de extensión, así que de nuevo nos encontramos con dimensiones de gigantes… Recorrimos la zona de cachivaches para el hogar, alfombras, especias, telas, ropa –memorables los puestos de lencería femenina, con las mujeres convenientemente tapadas eligiendo prendas-, y mecánica. Por la mañana estaba lleno de gente y constantemente se cruzaban carros de mercancías con los que hay que tener cuidado.

Iran

No encontrábamos agua mineral, así que decidimos beber de una especie de depósitos que había en el bazar, todos equipados con vasos para quien quisiera beber.
No nos hizo daño, así que seguimos utilizándolos durante todo el viaje, porque estos depósitos se encuentran en todas partes: en las calles, en los bazares… Meten barras de hielo y eso hace que el agua se mantenga siempre fresca. Un buen servicio público, desde mi punto de vista :-). También observé que muchos iraníes llevaban sus propios vasos, para no tener que beber de los públicos (de plástico o de metal, generalmente sujetos con una cadenita larga).

Los bazares iraníes son cubiertos, con bóvedas y claraboyas para que entre la luz natural, en los cruces de sus calles. Suelen estar construidos con ladrillo visto, y en algunos sitios con una capa de yeso pintado de blanco.

El primer día alucinamos también con los precios, era un follón! Parece que te habían dicho una cosa, y luego resulta que era 10 veces más, y como la mayoría no habla inglés, es difícil entenderse. No obstante, era baratísimo. Decidimos aprender los números del alfabeto farsi, para poder escribir las cifras en un papel y leer los carteles de los precios. No es muy difícil, lo recomiendo totalmente!!

Andando por las anchas avenidas, vimos un entierro. Todos iban vestidos de riguroso luto, las mujeres detrás, y el ataúd envuelto en una tela negra también, llevado por hombres. Era bastante inquietante.

Fuimos a comer a un restaurante tradicional que recomendaba la Lonely Planet, y estuvo genial. El lugar era subterráneo, con grandes bóvedas de ladrillo, y allí sólo había población local… sobre todo jóvenes.

Iran

La comida era riquísima pero aprendimos que las raciones eran enormes, especialmente las guarniciones de arroz.
Al finalizar, pedimos té y el camarero apareció con un montón de vasos y sus respectivos platillos, colocados todos en forma de pirámide en una sola mano (con la otra servía). Increíble!
Pero lo que más me gustó de aquel sitio es que pude observar el lenguaje sutil de los enamorados en un país donde están prohibidas las manifestaciones de cariño a este nivel. Cuando estábamos terminando de comer, ya a primera hora de la tarde, se empezó a llenar el local de gente. Las chicas, según entraban y se sentaban, se echaban ligeramente para atrás (y con coquetería) el pañuelo de la cabeza, dejando buena parte del flequillo al aire. Fumaban cigarrillos (el vicio del tabaco fue condenado por Jomeini en uno de sus famosos discursos, y está mal visto, tanto en hombres como en mujeres) con mucha voluptuosidad y siempre sin apartar la mirada de los ojos del chico, el cual extendía su mano por encima de la mesa para acariciar la de su novia, tímidamente… y la retiraba si el camarero se acercaba demasiado. Una mesa, otra, otra, se fueron llenando con este “juego”. Me hubiera quedado allí hasta la noche.

Subir a las laderas del monte Damavand para contemplar la ciudad

Al día siguiente decidimos subir a la estación de esquí del Tochal en telecabina, a unos 3.000 m. de altura. Sí, a un paso de la ciudad hay pistas de esquí, en las laderas del monte Damavand. Desde allí se veía todo Teherán, y estaba lleno de turismo iraní que subían a comer y a disfrutar del aire fresco. También había grupos de jóvenes con su radio-cassette al hombro y que bailaban break-dance, así como lo cuento. Un rincón para hacer cosas prohibidas lejos de la mirada de los Guardianes de la Revolución.

Iran

Iran

Relajarse en los parques de Teherán

De allí nos fuimos a un parque enorme en la parte alta de la ciudad, que estaba lleno de familias iraníes pasando el día. Con sus mantas y alfombras (sí, sí, alfombras), celebrando comidas que incluían la olla y el hornillo para calentarla, los jóvenes jugando al voleibol -chicos contra chicas-, etc. El ambiente era de relax total, disfrute, calma. Después de tumbarnos un rato en la hierba y observar el ambiente, volvimos andando por una amplia avenida por la que discurría un canal de agua limpia. El sonido y su visión me daban bienestar. 

Iran

Excursión a Qom

El último día lo dedicamos a ir a Qom, a 152 km de Teherán. Tomamos un autobús público, que llevaba unos cubitos atados al lado de cada asiento, para poder echar las cáscaras de pistachos o lo que fueran comiendo. El chaval encargado de los billetes, además, servía agua de vez en cuando a los pasajeros que quisieran. Fue un viaje muy gracioso, la verdad.

Iran

Qom es considerada una ciudad santa en el Islam chiíta, y tiene una población de religiosos bastante elevada ya que aquí se concentran varias de las madrasas más importantes de Irán. Aquí sucedió una famosa matanza de religiosos que se manifestaban contra el Sha en los días de la Revolución. Y aquí estudió Jomeini.

Iran

Con estas premisas en la cabeza, yo me temía encontrar una ciudad más cerrada y “oscura”, así que iba más cuidadosa que nunca con que no se me cayera el pañuelo o no se me viera mucho el cuello. Y bueno, no era para tanto. Andamos por los alrededores del sepulcro de Fatema, un gran complejo -mezquita al que los infieles no podemos entrar-. A su alrededor se extiende el bazar.

Iran

Iran

Se acercaba la hora de comer y preguntamos a una pareja cómo se iba a un restaurante concreto… y nos invitaron a su casa!

Por educación declinamos, pero insistieron así que nos fuimos con ellos. La casa estaba llena de gente, varias generaciones de la misma familia. Las mujeres tuvieron que ponerse los pañuelos en la cabeza por la presencia de hombres extraños, y me preguntaron (especialmente la abuela) cómo llevaba el hecho de tener que ir así vestida. Hablamos en inglés con ellos, sobre nuestros trabajos y sobre la visión de Irán en España, una pregunta constante y que siempre acompañan de “¿la propaganda de EEUU llega allí? ¿qué pensáis de Irán en vuestro país? ¿y ahora que estáis aquí, qué os parece?”

Resulta que era una familia próspera que fabricaba las chancletas de goma que son tan populares en Irán, Pakistán y Afganistán. Las utilizan principalmente para usar en el baño (en la casa se anda descalzo), y exportan a EEUU, donde uno de los hijos se había establecido. Allí su fuente de negocio se hallaba precisamente en los emigrantes de estos países. Como les conté que yo trabajaba en estudios de mercado, cuando nos fuimos me dieron un saco de chancletas de varias tallas para que me las llevara a España e hiciera un estudio aquí!!. No supe negarme.

La comida estaba riquísima y nos dimos cuenta de que no habíamos correspondido con nada. Leímos en la guía que lo típico es llevar flores y una tarta, así que lo compramos y se lo llevamos. Debería haber sido al comienzo, pero lo entendieron y lo aceptaron :-).

Y hasta aquí aquella estancia en Teherán… como veréis, no nos dedicamos a visitar monumentos y lugares “significativos”, si no a pasear y tratar de atisbar un poco de su cultura y su día a día. Una ciudad que de entrada puede generar rechazo, tanto por sus dimensiones como porque no ofrece una fachada especialmente bonita, al final le cogí cariño. 

los viajes de ali iati Si quieres más información, pulsa aquí

Feedback

1
  • Cristina

    Hola!
    Proximente viajó a Irán y vuestra artículo me ha parecido muy interesante.
    Me apetecería subir a la estación de esquí que mencionas para ver las vistas de la ciudad y hacer fotos nocturnas .
    Esta lejos de la ciudad?
    Ese mirador está cerca de la estación de esquí?
    Como fuisteis hasta allí?
    Gracias!

Deja un comentario

¡Suscríbete al blog por correo electrónico y recibirás las nuevas entradas!

Únete a otros 148 suscriptores

¡Viaja seguro!

banner los viajes de Ali con IATI

Si quieres más información, pulsa aquí

REFLEXIONES VIAJERAS

paseo fotográfico por palma de mallorca street art

GENTES DEL MUNDO

gentes de África

IMÁGENES Y SENSACIONES DE…

visita al parque nacional Serengueti amanecer

POSTALES DE VIAJE

fauna y flora de galapagos pinzon

FIESTAS Y CELEBRACIONES

gancheros del Alto Tajo empujando troncos

SOLIDARIOS

atardecer en pais lobi

Blog asociado a MadridTB

Madrid Travel Bloggers