La excursión a la Isla Bartolomé es una de las más caras que puedes hacer desde Santa Cruz, vaya esto por delante. Pero allí está una de las postales más famosas de las Islas Galápagos, con permiso de las iguanas y tortugas, así que es difícil resistirse. Voy a contarte cómo es y decide tú. Te adelanto que no volvería a hacer el tour a Bartolomé.

Navegando hacia la Isla Bartolomé

El trayecto son dos horas y media y lo hacemos en un barco bastante estable. También es de más nivel que los que hemos utilizado para otros trayectos, pero resulta que te dan menos snacks, bebidas, etc. El trato también es peor. Más comercial, más distante.

El cuerpo me pide huir del sol, así que me debato entre refugiarme y perderme las vistas, o quedarme fuera y tostarme.

No cabe duda de que estas islas son volcánicas. En cuanto tomas perspectiva desde el mar, o asciendes en su interior ves pequeños conos negros, cráteres de volcán, por todas partes. Debió de ser un espectáculo terrorífico cuando estuvieron activos.

isla bartolomé con cráter a la derecha vista desde el mar

De vez en cuando veo alguna cabeza de tortuga asomar en el agua. Son tan, tan bonitas! Tengo ganas de llegar y hacer snórkel.

Por fin aparece la Isla Bartolomé en el horizonte. Imponente con su conjunto de cráteres rojizos sobre  una base de lava negra, retorcida. Algunos perfiles no sabes si son lava o iguanas!

Se desembarca en el inicio de una pasarela de madera que te lleva a la cima. La bahía es espectacular, con aguas turquesas perfectamente transparentes. Hay lobos marinos que se acercan a las rocas, aves, algún pingüino. Me habría quedado allí mucho mucho rato.

aguas turquesas y costa volcánica en isla bartolomé

Subimos poco a poco hasta la cima, donde hay un mirador. El paseo es corto pero vas parándote en diferentes puntos para ver tanto la costa como los distintos paisajes volcánicos. Hay una planta llamada taquilia, cactus de colores…

[haz click en las flechas para ver las distintas fotos]
  • ladera volcánica con planta de color gris tipo musgo seco
  • cráter de volcán y cielo muy azul
  • paisaje volcánico con el mar al fondo y un cactus de color verde y amarillo que se abre en racimo entre las rocas
  • volcanes de islas galápagos
  • cumbre de isla bartolomé con un faro naranja y muchas nubes en el cielo

Y por fin, al llegar arriba, nos encontramos con la famosa “postal” de Islas Galápagos. Volcanes que forman islas que se unen con bancadas de arena, cráteres perfectos, y unas vistas impresionantes.

panorámica desde isla bartolomé galápagos
vistas desde el mirador de isla bartolomé con el mar y algunos barcos blancos
cráter de volcán en la isla bartolomé con el mar detrás

Bahía Sullivan, un escenario de peli de piratas

Después de la visita a la isla principal, vamos a la Bahía Sullivan, en la isla Santiago, justo frente a Isla Bartolomé.

Es el escenario perfecto para una peli de piratas. Incluso hay un barco de esos de cruceros de lujo con su casco y mástiles de madera, elegante, que da más credibilidad a la fantasía de que aquí estuvieron los piratas de pata de palo y parche en el ojo.

bahía con barco de mástiles y velas y un volcán a la izquierda visto desde isla bartolomé

La playa es preciosa, pequeña y tranquila, y es donde hacemos snorkel durante un buen rato. Voy y vengo junto a las rocas en busca de peces de colores, y me encuentro con que los hay, y muchos. También me cruzo con un pingüino buceando, una raya y una tintorera que pasa a pocos metros debajo de mi.

gente bañándose en el mar azul turquesa con islote volcánico al fondo y un barco

Nada extraordinario, pero siempre es un placer ver los bancos de pececillos minúsculos que se mueven todos juntos como bailando.

rocas volcánicas que terminan en el mar entre arena blanca en la isla bartolomé

Con todo, creo que la actividad fue corta para ser la más cara de todas las que hemos pagado. En la Guía para viajar por tu cuenta a las Islas Galápagos tienes el coste.

Empleamos cinco horas en la ida y la vuelta, y la estancia fue de… tres horas? El touroperador se lo curró poco pero, eso sí, puso una caja de propinas un rato antes de llegar a puerto. Un detalle que no vimos en ninguna otra de las excursiones que hicimos.

La travesía, en el último tramo, termina con un gran aguacero sobre el mar. Precioso ver cómo llueve sobre las olas, con el color del atardecer…

gran tormenta en el mar con barco en el horizonte recortándose con la luz del sol

Excursión a la isla Santa Fe, la última del viaje y … accidentada

Otro día nos decidimos por la Isla Santa Fe, famosa por sus buenos fondos marinos. En esta ocasión era un barco familiar y por tanto más cutre, pero nos trataron y dieron de comer muy bien. Además el guía que nos acompañaba era biólogo marino!

Antes de llegar rodeamos un gran islote. Observamos a los leones marinos perfectamente encamados en las rocas volcánicas. Ahí, tan a gustito 🙂 y observamos las aves que ya nos son familiares. Como mis queridos piqueros de patas azules.

dos lobos marinos tomando el sol en rocas volcánicas de color rojizo
dos piqueros de patas azules en unas rocas
pájaro de cabeza negra, cuerpo marrón y largo pico horizontal

Después sí, llegamos a Santa Fe. Hicimos snorkel en dos sitios diferentes. Muy muy bonito porque el fondo estaba clarísimo y pudimos ver muchos peces de colores. Peces loro, globo, trompeta, etc. También alguna raya y leones marinos buceando alrededor nuestro.

isla santa fe llena de vegetación verde con pequeña playa de arena blanca y mar color verde turquesa
agua color turquesa con raya negra

Yo estaba muy contenta porque no me cansaba de nadar. Me sentía como más fuerte que otros días… una pequeña ironía porque…

Accidente en el barco

Estaba ya en el barco cuando nos avisan de que está pasando un tiburón de Galápagos grande junto al barco. Voy descalza hasta la proa y al minuto el capitán nos llama para comer. Vuelvo, y al ir a bajar a la zona de asientos, como habían quitado los cojines y no habían puesto la alfombrilla, resbalé de muy mala manera. El pie derecho frenó todo el peso de mi cuerpo contra un asiento y ahí fue cuando uno de los dedos se rompió. Podía haberme roto el tobillo o la espalda así que ni tan mal, pero me dolió muchísimo.

En el barco ya no tenían hielo y el botiquín se reducía a yodo y agua oxigenada. Un desastre, pero fueron tan amables que me dio no sé qué denunciarles. Lo cuento aquí para que lo tengas en cuenta.

Al volver fui al hospital (el único de estas islas) donde me dijeron que no estaba roto, sin hacerme más prueba que tocarlo un poco e inyectarme un calmante. En Madrid unos días después me hicieron una radiografía y sí estaba roto.

Recuerda viajar con un buen seguro de viajes. Yo te recomiendo IATI Seguros, con quien yo viajo siempre, y en este enlace puedes conseguir un 5% de descuento sólo por ser lector de Los viajes de Ali.

La playa escondida

Continuamos después de comer hasta la Playa Escondida, un lugar muy bonito.

El arenal tiene muy poco fondo y el agua es muy transparente. Desde el barco, porque no podía bajar con el pie hinchado y dolorido, pude observar a un pequeño tiburón y algún pez globo que pasaban nadando junto al casco.

playa de agua transparente con rocas volcánicas y grandes nubes de tormenta
tiburón de islas galápagos
pez globo nadando en agua transparente en la isla santa fee

Volvimos a media tarde. Los últimos cuatro días, entre Santa Cruz y Quito, anduve muy cojita, a dos por hora. Ces’t la vie!


Si quieres reservar este u otros tours antes de ir a Galápagos, no dejes de mirar la oferta de GetYourGuides. Aquí tienes el link:

Aquí tienes todos los posts de Islas Galápagos


Este post contiene enlaces a sitios afiliados al blog. Esto significa que si haces una reserva desde dichos enlaces, yo ganaré una pequeña comisión con la que me ayudas a mantener este blog, y en ningún caso tú pagarás más.


los viajes de ali iati Si quieres más información, pulsa aquí