selva de irati navarra

El Puente de Todos los Santos de aquél año cumplí un «sueño», o un deseo que llevaba guardando desde hace mucho tiempo y que por unas cosas u otras, no lo había llevado a cabo hasta ahora. Visitar la Selva de Irati en otoño, sumergiéndome en los colores y texturas de mi estación favorita. Aquí tienes el relato y algo de información para que prepares tu escapada 🙂

Ir en otoño a la Selva de Irati es un deber

Efectivamente, y a pesar de que a primeros de noviembre ya hay bastante hoja caída, es un sueño andar por esos bosques teñidos de mil tonos de rojos, naranjas, amarillos, y siempre salpicados del verde del musgo, de los abetos, la hierba.

hayas movidas al paso del coche selva de irati
caseta de recepción de visitantes en selva de irati
hayas con hojas caídas alrededor en selva de irati repaso anual

Un festival para los sentidos

Dejar el coche y no poder parar de mirar fue todo uno ¿a dónde? 

Mi mirada iba y venía constantemente de las copas de los árboles a la vereda del camino, donde los hongos y setas aportan detalles preciosos. Como la Amanita Muscaria mordisqueada por vaya usted a saber qué animal. Si encuentras alguna mejor no la toques. Es tóxica, y sus efectos van desde una típica diarrea y vómitos, hasta alucinaciones, delirios y confusión mental. También se la conoce como Matamoscas, ya que sí tiene el poder de matar a estos bichitos.

amanita muscarea de color rojo con pintas blancas en selva de irati
hongos blancos entre hojas marrones en selva de irati
hongos y musgo en una roca en selva de irati
hongo blanco casi transparente saliendo de musgo verde en selva de irati
hongos de color blanco con gotitas cayendo entre musgo selva de irati
gran hongo que sale de un tronco lleno de musgo en selva de irati

Los bosques y sus leyendas

Irati es el escenario de seres mitológicos como las lamias, mitad humanas y mitad bestias, que peinan sus cabellos junto a regatas escondidas.

ramas con hojas rojass, amarillas y verdes contrastando con color gris de fondo en selva de irati
bosque de hayas con colores de otoño en selva de irati

Basajaun, el señor del bosque, tiene en Irati compañera, Basandere. Y en las noches ventosas dicen que vaga el alma errante de Juana de Albret, reina de navarra que murió envenenada.

Historias que inevitablemente se generan y alimentan perfectamente en estos bosques llenos de sombras, invadidos por murmullos en cuanto sopla algo de brisa. Fantasmales cuando son recorridos por la niebla.

rayos del sol entrando en abanico entre troncos de árbol en selva de irati

Dónde está la Selva de Irati

La Selva de Irati se extiende entre los valles de Aezkoa y Salazar, pletos de pueblos muy bellos y puertos de montaña desde los que se divisan los picos más altos de los Pirineos navarro y francés, en los días claros. Es el caso del Puerto de Tapla desde donde se divisa el curioso Ezkaurre Txikia, de 1.764 m. de altura. Se le distingue porque tiene una forma de herradura muy curiosa. Desde allí también se ve muy bien la Higa de Monreal que dicen que se divisa desde cualquier punto de Navarra.

panorama con montaña en forma de herradura y nubes bajas en selva de irati
paisaje de montañas cerca de selva de irati
bosque de hayas y nieblas que suben de abajo en selva de irati
atardecer con nubes cerca de selva de irati

Este hayedo es considerado uno de los grandes hayedos-abetales de Europa. Predomina el Haya, árbol caducifolio que puede superar los 30 metros de altura.

camino lleno de hojas caídas en selva de irati
troncos de hayas muy rectos y altos en selva de irati

Me encantan estos árboles. Cómo extienden sus ramas y hojas en horizontal, separadas y escasas en sus altos troncos, abundantes en la copa. Es un árbol elegante, espectacular, y más con el cambio de color en otoño.

bosque de hayas con color amarillo y naranja en selva de irati

Para recorrer la selva de Irati tienes varias opciones

Llegando a y rodeando el pantano  Irabia, por ejemplo. Nosotras decidimos hacer una ruta de unos 12 kilómetros, pero las hay más largas y más cortas, y todas están muy bien señalizadas.

¿Dudas de lo bonito que puede ser este paseo?

inicio del camino en selva de irati
hayas de tronco grueso con hojas amarillas en selva de irati
árboles con colores del otoño reflejándose en el agua en selva de irati
colores del otoño en el reflejo del agua en selva de irati
vista desde abajo de rama con araña andando por su perfil en selva de irati
ramas con hojas amarillas dirigidas al agua en selva de irati
roca cortada que parece tronco de árbol petrificado selva de irati
moras en selva de irati

Dónde alojarse para visitar la Selva de Irati

casa antigua del guarda en selva de irati

Pueblos como Ochagavía o Jaurrieta ofrecen alojamientos rurales de todo tipo y bolsillos. Además sus calles y casas están cuidadísimas, y bien valen un paseo para admirar los escudos de las puertas, algunos de Indianos, y las iglesias de piedra grandes y recias.

Moverse por estos valles, en coche necesariamente, no tiene pérdida ya que suele estar todo muy bien señalizado. Y lo digo porque esto no es común a todas las regiones de España.

Nosotras nos alojamos en una casa en Jaurrieta: Manuelenea (la casa de Manuel), la antigua casa de los maestros, detrás de la iglesia.

Sus actuales dueños han habilitado dos apartamentos para cuatro personas cada uno en el tercer piso, desde donde tienes muy buenas vistas. La verdad es que resultó muy bien de precio (240 euros por 3 noches, a dividir entre las 4 personas), y el apartamento estaba muy limpio, incluyendo además de las habitaciones y el baño una pequeña sala de estar con cocina.

ladera empinada llena de hojas marrones y troncos de haya en selva de irati

Francia está a un tiro de piedra, y el Valle del Roncal, con Isaba, Belagua, Uztarroz… también. En fin, una zona para un fin de semana de ensueño que me ha encantado y que te sigo contando en otros posts.

tronco grueso con ramas desnudas que parece una escalera en selva de irati

Índice de posts de Navarra, por si quieres seguir leyendo


los viajes de ali iati Si quieres más información, pulsa aquí