beng mealea camboya

Quizá el rincón que más me gustó e impresionó, en mi fugaz paso por Camboya después de Vietnam (como muchos otros, sólo para ver los templos de Angkor), fue un templo casi sumergido en la selva.

Beng Mealea, más allá de Angkor

Salir del complejo de templos de Angkor y del área de Siem Reap, y en tan sólo unos cuantos kilómetros (60 km), visitar un templo que no está abarrotado por las hordas de turistas, no tiene precio… Así me sentí yo ése día, al menos.

Aquí la selva no están tan despejada, y el templo no ha sido reconstruido. De hecho, por lo visto, está igual que cuando lo encontraron los arquéologos.

ruinas de beng mealea cubiertas de verdín y selva

selva y ruinas en beng mealea

yacimiento de beng mealea

Únicamente hay unas pasarelas de madera un poco elevadas, por las que caminar… y de las que te recomiendan fervientemente que no te salgas porque hay muchas serpientes. No, no vimos ninguna, y sí a los chicos del lugar corretear por las piedras -descalzos- en busca de nosotros.

Cuando salimos, nos sentamos también en algunas de esas rocas amontonadas. Rocas que hace siglos y siglos pertenecieron a los muros de este lugar de culto. Al poco, alguien vino a decirnos que nos levantáramos, que podía salir una serpiente de debajo, ag!! :D.

niño sentado en un banco a contraluz mirando las piedras de beng mealea

Poco se sabe de este templo

niño andando entre grandes bloques de piedra en beng mealea

Más allá de que es muy evidente que es primo hermano de los templos de Angkor. Es un templo hindú, dadas las figuras y adornos de las rocas talladas, y poco más.

Los bloques de piedra cubiertos de verdín, amontonados, con las raíces ahogándoles y todo bajo la sombra de los altísimos árboles. Un lugar para soñar que eres arquéologo y estás en plena campaña, o para “visualizar” al mismo Indiana Jones bajando de una liana, ji, ji…

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hasta hace poco era peligroso visitarlo, ya que los campos adyacentes estaban plagados de minas. Ahora hay un perímetro de un par de kilómetros “limpio”, gracias a la cooperación de Alemania, según reza el cartel que hay a la entrada del camino que lleva al templo, junto a la carretera. Yo, por si acaso, no me daría una vuelta por el campo.

cartel de campo de minas limpiado por cooperación alemana en beng mealea

Los chavales, ay los chavales… se intentan ganar un dólar haciendo de guías improvisados. Te recitan los datos del lugar casi de carrerilla, sin que haya forma de pararles. Pero son agradables, simpáticos, dulces, divertidos. La gente de por allí es así, y me pareció diferente a los que viven o trabajan en Siem Reap, otra buena razón para salir de allí, de ese gran parque temático en el que se han convertido las ruinas de Angkor (que son espectaculares, es cierto y no lo niego).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por cierto, cuando nos íbamos, llegaba un grupito de japoneses. La pesadilla del turismo me removía las entrañas… Aquí cuento cómo fue lo de Angkor.

anciana con pañuelo jemer a modo de turbante en beng mealea

niña alejándose con su bici en la avenida de beng mealea


 

los viajes de ali iati Si quieres más información, pulsa aquí