Cam Sap Camboya

Muchos entramos a Camboya para ver el tesoro arqueológico más renombrado del país y poco más, generalmente complementando un viaje a Vietnam o a Birmania. Una estancia de 3 ó 4 días. Este fue también mi caso. Por eso quiero recomendar esta excursión cerca de los templos de Angkor.

Por cierto, es combinable con la visita al más recóndito templo de Beng Mealea del que ya os he hablado.  La idea es dedicar un día a explorar algo más que el complejo de Angkor.  Este es impresionante pero también abrumador y no muy representativo de lo que es Camboya.

Al menos tienes una ocasión para interactuar un poquito más con los camboyanos. Para observar cómo viven algunos de ellos.

Si quieres organizar tu visita con antelación, mira la oferta de GetYourGuide en Angkor aquí. Si reservas a través de este link, yo recibiré una pequeña comisión y me ayudarás a mantener este blog.

Cam Sap, la excursión cerca de los templos de Angkor que te aportará un poco más de realidad en tu visita a Camboya

Cam Sap está de camino a Beng Mealea, que se sitúa a su vez a 60 km de Siem Reap, en el lago de Tonle Sap.

Tanto a un lado como a otro de la carretera, en época de monzón, la tierra está completamente inundada.

Bosques que parecen flotantes y grandes lagunas donde se alza algún que otro pueblo como Cam Sap, son el paisaje del camino.

una mujer remando en una barca y su hijo al timón en cam sap excursión cerca de los templos de angkor

Estamos en el Tonlé Sap (agua fresca), el lago más importante de Camboya. En los meses de lluvias cambia su curso igual que el Nilo, inundando todo lo que se le pone delante porque el mar no lo acoge como es habitual.

hombre llevando barca con maderas y detrás nenúfares excursión cerca de los templos de angkor

Cam Sap es un pueblo de pescadores de origen vietnamita. Allí la vida se desarrolla literalmente sobre el agua.

pared de chapa con ventana abierta y una mujer asomada excursión cerca de los templos de angkor
mujer con vestido amarillo y sombrero remando en una barca azul excursión cerca de los templos de angkor

Esto me recuerda lo curioso que siempre me ha parecido ver cómo los humanos hemos llegado a soluciones similares, si no idénticas, para adaptarnos a determinados terrenos.

Ganvié, junto a la capital de Benin, es otro ejemplo. Tan distante geográfica y culturalmente hablando y tan próximo. Gente que ¿se vio obligada? a vivir así. No puedo menos que admirarme de lo previsibles que somos.

dos niños en una barca excursión cerca de los templos de angkor

No sabría deciros si en la época “seca” tiene el aspecto que podéis ver en estas fotos. Desde luego en la época de lluvias todo flota, excepto las columnas de madera que sostienen los suelos donde se desarrolla la vida en seco. Más o menos.

gran canal con estela de la barca y casas flotantes excursión cerca de los templos de angkor

Por un módico precio podéis hacer un recorrido en barca por sus canales, observando esa vida, saludando, riendo y haciéndoles reír. O sencillamente disfrutando del airecito que alivia la carga de calor y humedad extrema de estas latitudes.

dos chicos en porche de su casa flotante pintada de azul uno de ellos en una hamaca camboya

Observando atentamente desde mi atalaya, la barca, me sorprendí a mi misma pensando en las tremendas condiciones en las que vive la gente de Cam Sap.

casa flotante con muchos cachivaches y una tele que están viendo dos niños pequeños de espaldas al río en camboya

Casitas pequeñísimas, abarrotadas de gente y de cosas, que parece que se salen todos y todo por las ventanas.

Con sus antenas parabólicas para ver la tele.

Era media mañana cuando paramos, a la vuelta de Beng Mealea. Muchos estaban remendando redes de pesca o descansando a buen refugio del sol abrasador en sus hamacas.

Los niños jugueteaban entre los mayores. Algunos nos sonreían y saludaban divertidos.

Una barca llena hasta los topes de trampas para peces o cangrejos y dinamita (sí, una forma de pesca bastante bestia) se cruzaba con nosotros. Parecía que una niña de 6 años era la que la comandaba.

Y un monje budista estaba… ¿haciendo sus necesidades? en medio de una “pradera” de lirios flotantes.

niñas en proa de una barca con montaña de redes de pesca y cartuchos de dinamita excursión cerca de los templos de angkor
monje budista con hábito naranja agachado en un campo de lirios excursión cerca de los templos de angkor

Tanto como el número de antenas y teles, me sorprendió el número de templos. No su existencia, sino su la densidad frente al tamaño del pueblo.

Hasta 5 templos budistas. Algunos construidos más sólidamente que otros, pero todos dispuestos para que los creyentes envíen a uno de sus hijos a servir. De paso a alimentarse y quizá educarse un poco.

balcón y ventanas de templo budista con ropas naranjas de monjes secándose y una campana en camboya
casa de monjes sobre el agua pintada de amarillo y verde excursión cerca de los templos de angkor

Algo más de un par de horas subiendo y bajando por el “gran canal” de Cam Sap da para muchos detalles, saludos y sonrisas.

Así que insisto, es una excursión desde los templos de Angkor más que recomendable. Podéis “organizarla” con un tuk tuk o un taxi desde Siem Reap.

¿Quieres leer más de Camboya?


los viajes de ali iati Si quieres más información, pulsa aquí