ringforts irlanda

Soy una absoluta profana de la Arqueología, pero eso no significa que no me interese. Todo lo contrario, me encanta y creo que ya lo he comentado por aquí alguna vez… He leído algunos libros de divulgación maravillosos, o novelas, y me declaro absoluta fan de Indiana Jones, je, je.


Cada vez que tengo la suerte de pisar un yacimiento arqueológico, aunque éste ya esté “adecentado” para los turistas… me encanta!

¿Qué tendrá la Arqueología?

Supongo que si eres consciente de estar pisando un lugar que es testigo del paso de nuestros ancestros por este mundo, no puedes dejar de maravillarte.

Estructuras de antiguas viviendas o templos que aún se alzan sobre la Tierra, a pesar de las inclemencias del tiempo que pueden ser desde terremotos furibundos a erupciones volcánicas o sencillamente a un constante batir del viento, el agua y el sol. ¿Cómo pueden seguir ahí, cuando han transcurrido miles de años? Uf.

chica sentada en la parte superior de un ringfort yacimientos arqueológicos en irlanda
¿Quedará algo de “lo nuestro”? Seguramente no, o quizá sí, quién sabe. Al menos espero que no quede lo peor, lo más contaminante, aunque quizá sea mucho esperar.

Pero bueno, no quería yo dar un tinte pesimista a este artículo, ni tampoco dar una lección, sólo quería…

Mostraros una de las mejores sorpresas que Irlanda me ha brindado este verano: sus yacimientos arqueológicos.

Son muchos, y variados, así que hoy me voy a centrar en los que para mi eran los más insospechados: los fuertes de piedra o Ringforts.

muro con forma ondulante de ringfort yacimientos arqueológicos en irlandaCon esta denominación en principio puede que anodina, nos encontramos ante una serie de estructuras que fueron viviendas. Sí, sí, viviendas… no templos o edificios funerarios. O al menos eso es lo que han interpretado los arquéologos, gracias a sus técnicas que a mi se me antojan mágicas por el desconocimiento absoluto que tengo de ellas ;).

Por su simplicidad y a la vez complejidad, pensando en las técnicas de construcción que podían tener aquellos seres humanos que poblaban la isla, los fuertes se me antojaron bellísimos, misteriosos, inteligentes…

Tuvimos la suerte de visitar hasta tres de estos fuertes en la ruta que hicimos: el fuerte de Staigue y el de Cagerhall en el Ring of Kerry (y aún nos dejamos otro más sin ver por pura vaguería… y después he descubierto que probablemente era el más espectacular de todos, ag!!), y el fuerte de Dunberg en la Península de Dingle.

Los ringforts son construcciones de hace 1.500 y 2.000 años, ahí es ná. Se sitúan en la Edad de Hierro, la Edad del Bronce… encuentro versiones un tanto dispersas, pero supongo que falta contraste en las fuentes, o sencillamente es difícil determinarlo con más precisión (no se invierten tantos recursos como en otras cosas).

Para mi, los más espectaculares en formas y tamaños fueron los de Kerry:

-Muros de piedra sin labrar y sin argamasa o mortero.

-Con un espesor de 2, 3, e incluso 4 metros.

-Con una altura de hasta 6 metros.

pared interior de ringfort yacimientos arqueológicos en irlanda

Son la estructura que se ve desde el exterior…
Muros claramente defensivos, si además lo unimos al hecho de que se sitúan en promontorios desde donde se ve una buena extensión de terreno alrededor (kilómetros de visibilidad, teniendo en cuenta que las alturas en Irlanda son escasas y que es relativamente fácil encontrar puntos vigía como éstos).

lateral muro de piedra y paisaje verde yacimientos arqueológicos en irlanda

Parece que allí habitaban los “reyes” o jefes de los clanes o tribus de aquél entonces. Y seguramente sería un lugar de refugio para los súbditos en caso de ataque, o simplemente de defensa de sus riquezas y familia.

Una “cosilla” que me cautivó fue que, además de la pulcra forma circular que tienen, la parte interior del muro es recorrida por escaleras a diferentes niveles que permiten ir ascendiendo en el mismo. En los tres ejemplos que visitamos, es así. El resultado es la sensación de geometría estudiada, práctica, sencilla, armónica e inteligente como he dicho antes. También de “decorado de videojuego”, je, je.
En suma, una sencillez estética que no tiene precio, más pensando en cuándo fueron construidos y con qué técnicas 🙂

vista del interior de un ringfort yacimientos arqueológicos en irlanda

Además, en el interior del fuerte de Cagerhall hay lo que podrían ser las paredes (en forma de corazón, por cierto) de la vivienda principal, también de piedra. Todo esto está reconstruido por los arqueólogos, eh? pero de forma bastante respetuosa, o al menos a mi me lo parece.

interior de un ringfort yacimientos arqueológicos en irlanda

En la Península de Dingle está el fuerte de Dunberg, otro ringfort

Además de ser mucho más frecuentado por los turistas porque queda justo al lado de la carretera de los acantilados, es algo diferente. La mayoría de restos encontrados (fogatas, huesos de animales que bien podían ser la dieta de los habitantes de este lugar: ciervo, cerdo, ovejas, pescado…) son de los siglos X y XI, pero también se han encontrado restos de finales de la Edad del Bronce. Un sitio utilizado y reutilizado como lugar para vivir.

Aquí había hasta 3 murallas defensivas, incluso foso y puente levadizo, así como un túnel que podía funcionar de vía de escape en caso de asedio. Todo ello, claro está, data de esos siglos más tardíos, de la temprana Edad Media… pero en realidad casi no se aprecia. Sí la calzada o camino de entrada hasta el interior de la última muralla, y algunas piedras verticales que marcan el mismo y aún siguen en pie.
En el centro del recinto también quedan los restos de una vivienda, que no sé por qué la llaman “colmena”.

ringfort de dingle yacimientos arqueológicos en irlanda

Todo ello en el mismo borde del acantilado. De hecho, buena parte del muro oeste cayó al mar hace ya mucho tiempo.

ringfort al borde de acantilado de dingle yacimientos arqueológicos en irlanda

Por cierto, éste es el único fuerte (de los tres que visitamos) en el que cobran: 3 € por persona. Eso sí, te prestan una explicación en español… una hoja plastificada que has de devolver al señor de la “taquilla” al salir, je, je.

Otro detalle son las puertas de acceso, en todos muy similares, de dintel bajo y con un par de pequeños muretes que dejan un pasillo muy estrecho para pasar. Difícil que se cuele el ganado o un animal voluminoso por ahí. Sólo se observa un acceso en todo el perímetro, lo que refuerza esa idea de necesidad de defensa.

No son éstos los únicos ringforts que hay en Irlanda. Por ejemplo, en las islas Aran también hay alguno, aunque por las inclemencias del tiempo no pudimos ir el día que habíamos reservado para dicha excursión y decidimos seguir camino hacia nuevos horizontes…


 

los viajes de ali iati Si quieres más información, pulsa aquí