vida cotidiana en oman

Pues sí, llegó ese día que en todos los viajes nunca quiero que llegue, y mucho menos en este. Nos quedaban apenas 24 horas de estancia en el bonito, bonito Omán. Hoy os cuento el último día, en el que cambiamos nuestro plan previsto para dedicarnos a observar la vida cotidiana en Omán. 

Esa mañana volamos desde Salalah a Mascate, y nos alojamos en un hotel cerca del aeropuerto y de Seeb. Se trataba del Gulf Crown Hotel Apartment, que parecía que estaba cerca del centro pero resultó que no, porque había una gran autovía en medio.

De todas formas, el sitio es muy tranquilo y las habitaciones enormes. La gente que lo lleva también es muy maja aunque casi no hablan inglés, y está rodeado de restaurantes populares que se llenan de omaníes en la noche. ¡Ni tan mal!

vista de las montañas de omán desde el avión
Las montañas Jebel Shams asoman por encima de los restos de una gran tormenta de arena, antes de aterrizar en Muscat

Decía que cambiamos nuestros planes. En principio queríamos coger un bus y acercarnos a Barka, una localidad pesquera que está un poco más al norte, a pasar el día, pero…

Preguntamos al recepcionista del hotel -que por cierto estaba como emocionado hablando con nosotras, ji, ji- que dónde caía la estación o parada del bus.

Nos miró con cara de horror, empezó a balbucear que no lo hiciéramos, que no, que no (temí por su salud, creedme), y terminó afirmando que no había autobús. Así que le dijimos que vale, que no se preocupase, que abandonábamos la idea y nos íbamos a Seeb.

Y así fue cómo el último día nos dedicamos a contemplar la vida cotidiana en Omán.

Ja, ja, en realidad eran ya las 2 ó 3 de la tarde, no habíamos comido y estábamos algo cansadas, así que nos daba un poco igual. Ya sólo nos quedaba una tarde en Omán y queríamos estar tranquilas, pero estar. No le dimos más vueltas.

mezquita en primera línea de playa de seeb con ventanales azules y minarete bajo cielo muy azul vidad cotidiana en omán

Comimos en el restaurante hindú que había al lado del hotel, observadas por los grupos de amigas y de familias omaníes que nos rodeaban. Resultó ser un restaurante baratísimo y con una comida deliciosa, y después ya sí, cogimos un taxi hasta el zoco de Seeb (1,5 OR).

Seeb es una especie de barrio de Mascate

Una de esas localidades cercanas que poco a poco han sido absorbidas por la gran ciudad, aunque no del todo.

Tierra adentro se extienden algunas urbanizaciones residenciales, y las caballerizas del sultán, pero junto al mar aún hay algunas mezquitas «de las de antes» y el zoco.  Un buen lugar para observar la vida cotidiana de Omán, sí señor.

La playa de Seeb

Como es «pronto», el zoco está cerrado. Ya os he contado que en Omán las siestas son ineludibles y todo cierra durante varias horas a mediodía. Seeb no es una excepción así que nos vamos a la playa directamente, a pasear y contemplar el mar que mira al Golfo de Omán.

portería de fútbol tumbada enmedio de la playa de seeb sin nadie alrededor vida cotidiana en omán

Estuvimos como unas 2 horas paseando y también sentadas frente al mar. Tranquilas, disfrutando del azul, de los dibujos azarosos que cangrejos invisibles dejan al entrar y salir en la arena. De los pececillos de la orilla y de la paz.

dibujo si fuera planta hecho por pequeños bichitos en la playa vida cotidiana en omán
peces pequeños nadando en agua transparente de playa de seeb vida cotidiana en omán

Grupos de gaviotas sobre la arena mojada. Solo cuando estás realmente cerca levantan el vuelo, como una ola más del mar.

vida cotidiana en omán

Una tarde de playa llena de detalles

Barcas y curiosas redes de pesca circulares, como grandes jaulas, están en la orilla esperando a que las saquen al mar.

Sus dueños descansarán en algún sitio fresco, hasta mañana temprano.

vida cotidiana en omán
pescador junto a barcas en la playa visto a través de redes de pesca vida cotidiana en omán
barca cargada de redes de pesca saliendo a la mar desde la playa vida cotidiana en omán

Un poco más allá, en las rocas, unos orientales, chinos o malayos (no nos quedó claro) escarban. Están cogiendo almejas. Nos acercamos a preguntar qué cogen y nos las muestran. Llevan casi 2 cubos. Nos dicen que sí, que se las comerán. Un complemento al magro sueldo de inmigrante.

mujeres orientales recogiendo almejas en la playa de seeb vida cotidiana en omán

Mientras el sol baja, llegan grupos de mujeres, niños y algún hombre. Sobre todo ellas, que van a «bañarse» vestidas, con las perneras del pantalón arremangadas.

Figuras negras reflejándose en los charquitos que dejan las olas al retirarse. Como sombras, aunque sus sonrisas se ven.

De hecho, nos parecen más amables y relajadas que en otros sitios de Omán. Algunas incluso nos miran y sonríen. O bien están disfrutando tanto de la playa que no se fijan en nosotras. O no les importa que hagamos fotos a una distancia respetuosa.

familias omaníes paseando por la orilla ellas totalmente de negro vida cotidiana en omán
vida cotidiana en omán

Cuando el sol cae definitivamente, a nuestras espaldas, nos tomamos un café y un té en un chiringuito local por sólo 300 baizas las dos consumiciones. Cómo se nota el cambio de precios locales frente a los pensados para turistas, a un tiro de piedra de Muscat, alucinante.

hombre tirando red de pesca dibujando un círculo en la playa de seeb vida cotidiana en omán

Los kebabs empiezan a funcionar y el tráfico se espesa mientras las luces se encienden… la vida vuelve, la vida cotidiana en Omán.

clientes ante puesto de kebab en seeb vida cotidiana en omán
hombre pakistaní sentado a la puerta de una tienda sonríe a la cámara vida cotidiana en omán
calle de seeb con luz de atardecer y coches de lujo circulando vida cotidiana en omán

El zoco de Seeb

Llega la hora de darnos una vuelta por el zoco. Descubrimos varias calles dedicadas a las especias, dispuestas en grandes cajones, recién traídas de Asia para su distribución por otros zocos. Husmeamos. ¡Me encanta!

tienda con especias y legumbres en sacos en el zoco de seeb vida cotidiana en omán
puestos de frutas y detrás torre de defensa antigua de seeb vida cotidiana en omán

En otra zona, montones de pescado seco como el que las caravanas se llevaban para cruzar el desierto, hace siglos… también frutas y verduras de aquí y de la India.

vida cotidiana en Omán

Un hombre nos para delante de un puesto de dulces locales y nos da la bienvenida a su país, entablando una conversación de lo más amable. Es librero y comerciante.

No es el único. Todos acceden a que les hagamos fotos, nos sonríen, se paran a saludar y preguntan de dónde somos.

calle del zoco de seeb con mujeres y hombres y luz de atardecer vida cotidiana en omán
hombre mayor con gorro bordado típico de omán vida cotidiana en omán

Llegamos a la zona de los textiles para hombres. Dishdashas (las túnicas que visten) y gorros bordados se despliegan por todas partes.

De vez en cuando, también algunos puñales curvados que visten en las fiestas y celebraciones.

Los sastres, inmigrantes en su mayoría, trabajan con las viejas Singer y planchas de los años 70. Serios, concentrados.

puñal en su funda plateada y muy labrada típico de omán

Un último encuentro agrio, no todo iba a ser perfecto

Un imbécil me dice que quiere hacerse una foto conmigo. Le digo que sí, por educación, y entonces me coge por el hombro y me dice no sé qué al oído. Me intenta dar un beso en la boca.

Parece que no aprendo, es la segunda o tercera vez que me intentan «meter mano». Siempre son los mismos, no son omaníes, son los pakistaníes, bangladeshíes… son hombres quizá más machistas incluso que los omaníes. Hombres que están desplazados en una tierra sin casi mujeres para ellos.

No les disculpo porque estos gestos son para mi un ataque, sin haber habido ninguna invitación ni gesto por mi parte. Sé que efectivamente en sus sociedades las mujeres son un objeto sexual, además de fregonas. Por supuesto no todos son iguales, pero… ¡avisadas estáis!

Pasamos también por la zona de las carnicerías, de encurtidos, de cachivaches para la casa, de incienso y quemadores, de pastas y arroces… el mercado es más extenso de lo que parece a simple vista.

tienda que vende café en grandes barreños de plástico con clientes vida cotidiana en omán
recipientes de cerámica para incienso pintados con rayas rojas blancas y verdes vida cotidiana en omán

Además de las calles del zoco, la arquitectura tradicional nos rodea a ratos, mimetizada entre los anuncios de las tiendas, y en parte remozada.

anuncio de yogures y al fondo minarete de mezquita vida cotidiana en omán

Últimas horas en Omán, ains

Ya es casi de noche y conseguimos un taxi para la vuelta. Tampoco este hombre habla mucho inglés e incluso con la tarjeta del hotel que incluye un pequeño plano, no se ubica casi hasta que llegamos. Pero no hay problema, no hay prisa, se está bien en Omán 🙂

Cenamos en la terraza del Al-Khodr Coffee Shop -un chiringo que está allí al lado-, un riquísimo hummus, pizza local deliciosa y los siempre increíbles zumos de limón y menta. Todo (lo de ambas) por 3,5 OMR, impresionante!! No paran de ir y venir hombres para comprar comida para llevar.

Noche de sábado, ambientazo, nos gusta mucho.

Vamos a por un helado allí cerca.

Dos hombres omaníes están con sus móviles. Uno, muy atractivo, levanta la mirada y me guiña un ojo. Cuando volvemos para irnos, me invita a probar su batido de plátano (lo sé porque me lo dice él) y señala el asiento contiguo para que me siente. No, nos vamos a preparar la mochila para el día siguiente, pero le sonrío y le doy las gracias, y mi cabeza se reconcilia un poco. Me siento compensada con respecto a la anécdota de la tarde en el zoco 🙂

Nos despedimos así de un viaje corto pero intenso, de esos que te da pena terminar por muchas razones.

vida cotidiana en omán
Ante todo, comodidad

Omán, hasta pronto! Un momento, ¿quieres leer más sobre este país? Aquí tienes todos los posts!


los viajes de ali iati Si quieres más información, pulsa aquí