un día de castillos en irlanda

Dicen que los castillos de Escocia son espectaculares, y no seré yo quien lo niegue -porque no los conozco-, pero Irlanda también tiene los suyos y bien merecen un post 🙂

Un buen plan: un día de castillos en Irlanda

Hoy os presento una ruta de tres castillos que se pueden ver cómodamente en un solo día, habida cuenta de su cercanía, y siempre y cuando dispongáis de coche.

No os preocupéis, que no son «todos iguales», ni mucho menos!! Cada uno tiene su aquél. Su forma y su nivel de conservación. Y lo mejor de todo es que alguno hay en el que os podéis encontrar solos. Un lujazo para dejar libre la imaginación.

Castillo de Kells

Saliendo de Kilkenny, a 12 km., fuimos a parar a Kells. Ojo, no confundir con otros Kells que hay en Irlanda. Es un nombre bastante común para localidades y edificios varios.

A unos 800 metros del pueblo, en la carretera que va a Stonyford, están las ruinas.

kells castillos en irlanda

Esta es la fortaleza quizá más en ruinas que visitamos, pero también la más solitaria e impresionante, para mi gusto.
Se trata de una gran muralla con al menos 7 torres. Está situada entre pastos con sus ovejas típicas cargadas de lana, y tierras de labor.

torre junto a campo de cereal castillos en irlanda

La entrada es libre. 
Hay un pequeño parking junto a una pequeña iglesia. Nos llamó la atención que estaba lleno de carteles donde te advierten de no dejar nada a la vista en el coche porque no hay ningún tipo de vigilancia. A partir de ahí, sólo hay pasar por la típica verja circular para que el ganado no salga y cruzar el prado hasta la fortaleza!

Cuando llegamos nos encontramos totalmente solas y durante nuestra visita apenas vimos gente.

ruinas de kells castillos en irlanda

Kells era un antiguo emplazamiento monástico del s. XII, pero las convulsiones político-estratégicas de esos siglos no permitieron que haya llegado hasta nosotros apenas nada de aquella época.
Así, la mayor parte de las ruinas actuales son del s. XV. 

Está claro que tanta muralla indicaba que había algo deseable, y no es difícil imaginar las batallas y sitios que sucedieron allí para conseguirlo.
Allá por 1540 la comunidad fue disuelta, y el declive del lugar fue sellado.

castillo de kells castillos en irlanda

Dentro de la fortaleza, una doble muralla, una abadía agustina y las ruinas de casas y otros edificios nos invitan a explorar por aquí y por allí.

La sorpresa puede aparecer en cualquier momento, y de hecho saliendo hacia el río, por el lado opuesto a donde entramos, encontramos un cementerio casi invisible por la maleza. Un poco más adelante un cuidado puente albergaba a un pescador del pueblo. Un sitio muy agradable.

ovejas junto a Kells castillos en irlanda

Junto a Kells está una de las torres cilíndricas de Irlanda que te hacen soñar con cuentos de príncipes y princesas

Después de dar vueltas a placer, nos acercamos a ver la torre cilíndrica y la cruz celta de Kilree, que está a tan sólo 2 km de las ruinas de Kells. Para ello sólo tuvimos que cruzar la carretera y desviarnos por otra más secundaria que está bien señalizada.

Aquí sí estuvimos solas todo el tiempo…

cementerio de kells castillos en irlanda

Nos encontramos con una atmófera de cuento. Una iglesia en ruinas junto a la torre de 29 m. de altura. Un pequeño cementerio a la sombra de grandes árboles que dejan pasar la luz de forma tamizada.

La cruz celta está fuera del cementerio, en un prado, solitaria. Dicen que ahí está la sepultura de un rey de Irlanda del s. IX, Niall Caille, que por lo visto murió ahogado en el King’s River cuando intentaba salvar a un sirviente, y su cuerpo fue arrastrado hasta cerca de Kells. No era cristiano, y por eso no está en el terreno del cementerio. 

cruz celta en un prado castillos en irlanda

Rock of Cashel, uno de los castillos más afamados de Irlanda

Después, haciéndonos un poco de lío, salimos para Rock of Cashel. La promesa es esta ciudad medieval que tiene un «fuerte» o fortaleza. De hecho éste es el significado de Cashel, la versión inglesa del término irlandés caiseal.  Enorme y muy bonito, aunque algo deslucido por los andamios.

abadía desde rock of cashel castillos en irlanda

Al contrario que en Kells, esto estaba lleno de gente.  Ces’t la vie. No podemos pretender estar solos en el mundo y menos en lugares tan bonitos, y menos en «temporada alta»…

A lo que iba!! De Rock of Cashel me quedo con la enorme sala que te encuentras al entrar en la abadía. Con unos arcos góticos inmensos que encuadran el crucero principal, hoy vacío.

La falta de techo hace que la luz entre de forma especial (y lástima que estaba nublado!), y seguramente haga que el lugar parezca más grande aún.

arcos góticos en rock of cashel castillos en irlanda

También me quedo con las magníficas vistas de todos los campos circundantes, entre las lápidas y cruces celtas del cementerio.

cruz y campos castillos en irlanda

Esta fue la base de un clan galés de Eoghanachta que consiguió convertirse en reyes de la región en el s. IV. Durante cuatro siglos rivalizó con Tara, y el clan estuvo asociado a San Patricio. Por eso este monte también se conoce como St. Patrick’s Rock.
En el s. X este clan perdió la roca en favor de los O’Brien, quienes ofrecieron el sitio a la Iglesia para ganar su favor.

relieves mostrando monjes medievales castillos en irlanda

Historias de clanes, feudos, obispos, intrigas, conquistas, batallas por las tierras. Aquí se palpa el mundo feudal.


relieves en rock of cashel castillos en irlanda

Cuando ya nos íbamos, observamos que había una entrada que daba paso a un costado de la gran abadía. Pasamos por allí y desembocamos en una preciosa capilla románica. La Capilla de Cormac, del año 1127. Imperdible.

ermita con frescos en rock of cashel castillos en irlanda

Castillo de Cahir, la última parada de este día de castillos en Irlanda

Continuamos camino hacia nuestro último objetivo, donde pasaríamos la noche. Cahir, o «an Cahair», a 15 km. de Rock of Cashel.

Precio de la entrada: 3 €.

El último castillo del día me sorprendió muchísimo por su conservación y recreación de cómo sería en sus tiempos de esplendor.

cahir castillos en irlanda

Casi puedes ver a las damas, caballeros y sirvientes andando por una y otra habitación, llevando leña para encender las enormes y magníficas chimeneas de piedra, poniendo la mesa.

interior de cahir castillos en irlanda
vistas de cahir desde la fortaleza castillos en irlanda


interior castillo de cahir

Ya cuando lo ves desde el exterior, te encandila. Sus murallas bañadas por el río que pasa y se bifurca al encontrarse con el castillo, es una estampa de lo más típica. 

Mazmorras, puertas de defensa de hierro, el cañón… todo está a punto para ponerse a imaginar.
Y el pueblo, compacto y precioso, se extiende muy cerca, ahí mismo, lleno de tejados a juego.

No, no resulta artificial, en plan «parque temático».

¿Quieres seguir leyendo sobre Irlanda?



los viajes de ali iati Si quieres más información, pulsa aquí