arco de triunfo romano al fondo de calzada antigua y sarcófagos en línea a la izquierda

Salimos de Beirut por primera vez, y tengo mucha curiosidad por saber qué hay más allá de los altos edificios de la ciudad. Vamos a hacer una excursión de un día a Tiro y Sidón, dos ciudades famosas tanto por su historia antigua como por, tristemente, la más moderna.

De camino hacia el sur de Líbano

El día está muy nublado, la primavera libanesa es como la de todo el Mediterráneo. A medida que avanzamos por la carretera, entre cultivos de plátanos junto al mar y de cítricos en el lado de la montaña, me imagino que son ciudades históricas y seguramente bonitas. Mi gozo en un pozo. Es cierto que tienen edificios históricos, y sobre todo en lo que pudimos ver de Sidón, un casco histórico para pasear. Pero todo está pasado por el caos, los cables, los carteles descoloridos, cascotes. Los recuerdos de la última guerra, tan reciente…

Estamos en el sur de Líbano, a un puñado de kilómetros de los territorios ocupados por Israel. Esto también estuvo ocupado por los israelitas. Entre 1978 y el año 2000 más concretamente.

Después volvió a ser parte del Líbano permanentemente amenazado y sigue siendo territorio de Hezbollah. Esto se nota. Hay muchas más huchas para recaudar fondos para los mártires y heridos, carteles con rostros de mártires, banderas, y sobre todo mucha presencia militar. Incluyendo coches de la ONU. De hecho hay un destacamento español por ahí. Ellos son los que tratan de evitar que vuelva a suceder lo de la última guerra, la de Julio de 2006.

Por todo esto la región de Tiro y Sidón es posiblemente la más deprimida del país en términos económicos. Todo el aura de conflicto y tensión implica eso, un gran frenazo económico y no digamos turístico. Esto no impide que su gente sea tan o más amable que la de otros lugares.  

Tiro, la ciudad fenicia que sólo Alejandro Magno consiguió conquistar

Tiro está a unos 80 kilómetros de Beirut. Prácticamente no la vimos, ya que fuimos derechos a los yacimientos arqueológicos de la antigua Tiro. La ciudad fenicia de la que Heródoto y Homero escribieron.

corniche de tiro con palmeras y una mujer con chador negro mirando el móvil mientras camina
La Corniche de la Tiro moderna

Los fenicios construían en estas costas de una manera peculiar. No lo hacían en el continente, sino que aprovechaban las islas cercanas para edificar sus templos y fortalezas. Esto les permitía tener un acceso para sus barcos más metido en el mar, sin depender de que la costa ofrezca buenos fondeaderos, y por lo que he leído también aprovechaban así el cambio de los vientos. Ni que decir tiene que a nivel defensivo es mucho mejor porque se podía evitar el acceso a las murallas.

Fue en el siglo diez antes de Cristo cuando la ciudad alcanzó su época dorada. Por aquél entonces era la ciudad fenicia más importante, y el Rey Ahiram la comandaba logrando una importante expansión geográfica y económica.

Su éxito radicaba en el comercio de productos de lujo, en especial el tinte de color púrpura, y en la calidad de los barcos construidos en sus astilleros.

En el año 814 antes de Cristo la princesa Dido (¿no te encanta este nombre?) salió de Tiro y navegó hacia el oeste hasta llegar a lo que hoy es Túnez. Allí fundó la ciudad de Cartago.

Un buen ejemplo de esa construcción inteligente de los fenicios es que hacia el final del siglo siete antes de Cristo el rey babilonio Nebuchadnezzar asedió Tiro durante 13 años, y no logró conquistarla.

Después llegaron los persas, pero estos prefirieron establecer relaciones de colaboración y no de sometimiento, así que Tiro se convirtió en el proveedor de barcos y soldados para la flota persa durante las guerras con los griegos.

Todo terminó cuando Alejandro Magno llegó dispuesto a conquistarla, en el año 333 antes de Cristo. Acababa de someter al Rey Darío en la batalla de Issus, así que venía con ganas… Teniendo en cuenta lo que les había pasado a los babilonios, Alejandro Magno decidió destruir la ciudad que se extendía en la costa y con los escombros unió la isla de Tiro al continente. Así pudo atacar y asediar a sus habitantes con saña durante siete meses, entre enero y julio, hasta que no pudieron más.

Alejandro entró en Tiro y masacró a su población, que alcanzaba ya los 30.000 habitantes. La ciudad se sometió a las leyes griegas y se adoptaron las costumbres y cultura helenística. Luego vinieron los romanos, que por cierto les gustaba imitar a los griegos en eso de las artes y las buenas maneras, sobre todo los ricos… Y después les siguieron los bizantinos.

casa antigua en las ruinas de tiro con suelo de mosaico

La UNESCO declaró Patrimonio de la Humanidad de arquitectura romana a Tiro en 1984. En verano se hace un festival internacional de música y artes en los mismos yacimientos.

Los restos de toda esta historia son visibles en varios puntos alrededor de la ciudad. Los más importantes son dos: Al-Bass y Al-Mina. Son muy distintos y están llenos de sorpresas, así que no te recomiendo saltarte ninguno. Ahora mismo te los cuento 🙂

Yacimiento de Al-Bass

Llegamos a la entrada y se advierte poca cosa desde fuera. Empieza a lloviznar un poco, y empiezo a dudar del interés del sitio. Qué equivocada estoy. En cuanto nos aproximamos me doy cuenta de que este es un lugar muy especial.

En el yacimiento de Al-Bass confluyen de forma muy visible las épocas romana y bizantina, y es único por varias cosas.

sarcófago de mármol blanco y arco detrás en las ruinas de tiro

Empezamos andando por una antigua calzada bizantina. A los lados hay sarcófagos de mármol y piedra con algunos relieves e inscripciones. También hay casas, templos y capillas de distintas épocas. Muchas con habitaciones que aún lucen suelos cubiertos de mosaicos, o de baldosas de distintos mármoles.

[haz clic en las flechas para ver todas las fotos]
  • sarcófago bizantino con relieves en la parte baja en las ruinas de tiro
  • sarcófago de tiro con tapa con relieve de un ángel
  • sarcófago de mármol con relieve de rostro con pelo rizado en las ruinas de tiro
  • sarcófagos de mármol blanco entre la vegetación en tiro
casa antigua con mosaicos en sus habitaciones en tiro

Detrás de las ruinas empiezan las casas modernas. Se las ve algo destartaladas. Hay un minarete que llama a la oración a las horas correspondientes, y algunas banderas. Es uno de los campos de refugiados palestinos más extensos de Líbano. Allí viven, encerrados en el guetto, unas diez mil personas. Probablemente más.

minarete de mezquita y banderas palestinas junto a una casa al lado de las ruinas de tiro

Seguimos en la calzada bizantina. Mirando hacia delante, al fondo, un gran arco de triunfo del siglo II marca la “frontera” con la antigua ciudad romana. Pudo ser levantado durante el reinado del emperador Adriano. Está totalmente reconstruido porque un fuerte terremoto lo tiró abajo allá por el año 551.

sarcófago de piedra con dos cabezas de toro y al fondo arco romano en la ciudad de tiro en líbano

A partir del arco la calzada está a un nivel más bajo. A continuación se despliegan dos hileras de pórticos y columnas que albergaban las tiendas del mercado de entonces. Como en la antigua Jerash.

línea de columnas y arcos frente a la calzada romana en lo que fue el mercado de tiro

A la izquierda se extienden los restos de un antiguo acueducto. Servía  para llevar el agua a las fuentes de Ras Al-Ain, a seis kilómetros de distancia.

Y junto al acueducto, el Hipódromo. Una extensión enorme de hierba alrededor de la cual quedan algunas gradas. Allí se sentaba el público para disfrutar de las carreras de carros. Estos tenían que rodear una gran columna que hay más o menos en el centro. Dicen que es el hipódromo más grande del mundo, o el segundo más grande, según la versión, con una capacidad de 30.000 personas.

gradas del hipódromo de tiro con columnas en la parte superior y turistas bajando por los escalones

Hoy puedes subir a las gradas como entonces y contemplar las ruinas desde arriba. Y andar por los bajos de las mismas. Allí donde los corredores y carros se prepararían, se encomendarían a los dioses…

columnas en la base superior de las gradas del hipódromo y la ciudad moderna de tiro al fondo con bloques de pisos
vista del antiguo acueducto de tiro
pasadizo con dos arcos que permite cruzar las gradas del hipódromo por debajo

Volviendo hacia la salida caminamos de nuevo por la zona bizantina y observamos más y mejor la enorme necrópolis. Hay cientos de sarcófagos que siguen ahí, mojándose bajo la lluvia o tostándose bajo el sol, según el día. Impresiona.

10 sarcófagos bizantinos entre las casas de la antigua tiro

Yacimiento de Al-Mina

Después de comer en la ciudad moderna de Tiro, cerca de la playa, nos vamos a Al-Mina. Estamos frente a la costa y en realidad esta fue la isla que Alejandro Magno conquistó con su estrategia de unirla al continente a base de escombros.

columnas de mármol de varios colores y el mar al fondo con turistas con paraguas de colores en tiro

La entrada ya promete mucho. Al final de una pasarela se alzan varias columnas enormes recortándose en el horizonte de mar. Entre ellas hay un mosaico enorme, en una colina cercana destaca un sarcófago con la cabeza de Medusa exquisitamente cincelada en el mármol…

Incluso hay una “arena” donde hasta dos mil espectadores disfrutaban de espectáculos de lucha y boxeo. Me acuerdo de un espectáculo de kik boxing que atraía a muchos espectadores en la noche de Amman, en el antiguo teatro romano. No hemos cambiado tanto.

Un poco más allá, donde las nueve columnas, había una palestra que más tarde pudo ser una fábrica de tinte de púrpura. Al lado se extienden los baños romanos, en los que se distingue claramente las pequeñas columnitas formadas con discos de arcilla que sostenían el suelo y dejaban un espacio vacío para que pudiera circular el aire caliente. ¿Quién dijo que el suelo radiante es un invento moderno? repito: no hemos cambiado tanto…

espacio rectangular con gradas en lo que era la arena de tiro
nueve columnas de granito gris puestas en línea y cuatro de ellas aún con capitel corintio en tiro

Andando por aquí y por allí descubrimos restos de escoria del vidrio que también fabricaban aquí los fenicios. Aprendo que el color le viene de los minerales que hay en los materiales naturales con que se hace. Si hay cobre, tornará a verde. Si hay hierro, a rojo. Fascinante el mundo de los colores.

escoria de cristal de color verde en líbano

El mito de Tiro y la púrpura

Cuenta la leyenda que el dios fenicio Melqart se encontraba un día paseando por la playa con la ninfa Tiro, a la cual pretendía. Les acompañaba el perro de ella, que mordió un molusco. La boca del animal se volvió de color púrpura y la ninfa decidió que le encantaría tener un vestido de ese color así que aprovechó la coyuntura y le dijo a Melqart que o le regalaba un vestido de color púrpura hecho para ella, o no la volvería a ver…

Sidón (Saida)

Nos trasladamos a la Edad Media en 40 kilómetros, volviendo hacia Beirut. Es hora de caminar por una ciudad medieval. No es que Sidón no fuera fenicia, ni griega, romana y bizantina. En realidad también fue todo esto, empezando por ser uno de los puertos fenicios de más nombre. Los avatares que sacudieron a su vecina del sur hicieron lo propio aquí, incluido el paso de Alejandro Magno.

mosaico con barco fenicio con vela desplegada

Pero quedan pocos restos de aquella época, y algo más de los siglos siguientes. De cuando los Cruzados, que no estuvieron mucho tiempo pero sí el suficiente para dejar su huella. Hasta que les echaron los Otomanos.

Sidón nos recibe bajo una lluvia fina, y a una hora poco conveniente porque todo está prácticamente cerrado. Es la pausa del mediodía, que como buen sitio mediterráneo y también árabe, se respeta. Deberíamos haberla visitado por la mañana, pero no fue así.

Al llegar tuvimos suerte porque, a punto de cerrar, el vigilante del Khan de los Francos nos permite entrar. Este es un edificio del siglo XVII. Compacto, se asoma al puerto. Entre sus muros se compraba y vendía algodón y seda, se hablaba y fraguaba la independencia de los otomanos, y servía de hotel para los comerciantes. Todo en uno.

Fue embajada de Francia en el siglo XIX, de ahí el nombre actual.  

patio de caravanserai con dos pisos y arcos recorriendo todo el perímetro

Muros gruesos, columnas y arcos en el clásico patio rodeado de un pórtico corrido, y establos soberbios donde se guardaba a los camellos y caballos.  

habitación de piedra con bóvedas y un aplique de piedra con agujero para atar caballos
Ingenio para amarrar a los camellos y caballos en los establos

El zoco de Sidón

Tenía tantas ganas de perderme en sus callejuelas y contemplar a los artesanos que siguen trabajando como toda la vida en los bajos de las casas de piedra! Lo hice, pero como he contado antes, siendo las tres o las cuatro de la tarde la mayoría de talleres y tiendas estaban cerrados.

calle estrecha con edificios de piedra y ventanas y puertas de madera

Aun así pude atisbar un poco de su encanto, y comprobar de primera mano que la gente es muy muy amable. Por ejemplo, cuando pasas delante de una pastelería raro será que no te ofrezcan probar alguna de sus especialidades, desde los dulces turcos hasta los baklaba o pastas de muchos tipos como las galletas sanioura.

[haz clic en las flechas de los lados y disfruta de un paseo por el zoco de Sidón!]
  • calle techada del zoco de sidón con escaleras para entrar en edificio a la derecha
  • pastelería con grandes bandejas llenas de dulces árabes y un espejo en el que se refleja el pastelero
  • preparando dulce turco en la excursión a tiro y sidón
  • hombre pasando delante de carnicería con piezas colgando
  • ebanista trabajando en su taller que es como una cueva con techo bajo de piedra
  • escaparate de joyería del zoco de sidón con vendedor dentro
  • pasillo del zoco con bóvedas una joyería a la derecha y un hombre sentado haciendo algo rodeado por tres niños que miran atentamente
  • taller de colchonero en local abovedado del zoco en la excursión a tiro y sidón
  • fabricante de colchones trabajando junto a máquina de coser

Entre unas y otras cosas se anuncian hammans, caravanserais, mezquitas e iglesias. Parece un lugar al que dedicar unas cuantas horas.

El castillo de los Cruzados

En una isleta comunicada por un puente de piedra, construido por los árabes, se alza el castillo de los Cruzados. Esta es una de las postales más características de Sidón. Es de pequeñas dimensiones, y como ya estaba cerrando, no pudimos entrar.

fortaleza de los cruzados con puente de piedra y una pareja andando por él

Se construyó sobre los cimientos de un templo fenicio dedicado a Melqart, el del mito de Tiro. Cuando los Otomanos ganaron la batalla a los Cruzados, construyeron una mezquita en el lado oeste.

A su izquierda está el puerto pesquero, que por lo visto tiene mucha actividad por las mañanas (hasta las 11 h.),  y algunas barcas que esperan turistas para dar una vuelta por la bahía.

puerto pesquero de sidón con pequeñas barcas amarradas en un día nublado

Datos prácticos para la visita a Tiro y Sidón

Esta excursión a Tiro (Sour es su nombre actual) y Sidón (Saida) en un día resultó ser un poco apretada para ir y volver de Beirut. Quizá hubiera estado bien dormir en Sidón, o invertir el orden de las visitas (cuidado con los horarios de los yacimientos).

Para ir al yacimiento Al-Bass, el de la necrópolis bizantina, lo mejor es que cojas un taxi en Tiro si no vas con vehículo propio, porque está en un barrio al este de la ciudad. De todas formas creo que hay una plaza al lado en donde paran muchos buses, así que si tienes tiempo y quieres investigar, puede que sea más fácil de lo que yo creo.

avenida con columnas a los dos lados y una palmera casi en el centro en las ruinas de tiro

El precio de la entrada tanto en Al-Bass como en Al-Mina es de 6.000 libras libanesas por persona (abril 2019). Es decir, que necesitarás 12.000 libras libanesas.

En cuanto a instalaciones, cada yacimiento cuenta con baños, pero nada más. Si vas en época calurosa asegúrate de llevar agua porque no hay ni un quiosco.

Para la visita a Sidón no creo que tenga que darte ningún consejo especial, salvo el que te puedes imaginar: ve por la mañana para disfrutar de la vida del zoco y visitar los monumentos que guarda.

¿Quieres leer más sobre Líbano? Aquí tienes todos los posts:


los viajes de ali iati Si quieres más información, pulsa aquí