kanchipuram

Llevo tiempo recuperando las fotos de mi viaje a India del Sur, allá por 2006. Éste fue el último año que viajé con cámara analógica, así que ya te puedes imaginar a qué me refiero con «recuperar» las fotos. Hoy me apetece escribir sobre aquélla parte del Subcontinente Indio y el viaje que hice en compañía de dos de mis grandes amigos :-). Empezamos en el estado de Tamil Nadu, una zona de India poco conocida para el turismo y que es increíble. ¿Te vienes? 🙂

Belén y yo repetíamos. Viajamos juntas a India, por primera vez, en el año 2.000, pero por el Norte. La ruta clásica. Antonio se estrenaba en este gran país.

La verdad es que inicialmente no pensábamos ir allí, sino a Vietnam, pero los precios de los vuelos para el mes de agosto a ese otro país eran muy altos, así que Belén me propuso volver a India, esta vez al Sur.

Yo tenía mis dudas porque el anterior viaje me había dejado un sabor agridulce que no sabría muy bien explicar. Quizá es esa famosa reacción de muchos viajeros hacia este inmenso país y su cantidad de estímulos, contradicciones, miserias, y un largo etcétera, difícil de asimilar en unas pocas semanas.

cartel que anuncia bodas en mamallapuram tamil nadu
No son carteles de «se busca», sino anuncios de bodas

El caso es que nos decidimos y empezamos a documentarnos un poco. No teníamos ni idea de lo que hacer por allí, qué ver, etc. «Más abajo» de Bombay todo era un misterio.

columnas de piedra antiguas entre rickshaws amarillos tamil nadu

Cogimos varias guías de la biblioteca y empezamos a leer y a reconocer el terreno. Uf! aún recuerdo lo difíciles, lejanos y extrañísimos que nos parecían los nombres de los sitios!: 


Kanchipuram, Mamallapuram, Thanjavur, Kumbakonam, Madurai, Allapuzha, Kochi, Periyar, Mysore…


Ja, ja, es más, todos o casi todos tienen dos nombres!! Por ejemplo: Mamallapuram también es Mahabalipuram. Aun ahora tengo que cerciorarme de ellos, la memoria juega malas pasadas 😉

cuidador con dos elefantes en puerta de templo de kanchipuram tamil nadu

India del Sur me reconcilió con la India

Me encontré con grandes diferencias respecto al Norte. Principalmente, la gente es suave, agradable, simpática, cariñosa, hospitalaria. Hay mucho menos turismo, y un conjunto de lugares y monumentos realmente espectaculares.

Las mujeres llevan siempre un ramillete de flores de azahar en el pelo, para extender su perfume. Los hombres… bueno, hay de todo. No olvidemos que la sociedad India es tremendamente machista, y la cultura misógina campa por su reino.
La comida también es diferente a la de India del Norte. Bastante buena aunque como siempre picante.

Una vez encontramos en una carta «huevos fritos con patatas». Casi lloramos de la emoción. Cuando llegaron a la mesa, contemplamos con tristeza que estaban bien sazonados con pimienta negra.

calle polvorienta de kanchi con gente cruzando, vehículos, bicis... tamil nadu

Primera parada en Tamil Nadu: Mamallapuram

postes de luz en una calle de mamallapuram tamil nadu

Llegamos a Chennai (Madrás) un día a las 6 a.m. y cogimos un taxi a Mamallapuram directamente.

No queríamos pasar tiempo en la capital, Madrás, porque habíamos leído que es una ciudad bastante insalubre y con pocos atractivos. En fin, no nos apetecía y decidimos pasar de ella.

Según llegamos a Mamallapuram, buscamos y conseguimos una guesthouse a buen precio (Sri Murugan Guest House) y salimos a dar una vuelta. Sin embargo, la cantidad de horas durmiendo poco, y el opresivo calor y humedad, hicieron que  volviéramos a echarnos una larga siesta bajo el ventilador.

Ventilador que esa misma noche se estropeó gracias a un rayo enorme que debió de caer cerca y que iluminó la habitación de madrugada. Nos dio un susto de muerte!. A partir de ahí, sólo nos quedaba tumbarnos bajo las mosquiteras y abanicarnos. La llamamos «la noche de los abanicos», juas, juas.

Mamallapuram es un pueblo precioso (para los estándares indios) muy tranquilo, con una playa que mira al Pacífico, de aguas bravas donde nadan los tiburones y las rayas. Aquí llegó el famoso tsunami de 2005 matando a unas cuantas personas.

playa de mamallapuram con columpio y niños tamil nadu
joven de mamallapuram sentado en una barca en playa tamil nadu

Su gran atractivo e interés, además de permitir eludir la contaminadísima Madrás, son los templos excavados en la roca, antiquísimos.

Los días que pasamos allí fueron, sencillamente, geniales.

Prácticamente nadie hablaba inglés, y no recuerdo cómo conseguimos orientarnos en la estación de buses para ir pasar el día en los alrededores viendo templos espectaculares, pero el caso es que lo hicimos.

templo de mamallapuram tamil nadu
hombres trabajando en estatuas de piedra tamil nadu

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

chicos celebrando fiesta de ganesh tamil nadu

Desde Mamallapuram puedes visitar Kanchipuram

niñas con vestidos de colores en templos de kanchi tamil nadu

Kanchipuram es una ciudad llena de templos que a su vez están llenos de vida. Fiestas, peregrinos, color… Realmente uno de los imprescindibles de Tamil Nadu. Fuimos y volvimos en bus desde Mamallapuram, aunque también podríamos haber dormido allí. Sea como sea, no dejéis de ir.

mujer leyendo y hombre recostado en un templo de kanchi tamil nadu
Templo Varadarajaperumal (toma ya con el nombre!!)
dioses de piedra en tamil nadu

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Templos a menudo pintados de colorines como si Walt Disney les hubiera asesorado. Aunque por dentro conservan ese aire medieval de galerías oscuras y llenas del humillo de las velas y el incienso, con la roca ennegrecida por dicho humo. Allí resuenan las voces de aquellos que alzan sus plegarias hacia los dioses.

figuras de kamasutra pintadas de colores en templo de jumbakonam tamil nadu

hombre con sus hijos en taller de seda tamil nadu

No se me olvidarán tampoco los talleres de seda que aún siguen en funcionamiento. Donde viven familias enteras sin sitio para moverse alrededores de los telares.

Y los templos de Madurai son Patrimonio de la Humanidad

templos multicolores de madurai en tamil nadu
templo de madurai pintado de colores tamil nadu
hombres diciendo cosas a un toro en el templo de madurai tamil nadu
Ceremonia en el interior de uno de los templos de Madurai. Los chicos susurran cosas a las orejas del toro, metido en una especie de bañera de piedra.
pareja de novios recién casados con elefante detrás dentro del templo de madurai tamil nadu
Boda en el interior del templo. Detrás, a la izquierda de la foto, hay un elefante enorme. Bueno, en realidad había dos.
suelo pintado con figuras de colores y una mujer pasando con su sari tamil nadu

Entre mis recuerdos está el color, siempre el color de este país. Alegra los corazones y es capaz de disfrazar parte de sus miserias.

Quizá este sea el viaje en el que más me he reído. Tanto por mis amigos como por la cantidad de curiosidades que nos íbamos encontrando por el camino.

dioses pintados de vivos colores en tamil nadu

Todas las noches veíamos alguna peli en la tele de la guesthouse de turno. ¡Esas pelis de Bollywood inacabables y a cada cual más loca!!

Un chico en el bus que quería conocernos y se empeñaba en que fuéramos a su casa. 

Gente que decía que yo me parezco a una actriz de Bollywood. Incluso se hacían fotos conmigo, aunque sigo sin dar crédito.

Los elefantes que te bendicen con la trompa en la puerta de los templos o incluso en el interior, como en Madurai. La fiesta del palacio del rajá de Mysore -los domingos por la noche-…

interior bus en tamil nadu
flores de jazmin en mi pelo en madurai tamil nadu

…y un sinfín de momentazos que hicieron de éste un viaje muy especial. Un destino que siempre recomendaré, aun a costa de sacrificar el afamado Taj Mahal.

templo de chindanbaram pintado de colores tamil nadu
Chidanbaram – Templo Sadohanayaka Nataraja, donde Shiva es elevado a Señor de la Danza Cósmica (Nataraja).

Si quieres leer más sobre la fascinante India, te puede interesar…


los viajes de ali iati Si quieres más información, pulsa aquí