ruta del boquerón de estena cabañeros

La provincia de Ciudad Real tiene grandes atractivos naturales. Las Tablas de Daimiel, las Lagunas de Ruidera, y el llamado Serengueti español que es el Parque Nacional de Cabañeros. Hoy te voy a hablar de una ruta alternativa y gratuita que hay en dicho parque, ideal para darle a la zapatilla y pasar un buen día de campo 🙂

La ruta con el nombre más curioso que conozco: El Boquerón de Estena, en el Parque Nacional de Cabañeros, Ciudad Real

De dónde viene el nombre de El Boquerón sigue siendo un misterio para mi. Estamos muy lejos del mar, así que no encuentro explicación. Ojalá algún manchego me (nos) saque de dudas!

Esta es una pequeña ruta para hacer a pie. Su principal atractivo es la geología del terreno y los fósiles.

camino de la ruta con tres personas al fondo y cielo azul con nubes

A tener en cuenta

Estamos en el Parque Nacional de Cabañeros, en los montes que limitan el Parque por el norte, y el acceso está señalizado a partir del pueblo de Navas de Estena.

Estena es el río responsable de excavar esta garganta. A un nivel más alto de este empieza a discurrir primero una carretera abandonada hace años. Luego una pista bastante pedregosa. Todo está bien señalizado y con paneles explicativos.

Hay que seguir las normas de los parques nacionales y reservas naturales. A saber: prohibido llevarte cualquier cosilla. Ni flores, ni fósiles, ni rocas, ni nada. Este es un lugar para observar, fotografiar, disfrutar y nada más!! Bueno, sí, dejarlo como estaba, sin residuos.

Es una ruta libre. Es decir, no hay que reservar ni nada parecido, sólo acceder hasta el punto donde puedes dejar el coche, junto a la ermita de Nuestra Señora de la Antigua. No hay transporte público que llegue allí.

camino de la ruta del boquerón de estena que pasa entre dos rocas verticales

Yendo tranquila, te llevará unas dos horas entre la ida y la vuelta. La dificultad del camino es muy baja, así que está muy bien para ir con niños.

Estos parajes fueron un fondo marino, y después una playa

De ello nos dan fe las huellas que el agua dejaba en la arena, como cualquier playa de hoy en día, pero aquí convertidas en piedra, inmortalizadas.

fósil de arena de playa con rizado hecho por las olas en la ruta del boquerón de estena

Son restos de hace más de 400 millones de años. Esperemos que duren “para siempre”, aunque creo que ya lo han logrado 🙂

Junto a las huellas de las olas, las de las anémonas de aquél entonces.

fósil de concha marina en la roca en la ruta del boquerón de estena

Pero el fósil más espectacular, sin ninguna duda, es el que encontrarás sin tener que ir atenta al suelo o a las piedras.

Un gran gusano. Bueno, es el rastro que dejó el bicho. Supongo que era muy grande, o al menos ancho y fuerte para dejar ése pedazo de rastro!!. Parece casi una broma, o una peli de terror, pero es de verdad 😉

fósil gigante en la roca con forma de gusano en forma de lazo en la ruta del boquerón de estena

Para animar la cosa, seguramente veas dendritas que parecen fósiles de plantas. Parecen, pero no son.  Es sólo un capricho de la naturaleza. Muy bonito, eso sí.

dibujos naturales en la roca que parecen plantas fosilizadas en la ruta del boquerón de estena

Puede que te veas acompañada de la fauna del lugar, incluyendo una pequeña bívora que, en mi caso, tardó medio segundo en cruzar el camino y desaparecer bajo una piedra. Y lo que seguro que no te pierdes es la flora y el bosque maravilloso que forman una buena variedad de especies: robles, encinas, alcornoques.

ermita en lo alto de un monte verde

flores de lavanda de color morado junto al camino ruta boquerón de estena

El final del camino se acerca al río Estena, y te permite remojar los pies y contemplar esa agua que nos da la vida.

Si quieres, puedes dar un rodeo con el coche para contemplar los riscos del otro lado. Dicen que allí hay otra pared llena de fósiles. Yo no encontré el paso para cruzar el río. Quizá en verano, cuando baja el nivel de agua.

final de la ruta del boquerón de estena con rocas donde se ven los pliegues de hace miles de años y el río que pasa enmedio

río con árboles reflejándose en sus aguas


los viajes de ali iati Si quieres más información, pulsa aquí