Reykjavik

Bueno, ya tocaba hablar de la capital de Islandia, ¿no? Reykjavik es su nombre y en este post te la presento. Con mucho cariño lo digo además, porque es uno de esos sitios que transmite muy buenas sensaciones. Y la mejor manera de empezar o terminar en esta isla llena de atractivos naturales. ¡Vamos!

Reykjavik, esa ciudad de buenas vibraciones

Reykjavik es utilizada más como entrada y salida a la isla que otra cosa. Y es injusto, pero es cierto que hay tantas maravillas tan cerca que es casi inevitable.

atardecer en Reykjavik

Islandia

Sin embargo, Reykjavik transmite muy buenas sensaciones, así que hazme caso y dedícale un poco de tu tiempo. 

Se trata de una ciudad tranquila. Un poco “fantasma” a ratos. Es decir, que puedes andar por el centro sin cruzarte con nadie durante mucho rato. Supongo que por el clima.
el arte callejero está en todas partes. Graffitis de lo más artísticos. Un banco de la calle pintado de vivos colores. Toda una fachada llena de fotos recortadas de revistas o impresas de forma casera. Una exposición de fotografía en un parque. Y así.

arte callejero en reykjavik

banco de reykjavik pintado de colorines

Y es que en la capital de Islandia el color combate al mal tiempo

Sus casas lucen tejados o fachadas de colores. Las que son blancas se pueden confundir con los cielos plomizos tan frecuentes de Islandia. Sería muy triste si toda la ciudad fuera así.

casas de fachadas y tejados de colores verde, amarillo, rojo en Reykjavik

Edificios que están hechos o revestidos con una especie de chapa ondulada, creo que de hierro, que les da un aire entre precario, cutre y underground, je, je.

casa con hasta cinco colores en su fachada y ventanas en Reykjavik

bicicleta junto a pared de chapa roja en Reykjavik
teatro con puertas rojas y una bici blanca apoyada en la pared en reykjavik

caseta de taxis pintada de amarillo y azul en reykjavik

Un poquito de historia y datos de Reykjavik

A diferencia de otros países, Reykjavik fue el primer y principal asentamiento humano de Islandia. 

Ingólfur Arnarson, el primer colono, le puso su nombre. Reykjavik significa “bahía humeante”… y es que el vapor brotaba de sus grietas geotérmicas.

Hoy en día hay numerosas piscinas públicas donde disfrutar de estas aguas y a un precio bastante asequible. Si tienes tiempo, no lo dudes!

Junto al lago Törjin, donde los cisnes y otros patos nadan a sus anchas, dicho colono construyó su vivienda.

lago de Reykjavik

La capital concentra un tercio de la población de toda la isla, y sin embargo es como un gran pueblo. Claro que un tercio de la población islandesa son poco más de cien mil habitantes.

cruce de calles en Reykjavik

cartel con direcciones en islandés en reykjavik

Nombres imposibles guarda el islandés…

Lugares que visitar en Reykjavik

Edificio Harpa

El Harpa es más que sorprendente, sobre todo por dentro. En 2013 fue galardonado con el premio Van Der Roher 2013, algo así como el “Nobel” de la arquitectura.

edificio harpa de Reykjavik desde el exterior

Es el Auditorio y Palacio de Congresos de Reykjavik.  Está abierto al público siempre, y es gratuito.

Cuando estalló la crisis en 2008 las obras se paralizaron, pero al final se decidió seguir adelante porque su objetivo era llegar a ser un referente cultural para todos los ciudadanos islandeses. Espero que lo haya conseguido.

interior del edificio harpa de Reykjavik con techo de cristales octogonales

En Islandia, señores, se valora muchísimo la cultura y el ROI (retorno de la inversión) que ésta puede aportar a la sociedad.

gente tomando algo en el edificio harpa de reykjavik

El puesto de perritos calientes más famoso, probablemente, de Europa

También en el puerto, y prácticamente enfrente del Harpa, está el famoso puesto de perritos calientes Baejarins bestu. Dicen que son los mejores de la ciudad. Que Clinton paró allí a comerse uno y todo…

puesto de perritos calientes de Reykjavik

Las iglesias de Reykjavik

Otro punto de interés es la catedral luterana Dómkirkja. Como en las pelis, el pastor, vestido muy sencillo aunque igual era un jerifalte de la iglesia, estaba en la puerta saludando uno a uno a los feligreses. En un momento dado nos hizo un gesto un poco raro y cerró las puertas a cal y canto. Menos mal que ya habíamos salido.

iglesia de color blanco en el centro de reykjavik

Mucho más espectacular, y destacando por encima de todos los edificios de Reykjavik, se halla la iglesia de Hallgrímur. 

Lleva el nombre de un famoso poeta islandés y es la más grande del país.

estatua de Erik el Rojo en reykjavik

Las mejores vistas de la ciudad

En Hallgrímur, por unos 5 €, puedes subir a la parte más alta de la torre y divisar toda la ciudad desde los ventanucos abiertos al frío y cristalino aire. El ticket se paga dentro, el ascensor se coge fuera y no hay nadie controlando los pases -ni arriba ni abajo-. Como no lo sabíamos, pagamos religiosamente, y el resto de gente también. Una muestra de la seguridad y confianza en los islandeses.

vistas de Reykjavik desde lo alto con calles rectilíneas

El edificio es de los años 60 o 70 y en su día parece ser que causó mucha polémica. Hombre, bonito no es, a pesar de que imite a las columnas basálticas de los acantilados volcánicos de la isla… Pero lo que suele pasar con estas cosas (en su día con el Pirulí de Madrid, por ejemplo), que ya es todo un símbolo de la ciudad.

Islandia

Frente a la puerta principal, el hijo de Erik el Rojo alza su mirada al cielo. Se dice que fue el primer explorador occidental, vikingo para más señas, que llegó a las costas de América. 500 años antes que Cristóbal Colón.

escultura de barco vikingo frente al mar en Reykjavik


 

los viajes de ali iati Si quieres más información, pulsa aquí