La Valeta

Una ciudad totalmente amurallada que mide poco más de medio kilómetro de ancho, y uno de largo. Así es La Valeta, que puede recorrerse en poco tiempo, o en todo el que quieras. Tuya es la decisión de entretenerte más o menos, pero te aconsejo que te la tomes con calma porque son muchos los detalles que guarda. Por eso te voy a dar unos cuantos consejos sobre qué ver y hace en La Valeta, además de enseñártela 🙂

¿Por qué no empiezas rodeando La Valeta a pie?

Una manera como otra cualquiera de empezar a ver una ciudad amurallada puede ser esta. Recorrerla desde fuera. Admirar sus muros, y ya que estamos frente al mar, beneficiarte de los rayos del sol mientras paseas.

murallas de La Valeta

Rodea las murallas, admira su tamaño y su piedra de color dorado. Pasarás por el Fuerte de Sant Elmo, y por la entrada a calles muy largas (en realidad, no más de un kilómetro, claro). Muchas tranquilas y silenciosas si no es temporada alta. Al otro lado el mar, siempre infinito.

calles de La Valeta

Cómo entrar en La Valeta

Hay varias formas de entrar en este bastión amurallado. Una es llegar en ferry desde Sliema. Si es así, te hallarás a los pies de las enormes murallas, y antes de eso el trayecto de apenas cinco o diez minutos te regalará una de las postales más famosas de Malta. Desde ese punto, yendo hacia la izquierda, podrás hacer ese primer paseo rodeando sus murallas por el exterior. Si no, puedes internarte directamente por las calles de La Valeta.

La Valeta desde Sliema

Otra manera de abordarla es, también desde Sliema, andando por el paseo marítimo. Es un buen rato, al menos una hora, pero a cambio tienes siempre a la vista las enormes murallas y los barcos amarrados al puerto. Entre ellos, algunas barcas de pesca con los ojos de Isis pintados en su proa. Además hay un tramo junto a una hilera de palacetes y embajadas de otros países. Si no te quieres cansar mucho, siempre puedes coger alguno de los autobuses que te llevan a La Valeta, en casi cualquier punto del paseo.

iglesia de Sliema junto a La Valeta

Iglesia de Sliema junto al paseo marítimo que te lleva a La Valeta

La Valeta desde Sliema

Otra es si vienes desde Vittoriosa, de nuevo aproximándote en ferry. Nada más bajarte encontrarás el ascensor Upper Barrakka. El ticket del barco te permite cogerlo gratis, y la subida es genial porque el ascensor es de cristal. Arriba te esperan los jardines del mismo nombre, que luego te cuento.

Y la última, si vienes en autobús, es la entrada más oficial, la de la Puerta de la Ciudad que te lleva directamente a la calle República, la más comercial y animada de La Valeta.

Sitios que no debes perderte en la capital de Malta

Sus calles

Es una obviedad, pero no puedo dejar de recomendarte que callejees. Puedes fijarte en algunos detalles como que en muchas esquinas hay hornacinas con vírgenes, santos o esculturas. Por lo visto fue una de las normas de los fundadores de la ciudad: que todas las esquinas se decoraran con estatuas o nichos.

esquinas de La Valeta

Contemplar los famosos balcones que son galerías de madera, recién pintadas, o desconchadas por el paso del tiempo. Tú eliges cuál te gusta más 😉

balcones de La Valeta

as minúsculas tiendas donde se venden riquísimos dulces malteses y todo tipo de viandas suelen ocupar un local pequeñísimo, con apenas espacio para entrar, mirar la mercancía y decidir qué comprar.

Y sorprenderte con las viejas cabinas telefónicas y buzones de correos pintados de color rojo, que por un momento te transportan a las islas británicas. Buen momento para recordar que los ingleses estuvieron aquí hasta 1979.

cabinas de teléfono británicas en La Valeta

La ropa tendida en las fachadas y los viejos edificios que te pueden recordar a Palermo. O incluso a Nápoles.

calles de La Valeta

Y una calle que destaca sobre las demás, Republica Street. Llena de comercio, algún café y alguna pastelería, es la más animada con diferencia. A sus lados te encontrarás con la calle de los joyeros, llena de escaparates con la filigrana típica de los orfebres malteses.

café en Republica street de La Valeta

La concatedral de San Juan

La encontrarás en pleno centro, enseguida. Es lo bueno de una ciudad tan pequeña. Abre a los visitantes todos los días de la semana excepto los domingos y festivos, y los sábados sólo de 9.30 a 12.30 h. Para más seguridad, consulta en su web los horarios antes de ir.

Precisamente yo andaba por allí un sábado, sin haberme informado antes, y llegué a las 11.40 de la mañana. Vi que cerraban a las 12.30 y decidí entrar. La entrada cuesta 10 € que incluye audioguía en tu idioma. Enseguida se te abrirá la boca de sorpresa, así que te aconsejo que no te la pierdas.

concatedral de San Juan en La Valeta

Paredes de volutas y pan de oro de arriba a abajo, colores, una nave central con la enorme cúpula llena de pinturas al fresco, mosaicos de mármoles de colores en el suelo, como los que vi en Siena… Quizá esto sea así porque el artista era un caballero de Calabria que vino a Malta en busca de mecenazgo para sus obras. Se llamaba Mattia Preti.

catedral san juan en La Valeta

El templo tiene un montón de capillas, cada una dedicada a una lengua. La capilla de Castilla, León y Portugal, la capilla de Aragón, la de Francia, de Italia…

Y cuando crees que lo has visto todo, te diriges al Oratorio. Allí hay varias obras de Caravaggio, incluyendo el cuadro más grande que pintó. Un verdadero maestro de la luz. No sé si sabías que el famoso pintor llegó a Malta huyendo de la justicia, y después tuvo que volver a huir a Sicilia… Merece la pena leer su historia, la verdad.

cuadro de Caravaggio en la catedral de La Valeta

retrato de Caravaggio en La Valeta

Ah, permiten hacer fotos sin flash en todas partes 😉

El Museo Nacional de Arqueología

Puede ser pequeño y estar algo viejito, pero no me cansaré de recomendártelo. Además no es caro (5 € cuesta la entrada y también permiten hacer fotos).

Es como de los años 80, desde los carteles hasta la disposición y vitrinas. En general parece que le falta una buena mano de pintura.

museo arqueológico nacional en La Valeta

Pero guarda unas cuantas piezas únicas, traídas de los yacimientos arqueológicos de la isla, y me parece una buena introducción antes de visitar dichos sitios. Sobre todo me quedo con las damas gordas, algunas realmente grandes, todas muy bellas.

arqueologia en malta dama gorda

Jardines Upper Barrakka

Estos pequeños jardines que se asoman a las Tres Ciudades (Senglea, Vittoriosa y Cospicua) son preciosos. Columnas, vegetación y alguna fuente dan paso a un balcón con vistas maravillosas. Seguro que son un buen refugio para el calor veraniego, y desde luego para el bullicio de la ciudad en cualquier época del año.

vistas desde Upper Barrakka en La Valeta

Resérvatelo para el atardecer, no te arrepentirás. Yo repetí, también te lo digo 😀

A estos jardines puedes acceder desde la calle, o bien por el ascensor de Upper Barrakka.

Upper Barrakka gardens en La Valeta

Jardines Lower Barrakka

Los anteriores están en lo alto, y estos… en lo bajo, como su nombre indica. Un poco menos señoriales que los anteriores, tienen en el centro un templete neoclásico con la estatua de Sir Alexander Ball, el capitán de marina que arrebató Malta a los franceses allá por 1800, erigiéndose en el primer comisionado del Protectorado Británico.

Otro lugar donde se respira mucha calma, ideal para sentarte un rato al sol, leer, o dejar la mirada perdida en el mar.

Lower Barrakka Gardens en La Valeta

El Palacio del Gran Maestre

Sólo lo contemplé desde el exterior, pero es un edificio imponente y lleno de balcones pulcramente pintados de verde, que mira al mar. Fue durante mucho tiempo la sede del Parlamento de Malta, y hoy se puede visitar. La plaza que le precede, y la calle ancha que baja, jalonada por iglesias y antiguas columnas romanas hacia la calle de la República, es de los rincones que más me gustaron de la vieja Malta.

palacio del Gran Maestre en La Valeta

músico en las calles de La Valeta

Fuerte de Sant Elmo

Tampoco llegué a entrar. Las ganas de estar más tiempo callejeando me pudieron, pero debes saber que alberga el Museo Nacional de la Guerra y que por lo visto está muy bien. Es la parte más antigua de La Valeta, y fue construido en sólo cuatro meses!! En el patio exterior hay unas tapaderas enormes que corresponden a los graneros subterráneos. Supongo que allí almacenarían la comida para resistir el asedio de los turcos en el año 1562, uno de los hitos históricos más recordado en Malta.

fuerte de Sant Elmo en La Valeta

Un poco de historia ¿qué es La Valeta? ¿por qué es así?

Este lugar fue construido por los Caballeros de la Orden de San Juan en el siglo XVI. A todas luces lo hicieron para protegerse de las amenazas que venían del mar. Antes de ello sólo existía el fuerte de San Elmo, apenas la puntita de la península.

La Valeta

Era, pues, un puerto vulnerable ante el avance del Imperio Turco, los enemigos a los que temían estos caballeros. Nada nuevo bajo la historia, y menos la del Mediterráneo.

Estamos en un lugar Patrimonio de la Humanidad y que detenta el título de uno de los sitios con mayor concentración histórica del mundo.

Quizá sean palabras mayores y quizá la mirada de aquél que pensó y escribió tamaña afirmación era un tanto parcial, no lo sé, pero no se puede negar que aquí se respira historia por los cuatro costados, así que no nos vamos a poner quisquillosos…

Otros detalles curiosos es que La Valeta fue la primera ciudad planificada de Europa. El trazado rectilíneo, que hace que encuentres horizonte cuando parece no haberlo, y la altura de los edificios, pensada para que puedan dar sombra a las calles, son señales inequívocas de esa planificación.

La Valeta

Además, un gran foso, como el de los castillos medievales, se excavó rodeando a toda la ciudad en su parte terrestre.

antiguo foso de La Valeta

Parte del antiguo foso de La Valeta, hoy es calle y parking…

Y lo hicieron todo en sólo cinco años, tal era el miedo a que vinieran los turcos…

cúpula de iglesia en La Valeta

Hasta la II Guerra Mundial, La Valeta estuvo habitada por nobles y ricos comerciantes, pero esa maldita gran guerra causó grandes destrozos y quedó semiabandonada. Los edificios se dedicaron a viviendas sociales, y fueron ocupados por unas 3000 almas que nada tenían que ver con esas familias nobles y ricas. Esos se fueron a Sliema, junto al mar.

calles de La Valeta

Desde que La Valeta fue nombrada Capital Cultural Europea 2018…

Todo ha cambiado. Grandes obras urbanísticas, obras de arte y el lado oscuro de estas cosas. Por lo visto ahora hay una corriente imparable de especulación, comprando las antiguas mansiones que amenazan ruina a precios cada vez más altos. De aquí a unos años, supongo que nos encontraremos con una ciudad dedicada al turismo en su máxima expresión: apartamentos de alquiler, comercio para y por… ¿otro parque temático? Nadie lo sabe, esperemos que no. No quiero que acabe cayéndose a pedazos, pero digo yo que habrá otro modelo ¿no?

palacio de La Valeta


los viajes de ali iati Si quieres más información, pulsa aquí