Perpignan

Invitados por el equipo de Turismo Pyrennes-Orientales, llegamos a Perpignan un grupo de periodistas y bloggers españoles y franceses para conocer la oferta de turismo que se ofrece en la región de la Cataluña del Norte.

Sí, sí, estamos en Francia pero este es un territorio de corazón y cultura catalanas. Así se puede ver en la presencia de la lengua, banderas, gastronomía y tradiciones.


ventanas de madera en perpignan

En los Pirineos Catalanes nacieron o fueron seducidos grandes artistas como Picasso, Matisse, Maillol, Pau Casals, Salvador Dalí, o Claude Simon. Nosotros teníamos por delante varios días para conocer esos lugares que inspiraron y sedujeron a tan grandes.
Días para conocer el Macizo del Canigó, el pico más alto de esta parte de los Pirineos que es todo un símbolo, y algunos pueblos de la costa al sur de Perpignan.

plaza con edificios de perpignan

Perpignan en la historia

Aquella primera tarde la dedicamos a pasear tranquilamente y por nuestra cuenta por esta ciudad, capital de la región, de unos 200.000 habitantes.

De renombre en nuestro país, Perpignan es conocida porque aquí era donde los que podían se escapaban para ver en el cine las películas que no pasaban la censura de la dictadura. El último tango en París, por ejemplo.

Pero es que además Perpignan vio llegar a los más de 400.000 españoles que huían del terror de la Guerra Civil.

Los vencidos, los desahuciados por el horror de la guerra.

En pleno mes de Enero -de aquellos eneros tan crudos- tuvieron que cruzar las montañas como pudieron.

Difícil tarea la de esta ciudad: hacerse cargo de más del doble de su población, y en pocos días.

A unos 100.000 de aquellas mujeres, niños y ancianos principalmente, les agruparon en la cercana playa de Argèles-sur-Mer, con aquél frío y sin ningún recurso.

Los que sobrevivieron fueron poco a poco integrándose en el país de acogida, hasta que se encontraron con la II Guerra Mundial.

Toda esta historia dolorosa y reciente sucedió en esta región, así que aunque Perpignan no es la ciudad más bonita del mundo, este valor de memoria histórica hizo que la viera con una mirada curiosa y amable. Y me vi recompensada con más de lo esperado.

Las calles de Perpignan

Dicen que en las calles de Perpignan, rebosantes de color, la vida canta en un paso de sardana, una armonía de jazz, un acorde de rock, y en la guitarra hermosa de un gitano. Y lo pudimos comprobar.

figura de un pez en la esquina de una calle de perpignan
qué ver en perpignan calles

Andar por estas calles, con o sin acordes de fondo, fue todo un placer. Calles y callejas estrechas. Arcos que no sabes bien a dónde te conducen pero que te atraen poderosamente, aunque sólo sea por su sombra. Comercios coquetos, cuidados.

calle con túnel para cruzar a patio interior
edificios modernistas vistos desde abajo

Quietud. Romanticismo.

qué ver en perpignan ventana
sol hecho de chapa que anuncia restaurante está colgado con cables atravesando la calle

Contraventanas de madera que te recuerdan a los Pirineos que están ahí mismo. Fachadas pintadas de colores, plazas y plazuelas donde la gente toma su aperitivo en las terrazas. La antigua lonja de pescado que te recuerda la cercanía del mar.

qué ver en perpignan lonja
esquina superior del edificio de la lonja de perpignan
Detalle del edificio gótico de la Lonja de Perpignan
ventanas de madera en fachada de ladrillo
¡Me encantan los ventanales de Perpignan!
qué ver en perpignan calles
Perpignan está lleno de rincones a descubrir
gente tomando aperitivo en la terraza de un bar

Qué ver en Perpignan

Por aquello de no perder el ritmo del turista, os señalo los puntos de interés que visitamos entre esa tarde y parte del mediodía siguiente. Amén de lo ya contado,  y seguro, seguro, dejándome cosas que el tiempo no nos permitió ver.

Buscamos la catedral, para encontrarnos con un punto de referencia que visitar.

Cuando llegamos nos encontramos con que estaba cerrada. Sin embargo, desde fuera pudimos disfrutar del curiosísimo campanario que parece frágil, delicado, como de cristal.

Después seguimos adentrándonos en los callejones para localizar un enorme claustro que se apoya en los muros traseros de la catedral. Dicen que es un camposanto.

campanario de catedral de perpignan
placa de mármol con el dibujo de dos ratones e inscripciones en latín
qué ver en perpignan cementerio
El claustro que hay en la parte posterior de la catedral de Perpignan impresiona por sus dimensiones y perfección

El Castellet de Perpignan

Es difícil evitar encontrarte con el Castellet o Castillet de Perpignan. Un pequeño y recogido castillo que se alza junto a una de las avenidas principales.

castellet de perpignan al atardecer
castillo

Fue puerta de la ciudad y prisión, alternativamente, y hoy es el símbolo del ayuntamiento de Perpignan.

De ladrillo rojo, que se intensifica en el atardecer, dicen que se puede subir a lo alto de la torre y contemplar el pico Canigó y todo el valle.

No estaba abierto cuando pasamos por allí. O no nos apetecía mucho así que… lo dejamos pendiente para otra visita 😉

Palacio de los Reyes de Mallorca

vista frontal del palacio de los reyes de mallorca

¡Andá! ¿cómo que el Palacio de los Reyes de Mallorca?

Pues… sí. Este castillo del siglo XIII fue el centro del reino de Mallorca. Un reino pequeño y fugaz en la historia, pero que existió.

grupo de gente entrando por puerta en forma de arco en castillo

Entre románico y gótico, pudimos visitarlo siendo hoy la sede del Consell, uno de los organismos de la República Francesa.

La cara que pondrían sus Majestades al saber que aquél su palacio es hoy edificio oficial republicano, nunca la veremos.

patio del castillo con su pozo


Subir hasta el palacio (la cuesta es corta y muy poco pronunciada) te descubre de repente una vista aérea de Perpignan casi insospechada.

El Macizo del Canigó si el día está un poco claro, parece que abre sus brazos a la ciudad. Protección natural de primer orden.
La entrada de adultos son 4 € y creo que podéis consultar los horarios (cambian un poco según la época en la que vayáis) en la web de turismo de Perpignan.

casas de colores en las vistas desde el castillo
Parte de las vistas desde el Palacio de los Reyes de Mallorca, con el Macizo del Canigó al fondo

Teatro L’Archipel

Perpignan tiene también arquitectura vanguardista, como el Teatro L’Archipel (archipiélago), de reciente construcción.

teatro l'archipel en forma de huevo rojo

Curioso, evocador, su platea ovalada y de color rojo me gustó mucho. A mi es que las figuras circulares, redondas, me gustan mucho. Me dan paz, me hacen pensar en el infinito, en lo flexible, no sé…

relieves con poemas en el teatro l'archipel de perpignan
interior teatro con paredes curvas y pintado de rojo

Tuvieron la amabilidad de mostrarnos algo de su interior, y así pudimos subir a su parte más alta desde la que obtuvimos otra vista de 180º de Perpignan y la campiña que le rodea. ¡Precioso!

edificio con fachada llena de arte callejero

Mercados de Perpignan

Como es tradición en el Mediterráneo, en Perpignan también te puedes encontrar con algún que otro mercadillo en el que se venden productos frescos de primera calidad, cultivados en sus huertas y pescados en su mar. Lo llaman “mercado de proximidad” y estoy convencida de que es el modelo a seguir 😉

mercado en las calles de perpignan

Hablando del mar… Perpignan está a tan sólo 15 minutos de la playa, un dato a tener muy en cuenta.

qué ver en perpignan mercado
fachada de edificio pintada entera como si fuera la calle

En fin, Perpignan fue definida por Dalí como “El centro del mundo”, un título algo ampuloso, exagerado como lo era el artista, y compartido por tantos y tantos lugares y culturas del mundo…

Y aunque no lo sea –al menos geográficamente por verlo desde un punto objetivo-, podemos decir que es fácil ir, con AVE directo desde Madrid (y Zaragoza, Tarragona, Barcelona, Girona…), o con la recién inaugurada línea de Iberia Air Nostrum que comunica a Madrid con esta localidad francesa.

Y desde allí es fácil moverse a la mayoría de pueblos y ciudades de los Pyrennes-Orientales.
Por supuesto, todo esto si no lleváis coche propio.

Dónde comer en Perpignan

En Perpignan  hay una buena selección de restaurantes y bares, así que no os faltarán opciones.

Locales cuidados, agradables, pequeños, con sabor local, con terrazas para disfrutar del fresco de los callejones o del sol mediterráneo, de la buena conversación (sin gritos, por cierto), y del vino… ¡que estamos en Francia!

Destacan los embutidos de la zona, los pescados y las carnes a la brasa.

No puedo más que recomendaros el par de lugares en los que estuvimos cenando y comiendo y que ambos se merecen estar aquí por la buena factura de todo lo que probamos.

  • Restaurante Le Divil, muy cerquita del Castellet, en una de esas calles medievales que tanto me gustaron. Con su propio homenaje a Dalí y una biblioteca en pleno comedor, tiene un ambiente acogedor, como de antigua taberna.
interior de restaurante con retrato de dalí en una pared y sardinas colgadas del techo
Homenaje a Dalí en Le Divil
qué ver en perpignan gastronomía
  • Café de Vienne, en la Plaza de Aragó, muy cerca del centro también. Un sitio especializado en pescados y marisco, aunque también sirven buena carne. Toda la comida fue riquísima.
plato con pastel de patata al horno y carne en salsa

Dicho todo esto, sí… reivindico al menos un paseo, mejor si son dos, por el Perpignan que abre paso a una zona que está en nuestra memoria histórica.


los viajes de ali iati Si quieres más información, pulsa aquí