Dublin

Lugar de recepción y partida de nuestro viaje de tres semanas por la Irlanda independiente un paseo por Dublin fue suficiente para que esta ciudad manejable y divertida me gustase desdeel principio. De calles típicamente anglosajonas, en sus detalles me recordaba al Londres que he visitado un par de veces (y las que me quedan). Pero en global no tiene mucho que ver con esa metrópolis por excelencia. ¡Que me perdonen los irlandeses por la comparación!

Qué ver en un paseo por Dublin

Empezamos en O’Connel Street

Nos trasladamos desde el aeropuerto en un servicio de bus que nos dejó en plena O’Connel Street. A unos cientos de metros del hotel que habíamos reservado para las dos primeras noches. Al bajarnos del mismo, nos pusimos a consultar el plano para ver hacia dónde tirar con las mochilas, pero en medio segundo ya teníamos a un simpático irlandés ofreciéndose a indicarnos por dónde se iba, cosa que hizo en otro medio minuto. Genial! Y de paso nos dio la bienvenida a Irlanda 🙂
Y es que así son los irlandeses, dispuestos a echarte una mano y sobre todo a “pegar la hebra” a la menor oportunidad, je, je.

fachada del edificio de correos de dublin

O’Connel Street es una de las arterias principales de Dublín y reúne algunos de los puntos de interés de la ciudad:

  •  La Casa de Correos, edificio recomendable. Como la mayoría de edificios del servicio postal de muchísimas ciudades del mundo.
  • El famoso “Spire”, el símbolo de la época en que Irlanda fue el Tigre Celta. Cuando la burbuja económica se hinchó, un poco antes de la española.
  • La estatua de James Joyce, junto a la que siempre encontrarás a algún turista posando.

spire en un paseo por dublin

Muchas veces la recorrimos arriba y abajo, andando por sus anchas aceras de factura reciente, yendo y viniendo a éste y al otro hotel que reservamos allí mismo para los días de vuelta.

hall del edificio de correos de dublin

The Temple Bar, el barrio medieval lleno de bares!

Una calle que termina en el puente que cruza a lo que sería el “casco viejo” dublinés. 

Temple Bar es archifamoso por sus pubs típicamente irlandeses y las juergas que allí se corren los locales y turistas. Bueno, por el día también porque en realidad allí se bebe Guiness a todas horas. Todo el mundo, desde tipos trajeados (¿se han escapado de la oficina? ¿están celebrando una reunión en el pub a las 11 de la mañana…?), hasta bohemios, guiris de todo tipo de pelaje e incluso marineros que se acercan desde el cercano puerto.

pub de la zona de temple bar en un paseo por dublin

pub temple bar en un paseo por dublin

Los pubs de fachadas recargadas tanto como sus interiores ofrecen no sólo cerveza, sino también la oportunidad de escuchar música irlandesa en directo. También tocan versiones de muchos éxitos del pop y rock inglés e irlandés, y suelen ser muy buenos. Ya sólo por eso este es un lugar que debes incluir en tu primer paseo por Dublin, aunque seas abstemio 😉

músico en las calles de dublin
pintas guinnes en un pub de temple bar en dublin

músicos tocando en un pub de temple bar en un paseo por dublin

No dejes de pasear por los callejones de detrás de Temple Bar, y contemplar sus murales

De todas formas, las calles principales del Temple Bar me dejaron una pequeña sensación de sitio muy turístico. Un poco “decorado”. Para compensarlo, lo mejor es perderte por los callejones y descubrir algunas pintadas y tiendas underground. Es cierto que se acaba enseguida, pero menos es nada.

casa con fachada cubierta de streetart en un paseo por dublin

Siguiendo el río Liffey

En tu paseo por Dublin haz un hueco para seguir el curso del río Liffey, hazme caso. Te vas encontrando con puentes para cruzarlo, cada uno con su aquél.

río de dublin al atardecer

Por ejemplo está el puente de Halfpenny o el puente del medio penique, porque esta era la cantidad que había que pagar para cruzarlo, en sus tiempos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Museos, monumentos y parques: Trinity college, entre otros

Hacia el sur de la ciudad -dejando a nuestras espaldas O’Connel St. y habiendo cruzado el río- se llega a la zona de los museos, monumentos y parques de Dublin. Muy muy recomendable.

Aquí sí que deberás invertir más de un paseo por Dublin. No se visita en un sólo día el National Museum con sus tesoros celtas, la bonita Christ Church Cathedral, la catedral de San Patricio, y el Trinity College donde está la biblioteca que te recordará a Harry Potter entre otras pelis.

boda en el trinity college en un paseo por dublin

capilla de Trinity college de Dublín

capilla del Trinity College

Me detengo en este último, el Trinity College. Aún es una institución educativa de renombre, y también es escenario de bodas y trasiego de turistas. La famosa biblioteca, en la que hay que pagar una entrada de 6€ (precio año 2012) es realmente espectacular, y sus jardines un lugar de lo más agradable.

El castillo de Dublin

Es otro punto ineludible. No obstante, a mí personalmente no me emocionó mucho en lo que a la visita de su interior se refiere.

Es de pago y se organiza en grupos con horarios fijos. No se pueden hacer fotos en el interior y sólo se visitan un par de salones llenos de tapices.

El castillo de Dublin está en uso, aquí se hacen recepciones a gobernantes. Bueno, si te gustan este tipo de visitas está claro que no puedes dejar de entrar.

castillo de dublin

Lo que sí puedes hacer es recorrer el recinto libremente. En su patio de armas puedes ver la placa que señala el lugar donde Bram Stoker, el autor de Drácula, trabajó como “chupatintas” durante unos cuantos años. A mí personalmente me gustó mucho este detalle, siendo admiradora como soy de la novela, y avivando mis ganas de visitar Rumanía 😉

bram stoker en el castillo de dublin

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

También puedes entrar a la capilla Real con la torre medieval. La entrada es libre y sí la recomiendo, ya que es un lugar tranquilo, recoleto y bonito.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Y no te pierdas las calles comerciales con su también sabor irlandés

Antes o después, seguramente atravieses la calle comercial más renombrada del centro de Dublín, donde están todas las cadenas de tiendas de moda internacionales. Callejeando más allá, por las calles aledañas, te encontrarás con el Market Arcade. Este es un antiguo edificio de ladrillo rojo restaurado lleno de tiendas que ofrecen artesanías y obras de arte popular. Realmente chulo.

mercadillo en una galería de dublin

En los alrededores hay algún pub de toda la vida. Con sus parroquianos tomando la pinta del mediodía. Ahí te puedes comer un sabroso Irish Stew (estofado irlandés) o un menú a base de sopa y sandwich a un precio más razonable.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Podría seguir escribiendo más y más de esta ciudad, pero dejo que descubras sus encantos por ti misma, cuando vayas. Y no te pierdas los posts que he dedicado a otros puntos muy interesantes de la capital, como la Prisión de Kilmainhan!

 


 

los viajes de ali iati Si quieres más información, pulsa aquí