parque nacional de zakouma dos leones jóvenes echados a la sombra

El Parque Nacional de Zakouma es uno de esos reductos de África donde la fauna salvaje continúa saliendo adelante. Considerado como un paraíso entre los amantes y conservacionistas de las aves, improvisamos un viaje de tres días en la última semana de viaje en Chad.

Volviendo de Ennedi, tras dos días sin escribir en mi diario, por fin me puse a ello. En estos viajes tan intensos y cansados, en los que siempre terminas tarde la jornada, resulta difícil encontrar la calma para ponerse a escribir. Y en ese momento, cuando coges el bolígrafo, resulta difícil encontrar las palabras. Pero este es el mejor anclaje que tengo del viaje, habida cuenta de la escasez de literatura y guías que hay en español o inglés de Chad. 

Precisamente en esos dos días andábamos volviendo de Ennedi a Djamena. Saliendo del precioso desierto de Ennedi fue cuando Ana, James y yo misma hablamos con Alonso (Viajes Kumakonda) y Hamit para llegar a un acuerdo. Nos quedaríamos con uno de los coches y el conductor, Issaka, para ir a pasar un par de días al Parque Nacional de Zakouma. 

Lo hicimos así después de darle una pensada a la idea de ir por nuestros medios ¿Se puede ir en transporte público, combinándolo con coches colectivos? Sí, pero la duración del viaje es mucho más que incierta y no teníamos tiempo. Tampoco teníamos fuerzas, y ninguno hablábamos francés para comunicarnos medianamente.

De hecho con Issaka nos comunicamos con cuatro palabras, a lo indio, porque él tampoco habla francés… y de árabe vamos justitos. Pero bueno, con un poco de ganas y suerte, todo sale adelante 😊

El camino hasta el Parque Nacional de Zakouma

Avanzando a partir de la gran ciudad de Abéché nos encontramos con enormes bandadas de pájaros red queleas. Se comportan como los estorninos, moviéndose por millares. Todos al unísono, creando figuras en el aire, como un baile tan loco como precioso.

Alucinamos con el espectáculo y continuamos hasta la siguiente ciudad. Más tarde Oriol Alamany, un gran fotógrafo de naturaleza, me diría el nombre de estos pájaros y el hecho de que esquilman las cosechas de los campesinos. Lo que para nosotros es algo bonito, para ellos es una desgracia.

pájaros quelea formando una cortina delante de un árbol seco
Los quelea son grandes depredadores. Esquilman las cosechas de los campesinos en un santiamén.
pajaros quelea levantándose en masa del suelo
Pájaros quelea levantándose en masa del suelo

Nuestra última noche juntos sería en Oum Hadjer. Un gran cruce de caminos cruzado por un río. “Acampamos” en un edificio vacío del hospital, a las afueras, tras pedir permiso. Un sitio discreto nunca está de más. En dicha casa guardamos los coches y hacemos la cena. Ahí me curro unas tortillas de patatas, pues era el cumpleaños de Alonso, y con la ayuda de Ana ¡No quedaron nada mal! 😀.

Dormimos en el patio del hospital, con los sacos sobre nuestras colchonetas, bajo un tejadillo abierto. Recuerdo que fue una noche agitada. Perros ladrando, gente que viene y va por el patio, un gallo que empieza a cantar a las cuatro de la mañana, luego la llamada a la oración de una mezquita cercana… 

Por la mañana dividimos los equipajes y avanzamos unos kilómetros más. Paramos para un último chai y nos despedimos de los compañeros con los que habíamos vivido tanto en sólo unas semanas.

Con cierta sensación de orfandad y a la vez de nuevo inicio, nueva aventura, nos desviamos por una pista dejando atrás la carretera y la cobertura móvil, que sólo vuelve a ratillos. Vamos camino del Parque Nacional de Zakouma para hacer un safari en Chad. ¡Quién me lo iba a decir unas semanas atrás! 🤩

hamit cargando la baca del coche en consejos para viajar a chad
Cargando los coches en Oum Hadjer

El paisaje va cambiando poco a poco. Hay muchos campos de mijo y precisamente ahora están terminando de cosechar, así que vemos a todo el mundo venteando el grano y guardándolo en sacos azules. Los camiones, cargados hasta los topes, se llevan el grano a los mercados. Me suena que Alonso me dijo que esta región es considerada como “el granero” de Chad

dos carros tirados por caballos llevando sacos azules de mijo
El mijo se transporta primero en carros, después en camiones

Pasamos por muchos pueblos. Las casas tienen tejados de paja cónicos, y según nos vamos acercando al Parque Nacional de Zakouma, están rodeados de vallas hechas con esteras de paja. Se ven muy bonitos.

casas típicas de los alrededores del parque nacional de zakouma
Casas típicas de los alrededores del Parque Nacional de Zakouma

En un momento dado, pinchamos una de las ruedas. Todo un clásico que Issaka arregla en un pis pas. Y después nos encontramos con un camión accidentado. Han colocado la carga en el arcén y la han tapado con unas lonas.

camión volcado con sacos en la cuneta
Nos encontramos con un accidente e Issaka se baja a preguntar qué les ha pasado. Ayudar al otro es algo obligado, una ley no escrita que en Chad se cumple a rajatabla. Mañana te puede pasar a ti.

Unos kilómetros más adelante el paisaje cambia. Ya no se ven campos de cultivo, sino una extensión de bosque de acacias con claros. Paramos a comer en un campo seco, bajo uno de los árboles que salpican el terreno. 

Cuando estamos terminando viene un campesino con turbante y una lanza al hombro. Es una visión de otros tiempos, con su turbante y túnica. No me atrevo a hacerle una foto, tendrás que imaginártelo.

Habla con Issaka casi por señas, ya que no comparten idioma, y le damos lo que nos sobra de la ensalada de patata que hemos comido. Es un buen plato, pero sólo lo prueba.

Mientras, nosotros terminamos el té y recogemos los bártulos. Nos observa silencioso, en cuclillas, con su lanza al lado. De alguna forma comprendo que por aquí puede haber animales salvajes y ellos necesitan protegerse de alguna forma. 

cartel que anuncia la cercanía del parque nacional de zakouma
Señal que indica el desvío al Parque Nacional de Zakouma, justo en el lugar donde se pinchó una de nuestras ruedas

Por fin llegamos, casi con la puesta de sol, a la entrada del Parque Nacional de Zakouma. Nos dejan pasar aunque sólo tenemos reserva para la siguiente noche. Hasta ese momento no habíamos decidido si dormir dentro o fuera del parque, pero creemos que es mejor estar ya dentro para hacer un safari al día siguiente. 

Quedan unos cuantos kilómetros, el sol va bajando rápidamente y estamos muy cansados. Llevamos todo el día en la carretera y pistas. Pero el trayecto hasta el campamento principal de Zakouma ya es toda una recompensa. Vemos jirafas kordofan, búfalos y antílopes que después tendré que identificar. 

jirafa mirando a un lado en el parque nacional de zakouma en el viaje a Chad
Jirafa Kordofán del Parque Nacional de Zakouma

La historia del Parque Nacional de Zakouma

El Parque Nacional de Zakouma está en el sur de Chad y fue creado en 1963. Consta de un área muy protegida y otra ampliada que es el Gran Ecosistema de Zakouma, con más de 28.000 kilómetros cuadrados de terreno protegido. 

Entre los años 2001 y 2007 fue gestionado por el biólogo español Luis Arranz ,que consiguió que la zona recuperase las cifras de vida salvaje perdidas en las décadas anteriores. Por ejemplo, la población de elefantes se recuperó hasta los 4.500 individuos. Tras su marcha, sin embargo, y en tan sólo dos años, todo se derrumbó. Primero las guerrillas, luego los furtivos. En este artículo de 2009 puedes leer la historia completa. Te aseguro que no tiene desperdicio, aunque recuerda: es del año 2009, cuando el parque estaba en una situación muy precaria.

El Parque Nacional de Zakouma está gestionado actualmente por la organización sin ánimo de lucro African Parks, dedicada a la conservación de la fauna salvaje del continente. Esta organización se hace cargo de organizar y proteger áreas y reservas como Ennedi y Zakouma en Chad, siempre si el Estado del país lo permite, y según dicen en su página web, contando con las comunidades locales. 

African Parks se centra en países con menos recursos para afrontar esta tarea de conservación, o eso creo. Supongo que también depende de si los gobiernos acceden a ello. Malawi, RD Congo, Benin, Zimbabwe, Sudán del Sur, Zambia, Ruanda y Chad son algunos.  

Esta organización no está exenta de polémica. Utilizan personal armado (rangers) para combatir la caza furtiva y su organización es de tipo paramilitar. Yo no la conozco en profundidad y no tengo una opinión clara al respecto. Pero sí sé que las reglas en África no son las de otras partes del mundo, y que la caza furtiva en busca de marfil no se anda con chiquitas.

El Parque Nacional de Zakouma es uno de los pocos sitios que ha conseguido darle una vuelta a la regresión de la vida salvaje. Su mayor logro, en concreto, está en los elefantes.

Después de los años de gestión de Luis Arranz, el número de elefantes del Parque Nacional de Zakouma cayó de varios miles a unos 450 o 500 ejemplares. Sucedió en muy pocos años. La caza por el marfil los diezmó tanto, que quedaron en serio peligro de extinción. Estamos hablando de una zona de África donde los elefantes casi han desaparecido del mapa. 

elefante corriendo hacia unos árboles y pájaros levantando el vuelo
Elefante del Parque Nacional de Zakouma

Fue en 2010 cuando el gobierno de Chad invitó a African Parks a hacerse cargo de la gestión del Parque Nacional de Zakouma. Desde entonces la población de elefantes y demás vida salvaje se ha ido recuperando poco a poco.

En 2021 se contabilizaron 636 elefantes, que forman una gran manada. La esperanza va creciendo poco a poco. Mucho más lentamente que la destrucción. 

En el año 2016 se procedió a la apertura del parque al turismo. Ha pasado a ser un lugar seguro y que da empleo a cierto número de personas de las comunidades locales. 

Aun así, no esperes un parque nacional como el de otros sitios de África. No hay grandes concentraciones de animales, el área que se visita es relativamente pequeña, y es como muy de estar por casa. Todo esto no le resta encanto, más bien lo contrario. 

Las opciones para pasar la noche en Zakouma 

Nos reciben en la recepción y restaurante, y nos dicen que para esa noche no hay bungalows disponibles como el que tenemos reservado para el día siguiente. La alternativa es el camping Tinga Camp, que está a un kilómetro, puede que algo más.  

babuino sentado en la rama de un árbol
Uno de los babuinos que siempre están rondando el restaurante del Parque Nacional de Zakouma

Con el pago de la habitación se incluyen dos safaris y nos dicen que podemos hacer el primero al día siguiente, antes incluso de tomar posesión de nuestro bungalow. Es perfecto, ya que mejora nuestros planes para la vuelta.

El camping básico del Parque Nacional de Zakouma

El Tinga Camp es un segundo campamento, en realidad un camping, con servicios mínimos. Hay un baño y una ducha para compartir, terreno donde plantar tu propia tienda de campaña, y un porche con cocina básica y mesas. Más que suficiente. Además estamos solos, no hay más clientes, lo cual es genial para no tener que esperar turno en la ducha y la cocina 😊😊.

Sin embargo, la llegada al Tinga Camp me resultó bastante estresante. Aparte de las dificultades de comunicación con la gente del Parque y con Issaka, allí no hay vallas.

En cualquier momento puede pasar un elefante, hay cocodrilos en el río vecino y muchos monos. Montando las tiendas de campaña no hacía más que oír a los enormes babuinos gritar y montar escándalo entre las ramas de los árboles de alrededor.

Aunque no es la primera vez que estoy en una situación así, un miedo atávico me invadió de golpe 😅. Creo que fue porque éramos muy pocas personas. En otras ocasiones he estado acompañada de un grupo más grande o rodeada de gente que también se alojaba allí. Pero en el Tinga Camp me sentía muy «sola ante el peligro». Es curioso lo que hace estar acompañada de más o menos gente.

puesta de sol en el parque nacional de zakouma
Puesta de sol en el Parque Nacional de Zakouma

Luego, andando hacia la ducha con el frontal iluminando los alrededores (medida de seguridad muy recomendable), veo ojos brillantes a poca distancia ¿Será alguno de los felinos por los que este parque también es famoso? Sin embargo se van enseguida, o se ocultan más.

Y por la noche, cuando ya nos habíamos metido en las tiendas, Issaka vio con sus asombrados ojos (era la primera vez que iba a este lugar) a un elefante cruzando el camping por la noche. Nos lo contó al día siguiente. Curiosamente me dio mucha rabia no haberlo visto 🤷‍♀️.

Esa noche preparé la cena con las provisiones que llevábamos en el coche. Espaguetis con atún y huevos cocidos, rehogados con un poco de cebolla y ajo. No teníamos ningún plan al respecto, pero es lo que salió y les gustó mucho a todos. Una buena receta que puedes anotarte, ideal para improvisar una comida. Creo que a Issaka le encantó, y mira que los tubus son remilgados para la comida que no hacen ellos 😂. 

Una vez me meto en el saco, a pesar de mis temores hacia la posibilidad de que algún bicho ataque la tienda de campaña, duermo profundamente. Debió de ser el cansancio. 

El campamento principal del Parque Nacional de Zakouma

La otra opción para dormir en el Parque Nacional de Zakouma es el campamento principal, donde está la recepción. Allí hay una serie de bungalows con habitaciones dobles.

Construidos a imitación de casas tradicionales, alzados del suelo, son redondos y amplios. Camas con somier, baño más que decente, mesilla de noche y enchufes. Lujo asiático para los que venimos de pasar dos semanas en el desierto. 

bungalows del Parque Nacional de Zakouma
En uno de estos preciosos bungalows pasamos una noche reparadora

Precios del Parque Nacional de Zakouma (Febrero 2022) 

Puedes consultar las tarifas actualizadas del Parque Nacional de Zakouma en la web de African Parks, en el Pdf que se abre al hacer click en “Tinga Camps Rates”. De todas formas, te cuento aquí lo que pagamos aproximadamente, aunque varían según la temporada como verás en dicha página: 

  • Entrada al parque por persona: 30$/día. 
  • Tasa del coche: 12$ por los dos días (6$/día). 
  • Tasa del gobierno por persona: 15$/día. 
  • Las habitaciones dobles son 155$ por persona con pensión completa y dos safaris. Los safaris del Parque Nacional de Zakouma se hacen en sus 4×4, con chófer y guía.
  • El camping básico para 4 personas son 50$ la noche. No incluye comidas, eso lo tienes que resolver con tus víveres. En el bar del campamento principal se puede comprar agua y bebidas, pero no hay tienda ni población cercana. 

En total, pagamos 220€ cada uno (según el cambio dólar-euro del momento). No está mal teniendo en cuenta que fueron dos noches, una de ellas con pensión completa y dos safaris de varias horas cada uno.

A ello sumamos el viaje con Issaka, que incluía su sueldo, combustible y víveres. Este tipo de gastos suele ser un fijo a compartir entre los que ocupen el coche. Si en vez de tres personas sois cuatro, saldrá más a cuenta.

Cómo llegar al Parque Nacional de Zakouma 

El Parque Nacional de Zakouma está a unos 800 kilómetros de la capital N’djamena. Se puede llegar por carretera y pistas, o en avión porque cuenta con un aeródromo propio en el que aterrizan aviones privados (pequeños). No hay líneas regulares.

La gente rica viaja así. Por ejemplo, conocí a una mujer que iba con su niña y un acompañante, una especie de guardaespaldas. Charlé un poco con ella porque compartimos coche en el safari de la tarde y jugué un poco con la niña. Me contó que era de Djamena y que como hacía tanto harmatán esos días, había decidido venirse a Zakouma. Así, a pasar el fin de semana 🤔. 

Para ir en transporte público, se puede coger un autobús en Djamena hasta la ciudad de Oum Hadjer, o bien hasta Abéché. Una vez allí, hay que buscar algún transporte que se dirija hacia Zakouma, generalmente pick ups compartidas. O bien buscar un coche y conductor que esté dispuesto a llevarte desde una de estas ciudades. Negociando el precio de antemano, eso siempre. 

hombres y mujeres apiñados en la parte trasera de una pick up
Los transportes en las cercanías de Zakouma son precarios

Advierto de que vimos muy pocos vehículos en el camino de ida y el de vuelta a la carretera principal, así que nos felicitamos por la decisión de pagar nuestro coche. Podríamos haber necesitado un día o dos más para llegar y volver, y eso no nos lo podíamos permitir por los vuelos de vuelta. 

No te olvides de viajar con un buen seguro de viajes. Yo te recomiendo IATI porque son los que más cobertura dan, con mejor precio, y su servicio es muy bueno. ¡¡Y tienes un 5% de descuento desde aquí!! Haz click en la foto! 👇👇👇

IATI viajes aventura

Los safaris del Parque Nacional de Zakouma 

Menos cantidad de fauna que en otros parques, pero siempre un placer

Después de tomar un café con galletas a las 5.30 a.m., estamos listos para nuestro primer safari. El sol acaba de asomar entre la vegetación, espesa y espinosa. Nada más salir con el coche, empezamos a encontrarnos con antílopes de diversos tipos ¡Esto empieza bien! 

Sin embargo, y de nuevo vuelvo a mi diario porque no lo recuerdo bien, me resultó un pelín decepcionante. Creo que fui víctima de los recuerdos de los safaris de Namibia, Kenia y Tanzania Además invertimos mucho tiempo en tratar de encontrar unos leopardos que habían visto desde otro coche, sin resultado por nuestra parte. 

Pero no es justo, porque al final sí que vimos, en esa primera sesión, jirafas, búfalos, babuinos y otras especies de monos, tres clases de antílopes, un avestruz, cocodrilos, un varano gigante y dos leones jóvenes, por no hablar de las aves ¿Qué más quieres, alma de cántaro? Y aún quedaba la tarde… 

dos búfalos mirándonos pasar
Los búfalos nos miran pasar… no sé si se fían de nosotros o no
cocodrilos en una charca del parque nacional de zakouma
Cocodrilos del Parque Nacional de Zakouma
tres aves negras volando sobre el agua
El Parque Nacional de Zakouma es muy famoso entre los amantes de las aves

Voy a contarte algunas curiosidades de varias de las especies que avistamos:

Antílope Bohor Reedbuck o Redunca Redunca

Los antílopes Bohor Reedbcuk miden entre 1 metro y 1,35 m. Durante sus primeros meses permanecen ocultos entre la vegetación. Están activos durante el día y la noche, descansando en el centro del día entre la hierba alta. Si se sienten amenazados, se quedan inmóviles o se esconden lentamente. Sólo huyen si la amenaza está muy cerca. 

antílope alcefalo sentado entre las hierbas secas
Antílope Bohor Reedbuck sentado entre las hierbas secas del Parque Nacional de Zakouma

Antílope Alcelafo o de Lelwel

El antílope Alcefalo tiene una cara rara a nuestros ojos. Ambos sexos tienen cuernos y están activos sobre todo durante el día, refugiándose a la sombra de los árboles cuando el sol está alto. Los machos suelen ir en solitario, mientras que las hembras se agrupan con sus crías.

Mientras pastan, al menos uno de los miembros permanece vigilante por si aparecen leones, hienas, etc. A la hora de huir pueden alcanzar los 80 km/hora, lo que hace que sea uno de los antílopes más rápidos. 

antílope alcefalo macho con cuernos
Antílope Alcefalo macho mirándonos en alerta en el Parque Nacional de Zakouma

Antílopes Waterbuck

También vimos unos cuantos ejemplares de antílopes Waterbuck que yo recordaba de otros países africanos. Se trata de un antílope de gran tamaño. Los machos tienen cuernos y las hembras no. Son muy bonitos, y se distinguen fácilmente por el pelo largo de sus cuellos.

hembras de antílope waterbuck con grandes orejas y pelo alrededor del cuello
Hembras Waterbuck en el Parque Nacional de Zakouma ¡guapísimas!

Búfalos

El búfalo es una de las especies que llegó a caer en picado en Zakouma. En 1986 eran 220 individuos, pero ahora hay ¡más de 15.000!

Siempre impresiona ver a estos animales enormes, que dicen son de los más peligrosos de África y están incluidos en el selecto grupo de los Big Five

búfalos cruzando un pequeño río
Una de las manadas de búfalos de Zakouma

Jirafa Kordofan (Camelopardalis Antiquorum)

La jirafa Kordofan es el símbolo del Parque Nacional de Zakouma porque aquí se concentra alrededor del 50% de la población total de esta especie.

Con unos 1.500 individuos en total, sólo está presente en Camerún, República Centroafricana y puede que en el oeste de Sudán. Es algo más pequeña que otros tipos de jirafa (5 o 6 metros de altura) pero igual de preciosa, dicho sea de paso. 

jirafa kordofan en el parque nacional de zakouma
Jirafa Kordofan de Zakouma

Carraca europea (Coracias Garrulus)

En el gran capítulo de aves que viajan a Zakouma, este pajarillo de apenas 50 cm de envergadura, pasa los inviernos en África Subsahariana y los veranos en Europa.

Inconfundible por su color turquesa en el pecho y el color marrón claro de la espalda, se alimenta de insectos, reptiles y ratoncitos. Su sonido es parecido al de una carraca, ese juguete antiguo, y de ahí su nombre popular. 

pájaro de color azul turquesa y espalda marrón claro
Una preciosa Carraca Europea en el Parque Nacional de Zakouma

Y por fin los elefantes

El safari de la tarde comenzó a las 14.30 h. En menos de una hora desde que salimos del campamento ya estábamos frente a un grupito de elefantes. Se estaban bañando en una charca.

¡Cómo me emocioné! Habían pasado unos años desde que vi por última vez a mi animal preferido de África. Y he revalidado mi fascinación por él. 

elefante bañándose tirando agua por la trompa hacia la espalda
Elefante de Zakouma en la hora del baño

Estar un rato observándolos, viendo cómo se comunican entre ellos, cómo se mueven y lo delicados que pueden llegar a ser con su trompa y gran tamaño, es un regalo de la vida. 

Me hubiera gustado encontrarme con “la manada de Zakouma”, por ejemplo junto al lago que forman las lluvias, pero no hubo suerte.   

El resto de la tarde fuimos dando vueltas por el parque y viendo más fauna. Muchísimos búfalos, que es claramente uno de los fuertes de Zakouma, jirafas, más antílopes, y de nuevo leones. Aquí hay muy pocos ejemplares de leones y la gente del parque siempre está pendiente de ellos y su bienestar. 

leona sentada a la sombra en el parque nacional de zakouma
Escapando del calor del mediodía
patos con pico rojo empezando a volar sobre el agua en Zakouma
grullas coronadas empezando a volar
Grullas coronadas cuelligrís o Belarica Regulorum echando a volar en el Parque Nacional de Zakouma

Vuelta a N’Djamena con sorpresas en el camino

Al día siguiente, bien temprano, salimos hacia la capital despidiéndonos de los monos y algunos antílopes por el camino. 

mono con grandes ojos subido a las ramas de una acacia en el parque nacional de zakouma
Precioso mono Vervet Chlorocebus pygerythrus, que tienen rasgos humanos como hipertensión, ansiedad y dependencia del alcohol. Vecino de nuestro bungalow.

Este viaje nos llevaría todo ese día, una noche de acampada, y algunas horas más. 860 km no se hacen fácilmente en Chad, aunque íbamos bien de hora, porque la idea original era haber hecho el safari de la mañana y después emprender el viaje.  

Por el camino observamos algunas escenas de gran belleza. Grupos de nómadas se están desplazando. Vemos familias con todas sus pertenencias cargadas en los dromedarios y enormes rebaños de vacas, su gran riqueza. 

camello cargado con pertenencias de familia formando varios pisos en su lomo
Dromedario de una familia nómada con sus pertenencias

Ellas van montadas en burritos, el cabeza de familia viaja a caballo. Otras veces los vemos agrupados en torno a charcas de agua. Mientras el ganado bebe, ellas lavan la ropa. Son los árabes Darella.

nómadas con su rebaño de cabras, carros y mujeres lavando ropa en una poza de agua
Lavando ropa y dando de beber a los animales en una poza del sur de Chad

También volvemos a ver las escenas del campo de la ida, aunque no volvemos por el mismo sitio. La gente trabaja en grupos. Unos aventando el grano, otros metiéndolo en sacos de color azul que forman un efecto cromático precioso con el paisaje amarillento y el cielo azul. 

campo donde hombres y mujeres trabajan llenando sacos azules de mijo
Labores agrícolas en el granero de Chad

Una vez en la carretera asfaltada, paramos cerca de Bitkine para contemplar Ab Toyour, un macizo de granito con formas suaves y redondeadas que animan el paisaje saheliano. Otra de las rarezas de Chad.

montaña ab toyour con forma de pináculo de color beige
Montaña Ab Toyour

Nosotros queríamos acampar allí pero Issaka, ayudándose de una llamada de teléfono a su jefe Hamit, nos dice que aún queda día y debemos avanzar. Nos habíamos envalentonado porque esa parte de la carretera lucía un asfalto nuevo y avanzábamos rápido, pero un poco más adelante se terminó ese sueño de civilización. Volvieron los baches y no fueron pocas las ocasiones en que era mejor salir a una pista de arena paralela a la carretera para poder avanzar. 

Dormimos en un sitio anodino con la carretera a la vista y salimos a las 7 de la mañana del día siguiente. Cuatro horas después llegamos por fin a N’Djamena. Era viernes, día festivo de la semana, y había muchísimo tráfico. El camino hasta la Misión de Kabalay supuso un buen rato más.

El sueño de Chad se iba acabando, sólo nos quedaba un día completo en la ciudad y… vuelta a Europa. El Parque Nacional de Zakouma fue un gran broche para este viaje de 26 días en el planeta Chad. Y me encantaría volver. Seguramente lo haga. 

¡Sigue leyendo sobre Chad!

¿Quieres seguirme en redes sociales? ¡Aquí las tienes! 😊

Este post contiene enlaces a sitios afiliados al blog. Esto significa que si haces una reserva desde dichos enlaces, yo ganaré una pequeña comisión. En ningún caso tú pagarás más y en alguno conseguirás un descuento, como en IATI Seguros.

banner los viajes de Ali con IATI