pais dogon mali

El primer viaje que hice al África subsahariana fue a Mali y Burkina Faso. 24 días de “trote” en 4×4 por dos países que me fascinaron, uno al lado del otro pero con su propia idiosincrasia.
Fue un viaje lleno de sorpresas porque hasta ese momento yo había viajado por el sudeste asiático, Asia Central, un pellizco de América (Guatemala) y el Norte de África, aparte de Europa… y me encontré con que estas otras latitudes tienen códigos diferentes a los anteriores. La manera de relacionarse con la gente, los recursos e infraestructuras que hay, bañados por una gran precariedad en el caso de estos dos países, la alegría, la música, las sonrisas, los colores, los olores… Diferente.

Uno de los “rincones” que más me fascinó fue el País Dogón. Ubicado en una gran meseta que domina el Sahel maliense, en cuyo extremo se halla la Falla de Bandiagara, un cortado impresionante (con alturas de hasta 350 m.) donde por cierto el famoso artista Miqel Barceló tiene su casa y pasa allí temporadas de manera regular desde hace muchos años.

PaisDogon

Desde lo alto de la Falla de Bandiagara, dan ganas de volar

PaisDogon

Niño dogón con el gorro tradicional, hecho de algodón y teñido de índigo

Entrada apoteósica en el País Dogón

Nuestra llegada fue bastante accidentada, no encuentro mejor manera de expresarlo. El guía y los conductores de los 4×4 decidieron tomar un atajo.

PaisDogon

Era época de lluvias y caía la tarde. Empezó a llover violentamente y la pista por la que circulábamos se inundó en una media hora como mucho… lo descubrimos cuando el agua empezó a entrar y el suelo del coche se inundó. En mi caso, el chófer pudo “subir” por la orilla, con casi medio metro de altura ya (el agua discurría a gran velocidad arrastrando la arena… es que no era una pista sino un cauce de río seco!), pero los coches de nuestros compañeros quedaron atrapados y amenazaban con volcar.

Al final de uno de ellos tuvieron que salir por la ventanilla mientras los chóferes (magos del volante y el motor, todo hay que decirlo), hacían contrapeso y después lograron sacar el coche. Esto último gracias a que el chaparrón había terminado y el caudal bajaba a la misma velocidad que había subido. ¡¡!!!.

Ya se había hecho de noche, y continuamos el “camino” trepando por rocas y pasando por pueblos en los que no se distinguía nada, ya que la oscuridad era total y absoluta, salvo las linternitas que los dogón enfocaban curiosos hacia nosotros y que parecían luciérnagas, o luces enmedio de una pesadilla. Yo no podía hablar, y quería que todos estuviéramos en silencio  para que el conductor se concentrase al máximo. Allí entendí qué es un 4×4, para qué sirve, arf!!. Por supuesto, al día siguiente nos reímos mucho.

PaisDogon

PaisDogon

PaisDogon

PaisDogon

Inmersión en el País Dogón

La mañana nos despertó con un cielo azul que se mantendría los días de nuestra estancia, y recuerdo especialmente un gran baobab florido al pie de la falla, como una de las primeras grandes imágenes del País Dogón.

PaisDogon

PaisDogon

Bandiagara y Douentza son las localidades principales de la meseta del país de los dogón, etnia con una fuerte y rica tradición, con una cosmogonía propia que sólo alcanzas a entrever en unos días de visita. En realidad, esta zona puede justificar un viaje por sí solo. 

PaisDogon

Los pueblos que se encaraman en las laderas de la gran falla son los más visitados, por el espectacular paisaje y las oportunidades de hacer trekkings, subiendo y bajando por dicha falla. No son itinerarios difíciles, y yendo siempre con guías dogón -no sólo porque uno se puede perder, sino también y sobre todo para poder entrar en las poblaciones y obtener permiso de estancia y paso, además de poder entrever un poquito de su cultura-, merece muchísimo la pena perderse de pueblo en pueblo, de baobab en baobab 🙂

PaisDogon

PaisDogon

PaisDogon

El gobierno maliense, sabedor del atractivo de este entorno (es Patrimonio de la Humanidad) hace ya unos años abrió un proyecto de albergues para los viajeros. Estos se sitúan en varios pueblos y se han construido siempre bajo los parámetros de la arquitectura dogón. Son bastante precarios pero bienvenidos, ya que de otro modo habría que encomendarse a la hospitalidad de la gente del lugar (que en general no disponen de muchos recursos, aunque sí voluntad), o a las noches al raso rodeados de los “genios” que por allí pululan, si hacemos caso a los dogón ;-), aunque esto último, fuera de la época de lluvias, puede que no esté nada mal. Quizá, eso sí, no os lo permitan las buenas gentes por lo que acabo de decir, en prevención de que os pase algo. Su hospitalidad, como he dicho, puede ser grande. Lo malo es causarles un trastorno en su endeble economía.

PaisDogon

PaisDogon

Rincón de nuestro albergue dogón

PaisDogon

Un poco de historia del pueblo Dogon

El origen de los dogón no está muy claro, ya que su tradición siempre se ha transmitido de forma oral y existen al menos 40 dialectos en el país que ocupan. Lo que sí dicen que está claro es que en algún momento del siglo XIV, los dogón llegaron a estas tierras procedentes de otras latitudes y se asentaron definitivamente. Los motivos bien pudieran ser el negarse a la imposición del Islam en muchas otras regiones de África. Hoy en día, sin embargo, más de un tercio de su población profesa esta fe, y aun algunos otros han optado por la fe cristiana, pero la mayoría sigue profesando el culto a los espíritus, lo que llamamos animismo.

PaisDogon

PaisDogon

PaisDogon

Cuando se establecieron aquí, en realidad la meseta ya estaba habitada por los que los propios dogón denominaron los hombrecillos rojos, y que los antropólogos llaman Tellem.

Parece ser que eran pigmeos cazadores que durante siglos construyeron sus viviendas y cementerios en las zonas más escarpadas y verticales de la falla. Los restos de sus construcciones siguen ahí, desafiando a los hombres que quieran subir, que quieran ir a su conquista… Lo que no se sabe es qué ocurrió con ellos, con los Tellem. Probablemente la llegada de una nueva cultura, agrícola y que por tanto se encargó de desforestar gran parte del territorio para hacer sitio a sus cultivos, fue la razón de su marcha. Dicen que ahora habitan algunos pueblos de la vecina Burkina. Quién sabe.

PaisDogon

PaisDogon

PaisDogon

Los pueblos dogón parecen aldeas de Pitufos

Con los graneros circulares y coronados por techos puntiagudos entre las viviendas propiamente dichas, las escaleras hechas en el mismo tronco de árbol, y las puertas de las casas decoradas siempre con las figuras de los animales tótem: tortuga, serpiente, cocodrilo, además de las figuras de los ancestros, 8 personitas, 4 parejas de hombre y mujer que según su mitología son los fundadores de este pueblo.  

PaisDogon

PaisDogon

PaisDogon

PaisDogon

PaisDogon

Las Togunas o “casa de la palabra”, situadas en la plaza de las aldeas, dan sombra y sobre todo un espacio donde los hombres (no las mujeres, que tienen prohibida la entrada) hablan, dialogan, gobiernan entre todos, resuelven sus conflictos, comparten su tradición oral… La altura del techo no suele pasar de 1,20 m. Así, de esta manera, ninguno de los que discuten puede levantarse y adoptar una actitud amenazante o prepotente. Nada es casual en este pueblo. La toguna  tiene un tejado con 8 capas de paja de mijo. Cada capa corresponde a uno de los ancestros que dieron origen al pueblo Dogón.

PaisDogon

Yougapin, pueblo Dogon

Recuerdo que andando por Yougapin, uno de estos pueblos, nos indicaron que teníamos que rodear la toguna por la izquierda, ya que el camino de la derecha era tabú. Si hubiéramos invadido ese espacio tabú, hubiéramos cometido un delito, quizá habríamos roto algún equilibrio que sólo los espíritus construyen.

PaisDogon

PaisDogon

En Songho conocimos el lugar donde se celebra la circuncisión masculina

Es un parapeto de roca donde cada 3 años suben los chicos que han de pasar por este rito de iniciación a la etapa adulta. Aquí no hay adolescencia que valga. Son iniciados durante 3 meses. Allí viven y no pueden bajar al pueblo para nada.

PaisDogon

Las mujeres no pueden pisar este lugar. A las extranjeras sí nos lo permiten. La roca está cubierta de dibujos, una de las actividades de iniciación, y realmente sorprende encontrarte junto con dibujos de animales y otros símbolos como caras de lo que parece son demonios, otros que representan los elementos de la vida moderna que se han colado en sus vidas: calculadoras o móviles, por ejemplo, forman parte ya de su universo simbólico.

PaisDogon

PaisDogon

Por cierto, dicen las “malas lenguas” que Mariscal se inspiró aquí (por decir algo con lo de “inspiración”), para su famoso Cobi y otros diseños como el pulpo. Juzgad vosotros mismos.

PaisDogon

El hogón es el sacerdote y jefe tribal, y el que guarda en su memoria los grandes secretos de la tradición oral dogón. Es el que controla las fechas de los rituales, el modo en que se interpretan, y por supuesto el que ha de transmitir a su sucesor  todo ese conocimiento. Tuvimos la oportunidad de hablar unos momentos con el hogón de uno de estos pueblos. Me hizo mucha gracia ver cómo tenía un bote de Aután (ese repelente antimosquitos de nuestra infancia), lleno de tabaco de mascar, y del que echaba mano de vez en cuando. Un hombre anciano, de gran aplomo y semblante de autoridad y sabiduría, que nos deseó un buen viaje. Esta es una de las consultas que todo dogón ha de hacer al jefe, antes de emprender un viaje, o de casarse, o de sembrar…

PaisDogon

PaisDogon

Los Dogon ya sabían de astronomía antes que nosotros

Lo más sorprendente es saber que los Dogón manejaban datos cosmológicos que dejaron a los antropólogos pasmados. La existencia de los anillos de Saturno, o las cuatro lunas de Júpiter, además de la constatación de la existencia de Sirio B, la estrella invisible descubierta por los astrónomos en el siglo XX!!!

Sirio es una de las estrellas más brillantes del firmamento y siempre se le ha rendido culto, por ejemplo en el Antiguo Egipto. Sin embargo, hacia 1920 se identificó otra estrella en la órbita de Sirio (aunque ya fue observada unos 60 años antes), una enana blanca, la primera de estas características. Se dice que los dogones hablan de una tercera estrella que forma el triplete de Sirio A, B, C. La existencia de la tercera se sigue discutiendo aún. Un pueblo sin tecnología punta… no se sabe cómo o con qué lograron obtener este conocimiento. Si alguna vez se supo, se perdió en la memoria. O acaso nadie a preguntado a quien tenía que preguntar.

PaisDogon

Por último, y como he dicho al principio, el paisaje de este lugar es magnífico, espectacular, y digno de ser caminado y explorado a pie.

PaisDogon

PaisDogon

PaisDogon

PaisDogon

PaisDogon

los viajes de ali iati Si quieres más información, pulsa aquí