Newgrange Irlanda

Tenía muchas expectativas hacia los yacimientos de Newgrange o Bru ná Boinne (Palacio de Boyne), que están muy cerca de Dublín.

Menos conocido que el famosísimo Stonegenhe, en el Reino Unido, resulta que Bru ná Boinne es más importante arqueológicamente hablando. 

Newgrange, Brun ná Boinne, el yacimiento arqueológico más importante de Irlanda

Tiene unos 1.000 años más de antigüedad que Stonegenhe, y su estado de conservación es mucho mejor.
Estamos ante una gran necrópolis neolítica, que por lo visto se utilizó para conservar los restos de los gobernantes.

Newgrange

Las tumbas conservan su techo y corredores.  Techos hoy cubiertos de hierba (primorosamente segada) que les dan esa apariencia de colinas artificiales. Pero hay mucho más.

Los muretes exteriores se sostienen con grandes losas de piedra, muchas de ellas con dibujos grabados. Espirales, círculos, y otras formas que los arqueólogos no han sabido descifrar pero que son realmente impresionantes.

Newgrange

Por este último comentario habréis deducido que mis expectativas se cumplieron. En realidad, se cumplieron sobradamente.

De hecho,  fue emocionante. 

Empezaré por el principio...

Antes o después de la visita, no dejéis de recorrer el Centro de Visitantes de Newgrange, ni de ver el audiovisual que explica qué era este lugar

yacimiento arqueológico de Newgrange

Ya cuando llegamos me sorprendió la arquitectura y su buen camuflaje entre la vegetación.
Dentro hay un museo muy didáctico sobre el Neolítico. La vida de aquellas gentes, herramientas y objetos encontrados en las tumbas (o réplicas muy buenas), esquemas y recreaciones de su interior, se desarrollan en unas cuantas salas.

Además proyectan un vídeo explicativo donde nos revelan el mayor atractivo de Newgrange: su relación con el Sol. El astro del que dependemos para tener luz, calor, y en definitiva Vida, fue adorado desde el principio de los tiempos.

centro de visitantes de Newgrange

centro de visitantes de Newgrange

En resumidas cuentas, aquellos seres humanos se dieron cuenta de la influencia del sol en las estaciones del año y ciclos agrícolas.

Como de ello dependía su vida, emplearon grandes esfuerzos en construir  un lugar en el que poder "medir" los tiempos, los cambios de estación. Al menos el solsticio de invierno.

Knowth, un aperitivo antes de Newgrange

Newgrange

Nowth fue el primer yacimiento que visitamos. Al llegar allí empecé a alucinar.

Unos 6 ó 7 túmulos cubiertos de hierba sostenidos por grandes piedras en horizontal y muchas de ellas grabadas con misteriosos dibujos, se alzan en el verde de Irlanda.

Nadie ha podido desentrañar todavía su significado. Y seguramente nunca se llegue a hacer, a falta de registros escritos.

Los recorremos con las explicaciones de un amable guía irlandés, hasta que llegamos al túmulo más grande y entramos.

Dejamos a la derecha un largo pasillo misterioso (por esto las llaman "tumbas de corredor" y por cierto que éstas son el mejor exponente en toda Europa), hecho con grandes piedras verticales y horizontales, pero al que no se puede entrar (sólo pude hacer esta foto furtiva desde la entrada), y pasamos a una sala amplia en la que nos muestran los estratos de materiales que conforman esta construcción, un plano, y poco más.

Ése pasillo que dejamos atrás mide 34 m., y conduce a la cámara central.

Newgrange

yacimiento arqueológico de Newgrange

En 1968 se desenterró otro pasillo de 40 m. en la cara opuesta del túmulo, que da acceso a otra cámara! Desde fuera es casi increíble hablar de estas dimensiones, pero así es.

Esta es en realidad una construcción más importante en dimensiones y cantidad de piedras grabadas que la propia Newgrange, que veríamos a continuación.

De hecho, cuando salimos y subimos a la parte más alta del túmulo, me di cuenta de que allí arriba el túmulo se pierde. No lo abarcas, tan grande es! Pero sí el paisaje irlandés que lo rodea 🙂 

paisaje irlandés que rodea a Newgrange

Después tuvimos una media hora para dar vueltas a placer, observando los grabados de las piedras y todos los detalles que quisiéramos.

Knowth me supo a gloria porque me sorprendió mucho. Por eso os digo que merece la pena visitarlo tanto como Newgrange! Os dejo algunas fotos más, antes de continuar con la perla del yacimiento.

Newgrange

¿antiguo reloj de sol?

petroglifos en Newgrange

Newgrange

Newgrange, la estrella del yacimiento

Newgrange es una construcción gigantesca que casi no se adivina hasta que llegas a la entrada. Pero llegar allí y plantarte ante ella es impresionante. Ante ti se alzan 80 metros de diámetro y 13 de alto. 

túmulo principal de Newgrange

Situada sobre una colina, destacan sus paredes de piedra blanca. Estas son una reconstrucción de los arqueólogos, bastante controvertida. En esto de la Arqueología hay científicos a favor de dejar las cosas como están, y otros a favor de reconstruir las cosas cuando es posible. Aquí ganaron los segundos.

detalle de newgrange

La piedra se encontró allí mismo y se trata de cuarcita blanca que proviene de Wicklow, a 70 km al sur. Parece ser que la trajeron por mar y por el río Boyne. Hablamos de cuando la rueda no se había inventado. 

En esta ocasión nos tocó un guía chistoso, de esos irlandeses que enlazan una broma con otra y que nos hizo muy amena la visita.

Newgrange

La puerta de entrada con la magnífica piedra grabada que nos da la bienvenida. Los accesos se han construido respetándola

Cuando llegó la hora de entrar, y sin haberlo pensado mucho, me encontré penetrando en el gran edificio siendo la segunda de la fila. Fue increíble.

Andar por un pasillo que construyeron y utilizaron los hombres del neolítico, entre piedras enormes que te recuerdan a los famosos menhires de Obélix. Perfectamente labradas y encajadas en su lugar. Descubriendo de vez en cuando grabados... es una experiencia sobrecogedora. Un pasillo de 19 metros.

Newgrange

Las luces que permiten ver no molestan y el lugar guarda un extraño silencio o atmósfera que incluso amortigua el inevitable ruido del grupo de visitantes.

Llegamos al final y se abre una pequeña estancia. Tiene un techo circular que es como una bóveda "prehistórica".  Creedme si os digo que las bocas y los ojos se abren como platos.

En esta cámara hay tres nichos que contenían los restos y quizá ofrendas funerarias. Fueron saqueadas mucho antes de la llegada de los arqueólogos, como las del antiguo Egipto. En un lateral del fondo se encuentra uno de los grabados más famosos de Newgrange, el de dos espirales conectadas entre sí.

Además, todo el edificio cuenta con un complejo sistema de drenaje que ha impedido que entre el agua de la lluvia en el interior. Y como decía nuestro guía: Creedme, es mucha agua la que cae en Irlanda cada año 😉

En este lugar, la mañana del solsticio de invierno (entre el 19 y el 23 de Diciembre), los rayos del sol se cuelan desde la entrada hasta el fondo, recorriendo poco a poco todo el pasillo

Un espectáculo que debe de ser increíble (siempre y cuando haga sol), y para el que se sortean las plazas del grupo que puede verlo cada año. Puedes echar un boleto en el centro de visitantes. 

Estando allí la puerta se cerró y las luces se apagaron completamente. No olvidaré la densísima oscuridad, y aquel rayo de sol avanzando despacio hasta el fondo de la tumba.

... y vivimos una recreación bastante fidedigna de ése momento.

El momento real debe ser espectacular, aunque sólo sea por la consciencia de que es real  🙂

newgrange brun na boine

Eso sí, nada de fotos!! Está terminantemente prohibido, y de hecho te obligan a llevar la mochila con las dos manos delante de ti. Dicen que así evitan también que algún listo intente robar carteras en el "momento del solsticio". Pero sobre todo intentan que nadie intente hacer alguna fotillo que otra, y que nadie intente (por supuesto) llevarse un souvenir.

Al margen de estas "cosillas", la experiencia de estar allí dentro es una de las más emocionantes que he tenido.

Es como una puerta al pasado. Como si de repente pudiéramos entrar en él y encontrarnos en un edificio, una casa o un templo en perfectas condiciones. Solamente falta la "vida", aunque se trate de una tumba...

En el exterior hay algunos monolitos alrededor con más grabados.

Ya de vuelta al centro de visitantes, volvimos a recorrer el museo con la emoción de lo visto en el cuerpo. En él hay un pasillo donde han recreado el corredor de Newgrange y también hacen la simulación del solsticio. Lo había ignorado en el "antes" pero ahora sí entré para hacer alguna que otra fotillo con la que ilustrar la experiencia.

Lo que hay que saber para visitar Newgrange

El acceso y visita se ha de hacer, obligatoriamente, por el centro de visitantes y en grupo.

Esto responde a la necesidad de conservar el lugar lo mejor posible. También a que en el pasado hubo quien expolió e incluso utilizó estas tumbas de forma irrespetuosa o sencillamente "campechana". Por ejemplo las tumbas de Dowth sirvieron de establo, y la misma Newgrange de granero.

centro de visitantes de Newgrange

No hay más remedio que entrar en el circuito y "pasar por el aro"

A su favor, decir que está muy bien montado. Las explicaciones de los guías son interesantes, medidas (ocupan la mitad del tiempo que puedes estar en cada yacimiento), y amenas.

Con el flujo de los grupos (aunque el inconveniente sea ir mirando el reloj), no hay "embotellamientos" y se ve con bastante comodidad.

Además, en Newgrange hay limitación de número de visitantes por día y no se puede reservar.  Lo que recomiendan en todas partes, y es pura lógica, es ir tempranito a hacer cola.
Bueno, supongo que la gente que coge una excursión desde Dublín, tendrá la entrada asegurada, pero nosotras íbamos por nuestra cuenta.
Para que os hagáis una idea, evitamos el fin de semana. Siendo verano aquello se llena bastante. Llegamos a las 8.30 h, media hora antes de la apertura, y éramos las segundas, ja, ja. Así que nos libramos de esos nervios de "¿entraré, no entraré?"

yacimiento de Newgrange

Cuando entras, te preguntan qué vas a ver, y hay tres posibilidades:

  • Newgrange + Knowth (11 €).
  • Sólo Newgrange (6 €).
  • Sólo Knowth (5 €).

El tercer yacimiento, Dowth, está cerrado al público porque es el más deteriorado.

Según la opción que escojáis, pagaréis un precio diferente como ya habéis podido ver. Entonces os asignan una pegatina con un color y un horario concretos.

Altamente recomendable coger la opción Newgrange + Knowth. Es un lugar único y merece muchísimo la pena! El precio de las entradas es incluso barato en comparación con muchos otros sitios a visitar.

Os preguntaréis... ¿un horario, pero no has llegado ya?? Bueno, técnicamente sí, pero en realidad los yacimientos están a unos 4 km del Centro de visitantes. Y entre sí también hay una distancia, creo que de 2 km.

Para facilitar -y controlar mejor- la visita de todo el mundo, hay un servicio de pequeños buses eléctricos -respeto al medio ambiente-, que transportan a cada grupo siguiendo el horario asignado.
Se puede ir andando también, pero los buses ocupan casi todo el sendero y el tema de los horarios de tu grupo asignado no sé cómo se equilibra con el tiempo que tardas en ir...