panorámica del río Jarama cerca de la Mina del Consuelo

Hoy nos vamos a conocer un par de puntos singulares del Parque Regional Sureste de la Comunidad de Madrid, en la vega del río Jarama. Si te lo cuentan no te lo crees, pero en este ancho valle repleto de campos de cereal y humedales, hay sitios tan increíbles como la Mina del Consuelo, y tan bonitos como el cercano Barranco de la Purga ¡Vamos a ello! 

El sur de Madrid no es tan famoso como la sierra y parece que tiene poco que mostrar. Sin embargo guarda lugares singulares y posee una riqueza natural que no hay que perderse. Una de esas joyas es la Mina del Consuelo, y cuando la vi casi por casualidad en una foto de Instagram, enseguida supe que quería ir a verla 😀

El Parque Regional del Sureste 

El Parque Regional del Sureste se dispone en torno a los cursos de los ríos Jarama y Manzanares. Es un lugar repleto de agua por la presencia de lagunas, la mayoría artificiales, pero no por ello menos importantes ya que albergan mucha vida, en especial  avifauna. Lo bueno es que en los últimos años se han desarrollado sendas y áreas recreativas para que todos podamos disfrutarlo con bastante comodidad, aunque están dispersas y hay que informarse antes de ir. Por mi parte ya voy haciendo una lista de las que quiero visitar, y aquí te dejo la web de la Comunidad de Madrid donde encontrarás bastante información al respecto.

cormorán posado en rama seca sumergida en humedal
Un cormorán en el Humedal de Miralrío en el término de Velilla de San Antonio

Y después de esta breve introducción, ahora sí voy a hablarte de un par de sitios muy singulares de la zona: 

La Mina del Consuelo 

A ambos lados del río Jarama se alzan grandes cortados de conglomerados con material yesífero y yacimientos de sulfato sódico, que es lo que justifica la presencia de minas abandonadas que hay por aquí.  

¿Para qué se empleaba el sulfato sódico o sulfato de sosa? Me preguntaba antes de ir. Y la respuesta la encontré en un documento que habla de la historia de esta mina, y que dice que este material se utiliza en su forma natural para la fabricación de vidrio y cristal, y transformándolo en sosa para muchas otras cosas, siendo la más conocida los jabones. 

Visitar esta antigua mina de mediados del siglo XIX, que es cuando se empezó a explotar el sulfato sódico en la zona, no es fácil y sí lo es. Me explico: este es un lugar abandonado que no está acondicionado para las visitas. De hecho, está frente a una finca privada y no hay ninguna señalización. Sin embargo el acceso es bastante fácil una vez encuentras el camino, así que voy a contártelo con el mayor detalle y fotos posible, por si te animas a ir. 

Llegamos con el coche hasta el final de la Urbanización Vega del Pingarrón, hasta unas naves industriales que están al final de la Calle Antonio Machado. Aparcando junto a ellas, si no hay nadie a la vista no podrás preguntar, aunque según el día suele haber más gente que va. El google maps te señala un camino a la Mina del Consuelo pero es el más largo. Bastante largo, de hecho. 

El caso es que el acceso a las minas está pasando por una finca privada y las naves industriales impiden, aparentemente, el acceso al cortado donde se hallan las minas. No obstante, esta finca se puede rodear.

La primera vez que fui con unos amigos seguimos el camino que nos marcaba el móvil y dimos un rodeo muy largo. Lo bueno es que pudimos llegar al Barranco de la Purga, del que luego te cuento, pero la mina se quedó en el tintero. Afortunadamente ese día nos encontramos con unas personas que iban a la mina y ellos nos indicaron cómo rodear las naves para llegar al coche. Y nos quedamos con la copla para volver otro día a la mina, cosa que hicimos, claro. 

A lo que iba. Dejando el coche junto a las naves industriales, sólo tienes que desandar un poco la pista por la que venías, en el lado del río, hasta llegar al final de la verja de la finca. Allí arranca un senderillo que va junto a dicha verja bordeando la finca. Cuando llegues al final te encontrarás con un pequeño espacio donde hay algunos vehículos para labores del campo, y un poco a la izquierda verás un camino relativamente ancho que baja hacia el campo que hay frente a los cortados de la mina. Ya sólo tienes que bajar y caminar por el margen de dicho campo en dirección a la montaña, y después continuar unos metros hasta que veas el sendero que sube hacia la entrada de la mina. No es nada complicado ni largo. 

AVISO: aunque puedes transitar por los caminos, que para eso son, el resto de tierras son propiedad privada. Además hay zonas sensibles de anidamiento de distintas especies, algunas protegidas. Por lo tanto, hay que ser cuidadoso con el entorno (si no estuviera protegido, también), no acercarse mucho a la fauna silvestre ni perturbarles con ruidos. Si encuentras a alguien de la zona a quien preguntar si se puede pasar, mucho mejor. Por desgracia no suele haberlo y tampoco hay teléfonos de referencia para ello.

Te dejo aquí unas fotos para que puedas ubicarte mejor si utilizas este post para ir 😉

senda junto a valla metálica para rodear finca y llegar a la mina del consuelo
Sendero que va junto a la valla de la finca
hombre bajando por sendero hacia campo de colza con flores amarillas
Camino que baja hasta el campo de colza y que hay que seguir a la izquierda una vez estás a la altura del mismo
sendero que lleva a la mina del consuelo junto a un campo de colza con flores amarillas
Casi llegando a la mina, que está en esa montaña
sendero que lleva a la mina del consuelo
Sendero que lleva a la entrada de la mina. La pista que seguíamos junto al campo de labor queda abajo a la derecha

Un lugar que te deja con la boca abierta

Subiendo dicho sendero y siguiéndolo un poco más, verás una entrada en la montaña con grandes manchas blancas en las paredes (es sulfato sódico). Puedes entrar por ése lado y salir por otro. 

entrada a la mina del consuelo vista desde el exterior
Entrada a la mina del Consuelo

Entrar en la Mina del Consuelo es como entrar en una catedral. Grandes columnas y techo abovedado te dan la bienvenida. Las proporciones son colosales, resultado de décadas picando y picando para arrancar de la tierra ése y otros minerales tan preciados. De hecho, se observan claramente las vetas de los distintos materiales, como si alguien hubiera decidido pintar a rayas las entrañas de la tierra.  

Candela de 8 años equipada con su casco y frontal en la puerta de la mina
silueta de mi amigo con casco recortándose en la entrada de la mina

Nos adentramos poco a poco. La galería más cercana a las tres aberturas que dan al exterior (por una de ellas no se puede pasar desde el último derrumbamiento) aportan una luz más que necesaria. Sin embargo, llegar hasta el fondo implica sumergirse en la oscuridad a no ser que lleves una linterna o frontal.

gran arco oscuro que da paso a los pilares con vetas horizontales de los minerales
Mina del Consuelo

Tratamos de buscar restos de alguna geoda. Dicen que se han encontrado aquí, y sería emocionante ver alguna. No ha suerte, no somos geólogos y no tenemos la mirada entrenada. Sí encontramos pequeños cristales de yeso que cogemos para observarlos, para dejarlos después allí donde los encontramos. Haz lo mismo, cuidemos lo que tenemos.  

pilar de la mina con forma de cono invertido y vetas de mineral
Pilar de la mina del Consuelo

A cada paso que doy miro alrededor, con la cámara a punto, y siempre encuentro una vista nueva, diferente a la anterior. Hay tres galerías y es mucho más grande de lo que pensábamos, no sólo a lo alto sino también a lo ancho. Las columnas y arcos resultantes de su explotación me hacen abrir la boca de sorpresa. De hecho este es el método de trabajo: abrir huecos y dejar pilares creando cámaras conectadas con socavones que salen al exterior para sacar el mineral.

Se supone que el mineral se tiraría por una rampa al lecho del río para llevárselo a procesar, ya que el sulfato de sodio está mezclado con yeso y hay que separarlo.  

galería de la mina del consuelo con pilares tenuemente iluminados por luz del exterior
cinco personas junto a una salida de la mina del consuelo y el resto en sombras

El lugar está en completa quietud si no hay nadie aparte de nuestro pequeño grupo. Luego sí vendría más gente, y es que en fin de semana hay un goteo constante de visitantes.

pilares enormes en la mina del consuelo
un hombre entre los enormes pilares para apreciar la perspectiva
Las proporciones gigantescas de la mina del Consuelo
galería con 6 grandes pilares y techo que parece bóveda en la mina del consuelo

De vez en cuando caen pequeñas piedras del techo. Hay que tener cuidado, si es posible, para que no te alcance alguna en la cabeza. Vemos cómo ha habido derrumbamientos en algunas zonas y hay algo de polvillo en la atmósfera. La boca se seca si permaneces mucho tiempo. No es un lugar muy salubre, pero nada dramático para un rato y ¿cómo no resistirse a un lugar tan especial? 

pilar de la mina del consuelo visto de cerca y desde abajo
paisaje al salir de la mina del consuelo
Salida de la Mina del Consuelo

Consejos para visitar la Mina del Consuelo

  • Evita los días de lluvia o los posteriores si ha llovido mucho. Puede haber derrumbamientos, no es broma, y además el camino estará muy embarrado. 
  • Lleva buen calzado, que se agarre bien, y los bastones de marcha también te ayudarán a subir y bajar la cuesta. No es muy larga pero sí muy pronunciada. 
  • Dentro de la mina hay que intentar no hablar muy alto, y desde luego no correr o saltar, porque los ruidos fuertes pueden provocar vibraciones que hace que caigan piedras y polvo del techo y paredes.  
  • Si tienes casco, llévalo y póntelo para proteger la cabeza de las piedras que pueden caer. 
  • Lleva linterna o frontal si quieres entrar hasta el fondo de las galerías, aunque no es necesario para las principales por la luz que entra incluso en días nublados como el que nos tocó. 
  • La mascarilla viene muy bien para evitar aspirar el polvo del ambiente, más allá de que sea obligatoria en tiempos de pandemia.
gran arco ovalado entre los pilares de la mina del consuelo

El Barranco de la Purga

Nuestras vicisitudes para acceder al Barranco de la Purga 

Como te contaba, la primera vez que fuimos no veíamos claro cómo llegar a la mina y optamos por subir por la pista que sale a la izquierda de las naves donde dejamos el coche. Nuestra idea era alcanzar el Barranco de la Purga, otro de los objetivos para ése día, y decidimos hacer caso al móvil. 

La pista por la que íbamos se llama Calle de las Cintas y continúa por la Calle de Alamillos. Subimos, subimos, continuando por esta “calle” (así se llama y así la verás en el mapa, pero es una pista forestal muy maltrecha) hasta el final. Allí cogimos la Calle de la Chinchona que corta a la de Alamillos, a la derecha, y que es otra pista monda y lironda.  

pista de subida muy deteriorada
Subiendo por la «calle» de las Cintas
paisaje desde parte superior de la pista con encinas y jaras
Panorama desde arriba, con la vega del Jarama al fondo y la población de San Martín de la Vega

Continuamos por el camino Calle de Alamillos llaneando hasta que el navegador nos indica que hay que girar a la derecha y empezar a bajar, cosa que hacemos. Para entonces llevamos más de una hora caminando. El paisaje no es para tirar cohetes pero nosotros seguimos empeñados en llegar al Barranco de la Purga. Cuando parecía que el camino terminaba en un terraplén que baja a una barranca profunda, con otra colina delante de subida muy muy empinada, dudamos. El móvil nos decía que aún teníamos que subir la pared de enfrente. Volver sobre nuestros pasos se nos hacía pesado 🤦‍♀️ 

sendero entre campos de labor
Andando por la «calle Alamillos»

Al final bajamos a la barranca y justo cuando llegamos abajo la geolocalización del móvil cambia y señala que estamos en el mismo Barranco de la Purga. No hay que subir esa temida cuesta ¡menos mal! Ya sólo quedaba andar por él en dirección al Jarama, a la izquierda. Lo que habíamos hecho era rodear toda la montaña por detrás, aunque luego nos dimos cuenta de que podíamos haber acortado. 

pista entre matorrales con pendiente fuerte enfrente
último tramo antes de bajar al Barranco de la Purga con la otra cuesta enfrente que según el mapa debíamos subir

Si vas, hazlo así: pon el google maps en modo satélite, ya que muestra mejor las pistas y caminos. A unos 500 metros andando por la primera pista desde el coche sale un camino a la derecha que se adentra entre paredes de arenisca. Siguiendo esa ruta llegas al Barranco de la Purga sin tener que ir más adelante para luego volver. Espero haberme explicado. Aquí te dejo el mapa con la ruta más corta, incluyendo el acceso a la Mina del Consuelo y el punto donde dejamos los coches.

Sea como sea, el barranco de la Purga es una ruta bien curiosa. Se camina rodeado de altas paredes de material arenoso y cristales de yeso. A nada que brille el sol te darás cuenta de que las paredes tienen “brilli-brilli” y si te acercas más verás los cristales. Me acordé mucho del Valle de la Luna en el Desierto de Atacama

El sendero del barranco es estrecho, pero está bien marcado y es extrañamente cómodo. En realidad es el camino que hace al agua cada vez que llueve.

sendero del barranco de la purga con jaras en flor amarilla
Sendero del Barranco de la Purga a la altura que lo cogimos nosotros
paredes de yesos en el barranco de la purga
Paredes con yesos cristalizados
yesos entre las rocas que parecen cristales

El agua y el viento han moldeado la montaña y podrás admirar las diferentes formas, algunas fantásticas, que ha tomado. También se ven aberturas y pequeñas cuevas que probablemente sean salidas de la red de minas antiguas que hay en la montaña. 

Alrededor del sendero hay bastante vegetación y por tanto vidilla, más en primavera. Abejas, mariposas de distintos tipos, lagartijas y víboras pequeñas. Anda un poco atenta a tus pasos, sobre todo por las víboras. 

sendero cruzando el barranco con paredes de yesos erosionadas
paredes de yesos mezclados con arena erosionados formando mil capas
sendero estrecho entre las paredes del barranco de la purga con algo de vegetación
mis amigos andando junto a pared en el barranco de la purga

Cuando llegas al final después de superar un buen número de curvas porque el trazado del sendero es tan irregular como ha querido hacerlo el agua, te encuentras con una magnífica panorámica del río Jarama y los campos de labor. 

paisaje del río jarama y rocas erosionadas con forma de torre
Vega del río Jarama

En el río Jarama se pueden observar cormoranes, patos de distintas especies, garzas y por supuesto cigüeñas. Y no te olvides de mirar al cielo, donde los milanos son los reyes. En el horizonte está San Martín de la Vega

isletas en el río jarama con una cigüeña posada y patos
Aves y patos en una isla del río Jarama
milano en vuelo
Milano en vuelo

Un consejo: no vayas si ha llovido, por allí baja el agua y no hay vía de escape. El terreno es muy arenoso y puede haber desprendimientos.  

¿Te ha gustado esta ruta por la Mina del Consuelo y el Barranco de la Purga que puedes hacer en una mañana si madrugas un poco, y luego ir a comer al cercano Chinchón? ¡cuéntame qué te ha parecido en los comentarios! 🥰



Más posts de la Comunidad de Madrid

Este post contiene enlaces a sitios afiliados al blog. Esto significa que si haces una reserva desde dichos enlaces, yo ganaré una pequeña comisión con la que me ayudas a mantener este blog, y en ningún caso tú pagarás más.

los viajes de ali iati Si quieres más información, pulsa aquí