Looking for Something?

Keukenhof en primavera

Author:
flor keukenhof

La escapada a Amsterdam que he hecho este mes de Abril ha sido una de esas carambolas que a veces te pasan. He decidido empezar a contárosla por el lugar al que más ganas le tenía. Keukenhof en primavera es una gran oportunidad para ver esa Holanda de flores con la que todos soñamos.

Pero antes, os cuento por qué lo de “carambola”

Sí, gracias a uno de los sorteos que hace Minube durante la Quedada de Viajeros de Fitur, que ya es una grata tradición. Y gracias a KLM, cayeron en mis manos dos vuelos a cualquier destino de esta compañía.

keukenhof en primavera

El premio, no creáis, tenía su letra pequeña. Nada de aprovechar festivos, gastar antes del 30 de Julio tanto la ida como la vuelta, determinadas plazas, etc.
La verdad es que nos costó varias semanas encontrar cuándo podríamos disfrutarlo, y eso que Amsterdam era lo más fácil. Pero no le vamos a buscar más las vueltas, además al final pudieron flexibilizar un poquito la cosa. ¡Muchas gracias a ambas empresas desde aquí!!

Un viaje relámpago de 3 días, no podía más por razones laborales, pero insisto en que “ni tan mal”!!

keukenhof en primavera

Ir a Amsterdam y no acercarse a Keukenhof en primavera… es casi un pecado

Elegí el mes de Abril para asistir a la plena floración primaveral en Holanda.

Tendría la oportunidad de ver los campos de flores que se cultivan en este país desde hace siglos. ¡¡¡¡Bieeeeeennn!!!

keukenhof en primavera

Pero para ello, para ver los campos, hay que salir de la ciudad.

¿Dónde y cómo ir a ver campos de flores cerca de Amsterdam?

Os cuento lo que yo hice, pero hay muchas otras opciones, sobre todo si lleváis vuestro propio vehículo.

En nuestro caso optamos por el servicio de transporte público.

La idea fue ir al Parque de Keukenhof, una especie de “centro primaveral” en el que se dan cita cientos de personas cada día en esta época del año.

¡Ojo con este último dato! Las colas que se forman para entrar son enormes, así que os aconsejo que compréis las entradas con antelación.

keukenhof en primavera

keukenhof en primavera

Cómo ir a Keukenhof desde Amsterdam

Para ir en transporte público a Keukenhof

Hay que coger al menos un tren que te deje cerca de alguna de las paradas de los autobuses que van al parque en la temporada primaveral (marzo-mayo).

Optamos por ir a coger el bus en el aeropuerto de Schippol, pero podéis hacerlo en Harleem -que por lo visto es un pueblo precioso- y en algún otro punto.

keukenhof en primavera

Como os digo, desde el aeropuerto (preguntando allí os indican) salen los buses que te venden un ticket mixto que incluye el viaje en bus + la entrada al parque.

Ahora viene lo malo. Cuánto cuesta ir a Keukenhof: el ticket mixto que acabo de mencionar cuesta ni más ni menos que 23,50 € por persona (abril 2015).

La entrada son 16 € y el resto es el viaje en bus + tren Amsterdam-Schippol ida y vuelta.
Total = 35 € por persona. AAAhhhhhh!!!

Pero queríamos verlo, y he de decir que aunque el precio es excesivo, la experiencia fue muy buena.

¿Cuánto se tarda en llegar a Keukenhof desde Amsterdam en transporte público?

Bueno, no sabíamos hasta qué punto tiene éxito este lugar hasta que nos embarcamos en el asunto.

No nos matamos a madrugar y en cualquier caso íbamos dispuestas a invertir todo el día si hacía falta.
Lo que habíamos leído es que al menos te lleva dos horas y media o tres la visita del parque. A eso hay que sumar los trayectos de ida y vuelta.
Supongo que será así si no vas haciendo muchas fotos. Me volví loca, tengo que reconocerlo, ja, ja.

keukenhof en primavera

El trayecto de tren son unos 15-20 min., y a eso hay que sumarle unos 40 min. de bus hasta el parque, sin atasco. Ojo, en esta época sí hay atascos por la mañana.
En total, con esperas, calculad una hora y media para cada trayecto más el tiempo de estancia en el parque. 

Cuando llegamos a la parada del bus había una cola enorme, pero enseguida vimos que avanzaba muy rápidamente porque según se llenaba un bus, llegaba el siguiente. Aun así, esperamos una media hora.

keukenhof en primavera

Otra opción es ir a Keukenhof en excursión desde Amsterdam

Para los más comodones, o prácticos, o para los que tienen menos tiempo pero no se quieren perder esta preciosidad, es contratar una excursión de medio día desde Amsterdam, ida y vuelta. Cuesta 45 €, es decir, 10 € más cara que la opción de ir en transporte público, pero ahorras bastante tiempo y como digo en medio día lo has hecho, disponiendo de más tiempo para disfrutar de la ciudad, así que ni tan mal!

Vayas como vayas a Keukenhof, la visita es toda una experiencia

Cuando vas por la carretera y empiezan a aparecer los brillantes colores, las mariposas te bailan en el estómago. O al menos a mi me ocurrió.

Ya no podía apartar la vista de la ventanilla, ni pensar. Sólo llenarme con el espectáculo del COLOR, y emocionarme ante cada uno de esos campos que se iban sucediendo junto a la carretera. De verdad que no me imaginaba que iba a reaccionar así.
Tulipanes sí, pero también lirios, azucenas y muchos tipos de flores.

Se despliegan en franjas que cubren todo el terreno como si de una gran alfombra se tratase, y eso es lo que hace único a este paisaje.

keukenhof en primavera

¿Por qué Keukenhof es tan famoso?

Este parque es conocido por las composiciones florales que realizan sus jardineros.

En realidad tratan de ofrecer “el espectáculo” durante todo el año, o siempre que la nieve lo permita, con flores de la época correspondiente. Pero claro, es en primavera cuando las opciones de espectacularidad están aseguradas.

keukenhof en primavera

Además, el parque se completa con un molino tradicional al que se puede acceder “gratis” (aunque con la entrada que cobran, no me parece que sea gratis).

Está equipado con servicios públicos y varios lugares donde comer o tomar algo. Hay invernaderos, y un lago con algunos canales de agua que siempre aportan frescor y un ambiente más agradable. También hay enormes árboles, preciosos, de distintos tipos.

Sin llegar a ser un jardín botánico, se le parece mucho 🙂

keukenhof en primavera

La visita al Parque de Keukenhof

Por fin llegamos. La entrada era surrealista. Cientos de personas entrando y una glorieta que te recibe con una gran fuente de agua y cafeterías a los lados a rebosar.

En un lado, un quiosco de música antigua emite un soniquete folklórico que me sacó de mis casillas en los 10 minutos que estuvimos por allí.

Compramos unos sandwiches porque se acercaba el mediodía y pensamos que quizá dentro del parque no habría otra cosa (falso). No llevábamos nada por nuestra cuenta, otro pequeño error.

keukenhof en primavera

keukenhof en primavera

Sin embargo, en cuanto empezamos a andar por uno de los senderos, la muchedumbre más o menos se disipó, más o menos. Es cierto que de vez en cuando se reconcentraba en los puntos donde más flores había, pero en general no era excesivamente molesto.

Todos andábamos concentrados en las flores y eso sí, los “mejores sitios” para hacerte una foto están bastante disputados.
Por cierto, en general la gente no habla alto, ni grita, ni nada por el estilo. Todo eso ayuda bastante a disfrutar de la sensación de tranquilidad que se respira en el lugar.

keukenhof en primavera

keukenhof en primavera

keukenhof en primavera

keukenhof en primavera

keukenhof en primavera

Una vez me repuse del deleite de ver flores y flores artísticamente dispuestas, me fijé en las personas que había a mi alrededor.

Postureos de mil tipos y de gentes de muy distintas procedencias se sucedían ante mis ojos, así que empecé a fotografiarles también a ellos y ellas.

keukenhof en primavera

Desde un grupito de jóvenes indios con pinta de cineastas de Bollywood (y con una pedazo de cámara que les señalaba como tal). Hasta monjas. Por supuesto familias, grupos de amigos y amigas, ingleses, españoles, japoneses, chinos…

keukenhof en primavera

keukenhof en primavera

keukenhof en primavera

keukenhof en primavera

keukenhof en primavera

keukenhof en primavera

Había algunas personas vestidas de época, pero no sé por qué. No pedían dinero por las fotos, quizá sólo eran unos románticos…

keukenhof en primavera

El molino de Keukenhof desde donde se divisan los campos de flores “de verdad”

Cuando llegamos al molino, que está en un extremo del parque, nos encontramos con la máxima expresión de muchedumbre.

La plataforma-terraza del molino parecía estar abarrotadísima e incluso temblé con la idea de que podía venirse abajo.

Alrededor del edificio, todo eran cabezas también. Sin embargo, de cerca no era para tanto, y entonces vino lo mejor. Una vez subimos a su terraza desde donde se divisaban campos de cultivo floral.

keukenhof en primavera

keukenhof en primavera

keukenhof en primavera

keukenhof en primavera

keukenhof en primavera

Esto es muy curioso.

Un campo de cultivo, en este caso de flores, es totalmente artificial.

Las flores están dispuestas en cuidadísimas hileras que parecen dibujar una tela de rayas de colores.

Y sin embargo, resulta mucho más natural que la jardinería del parque. 

keukenhof en primavera

keukenhof en primavera

keukenhof en primavera

keukenhof en primavera

Colándonos en los campos de flores holandeses

Vimos que por los campos andaban algunas personas (turistas como nosotras), así que empezamos a cavilar sobre la idea de salir del parque e ir allí para verlos de cerca.

Miré el plano que había cogido en la entrada y sí, hay una entrada al parque justo en la posición opuesta a la entrada principal.

Por allí debería poder salirse, pero… ¿podríamos volver a entrar?

keukenhof en primavera

Efectivamente, se puede, pero no hay que olvidar decirlo a los que controlan la entrada para que os pongan un sello en el dorso de la mano, como en las discotecas. ¡¡La entrada es suficientemente cara como para perderla así!!

Nos desviamos a la derecha para andar por el arcén de una carretera estrecha hasta llegar a la linde de uno de esos campos.
Un cartel advertía de que es zona privada y no se puede pasar, pero todo el mundo lo hacía y la atracción es más que poderosa. No había nadie para impedirlo así que… Sí, está mal, lo sé.

keukenhof en primavera

keukenhof en primavera

Por fin estábamos allí, frente a esa fantasía de color que hace las delicias de cualquiera.

keukenhof en primavera

keukenhof en primavera

Vimos cómo algunos andaban entre las flores para hacer fotos romanticonas y acabamos haciéndolo nosotras mismas. Con cuidado de no pisar las flores.

Me sentía como una niña pequeña, no podía apartar la mirada ni dejar de pensar en buscar encuadres y composiciones diferentes con la cámara.

keukenhof en primavera

keukenhof en primavera

keukenhof en primavera

Hasta que el dueño del campo vino a echarnos a todos

Al cabo de un rato, cuando ya habíamos avanzado bastante, oímos cómo un señor con su perro, de manera muy calmada pero firme, iba diciendo a las personas que andábamos por allí que nos fuéramos. Que era propiedad privada.

keukenhof en primavera

Me dio pena, porque aunque todos obedecimos, mientras nos iba “barriendo” hacia el lado opuesto por el que habíamos venido, otro grupo de gente llegaba desde la parte más próxima al parque.
Cuando se aseguró de que habíamos salido, volvió sobre sus pasos para volver a empezar.
¿Se pasaría así el fin de semana?

keukenhof en primavera

keukenhof en primavera

Los invernaderos del parque de Keukenhof

Volvimos al parque y nos fuimos a los invernaderos.

keukenhof en primavera

Hay uno aparte dedicado a las orquídeas, y en ese momento (no sé si siempre es así) a las bodas.
Las orquídeas son fascinantes, he de reconocerlo

keukenhof en primavera

keukenhof en primavera

keukenhof en primavera

Pero tras andar dos pasos… ¡¡Horror!!!

Rosa y blanco, maniquíes que dan más miedo que sensación de romanticismo, horterada recubierta de merengue.
Lo siento, las bodas en su máxima expresión de “amor” de mercadillo me generan aversión. Tanto es así que me empecé a poner nerviosa a los 5 minutos de estar allí. Así que abrevié y salí lo antes posible de allí, como alma que lleva el diablo.

Después sí, fuimos a los invernaderos principales junto a los cuales hay un restaurante con una oferta gastronómica bastante decente, por cierto.

keukenhof en primavera

keukenhof en primavera

Anduvimos un buen rato por aquél escenario donde la fantasía de algunas flores me sorprendió de nuevo.

¿Tulipanes? con pétalos que parece han sido recortados por las mismísimas manos de Eduardo Manostijeras

Me llamaron muchísimo la atención, no sólo por su increíble apariencia, sino también por sus magníficos colores.
Además, la luz del sol entre las nubes se filtraba por el techo acristalado.

keukenhof en primavera
keukenhof en primavera

keukenhof en primavera

keukenhof en primavera

Seguimos paseando por el parque hasta que decidimos volver.

Podríamos habernos quedado más tiempo, pero llevábamos ya unas cuantas horas y si nos quedábamos hasta la última hora, quizá la vuelta sería muy larga. Así que tras soportar una nueva cola de unos 20 minutos para coger un autobús, pusimos fin a este mundo de fantasía.

keukenhof en primavera

Tulipanes a punto de abrir en Keukenhof. ¿Me creeríais si os digo que unos 15 min. antes estaban más cerrados?

keukenhof en primavera

keukenhof en primavera

Disfrutando de la primavera

En las calles de Amsterdam y sobre todo sus jardines, en esta época, podréis admirar los tulipanes y el resto de flores en todo su esplendor, pero es realmente en el campo, y en Keukenhof, donde hallaréis la máxima expresión de esta maravilla llamada Primavera.

keukenhof en primavera


 

los viajes de ali iati Si quieres más información, pulsa aquí

Deja un comentario

¡Suscríbete al blog por correo electrónico y recibirás las nuevas entradas!

Únete a otros 138 suscriptores

¡Viaja seguro!

banner los viajes de Ali con IATI

Si quieres más información, pulsa aquí

REFLEXIONES VIAJERAS

paseo fotográfico por palma de mallorca street art

GENTES DEL MUNDO

gentes de África

IMÁGENES Y SENSACIONES DE…

visita al parque nacional Serengueti amanecer

POSTALES DE VIAJE

fauna y flora de galapagos pinzon

FIESTAS Y CELEBRACIONES

gancheros del Alto Tajo empujando troncos

SOLIDARIOS

atardecer en pais lobi

Blog asociado a MadridTB

Madrid Travel Bloggers