pueblos del interior de naxos

Mientras la lluvia golpea en la ventana, me he puesto a recordar los días de tormenta en el Mediterráneo y de ahí a escribir sobre los pueblos del interior de Naxos me ha faltado poco. Este es un post que os debía, así que vamos a ello, especialmente si planeáis una visita a esta preciosa isla.

Visitar los pueblos del interior de Naxos, la isla más grande de las Cícladas, puede dar para varios días

Especialmente si os movéis en transporte público, como hice yo. De hecho no visité todo lo visitable, porque iba con la calma que quería y sujeta a los horarios de autobuses que recorren la isla. En realidad son un par de líneas con múltiples paradas.

Así, hoy os voy a hablar de Filoti, Apiranthos y Halki. Si queréis completar consejos y lugares que ver en la isla, yo no dejaría de ir a Ano Sagri para acercarme al precioso templo de Deméter haciendo un paseo por los campos.

Filoti, el pueblo con forma de anfiteatro

Desparramado en las laderas que suceden al monte Zas, el más alto de las Cícladas, Filoti es un conjunto blanco.

iglesia blanca con cúpulas azules solitaria en la montaña pueblos del interior de naxos

Está a 19 km de la capital y es el que más población tiene de toda la isla, unas 2.000 personas.

un hombre pasa en moto sonriente delante de terraza donde hay dos ancianos al sol en pueblos del interior de naxos
anciana con redecilla en la cabeza sentada en la puerta de su casa encalada pueblos del interior de naxos

Todas sus calles son empinadas, con escaleras de piedra que ayudan a moverse por sus recovecos.

pueblos del interior de naxos Filoti

Recovecos… sí, está lleno de ellos. No hay nada más que hacer que dejarse llevar por sus rincones, de esquina en esquina, saludando a las pocas mujeres y algún hombre. Gente que va y viene. Es muy muy tranquilo. Al menos en temporada baja.

pueblos del interior de naxos calles de Filoti
calle con escaleras todo encalado y puerta de madera azul pueblos del interior de naxos
ventana en forma de arco con interior pintado de azul y resto blanco pueblos del interior de naxos

Anduve dos horas para arriba y para abajo. Haciendo fotos, mirando y admirando el paisaje de olivos que no es otro que el valle de Tragea, famoso por sus aceitunas y sus iglesias ortodoxas. 

pueblos del interior de naxos iglesia de Filoti
dos olivos grandes en ladera de montaña pueblos del interior de naxos

De repente desemboco en una plazuela con una iglesia más grande que las demás. Es la iglesia de Panagia (Virgen María). Preciosa, impoluta en su blanco. Una señora sale de no sé dónde y me habla en griego. Tras aclarar que no soy de allí, me dice por señas que la siga. Lleva una gran llave en la mano, y me va a abrir la iglesia.

iglesia encalada con campanario con tres campanas pueblos del interior de naxos

Me pide que haga fotos dentro. Sí, sí, que las haga, no que no las haga como podría ser más habitual!

Ella sigue hablando en griego, recitándome los nombres de los santos delante de cada imagen… y yo no hago más que decirle que soy de Spania y no hablo su idioma.

puerta azul con cruz blanca en pared también blanca pueblos del interior de naxos
interior de iglesia ortodoxa con grandes lámparas y alfombras pueblos del interior de naxos
relieve de un ángel en mármol blanco en la puerta de la iglesia pueblos del interior de naxos

Cómo ir a Filoti: desde Khora, la capital, la ida y vuelta en bus son 5,20 €. En temporada baja, los horarios son: 7.15, 9.30, 11, 12, 14 h…

Apiranthos en un día de tormenta y frío

Reconozco que lo pasé mal este otro día.

Yo iba toda ufana a las islas griegas en el mes de Abril, pensando que haría buen tiempo sí o sí. No sería verano, pero tampoco para llevar ropa de mucho abrigo.

Y ese día la isla se levantó cubierta de nubes, viento y lluvia. A esto vamos a sumar que Apiranthos o Aepiranthos está a una altura de 650 metros, y que tú vienes del nivel del mar.

calle de apiranthos bajo cielo nublado en pueblos del interior de naxos

Apiranthos es un pueblo de montaña, también con su estilo cicládico de casas encaladas, pero de montaña. Hay mucha más piedra, y una torre veneciana. Su nombre significa «lleno de flores», pero ese día se me negaron.

  • calle desierta de pueblos del interior de naxos con casas encaladas y escaleras de piedra
  • torre blanca con dos ventanitas de forma ovalada

Sería por lo desapacible que estaba el día. O porque era temporada baja, pero durante buena parte de mi visita me pareció un pueblo fantasma, aunque muy bonito y rodeado de un paisaje espectacular.

pueblos del interior de naxos paisaje desde Apiranthos

Igual que Filoti, subes y bajas constantemente escaleras, y das vueltas y vueltas en lo que es un pequeño laberinto.

calle con arco de casas blancas con puertas de color teja pueblos del interior de naxos

El pueblo de los encuentros insospechados

En una de esas vueltas me encontré con un señor que al saludarme, me invitó a entrar en su casa. No sé por qué acepté su invitación, pero el caso es que lo hice. El buen hombre señaló su estufa (menos mal). No hablaba nada de inglés ni yo de griego. No me ofreció nada de beber o comer, y después de intercambiar unas sonrisas (se veía que era una persona agradable), le pedí permiso para hacerle una foto, pero me dijo que no. Dos minutos después decidí irme, ya que no podíamos comunicarnos. Él estaba parado a una distancia respetuosa de mi, y allí se quedó tras aceptar mis agradecimientos.

Salí de nuevo a vagar por las silenciosas calles entre rachas de viento fortísimas. Me iba congelando por momentos.

calle con casas blancas y puertas de color verde y azul pueblos del interior de naxos

Volví a donde me había dejado el autobús y me detuve ante una iglesia con un portalón de piedra de mármol blanco. Es la iglesia de Panagia Apeirathitissa, una de las más antiguas de la isla. El mármol está finamente labrado, igual que el campanario… pero estaba cerrada. También la torre medieval y el museo etnográfico. No encontré el museo arqueológico, y por lo visto hay otro museo más que tampoco logré encontrar.

iglesia blanca con campanario de 4 campanas bajo cielo nublado pueblos del interior de naxos
relieve en mármol blanco pueblos del interior de naxos

Justo enfrente de la iglesia hay una casita de donde sale una mujer mayor. Me asomo a una ventanuca y veo que es un taller de telas tradicionales, y allí hay varias mujeres tejiendo y bordando. Pido permiso y entro a saludar. Me muestran sus trabajos, y me ofrecen un bolso precioso pero… por 40€!!

pueblos del interior de naxos taller de telas en Apiranthos

Por fin llegó la hora de poder volver en bus. No había dónde comprar billete y el conductor no podía cobrármelo, pero me dijo que no me preocupara, que lo comprara en el siguiente pueblo mientras hacía la parada. Decidí bajarme en Halki.

Halki o Chalki

Un tanto decepcionante este pueblecito que se desarrolla en buena parte junto a la carretera…

pueblos del interior de naxos Halki

Había leído que tiene una basílica bizantina con frescos muy bonitos, pero después de intentar encontrarla andando entre huertos y caminos marcados por vallas de piedra, sin ver un alma a mi alrededor, y a ratos bajo la lluvia, desistí. Creo que está más tiempo cerrada que abierta, al menos en temporada baja.

pueblos del interior de naxos olivo centenario en Halki
casona con muro de piedra con almenas pueblos del interior de naxos

Halki tiene un par de calles con encanto, diferentes a los otros pueblos. Son casas de aire romántico, pintadas de colores ya desvaídos. Los limoneros y las higueras asoman desde los patios.
La atmósfera estaba cargada de polvo sahariano. Sí, una gran tormenta venida del continente de enfrente se cernía sobre estos cielos y llegaba incluso a Atenas. Me enteré por Twitter gracias a la conexión wifi gratuita del pueblo.

Por eso, al silencio y vacío de las calles se unió un color anaranjado extraño. Como si estuviera dentro de una película, o de un sueño extraño.

Encontré una taberna preciosa regentada por una mujer la mar de simpática. Salió a la calle a invitarme a un café. Yo debía de tener una cara de frío importante. Le dije que quería comer, y voilá! Me dejé llevar por su recomendación y al rato vino con un plato de butifarra a la brasa, tomate natural, aceitunas y una salsa de mayonesa con remolacha. Estaba todo riquísimo y me sentó de maravilla. Para terminar me invitó a un postre que hace ella, una pasta hecha con nueces y uvas pasas.

Ahora que lo pienso, en realidad lo que me sentó bien fue encontrar una cara, que además era muy alegre.

Lástima que el idioma siguiera siendo una barrera imposible, pero aun así, la amabilidad que destilaba aquella mujer fue suficiente para compensarme de un día solitario y frío, muy frío.

restaurante pueblo de naxos gastronomía griega
taberna de Halki

Te puede interesar…


los viajes de ali iati Si quieres más información, pulsa aquí