festival tarraco viva

Gladiadores, músicos de la Antigua Roma, mar, montaña, bellos edificios de distintas épocas… ¿dónde? en Tarragona!! Y mucho mejor si la visitáis durante el Festival de Tarraco Viva, que dura nada menos que dos semanas en el mes de Mayo. Además este año me he enterado por las redes sociales de que han hecho una nueva edición en el mes de Julio, así que no hay excusa.

arco con columnas en el teatro romano donde se hace el festival de tarraco viva

El Festival de Tarraco Viva de Tarragona consigue que nos transportemos a la Antigua Roma

circo romano junto al mar con público en el festival de tarraco viva
Tarragona

La verdad es que me dejaron impresionada por lo bien que estaba organizado. No pude ver muchas actividades del festival porque estábamos inmersos en el Travel Bloggers Meeting, pero lo poco que vimos fue espectacular 🙂

torre romana de piedra recortándose en la ciudad

Nuestro primer contacto con la antigua Roma fue en la Torre Pretori, en el sótano abovedado de la misma, allí donde los «chupatintas» de la Hacienda de entonces trabajaban. Asistimos a un pequeño concierto de música romana, organizado para los asistentes del TBM. Y fue genial, mágico. 

antiguas termas romanas con el público esperando para que empiece el concierto
Esperando para el concierto de música romana en el interior de la Torre Pretori, allí donde trabajaban los funcionarios
cuatro músicos vestidos como antiguos romanos tocando instrumentos de la época

La introducción la hizo ni más ni menos que el Director del Festival de Tarraco Viva, un apasionado de la Historia y también de contarla,  que consiguió meterse al público en el bolsillo en un speech de no sé cuántos minutos. Me habría quedado mucho más tiempo escuchándole, realmente ameno y divertido.

Una compañía de italianos eran los encargados de que oyéramos los instrumentos de la Antigua Roma.

Algunos de sonido muy peculiar, bello. Algunos que lograban erizar los pelillos de los brazos.
Entre esas melodías juraría que estaba ésta de una peli de Alejandro Amenábar. Desde luego una de las peculiares flautas que tocaron está en dicha pieza, así que os dejo el link a Spotify para que la escuchéis:  Orestes’ Offering (Ágora). Os invito a que la pongáis de música de fondo, y sigáis leyendo 🙂

Gladiadores en el circo

El domingo fue el día que más disfrutamos de Tarragona. Empezamos con las luchas de gladiadores en el anfiteatro. Todo un lujazo porque además nos permitieron ver el espectáculo a pie de arena, con pases de prensa. Una maravilla y desde aquí le doy las gracias a Olalla, del Patronato de Turismo, que fue muy amable con nosotros (y simpática).

circo romano lleno de público en el festival de tarraco viva

Me detengo un poquito en este tema de la lucha… bajo una arcada, la que debía de ser la entrada principal a la arena, los gladiadores de hoy en día (compañía de profesionales italianos) se preparan.

un asistente ata el cordón que sujeta el casco de metal a un guerrero en el festival de tarraco viva
guerrero romano con barba y mirada altiva esperando para salir a la arena en el festival de tarraco viva
guerreros romanos uno con gran escudo pintado de azul dispuestos para salir a la arena en el festival de tarraco viva
guerrero esperando con su escudo y el pecho descubierto excepto un brazo que lo lleva cubierto con tela acolchada para protegerse

Muy bien caracterizados, observamos lo maltrechos que ya están sus cuerpos, y comprendemos que vamos a ver una representación bastante realista, porque esos morados y señales de lucha en la piel, no son maquillaje.

Nos lo confirman: efectivamente, acaban molidos después de un festival como éste, con dos representaciones diarias. Uf.

Algo así es, por cierto, el combate medieval del que os he hablado aquí.

guerrero romano con casco con agujeritos para ver y un guante muy grueso de protección en una mano en el festival de tarraco viva
guerreros romanos saliendo a la arena con cascos de metal, redes y mazas y escudos en las manos en el festival de tarraco viva

Por fin salen a la arena con el maestro de ceremonias, también vestido para la ocasión, y encargado de involucrar y explicar al público cosas tales como: qué armas utilizaban los gladiadores, qué corazas y cascos, cuáles eran más apreciadas, y sobre todo cuáles son las señales para pedir que la lucha continúe, para perdonar la vida o para pedir el «remate» del perdedor (no, lo del pulgar arriba y abajo es de Hollywood).

Después de las presentaciones, empieza la lucha, de dos en dos… sí, se pegan a base de bien y resulta emocionante!! No me entendáis mal, no me gusta la violencia en ninguna de sus formas. Parte de los golpes que se daban los sentía, me hacían estremecerme, «me dolían». Supongo que los aficionados a las luchas en sus diversas variantes es lo que aprecian. A mi no me gusta, pero la caracterización y el ambiente hizo que me transportara lejos en el tiempo, y eso es lo que valoro.

dos guerreros luchando en el circo romano en el festival de tarraco viva
presentador alzando los brazos del vencedor del combate de lucha romana en el festival de tarraco viva

En un momento dado, uno de ellos cae a la arena y parece que se ha hecho daño de verdad. El maestro de ceremonias se abalanza sobre él con cara de preocupación, pero finalmente se levanta y continúa. Lo dicho, emocionante.

gladiador andando entre las ruinas del circo romano en el festival de tarraco viva

Un paseo por Tarragona

Cuando terminó, Marita de Viajes de Marita, Mary de Legatraveler y yo nos fuimos a dar una vuelta por la Tarragona vieja, medieval, de calles enrevesadas y con la Catedral alzándose airosa allí donde surge un poquito de horizonte.

pareja abrazada en el casco antiguo de tarragona con calle empedrada
campanario con edificio de iglesia en la zona antigua de tarragona

Precisamente el domingo hay un mercadillo que ocupa buena parte de esas calles y soportales, con objetos de segunda mano, antigüedades en buena parte.

calle porticada con grandes arcos y puestos de libros donde una chica busca
puesto del mercadillo de antigüedades de tarragona con muchos objetos distintos

Incluso junto a los muros de la catedral se extienden las mercancías.
Así debía de ser en la Edad Media, y creo que nunca había visto una ocupación del terreno episcopal como ésta, tan perfecta, tan real, tan del día a día.

estatuas románicas en la portada de la catedral de tarragona

Me encantó, y fue una lástima que tuviéramos cierta prisa, porque se acercaba el mediodía y queríamos comer y beber algo antes de irnos al tren.
También nos encontramos con unos casteller creando una de sus famosas torres humanas

castellet de tarragona durante el festival de tarraco viva

…y de ahí nos fuimos a uno de los sitios más típicos de Tarragona, «La casa del vermut», a degustar eso precisamente, un riquísimo vermut casero acompañado de unas patatas fritas con pimentón riquísimas, y alguna tapita más.

Un buen día, que hizo que me quedara con más ganas de descubrir Tarragona y sus alrededores. Seguramente vuelva, y os lo contaré por aquí 🙂

Si quieres leer algo más de Cataluña…


los viajes de ali iati Si quieres más información, pulsa aquí