águila mirando a la cámara posada en suelo semidesértico con gran montaña detrás de color arena fauna de mongolia

Durante el viaje a Mongolia me sorprendió la cantidad de fauna salvaje que nos encontramos. Sin tener referencias, me había hecho la película mental de que iba a ser un viaje de grandes paisajes, clima extremo, y pocos encuentros humanos. Lo que no tenía ni idea es de que iba a ser tan fácil encontrarse con una naturaleza tan exuberante en muchos sentidos. Tanto, que hubo momentos en que sentí las mismas emociones que cuando he ido de safari por África, y por eso volví pensando que sería justo escribir un post sobre la fauna de Mongolia.

Advertencia: este es un post parcial, centrado en lo que he visto y apoyado en mis fotografías. Con él espero acercarte un poco más al universo natural de este gran país, pero no pretendo ni puedo hacer un catálogo completo de la fauna de Mongolia. ¡Espero no haber metido mucho la pata porque no soy bióloga ni nada parecido!

Antes de empezar, confieso que he retrasado este escrito todo lo que he podido. Me apetecía hacerlo, pero requiere de un esfuerzo algo mayor que otros. La razón es que hay que identificar las especies a partir de tus fotos y eso es algo muy arduo, más en el caso de las aves.

Pero una vez me he puesto a ello, resulta que me lo he pasado pipa tratando de encontrar qué pájaro había fotografiado, o qué tipo de marmota. Ahora sí ¡vamos con ello! 🙂

camello bactriano de dos jorobas cruzando carretera asfaltada en mongolia

Fauna de Mongolia

Aves rapaces: águilas (Burkhit), aguiluchos, halcones, busardos… 

La cantidad de rapaces que he visto en Mongolia no es comparable con ningún otro lugar del mundo que haya pisado. Todos los días, desde el desierto del Gobi a las enormes estepas o los paisajes alpinos de este país, las verás sobrevolando tu cabeza. Las hay de varios tipos, y todas son espléndidas. 

águila real volando con alas desplegadas sobre cielo azul con nube blanca fauna de mongolia

No es extraño que una de las habilidades más extendidas entre los nómadas mongoles sea la de amaestrar águilas para cazar con ellas. Tienen incluso sus festivales, y hay un pueblo en concreto, el de los kazajos, que es mundialmente conocido por su habilidad. También he leído que es una tradición con miles de años a sus espaldas. 

La especie que utilizan es el Águila Dorada o Águila Real, que es también la más extendida. 

un águila volando y otra posada en un palo en la estepa de mongolia

Es cierto que no hace falta ir a Mongolia para ver el Águila Real porque es una especie presente en todo el Hemisferio Norte, pero como te he dicho, aquí las hay “a puñados”. 

Como en el resto de las especies de águilas, las hembras de Águila Real son más grandes que los machos, en torno a un 10%, y suelen tener más de 2 metros de envergadura. 

Más allá de su simbolismo e importancia, en algunos sitios como en la ciudad de Karakorum, junto a los monasterios que son Patrimonio de la Humanidad y uno de los puntos más visitados del país, te encuentras con que algunos comerciantes explotan ejemplares para que los turistas se hagan fotos con ellas, disfrazados de mongoles antiguos. Mal, muy mal. No participes en ello, en caso de que vayas.  

También hay muchos halcones, aguiluchos, busardos… siempre más pequeños que las águilas, aunque a veces te puedes confundir. 

Los cielos de Mongolia están más que animados con sus vuelos. 

Pajarillos de Mongolia

Como te contaba al principio, he estado buscando qué pájaros podrían ser algunos de los que vi y logré fotografiar. Me ha costado, pero encontré Avibase, una web que cataloga las aves de distintos países y tiene una extensa base de Mongolia. Desde aquí ¡gracias por vuestro gran trabajo! Y ahora vamos con ellos 🙂

Treparriscos (Tichodroma muraria)

El pájaro que más me impactó fue el Treparriscos, cuyo nombre es muy descriptivo de los lugares donde vive. Lo pude observar en el Cañón de Yol Am, en el desierto del Gobi.

Me encantó el color gris y la preciosa cola con plumas rojas que se aprecian mejor cada vez que alza el vuelo. Brincaban en el agua y en las rocas, dando fogonazos de color con cada salto.  Este es uno de mis favoritos de la fauna de Mongolia, lo tengo claro.

  • pájaro de pico largo con color gris y plumas rojas en las alas sobre rocas grises en el cañón de yol am
  • pájaro treparriscos de color gris claro en cabeza y cuello y negro, blanco y rojo en las alas, posado sobre unas rocas fauna de mongolia
  • pájaro gris con plumas rojas negras y blancas en las alas y un pico largo y puntiagudo llamado treparriscos

Gorriones

Gorrión alpino: no es éste un gorrión común. Precioso con su cabecita redonda, vive siempre sobre los 1.800 metros de altura y prefiere los paisajes rocosos. Además está adaptado a la nieve, el hielo y el intenso frío. Los expertos temen que el calentamiento global se lo lleve por delante, y no será el único 🙁 

gorrión alpino posado en suelo rocoso rodeado de plantas

Gorrión común: no por llevar en su nombre el apelativo de “común” es menos bonito. A mí me encanta cómo las plumas marrones de la cabeza contrastan con las blancas del cuello, como si fuera una caperuza. Por cierto, esta especie está cayendo en picado en nuestras ciudades. Una verdadera pena. En este caso, estaban posados en la valla del campamento del Valle de Khorgo.  

3 gorriones comunes con cabeza de color marrón rojizo posados en el tronco de una valla con alambrada

Lavandera Blanca (Motacilla alba)

Otro pajarillo que me encantó fue la Lavandera Blanca. Quizá fue porque me tomé el tiempo suficiente para observarla a orillas del Lago Zuun Nuur. Huidizos, siempre guardando las distancias conmigo, pero a la vez brincando alegremente entre las rocas, inquietos, llenando el aire con sus trinos. Tienen la cara blanca y una mancha negra en la parte de arriba, a juego con la del pecho.

pajarillo de color gris y blanco sobre una roca en la hierba en un lugar de mongolia

Grulla Damisela

Con este nombre, hay que quererla 🙂

Fue toda una sorpresa ver un grupo de grullas «damiselas» en medio de la pista, un poco más allá de donde había una piedra ritual en medio de un prado. Mongolia es así. En una loma, demasiado lejos pero presentes, dos o tres buitres leonados vigilaban el valle. 

cuatro grullas en medio de una pista que hace curva y un toro corriendo con la cabeza alzada un poco más allá en un prado fauna de mongolia

Gaviotas y Cormoranes

Gaviota del Caspio: ¿gaviotas tan lejos del mar? pues sí… Claro que el Lago Khovsgol es muy muy grande, y el Gran Lago Blanco también, que son los dos sitios donde las vi, así que imagino que en esas grandes balsas de agua han encontrado un hábitat suficientemente aceptable para ellas.

Su origen está en el mar Caspio, de ahí su nombre, y también en el mar Negro, pero están extendidas por toda Europa y viven tanto muy al Norte como muy al sur, llegando al Golfo Pérsico.

Aquí está “posando” junto a un cuervo bien negro. Este es otro «pajarillo» más que común de la fauna de Mongolia, por cierto 🙂 

gaviota posada sobre valla de madera y cuervo negro un poco más a su izquierda fauna de mongolia

Cormorán Grande: también me sorprendió, porque yo creía recordar que siempre los he visto cerca del mar. Error. En cuanto busques información te enterarás de que los cormoranes viven cerca del agua, pero no necesariamente la del mar. Por cierto, son grandes pescadores y por eso a veces, en algunos sitios, los humanos los consideran una «competencia desleal». Somos de lo que no hay.

Este ejemplar estaba posado en el río Orkhon, allí donde las tribus nómadas se hicieron fuertes. 

cormorán sobre una roca en forma de triángulo rodeado de agua fauna de mongolia

Roedores de Mongolia

Gerbil de Mongolia  

Viajé a Mongolia pensando en las marmotas que alcancé a ver en algunos rincones de Kirguizstán, pero nada más llegar a las estribaciones del Gobi, andando por el Cañón de Yol Am, nos encontramos con un montón de ratones de campo. Creo que son los gerbiles de Mongolia. 

ratón de campo de color marrón rojizo con grandes orejas entre rocas y plantas con flores fauna de mongolia
ratón de campo entre rocas grises en el cañón de yol am

Aunque se camuflan perfectamente entre las rocas grises del cañón, una vez que acostumbras la vista no dejas de verlos. Hay cientos. Graciosísimos, monísimos, me habría quedado horas mirándoles.

Saltan por las rocas, comen hierba sin cesar y se esconden de nosotros, claro, pero con tranquilidad y sigilo puedes acercarte bastante para fotografiarles 🙂 

Otro día, a varios cientos de kilómetros del desierto, paramos junto a una de las pocas carreteras principales que cruzan Mongolia. Los prados que nos rodeaban estaban horadados por miles de agujeros, y de ellos salían cada dos por tres las cabecitas de estos roedores. Sobre sus cabezas volaban sin cesar las águilas, pendientes de este su desayuno, comida o cena… 

ratón de campo junto a su madriguera

Marmota (Tarvaga)

Por fin nos encontramos con las marmotas. Fue poco después de salir de la región del Gobi. En efecto, la marmota cuyo nombre mongol es Tarvaga, es otro roedor muy común.

La fauna de Mongolia cuenta con dos especies de marmotas de las 14 que pueblan el mundo: la marmota negra de Altai, y la marmota amarilla de las estepas. La segunda es la más extendida y presumo que es con la que nos encontramos. 

marmota erguida sobre las patas traseras mirando por encima de la hierba en mongolia central

Fíjate si serán comunes que en más de una ocasión saltaban delante de la furgoneta en la que viajábamos. Cruzaban el camino zigzagueando, una tras otra, kilómetro tras kilómetro.

Las primeras que vimos fue en el valle de Orkhon, y ya no nos abandonarían hasta el final del viaje.

Salen de sus agujeros, se levantan sobre las patas traseras atentas, oteando el horizonte, y se esconden a una velocidad pasmosa ante el menor movimiento que haya alrededor. Supongo que el gran depredador son las águilas. 

marmota alzada sobre patas traseras con manitas hacia abajo como si fuera una persona junto a un camino en medio de la hierba fauna de mongolia

Algunos nómadas pobres las cazan para comer. Está prohibido porque pueden transmitir la peste bubónica pero el estómago manda cuando tienes hambre de verdad.

Tres meses antes de que fuéramos a Mongolia (verano 2019) una pareja joven y su pequeño murieron contagiados por esta horrible enfermedad. Cerraron a cal y canto toda la provincia, evacuaron a algún extranjero que andaba por allí, aunque no se trataba de una región muy visitada, y parece que pudieron controlar rápida y eficazmente esta epidemia tan peligrosa.

marmota sobre una roca de las tumbas de la edad de bronce en el valle de orkhon

Mamíferos de Mongolia

Camellos bactrianos (Khavtgai)

El camello bactriano salvaje está al borde la extinción, a pesar de los esfuerzos del gobierno de Mongolia para preservar los escasos ejemplares que quedan en el desierto del Gobi.

El problema para su conservación es doble: por una parte, hay caza ilegal. Por otro, está permitido que los camellos domésticos se reúnan con los salvajes y «si hay tema, hay tema», así que es bastante difícil mantener la “pureza” de sangre del camello salvaje. 

dos camellos bactrianos, uno de pelo oscuro y el otro claro, en la estepa de mongolia

No sabría decir si nos cruzamos con camellos salvajes o eran todos domésticos. Los segundos son muy abundantes en toda la región, vagando a sus anchas por los prados hasta que sus dueños les recogen para resguardarlos por la noche, a salvo de los depredadores. 

rebaño de 30 o 40 camellos bactrianos cruzando la pista por la que avanzamos

Gacelas de cola negra (Khar süült zeer

Dicen que durante la época de migración, cerca de un millón de gacelas cruzan las praderas de Mongolia para ir a Rusia y China.

Entre ellas hay al menos tres especies, el curioso antílope Saiga, la Gacela de Cola Blanca con cuernos parecidos a los del Órix aunque más pequeños, y la bonita Gacela de Cola Negra, que es la que tuvimos la gran suerte de ver en más de una ocasión. 

gacelas en un paraje desértico con algunos matorrales tienen la cola negra y el culo blanco fauna de mongolia

Se calcula que hay menos de 2000 ejemplares, todos en el sur del Gobi. Se las puede ver en verano en pequeños grupos unisex, pero en invierno se concentran en rebaños de 200 o 300 individuos buscando la protección recíproca. Los lobos son su principal enemigo, aparte del hombre, que las ha esquilmado hasta llevarlas al peligro de extinción.

Esperemos que las leyes surtan efecto porque necesitamos preservar la biodiversidad. Además, contemplarlas es precioso.  

gacelas subiendo corriendo la ladera de una loma verde en el viaje a mongolia

Reptiles de Mongolia

En Mongolia no faltan ni las serpientes, y de hecho vimos una en el Gobi!!

Nuestro chófer Zorik paró el vehículo cuando íbamos a una velocidad bastante respetable. No entendíamos qué pasaba, él nos señalaba el suelo un poco más allá de la furgoneta, pero nos decía que no nos bajáramos. Al final con el lenguaje de gestos entendimos que había una serpiente, y un poco después pudimos distinguirla. ¡Un aplauso por su vista!

No sé qué tipo de serpiente es, la foto que pude hacer (él me instó a ello) tampoco es una maravilla, pero bueno, aquí está, je, je.

Podría ser la serpiente Adder (Vipera berus), que llega a medir 60 cm y no ataca si no se la molesta. Es muy venenosa y Zorik nos dijo que esta lo era, de ahí la prohibición de bajarnos del vehículo.

serpiente enroscada en un arbusto fauna de mongolia

Pero lo que más me gustó fueron los lagartos o geckos que nos encontramos. Estos podrían ser el Phrynocephalus versicolor, que es originario del desierto de Mongolia. Come moscas, hormigas, saltamontes…  y sus colores se adaptan perfectamente al terreno que pisa.

geko de colores que imitan al suelo de guijarros grises y rojos de tipo volcánico en Mongolia
lagarto de tipo geko de colores en un terreno de arena con luz de atardecer

Queda en el tintero (o en el teclado) muchas otras especies salvajes de la fauna de Mongolia. Desde los muflones o argalí, en peligro de extinción pero aún visibles en el Cañón de Yol Am, hasta los ciervos rojos

Bonus: ganado doméstico

No puedo dejar de mencionar la cantidad de especies domésticas que recorren las estepas mongolas en verano, siempre al amparo o bajo la guía de sus dueños. Son rebaños bastante nutridos de cabras, vacas, ovejas, y por supuesto caballos… 

macho cabrío con grandes cuernos rascándose una pata con la cabeza ladeada es de color marrón pero con mechones largos casi blancos en el lomo fauna de mongolia

Caballo mongol (Aduu)

Dicen que esta raza de caballos, nativa de Mongolia, no ha sufrido cambios desde la época de Gengis Khan. Gracias a ellos los ejércitos de este gran conquistador (además de implacable) pudieron expandirse como lo hicieron. 

grupo de caballos atados y una pareja entre ellos en medio de un prado fauna de mongolia

Los mongoles y los caballos están unidos desde hace siglos, pues. La relación con ellos es estrecha, de culto, de amistad, de supervivencia. Simbolizan el espíritu libre e independiente de los nómadas, y de todos los habitantes de Mongolia.

Aunque las motos de los tiempos modernos les reemplacen en el pastoreo, lo cierto es que los caballos siguen siendo parte de la familia. Al menos de las familias que se los pueden permitir.

Dicen que hay más caballos que personas en Mongolia

caballo atado levantando la cabeza hacia mi y detrás el río y dos tiendas de un campamento nómada en el valle de khorgo

Yaks

Me hacía muchísima ilusión volver a encontrármelos después de observarles en Kirguizstán y Ladakh.

Cuando vimos el primer rebaño paramos para que pudiéramos acercarnos y hacerles unas fotos. Yo estaba como una niña pequeña, je, je. En ése momento nos explicó que, si nos fijábamos, muchos yaks se parecían más a la vacas que a los de su especie, y eso es porque… sí, muchos se cruzan. De hecho, gracias a dicho cruce la leche es más abundante y con más grasa, ideal para fabricar queso, yogur y mantequilla.

De los yak se aprovecha todo, como nosotros con el cerdo: la carne, la leche, la lana, la cola que sirve de espantamoscas, y las boñigas para secarlas al sol y tener combustible. 

cruce de yak y vaca amamantando a una cría en un prado en Mongolia

Los yaks son admirables… capaces de llegar a 6.000 metros de altitud, llegan a pesar 1.000 kg, les encanta bañarse y en invierno se apelotonan poniendo su parte trasera al viento. 

yak en un prado verde mirando a la cámara y detrás paisaje de pinos
fila de yacs avanzando hacia mi y detrás campamento de gers y más allá pequeño bosque en las faldas del volcán de khorgo

Renos

Termino este artículo con el reno. Me gustó su mirada bonita y lo curioso de sus cuernos revestidos con una especie de terciopelo. Ha sido mi primera vez, así que también me hizo ilusión, pero… sólo pude ver un par de ejemplares, estaban atados y tenían un aire bastante tristón. Como ya te conté al hablar del lago Khovsgol, son el principal acompañante y sustento de la tribu tsaatan.

Ojalá les pueda ver en mayor número y en semilibertad en nuevos viajes. 

reno andando de frente a la cámara en medio de un prado de hierba y flores junto al lago khovsgol

Si quieres leer más sobre Mongolia, no te pierdas el resto de posts!


los viajes de ali iati Si quieres más información, pulsa aquí