excursión a los alrededores de beirut

No lo sabías, pero ese día empiezas en un escenario de las Mil y Una noches y acabas paseando por un pueblo medieval de calles empedradas. Así son las montañas de Líbano, llenas de sorpresas. Aunque hay muchas más opciones, te voy a enseñar una excursión a los alrededores de Beirut imperdible si viajas a este gran país.  

Primera parada de una excursión a los alrededores de Beirut: el palacio de Beiteddine

Subimos a las montañas. Vamos a un lugar llamado Beiteddine, que a mi me suena a «betadine» así que decido utilizar esta regla mnemotécnica para recordar un nombre que hasta ese momento era ajeno a mi conocimiento.

Beiteddine está a unos 50 kilómetros de Beirut y a unos 850 metros de altura sobre el nivel del mar. Un mar que se divisa desde aquí.  

Sólo sé que es un palacio, fortaleza, caravanserai del siglo XVII o XVIII. Ni idea de su aspecto, ni de dónde está. 

El camino es bonito una vez te alejas de la costa. Las montañas están muy verdes en el mes de abril, y cruzas pueblos muy arregladitos. Veo gente vestida de una forma diferente, como de otro siglo. Hombres con pantalones bombachos de color negro, fajín y camisa con chaleco negro. Mujeres con pañuelo blanco que cubre la cabeza y los hombros y contrasta con el vestido negro riguroso… Son los drusos, y esta es su tierra, su refugio. 

vistas de la montaña con pueblo de casas con tejados rojos desde el palacio de beiteddine en líbano

Los drusos llegaron a estas montañas en el siglo X. Originarios del Califato de los Fatímidas, eran considerados herejes junto a los ismaelíes y los alauitas. Los sunitas y chiítas renegaban de ellos porque creen en la transmigración de las almas, una especie de reencarnación. Por eso eligieron estas montañas, ya que ofrecían protección. Y por eso se hacían pasar por musulmanes cuando iban a la ciudad, para que no les reconocieran y evitar que les detuvieran.

fotografía de un hombre druso con pantalones y gorro típico en deir el-qamar excursión a los alrededores de beirut

La visita al palacio de Beiteddine, “La casa de la Fe”

Por fin llegamos al palacio. Tiene una entrada relativamente sencilla, con el relieve de dos leones sobre la puerta.

puerta del palacio de beiteddine con piedras de dos colores formando rayas horizontales en la excursión a los alrededores de beirut

Entramos y tras andar unos metros por una galería arcada desembocamos en el gran patio llamado Dar al-Baraniyyeh. Tiene unos 100 metros de largo y se presenta vacío, enorme, severo.

Aquí se reunían los recién llegados con sus caballos y carros. A la vista está que para eso se hizo. A la derecha y al fondo se extienden los edificios que funcionaban como alojamientos y oficinas de administración.

excursión a los alrededores de beirut patio de armas del palacio con gran explanada vacía

Según la costumbre de la época, cuando un viajero llegaba a un caravanserai tenía derecho a permanecer en el anonimato durante tres días. Al cuarto día debía desvelar su identidad. Esta era una demostración de la obligación de hospitalidad de la cultura árabe. Es decir, incluso aunque sea tu peor enemigo, el viajero recién llegado tiene derecho a beber, comer y dormir bajo techo mientras se recupera del camino. Después, ya veremos. 

No me parece que el lugar sea muy prometedor, mientras escucho las explicaciones de Alejandro y Hassan, nuestros guías. Qué equivocada estoy, como con casi todo en lo referente a Líbano

El palacio de Beiteddine se comenzó a construir en el año 1788 sobre el lugar que ocupaba una ermita drusa. En él trabajaron arquitectos italianos y maestros de Damasco y Alepo. Durante toda su historia fue residencia gubernamental. Los otomanos, los egipcios, los franceses… todos decidieron que este era un buen sitio desde el que ejercer el poder. Al final el primer presidente de Líbano, al-Khoury, decidió que esta sería su residencia de verano, y la tradición continúa hasta hoy en día. 

Una vez cruzas el gran patio y traspasas el siguiente edificio, la cosa cambia. Otro patio con una preciosa fuente y una fachada llena de detalles te recibe. Es la zona más noble del recinto, abierto a un lado para disponer de vistas a las montañas y el valle. Y por cierto, ahí está el primer cedro del viaje, el árbol nacional que protagoniza la bandera de Líbano.

patio de una fortaleza palacio con fuente en el centro en líbano
cedro verde con montañas al fondo y cielo nublado en beiteddine

Algunos han querido comparar este palacio con la Alhambra de Granada, sobre todo por la presencia de fuentes y el tipo de residencia de que se trata, aunque… hay una distancia, desde mi punto de vista.

patio con fuente y gran puerta al fondo adornada con mármoles de colores en la excursión a los alrededores de beirut

Paseas por las distintas estancias. La decoración te transporta al siglo XIX y esas descripciones románticas, fantásticas, llenas de exotismo, de los viajeros y viajeras de antaño.

ventanas de madera de colores y sofá debajo en el palacio de beiteddine en la excursión a los alrededores de beirut
habitación del palacio con sofás de color malva adosados a tres de las cuatro paredes y suelo de mármol de colores

Estancias alfombradas y amuebladas con cojines de ricos brocados. Paredes cubiertas de madera finamente labrada, azulejos maravillosos. Enseguida te encuentras rodeada de mosaicos, marqueterías, grandes bóvedas, caligrafía árabe. Fuentes que susurran con el caer del agua y a la vez amortiguan las palabras de las conversaciones para oídos ajenos. Retratos de otra época. Bandejas llenas de arabescos. 

puerta de madera pintada con flores y cerrojo de hierro en el palacio de beiteddine
cuadro antiguo que representa mujer a caballo con cara cubierta y procesión de hombres alrededor en el palacio de beiteddine
bandeja de metal con dibujos cincelados en el palacio de beiteddine en la excursión a los alrededores de beirut

De repente llegas al antiguo hamman. Precioso, lleno de rincones inolvidables.

  • sala de hamman con dos pequeñas fuentes de mármol al fondo y columna en el centro soportando dos arcos
  • sala de hamman con bañera al fondo y fuente pequeña de mármol a la derecha en la excursión a los alrededores de beirut
  • sala de hamman con gran fuente con cuatro caños de hierro en el centro en el palacio de beiteddine

Después pasas por las estancias de uno de los dos harenes de que disponía el edificio principal. Desde el balcón de madera que seguro te hace abrir la boca de admiración, las mujeres contemplaban la vida en el exterior. Vivían cautivas en espera de lo que ordenara su señor. Triste destino. 

balcón de madera con ventanas de colores adosado a muro de piedra en el palacio de beiteddine en la excursión a los alrededores de beirut

Se van sucediendo los distintos espacios visitables. El salón principal, llamado la Habitación de Lamartine de cuando Alphonse de Lamartine, poeta y político francés, visitó el palacio en 1833. La sala de espera conocida como la “sala de la columna” porque en efecto una sola columna soporta el techo. Paredes decoradas con proverbios en árabe, como el que dice “Una hora de justicia tiene más valor que meses de oración”. 

sala del palacio con gran sofá rojo y pared blanca con tres cuadros n la excursión a los alrededores de beirut
placa de mármol con escritura árabe en una pared en la excursión a los alrededores de beirut

Por último, los establos. Capaces de albergar hasta 600 monturas, hoy se han convertido en un museo de mosaicos bizantinos de los siglos cinco y seis, encontrados unos kilómetros al norte de Sidón. La extensión es enorme y la colección que albergan también. 

sala de establos de beiteddine todo en piedra con grandes columnas y bóvedas de crucería

Datos prácticos para la visita al palacio de Beiteddine

La entrada al palacio de Beiteddine cuesta 10.000 Libras libanesas (Abril 2019). 

Si optas por el transporte público, puedes llegar hasta aquí en bus o furgoneta desde Cola Station por unas 3.500 LB, en un viaje de una hora. Después tendrás que coger un taxi hasta la puerta del palacio, unos cinco minutos de trayecto. Otra opción es contratar un taxi en Beirut por unos 50$ para ir y volver. Si sois varios, puede salir a cuenta.

Recuerda viajar con un buen seguro de viajes. Yo te recomiendo IATI Seguros, con quien yo viajo siempre, y en este enlace puedes conseguir un 5% de descuento sólo por ser lector de Los viajes de Ali.

Deir el-Qamar, el Monasterio de la Luna

Toca cambiar de escenario. Carretera abajo, a unos pocos kilómetros volviendo hacia Beirut, está la ciudad de Deir el-Qamar. Un lugar que es precioso y se presta al callejeo. 

plaza e deir el qamar con mezquita con minarete a la derecha

Cuestas que suben y bajan con un empedrado perfecto, surcadas por canales para desaguar, ya sea la lluvia o el agua de fregar. Gatos que te siguen, muretes que esconden cuidados jardines, niños pelando verduras en la puerta de la tienda familiar, y mucha tranquilidad.

  • calle de deir el qamar toda de piedra con canal central para que discurra el agua en la excursión a los alrededores de beirut
  • calle de suelo y paredes de piedra que hace curva con puerta de madera al fondo y una bolsa de basura de color azul junto a ella en el suelo
  • gato relamiéndose mientras sube escaleras de piedra con la cola en alto
niño pelando una verdura con grandes tijeras sentado en una silla en deir el qamar

En uno de esos callejones te puedes encontrar con una iglesia melquita, otra secta cristiana ortodoxa de la que no habías oído hablar en tu vida. 

cuadro con imagen de un cura ortodoxo y soporte para velas en una iglesia de deir el qamar en la excursión a los alrededores de beirut

Unos hombres venden higos secos con nueces y otros dulces junto a una antigua panadería que se ofrece a los turistas. Hay visitantes de todo tipo, y abundan los locales. Como el grupo de estudiantes adolescentes entre los que se encuentran algunos alumnos de las clases de español de su instituto, que se acercan entre tímidos y divertidos a practicar un poco contigo 🙂 

maletero de coche convertido en tienda con cajas de nueces, almendras e higos secos con nuez dentro en deir el qamar en la excursión a los alrededores de beirut
autobús escolar de color azul y blanco con dos adolescentes dentro con velo y un niño pequeño en deir el qamar excursión a los alrededores de beirut

Junto a la carretera por la que venías, que atraviesa el centro, se encuentra el hoy Ayuntamiento, antes Palacio de Fakhreddine II, el “príncipe de los drusos”, que gobernó la región durante 30 años. Este hombre se rebeló contra los Otomanos y es considerado un héroe por librar de su yugo a Líbano. El edificio es compacto y también un poco severo, pero lleno de detalles, destacando esos muros que combinan piedras de dos colores dispuestas en franjas horizontales. Un diseño tan de Líbano, tan de Siria.

sala de recepción del ayuntamiento de deir el qamar con gran arco y lámparas orientales colgando del techo
tres puertas rojas en una pared de color beige en deir el qamar en la excursión a los alrededores de beirut

Visitas mezquitas, caravanserais, y la iglesia de la Virgen de la Luna. Todo en un par de horas que podrían haber sido más, tranquilamente. 

vistas del patio de un caravanserai con fuente en el centro y rodeado de arcadas abiertas y más allá casas de piedra con tejado rojo de deir el qamar excursión a los alrededores de beirut
altar de la iglesia de la virgen de la luna de deir el qamar

Y te despides pensando que estos pueblos tienen pinta de ser una muy buena opción para pasar unos días de relax.

¿Buscas reservar excursiones antes de ir a Líbano? Mira la oferta de GetYourGuide aquí, puede que encuentres lo que te interesa 🙂

Si quieres seguir leyendo sobre Líbano, no te pierdas el resto de posts!

Este post contiene enlaces a sitios afiliados al blog. Esto significa que si haces una reserva desde dichos enlaces, yo ganaré una pequeña comisión con la que me ayudas a mantener este blog, y en ningún caso tú pagarás más.


los viajes de ali iati Si quieres más información, pulsa aquí