Looking for Something?

Dos días en Masai Mara entre ñúes, cebras, leones y más

Author:
dos días en masai mara

Dos días en Masai Mara dan para mucho, no cabe duda. Repasando fotos, me doy cuenta de lo grandioso que es. Y recuerdo los nervios, las risas, la mirada atenta. No quería ni pestañear. Hubo tantos momentos mágicos… Hoy voy a enseñártelo 🙂

Dos días en Masai Mara son dos días de pura magia

No es que quiera menoscabar al Cráter de Ngorongoro, que es otro sueño. Ni al famoso, enorme y también maravilloso Serengueti. Además, Masai Mara es la continuación de éste.

Cambia de  nombre por el país, porque allí discurre el río Mara, y porque son tierras de Masais. El mismo hábitat, la misma fauna, y sin embargo todo cambia.

dos días en masai mara jirafas

Más de 1500 kilómetros cuadrados, en pleno Gran Valle del Rift. A una altura de entre 1.500 y 2.000 metros. Más de 500 especies de aves, y 95 especies de mamíferos. A cuatro o cinco horas de distancia de Nairobi, por carretera. En la web oficial del parque Maasai Mara puedes encontrar unos cuantos datos de valor.

Entramos en el Masai Mara en avioneta. Así, por la puerta grande.

Después de un corto vuelo partiendo de un paisaje muy verde y cultivado, y sobrevolando bosques y miles de hectáreas cultivadas, una especie de olla gigante de color ocre se abre ante nuestras narices.

dos días en masai mara bosques kenia

tierras verdes junto a Masai Mara

Voy sentada junto al piloto sudafricano que se gana la vida así, llevando y trayendo a grupos de guiris que alucinan, literalmente. No se parece a Robert Redford, pero en mi cabeza suena la música de Memorias de África, sí señor.

No os puedo decir cómo contratar este servicio porque yo viajaba con una agencia y estaba organizado. Sé que la avioneta era de un lodge superlujoso que está en Masai Mara y que ni pisamos. Ni falta que nos hacía.

El experiencias de lujo se pueden llevar a todos los extremos que quieras, con mucho dinero por delante. Pero francamente, delante del león todos somos iguales. Y de la jirafa, los ñúes, o las cebras. O los curiosos pájaros nunca antes vistos. O las hienas. En el Masai Mara todos padecemos la lluvia y el calor, que por cierto no es para nada intenso en los meses de Julio y Agosto.

Es cierto que no es lo mismo ir solo en un coche, moviéndote lo que quieras, ni con un superteleobjetivo o prismáticos de primera. Ni ver el amanecer montado en globo. Pero de verdad, para mi es suficiente lujo ver lo que he visto, como lo he visto.

vuelo en globo dos días en Masai Mara

A lo que vamos.

La avioneta asciende ligeramente y ante nosotros se abre de nuevo la “llanura infinita” que recordábamos de unos días atrás en el Serengueti.

Las paredes de la Falla del Rift marcan la frontera con las tierras verdes. Y una visión única nos aguarda: miles de ñúes y cebras pastan en las praderas, debajo de nosotros.

dos días en masai mara vuelo en avioneta

dos días en masai mara vuelo en avioneta

Difícil entender lo que estás viendo en ese momento. Emocionante, desde luego.

Tenemos que acostumbrar la vista rápido, y entonces también distinguimos jirafas, cebras y búfalos entre la hierba amarilla. Las fotos no son buenas. Hechas a través de la ventanilla de la avioneta que traquetea. Ventanilla tintada de color azul… se hace lo que se puede, pero servirán para revivirlo.

dos días en masai mara vuelo avioneta

dos días en masai mara vuelo en avioneta

La pista de aterrizaje es como una pista para vehículos. Ahí, en medio de la llanura. Sin ninguna valla. A unos cien metros hay gacelas, alguna jirafa más allá.

Unos masai nos esperan con sus 4×4. Llevan muchos collares y pulseras, relojes digitales, mantas de colores y cinturones varios. Van como más engalanados que en Tanzania, o así me lo parece. La imagen es extraña. Las sensaciones también. Estoy pisando Masai Mara ¡no es para menos!

Yo no podía dejar de sonreír y eso que eran las tres de la tarde, no había comido aún, y llevaba un día con algo de diarrea, je, je. Por cierto, que la tripa se arregló desde ese momento.

dos días en masai mara

Sin más dilación, nos asomamos al Río Mara para tomar un almuerzo “en tierra”

Seguimos en medio del campo, sin vallas ni protección. En el río Mara hay unos enormes cocodrilos y algún hipopótamo. ¡Nunca hubiera imaginado ir de picnic con esas vistas!

dos días en masai mara cocodrilo

El verano de 2017 ha sido más seco de lo normal. Las lluvias se han retrasado un mes, nada más y nada menos. Hay poca agua, y la famosa migración de ñúes y cebras que cíclicamente se mueven entre Serengueti y Masai Mara no está muy avanzada. Más bien empezando. Increíble que haya quien aún niegue el cambio climático.

dos días en masai mara río mara

El hormigueo en el estómago está ahí mientras comes el “lunch box” agachada, junto al río.

Los masai están más o menos atentos, y en todo caso tranquilos. Ellos son los que saben, me digo, pero no puedes evitar pensar que quizá un gato salvaje, llámese león, leona o guepardo, puede aparecer a toda velocidad y hacer lo que quiera contigo o los que te acompañan.

Aun así, todo esto forma parte del encanto de la experiencia y no cambiaría esos nervios por nada del mundo.

Después sí, te subes al 4×4 y ya no te bajas hasta que llegues al campamento. Antes, hay que aprovechar las horas de luz…

Si no has vaciado la vejiga detrás del arbusto que te indicaron los masai, tú mismo o misma. Ya no se puede echar el pie a tierra. Así son los safaris.

dos días en masai mara viendo elefantes

El paisaje me encanta desde el primer momento. Se me antoja más limpio, más minimalista, que el Serengueti. Siempre hay animales recortándose en la línea del horizonte, y acacias sueltas.

dos días en masai mara paisaje

dos días en masai mara horizonte

Masai Mara

En el Masai Mara, al contrario que en el Serengueti, las pistas se respetan lo justo.

Los masai van y vienen a su antojo, campo a través. ¿Que hay un grupo de leonas al otro lado del río? pues lo cruzamos. ¿Que hay que acercarse a ese árbol? pues se hace. Los turistillas no les decimos nada, ellos toman sus decisiones, pero no es una actitud respetuosa, eso está claro.

De vez en cuando, sobre todo por la mañana y al atardecer, nos cruzamos con grandes rebaños de vacas y masais pastoreándolas. Pastorear en este Parque Nacional está prohibido. Las vacas, además de comerse el pasto, dejan un rastro inconfundible de tierra removida. Son rastros muy anchos y kilométricos. También se exponen a que se las coma un león o guepardo, siendo la presa más facilona de la sabana, y todo esto rompe la cadena biológica más natural, más pura.

Pero los masai se tienen que ganar la vida y además siguen sintiendo que esta es su tierra, aunque les obligaran a dejarla hace ya bastantes décadas. Así que ahí están, haciendo uso de ellas y aportando otra visión rara al paisaje porque alrededor anda la fauna salvaje. Pero a la vez, es una imagen propia del lugar.

Masai Mara pastores masai

dos días en Masai Mara rebaños masai

Momentos en el Masai Mara

Como todo en la naturaleza, cada momento de esa jornada, y de la siguiente, y de la última mañana, son diferentes.

Mamíferos, clásicos y no tanto, depredadores y herbívoros

La familia de elefantes que se arrascan en el tronco de árbol maltrecho, se cuidan entre sí, y caminan juntos, siempre juntos. Tan bonitos.

dos días en masai mara elefante

dos días en masai mara elefantes

Aquél campo lleno de alcéfalos caama (especie de antílope), gacelas y babuinos. De dos en dos, los alcéfalos están subidos en termiteros, en posición estratégica. Son los vigilantes. Protegen a los demás de un posible ataque de los depredadores. Impresionante cómo son los códigos de la naturaleza ¿no?

dos días en masai mara impalas

Babuinos, impalas y elefantes

dos días en masai mara Kunantílope

Alcéfalos caama vigilando la sabana

Los guepardos, majestuosos, recostados. A lo suyo, moviendo muy ligeramente la cabeza según les da el viento. Dormitan, pasan de todo. Ya habrá tiempo de ponerse en pie cuan largos son y hacer una carrera para cazar una gacela o lo que se tercie. Pero ahora no. Ahora toca reposar.

La viva imagen del “estoy tan agustito”. O al menos así te lo parece, a tus ojos de humano.

guepardo dos días en Masai Mara

dos días en masai mara guepardo

dos días en masai mara guepardo

Las jirafas. Puedes ponerles todos los adjetivos positivos que se te ocurran. No te cansas de ellas, nunca.

dos días en masai mara jirafa

dos días en Masai Mara jirafa

Los ñúes y las cebras, protagonistas de la gran migración. De los primeros se contabilizan millones de ejemplares. Sí, millones.

dos días en masai mara ñues

dos días en masai mara ñu

dos días en Masai Mara ñúes

Masai Mara cebras

Las hienas, que a mi me parecen feísimas pero todo el mundo parece tenerles cierto cariño, quizá por lástima ante su falta de atractivo estético… Las hay por todas partes, y suelen ir en compañía.

dos días en masai mara hienas

Aves tan raras como bonitas

Un pájaro raro, extraño, que se te antoja presumido porque lleva un tocado de plumas en abanico alrededor de la cabeza. Como una señora en el torneo de Wimbledon. Elegante y gracioso, os presento al pájaro Secretario.

dos días en masai mara pájaro secretario

Pájaro secretario

No acaba ahí el capítulo de las aves, claro. Otro bien curioso es el Jaribú africano. Una especie de cigüeña maquillada, especialmente en su pico de brillantes colores rojo y amarillo.

Masai Mara

Jaribú africano

 

Las leonas, leones y cachorrillos

¿Recuerdas cuando te contaba que el Serengueti es conocido como “el parque de los felinos”? Pues Masai Mara no le anda a la zaga. O es que están más concentrados en menos terreno.

Cada encuentro con ellos es inolvidable. Su belleza, el respeto que te sale del estómago viéndoles ahí, a escasos metros de ti.

dos días en masai mara cachorro león

Me pareció ver un lindo gatito

Aquél grupo de leonas, alguna embarazada, que van levantándose y desperezándose una a una para colocarse en semicírculo, dispuestas para la caza. Otras retozando patas arriba sobre la hierba. Perfectamente sincronizadas, como si hicieran gimnasia acuática.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Masai Mara leonas

El león macho entre los arbustos, que se levanta y pasa entre los coches que le rodean, sí, pero a una distancia mucho más respetuosa que en el caso de las leonas. Y se sienta, con la luz del sol temprano dándole en la cara. Tú en el vehículo abierto, de escasa altura, haciendo fotos, vídeo, y contemplándole a placer. Con la impresión en el cuerpo.

dos días en masai mara rey león

Masai Mara león macho

Masai Mara león

Masai Mara león adulto

Con razón te llaman “el rey”…

Las dos leonas bajo la acacia, y tú a tres metros de ellas, echándote para atrás instintivamente. Buscando tranquilidad unos centímetros más adentro del todoterreno. Afortunadamente están a lo suyo. Dormitando, lamiéndose…

Masai Mara leona

dos días en masai mara leona

dos días en masai mara leona

Aquélla leona con sus dos crías, que dejó pensamos que abandonadas mientras ella cruzaba de un salto un riachuelo para irse a… ¿cazar? Las crías se metieron en una madriguera, bajo tierra, después de observar curiosas los bultos que somos nosotros. Obedientes, adorables.

dos días en masai mara leona

Masai Mara

dos días en Masai Mara

Los cadáveres del Masai Mara, la avaricia del turismo, las búsquedas

Los esqueletos en la hierba, en el barro tras la lluvia. Por todas partes hay esqueletos en esta sabana. Abundan los de ñu, cebra y gacela. Son los desperdicios de las batallas nocturnas, quizá alguna diurna.

dos días en Masai Mara esqueleto

El gran revuelo e ida de olla de algunos chóferes y sus clientes por ver a un leopardo comerse un ñu debajo de un árbol, semioculto por los matorrales. Decidimos que no, que así no. No lo vimos. No así, acosando.

dos días en masai mara

La búsqueda del rinoceronte, tras encontrar unas huellas. No hubo suerte tampoco. Hay poquísimos. Pero fue genial mantener la tensión, aguzar la vista, barrer todo a tu alrededor para intentar encontrarlo. Y por el camino esa familia de búfalos preciosos, la cigüeña más colorida que has visto en la vida, más leones, más ñúes, un rebaño de Elands…

dos días en Masai Mara huellas

¿Huellas de rinoceronte?

dos días en Masai Mara búfalos

dos días en masai mara eland

Elands en el Masai Mara

Las luces del Masai Mara

Masai Mara es un no parar. Es maravilloso. Con lluvia, con sol. Con más o menos luz. Antes y después de la tormenta, durante. Los arco iris. Los amaneceres y atardeceres. Dos días en Masai Mara también te aseguran todo esto.

dos días en masai mara amanecer

Justo antes de este viaje había publicado aquí un post donde te recomendaba estar atento/a a la luz de cada momento, y sacar partido a tus fotos. Pues me acordé muchísimo del mismo. Pocos momentos tuvimos sin una luz especial, aunque siempre fue un reto capturar la atmósfera, luchar contra la escasez de luz…

dos días en masai mara tormenta

Lluvia en el Masai Mara, pequeños remolinos de polvo y una luz espectacular

Masai Mara

Arco Iris al finalizar la tormenta en el campamento de Masai Mara

Poco más puedo decir de una estancia de dos días en Masai Mara, salvo que ojalá hubieran sido cuatro días, y ojalá hubiera podido ver a los ñúes cruzando el río Mara, tantas veces soñado. Quizá vuelva.

Si este relato no ha sido suficiente para imaginártelo, aquí tienes un pequeño vídeo de dos minutos, aunque nada comparable con ir y verlo en persona…


los viajes de ali iati Si quieres más información, pulsa aquí

Deja un comentario

¡Suscríbete al blog por correo electrónico y recibirás las nuevas entradas!

Únete a otros 148 suscriptores

¡Viaja seguro!

banner los viajes de Ali con IATI

Si quieres más información, pulsa aquí

REFLEXIONES VIAJERAS

paseo fotográfico por palma de mallorca street art

GENTES DEL MUNDO

gentes de África

IMÁGENES Y SENSACIONES DE…

visita al parque nacional Serengueti amanecer

POSTALES DE VIAJE

fauna y flora de galapagos pinzon

FIESTAS Y CELEBRACIONES

gancheros del Alto Tajo empujando troncos

SOLIDARIOS

atardecer en pais lobi

Blog asociado a MadridTB

Madrid Travel Bloggers