furgoneta UAZ de los años 60 en la estepa mongola viajar a mongolia

Mongolia es uno de esos lugares remotos a los que no es fácil llegar desde España. Quizá por eso me atraía tanto. Y justamente por eso te voy a contar cómo lo organicé junto con unos amigos. Espero que te sea de ayuda si te planteas viajar a Mongolia!  


Para viajar a Mongolia lo mejor es que te planifiques bien

Este es un destino en el que es importante que planifiques tu viaje, al menos si vas con “el tiempo justo”. Es decir, si viajas por un periodo de dos semanas o diez días. 

Lo primero: para visitar el país con cierto grado de profundidad necesitarás contratar un coche con conductor. Esto es así porque la densidad de poblaciones y población es muy baja, no hay una red de carreteras muy clara, y es fácil perderse. Es como si te propones cruzar un desierto sin guía. De hecho el desierto del Gobi y las estepas son prácticamente un desierto. 

paisaje de montañas peladas y dunas en primer plano en sombra al atardecer viajar a mongolia

Además, he leído que está prohibido viajar sin guía o conductor mongol, pero no sé hasta qué punto puedes eludir este tema. 

Elegir agencia para viajar a Mongolia 

El problema es encontrar una agencia fiable y a un precio más o menos razonable. Porque sí, esta es la mala noticia. Las dificultades logísticas hacen que los precios sean altos. No te digo nada si además quieres que te acompañe un guía que hable español (los hay), o sencillamente que hable inglés, y no sólo ruso o mongol. 

Puedes dedicar un día a buscar agencia en Ulan Bator, a tu llegada

Esta opción está muy bien si tienes margen de tiempo, es decir, varias semanas. Ahora bien, si lo haces en verano y en plena temporada alta (meses de junio a Agosto), te puedes encontrar con que no hay plazas. O tienes que acoplarte a un plan que no es el que quieres hacer. Si no te importa y te gusta ir «a la aventura», adelante.

O puedes buscar agencia local por internet y reservar antes de ir

Nosotros no queríamos dejar el estrés de elegir agencia y ruta in situ, y no queríamos integrarnos en un grupo con desconocidos, así que decidimos buscar agencias locales por internet. 

Contactamos con unas cuatro, nos intercambiamos unos cuantos emails con cada una, y no nos convencían nada excepto una de ellas. Los precios eran muy altos y había que sumar el de los vuelos internacionales, que tampoco eran bajos.

Algunas insistían en darnos unas fechas o enviarnos programas de viaje que no eran lo que les habíamos pedido. Por ejemplo, pidiendo un programa de 15 días, nos enviaban uno de 8 días.

También había aspectos a los que no respondían claramente. A todo ello hay que sumarle que no encontrábamos opiniones de otros viajeros sobre cada una de ellas.

La tercera vía: un viaje privado

En medio del cruce de emails se nos ocurrió una alternativa. Teníamos poca fe en ella, pero al final resultó ser la mejor opción. 

Contactamos con un par de agencias de viajes de aventura españolas. Estas agencias suelen tener una oferta de salidas en grupo a Mongolia, pero también te ofrecen armar un viaje para ti y tu pareja o amigos, a este y otros destinos. No es una buena salida para ir en solitario, pero sí para viajar en pareja o en grupo de amigos. 

El caso es que pedimos presupuesto a dos de ellas: Trekking y Aventura, y Viajes Tuareg, con la que yo había viajado a Argelia, quedando muy contenta. 

Trekking y Aventura nos dio una respuesta estándar: sus fechas de grupo (no las nuestras) y un precio que superaba bastante lo que nos costaría contratar a una agencia local + comprar los vuelos a Mongolia + seguro de viaje. 

Viajes Tuareg, en cambio, nos pasó una oferta más que apañada. Tanto, que el viaje nos salía algo más barato que si comprábamos los vuelos y contratábamos a una agencia local directamente. Teniendo en cuenta que, además, el precio incluía dos vuelos internos en vez de hacerlo todo por carretera.

chofer de nuestro viaje a mongolia al volante
Nuestro conductor Zorig, al volante de la furgoneta UAZ con la que nos movimos

¿Qué ganas recurriendo a una agencia española? 

Sobre todo, al menos desde mi punto de vista, un poco de garantía o confianza en la elección de la agencia local, ya que es con la que ellos trabajan habitualmente. 

Además, la comodidad de las gestiones y cierre de detalles en la comunicación con Mongolia.

Podemos sumar el hecho de que mis amigos decidieron quedarse en Moscú unos días más a la vuelta de Mongolia, y en eso Tuareg consiguió unos vuelos mucho más baratos que lo que nosotros encontrábamos en los buscadores de internet (¡pero mucho más!). 

También ganamos en no renunciar a viajar sólo los tres, con la libertad de movimientos que podíamos tener frente a ir con un grupo más grande. 

Elegíamos las fechas que nos convenían, y no teníamos que esperar a que se formase un grupo mínimo. 

El precio final quedó en torno a 150-200 € más barato que si lo hubiéramos montado por nuestra cuenta con la oferta más barata, sin que esta incluyera vuelos internos.

He de decir que nos hicieron un descuento por hacer las reservas antes del 30 de Enero, si no recuerdo mal. Esto es algo que ofrecen a todos los viajeros en todos sus programas, que conste. De hecho, no tengo ningún acuerdo de colaboración con ellos por escribir esta información en el blog, pero creo que es “de ley” contar mi experiencia habiendo sido así de buena.

Otra cosa: la ruta que nos proponían, que es la misma publicada en la web para sus grupos, nos convencía más que las de las agencias locales. Hay variaciones entre unas y otras ofertas, así que es importante que te lo empolles antes de decidir una. Un trabajo previo a tener en cuenta. ¡¡Nadie dijo que fuera fácil!! 

Por último comentar que decidimos no pagar el suplemento de 350 euros por persona (¡!) que suponía incluir un guía mongol que hablase inglés. Viajaríamos solos con el chófer.

Total, que te recomiendo esta fórmula. En todo caso, está bien hacer el ejercicio de preguntar a varias agencias locales y ver cómo está el panorama antes de ir a una agencia española. El mercado puede que se mueva de un año para otro en precios o condiciones. Nunca se sabe. 

camello bactriano con dos jorobas mirando a la cámara en medio de la estepa de Mongolia
Desierto del Gobi, Mongolia

Cuánto cuesta un viaje a Mongolia de dos semanas desde España

Ya que estoy, te cuento que el precio por viajar a Mongolia para 16 días ha sido en nuestro caso de 2.883 €/persona (agosto 2019). Esto incluye los vuelos internacionales e internos, todos los alojamientos con pensión completa, el transporte en furgoneta UAZ con combustible, las entradas de los lugares a visitar y otros pagos como el paso de una provincia a otra, el chófer y todos sus gastos de alojamiento y comidas.

Mis gastos allí no superaron los 100€ en total, por cierto.

Varias de las ofertas de las agencias locales que recibimos en su día rondaban o superaban los 2.000 € para unos 12 días de ruta. No incluían los gastos y alojamiento en Ulan Bator, tampoco vuelos internos, ni los vuelos internacionales. Estos, los vuelos desde España, no bajaban de 800 euros en nuestras fechas (primera quincena de agosto), y estoy hablando de comprarlos con siete u ocho meses de anticipación. Había que sumar también el seguro de viaje. Echa tú las cuentas. 

Puede que seas de los que prefieren que todo su dinero vaya a las agencias locales. Lo entiendo. También es mi preferencia, pero hay veces en que, como en este caso, puede salir mejor. Y no me olvido de que así también contribuyo a la economía de mi país. Puede que no cuadre mucho con el postureo viajero de estos tiempos, pero me da igual. Al César lo que es del César.

¿Qué pierdes contratando una salida privada frente a integrarte en un grupo? 

Haciéndolo como nosotros, no vas con guía acompañante y/o local. Esto significa que la información del país y de los sitios te la curras tú. Nada nuevo bajo el sol si eres de viajar por libre.

El precio es un poco más alto que el del grupo. Normal, algunos gastos se reparten más. Pero, al menos para este destino (me consta que para otros sí hay mucha diferencia), no es mucho más. 

Y de momento no se me ocurre qué más pierdes yendo en salida privada y no en grupo. Bueno, no “socializas” con desconocidos de tu nacionalidad, algo que en mi caso no es muy aspiracional, aunque no me importa si es la opción que he elegido.  

Cosas a tener en cuenta a la hora de contratar a una agencia local en Mongolia

Recuerda viajar con un buen seguro de viajes. Yo te recomiendo IATI Seguros, con quien yo viajo siempre, y en este enlace puedes conseguir un 5% de descuento sólo por ser lector de Los viajes de Ali.

Pongamos que has descartado la opción de la agencia española como intermediaria y quieres contratar a una agencia local de Mongolia. Tanto si lo haces por email, como allí mismo, deberás poner atención no sólo a la ruta y las fechas, sino también a que se especifique claramente qué incluyen. Anota estas cosillas:

Tipo de vehículo

Muy importante que lo especifiquen en la oferta porque hay varias opciones en cuanto a vehículos para viajar a Mongolia.

La más barata y popular es viajar en furgonetas UAZ, directamente traídas de los años 70 del pasado siglo! Aparte de que te pueda resultar divertido, la verdad es que son más fáciles de arreglar que los modernos vehículos todoterreno de marca Toyota o similar.

nuestra furgoneta UAZ de color gris en un paisaje desértico del gobi viajar a mongolia

Y esta es la otra opción: vehículos todoterreno modernos. Seguro que son más confortables y tendrán aire acondicionado y calefacción, pero todo eso se paga.

También vimos algún minibus… No sé cómo se las arreglarían en determinadas pistas. Cruzar ríos y grandes charcos es algo bastante común, aunque puede que en esos casos ellos den un rodeo. O sencillamente las rutas se adaptan al vehículo con la consiguiente pérdida de puntos de interés.

Otra cosa en la que te debes fijar es en que incluyan el combustible en el precio que te dan. No vaya a ser que una vez en ruta te toque pagar cada visita a la gasolinera.

No hay que olvidarse del conductor e idioma del mismo. Suelen ofrecer conductor «con inglés básico», pero rara vez se cumple. Si no pagas (mucho) más por esto, no lo esperes.

A nosotros nos dijeron que el precio incluía un chófer con inglés aceptable, pero resultó que Zorig no decía más de dos palabras en inglés. Es algo que ya me habían advertido otros viajeros así que me lo esperaba.

Ni siquiera estoy segura de que pueda haber chóferes que hablen algo de inglés. Observé que casi el cien por cien de los conductores que acompañaban a parejas o grupos con los que nos cruzamos no hablaban con ellos, a pesar de compartir mesa. Como nosotros, que desayunábamos, comíamos y cenábamos con Zorig, pero conversar, lo que se dice conversar, nada de nada.

En un viaje a Mongolia, y no sólo para comunicarte con tu chófer, pondrás a prueba tu lenguaje gestual y el dibujo. ¡No te olvides de llevar libreta y boli!

libreta con dibujos de ruta viajar a mongolia

Cada noche Zorig dibujaba en una servilleta de papel al principio, y después en mi libreta (a petición mía), la ruta del día siguiente. Anotaba los tramos de carretera, pista, las paradas, y los kilómetros.

Es extraño que en un viaje como éste, en el que literalmente pones tu vida en sus manos, no puedas mantener ninguna conversación, pero es lo que hay 🙂

Alojamiento y categorías

Cuando recibas la oferta de una agencia, fíjate en qué alojamientos te ofrecen, y en su categoría.

No es que haya mucha variedad de alojamientos en Mongolia, pero sí que hay varias categorías de campamentos de gers, y en algunos sitios incluso habitaciones de hotel y cabañas de madera tipo bungalow.

ger donde dormimos con puerta de madera pintada de naranja

Los campamentos de gers de categoría media están realmente bien. Los baños y duchas están limpísimos, suelen tener restaurante para las comidas e incluso venden bebidas frías como cerveza o cosas más subiditas.

Si tú no se lo pides, la agencia decidirá la categoría de campamento que considere y ahí el precio del viaje puede variar mucho hacia arriba o hacia abajo. Es bueno fijarse, o preguntar si no lo especifican claramente. Nosotros no reparamos en este detalle cuando revisamos las distintas ofertas, por ignorancia. Quizá podíamos haber negociado los precios por ahí, no sabría decirte.

Qué comidas se incluyen

Fíjate bien, en esas ofertas, en qué comidas se incluyen, y lo mismo con las bebidas.

Bebida: en nuestro caso no se incluía ni el agua, pero Zorig, nuestro chófer, nos avisaba de cuándo pararíamos en un pueblo. Hay minimarkets donde puedes comprar garrafas de varios litros con las que rellenar las cantimploras, que creo es la mejor solución frente a comprar muchas botellas pequeñas. No es nada cara.

Es cierto que en la mayoría de sitios te ponen un termo con agua caliente para acompañar la comida con té, así que eso no te faltará tampoco.

Lo que sí teníamos es pensión completa. Sé que otros viajeros han contratado sólo desayunos, encargándose ellos mismos de hacer la comida y cena en el campamento. Entiendo que si necesitas ahorrar no hay otra, pero en mi opinión eso añade una carga extra al viaje: llevar cacharros para cocinar y estar a expensas de que te dejen hacerlo en el campamento, comprar víveres…

Referencias de agencias locales: 

Empiezo por recomendar la agencia de Mongolia con la que viajamos nosotros, con la que quedamos francamente contentos. Quiero hacer una mención especial a Tunga, la manager que nos acompañó en Ulan Bator e hizo todo lo posible por recuperar las maletas de mis amigos. Muy profesional, activa, trabajadora, con buen inglés… ojalá hubiera sido nuestra guía para todo el viaje! (si hubiéramos pagado por ello, claro). La agencia es:

Mongolian Outdoors LLC. Creo que no tiene página web (he encontrado alguna con este nombre, pero no corresponde a esta agencia, creo…), así que te dejo su email y la recomendación de que preguntes por Tunga: mongoliaoutback@magicnet.com Su dirección en Ulan Bator es: UB-211213, P.o.b -0422, building 1st khoroo, Sukhbaatar district. Teléfonos: 99105898, 91883690, 86061387, 99089215  

De entre las agencias que estuvimos barajando por email la que más nos gustó fue Tours of Mongolian: tienen una ruta muy parecida a la que hicimos, con un precio algo más arreglado que las otras, aunque hay que sumar los vuelos, el seguro de viaje y la estancia en Ulan Bator como he dicho antes.

Una última opción, sobre todo si vas para pocos días

Supongamos que llegas a Ulan Bator y tu intención es seguir camino en el Transiberiano, por ejemplo. Vas a emplear tres o cuatros días en Mongolia, una semana como máximo, y para ello no te quieres liar con toda una ruta… pero sí salir de la ciudad (y te lo recomiendo!). Para estos casos:

Puedes mirar la oferta de GetYourGuide que encontrarás aquí. Y se reservas desde este link, yo ganaré una pequeña comisión, por eso te lo cuento 😉

Volar a Mongolia

Creo que lo he dicho más arriba, pero lo repito… volar a Mongolia es caro. No he logrado encontrar billetes desde España por menos de 800 €, aunque es probable que si hubiera podido escoger cualquier día y hora de salida, quizá habría conseguido algo mejor.

paisaje de los alpes desde el avión

Y además de ser caro, puede ser un tanto accidentado. Bienvenidos a la remota Asia.

Te voy a dar un consejo de buena fe: no vueles con Aeroflot. Esta gente vende vuelos combinados, siempre con escala en Moscú (a este destino al menos) con muy poco tiempo de escala. ¿Resultado? que somos muchos los que nos quedamos en tierra y perdemos el siguiente vuelo, porque no te esperan ni un minuto. Algo que en principio deberían hacer, ya que ellos te venden el vuelo con esa combinación.

¿Por qué te digo esto? verás, mis amigos aterrizaron cinco minutos antes que yo (iban desde Barcelona y yo desde Madrid) y lograron subir al avión. Como sabían (vía sms) que yo estaba corriendo por los pasillos del aeropuerto, pidieron a los operarios de Aeroflot que me esperasen. Pero ellos se negaron, y además les mostraron el ordenador con la lista de pasajeros. Resulta que yo ya no estaba en la lista de ése vuelo. Yo llevaba mi tarjeta de embarque desde Madrid, así que estaba claro que habían anulado mi plaza.

Llegué uno o dos minutos después de que cerraran el embarque. El autobús con los pasajeros aún no había arrancado, pero no me dejaron subir.

Me dieron un nuevo vuelo a Ulan Bator… vía Pekin! Suena a broma, pero así fue. Perdí un día completo de viaje y me pasé muchas más horas volando y en los aeropuertos. Ya estoy reclamando para que me indemnicen. Veremos.

Ah, a mis amigos les perdieron el equipaje y no lo recuperaron antes de salir de Ulan Bator.

Cuando conté todo esto en las redes sociales, en tiempo real gracias a la wifi de los aeropuertos, fueron muchos los que me escribieron diciéndome que hay que evitar a Aeroflot. Que son un desastre, amigos del overbooking y la pérdida de equipaje. Total, que te recomiendo que te asegures muy bien de que la escala es de varias horas, en caso de que decidas no evitarla.

Tramitar el visado de Mongolia 

Los españoles, además de otras nacionalidades, tenemos que tramitar un visado de entrada antes de viajar a Mongolia.

El visado de Mongolia sólo se puede hacer en el consulado de Barcelona, y es a través de una agencia que se dedica a esto. En este link tienes toda la información.

Si estás en el punto de decidir hacer un viaje o no a Mongolia, te adelanto que el visado cuesta 95 € por persona (julio 2019) y que lo puedes tramitar por mensajería si no vives en Barcelona, siempre siguiendo al pie de la letra sus instrucciones. Son inflexibles en esto. Y sí, es un gasto a sumar al precio del viaje. 

Equipaje para viajar a Mongolia en verano

Uno de mis quebraderos de cabeza antes de viajar a Mongolia era qué llevar en la mochila. Lo que leía en todas partes es que el clima puede ser muy cambiante. De repente entra viento de Siberia y pasas mucho frío. O en el desierto del Gobi puedes estar a 40 grados durante el día, en verano. Las noches en general son frías o muy frías, pueden caer tormentas, llover… 

A esto le vamos a sumar que con el cambio climático nadie sabe muy bien qué encontrarse. En todas partes vemos que puede haber temperaturas anómalas para la estación del año en la que estás. Aquí y en la Conchinchina, o mejor dicho, en Ulan Bator. 

Y por otro lado yo quería hacer fotografía nocturna, así que si los cielos estaban despejados, estaría a la intemperie unas horas más que la media de la gente. 

autoretrato en la montaña muy abrigada aunque con cielo azul viajar a mongolia

Pues bien, lo que yo me llevé finalmente fue, pensando en vestirme a capas: 

  • Para el día/calor: 4 camisetas de manga corta, 1 pantalón de verano largo.
  • Temperaturas medias: 1 pantalón de algodón y 1 de trekking largos, 1 camisa de algodón de manga larga, 1 foulard para el cuello.
  • Para el frío: 1 forro polar, 1 chaqueta cortavientos e impermeable con capucha, 1 camiseta térmica y mallas térmicas, gorro de lana y braga polar para el cuello.
  • También llevé un bikini que usé en unas piscinas de aguas termales 🙂  
  • Calzado: un par de zapatillas de trekking y sandalias de trekking, aparte de chanclas para la ducha. 

¿Qué me sobró de todo esto? (sí, demasiada ropa para dos semanas!): 

  • Podía haberme ahorrado el pantalón de verano y tirar con los otros dos. Lavé un par de veces por el camino, así que… 
  • No pasamos tanto calor en Gobi, y nada en el resto de lugares. Podía haberme ahorrado al menos una camiseta de manga corta y la de manga larga. 
  • No me hubiera importado una prenda más de abrigo, pero tiré bastante bien con lo que llevé, poniéndome casi todo cuando la cosa se puso un poco fea. 
  • Me hubiera venido bien una capa de agua para los chaparrones, aunque no fueron tantos, pero uno de ellos nos pilló en un trekking por la montaña. 
  • El gorro de lana no lo llegué a usar más que una vez, pero porque no lo llevaba encima en otro par de ocasiones en las que me hubiera venido muy bien. De todas formas no es algo que ocupe mucho espacio ni pese. Y los guantes no recuerdo haberlos usado.

Espero que te sirva para preparar tu mochila, aunque como siempre en esto cada uno toma sus decisiones. Creo que lo he dicho antes, pero lo repito aquí: viajé en la primera quincena de agosto. Si viajas un mes antes, o un mes después, la cosa puede cambiar.  

Equipo de fotografía para viajar a Mongolia

¿Te gusta hacer fotos? ¿dudas sobre qué objetivos llevar a Mongolia? Te cuento mi experiencia… 

Mongolia es un país de paisajes enormes, horizontes tremendos, y pocos detalles. O mejor dicho, muchos de esos detalles están lejos: un rebaño con su pastor, una pareja circulando en moto, fauna salvaje que siempre se aleja, águilas…

paisaje de prados con una valla de madera y montañas al fondo y mucho cielo con nubes blancas viajar a mongolia

Creo que muchos pecamos a la hora de pensar en que si vas a fotografiar paisajes, mejor te llevas un gran angular. Te diré que no, que el gran angular para espacios muy amplios y bastante vacíos no es la mejor opción. 

Por otro lado, puede ser que no quieras cargar con mucho peso, o no estar pendiente de cambiar de objetivo.

yak en un prado verde mirando a la cámara y detrás paisaje de pinos

Yo decidí llevar mi todoterreno 18-200 mm y el gran angular 11-16 mm para el cielo nocturno (para las estrellas sí, un buen angular va genial). Por supuesto incluí el trípode, disparador, y un filtro polarizador para el todoterreno. 

vía láctea en el firmamento

Descarté el 70-300 mm., un teleobjetivo bastante majete que me habría venido genial, porque al final la mayoría de las fotos de paisaje las he hecho con 135 y mucho 200 mm.

Y es que ahí voy en esto de que la fotografía de grandes paisajes con un gran angular como que no: para lograr encuadres que «dicen algo» tienes que buscar detalles, y si están lejos, necesitas un teleobjetivo. Además me encontré con algo que no sabía: mucha fauna salvaje, que como tal no se acerca mucho a ti.

Si hubiera tenido el 70-300 mm le hubiera sacado provecho seguro, aunque me hubiera tocado cambiar al 11-16 mm en alguna ocasión. También podría haberme llevado el 35 mm fijo para complementar entre el 16 y el 70 mm., siendo un objetivo buenísimo que no pesa nada.

En resumen, quizá un buen equipo fotográfico para viajar a Mongolia habría sido este: 70-300 mm. (el más grande y aparatoso) 11-16 mm. (normalito en tamaño y peso) y 35 mm. (pequeño y muy ligero).  

dunas del desierto del gobi llenas de huellas viajar a mongolia

Aun así, estoy convencida de que llevar todo es la mejor solución, jajajajaja, pero eso significa pagar por exceso de equipaje seguro, más allá de que tu espalda sufra.

En algunos vuelos internos el máximo de equipaje es 15 kg incluyendo el de mano. Confirmo que lo pesan y te hacen pagar los kilos de más que lleves así que presta atención a esta norma si vas a coger alguno.

Otra cosa a saber para tus fotografías: el verano de Mongolia suele incluir cielos nublados e incluso lluvias, y en el desierto del Gobi deberías proteger la cámara del polvo y la arena, enemigos de los entresijos electrónicos.  

paisaje con tiendas gers y nubes coloreadas por el atardecer

Una vez en Mongolia

Moneda de Mongolia

La moneda es el Tugrik Mongol y sufre una gran inflación.

Para que te hagas una idea, yo cambié 150€ nada más llegar a Ulan Bator. Después no habría opción de cambio excepto quizá en Jarjorin. Me dieron 440.000 tugriks y me sobraron unos 120.000 después de las dos semanas de viaje (recuerda que lo llevaba todo incluido excepto bebidas), es decir, me sobró algo más de 40€.

Los gastos fueron principalmente comprar agua y tomar algún refresco o cerveza (en torno a 1 € o poco más), fruta y otras cosas de picoteo como galletas y chocolates, un par de postales, alguna artesanía para regalar, lavandería en algún campamento, y la propina para el conductor.

billete de moneda de mongolia con la cara de un gobernante con traje tradicional

Idioma

El idioma mongol es lo que más se habla en Mongolia. Menuda perogrullada acabo de soltar!! pero hay varios dialectos, siendo el jalja el que más se habla. 

El inglés no es muy frecuente, a veces ni en los campamentos donde te alojas hay alguien que lo sepa hablar, aunque alguna palabreja básica suelen saber. 

cuatro niñas y un bebé en el restaurante de uno de los campamentos donde dormimos viajar a mongolia
Las niñas de uno de nuestros campamentos en la barra de bar del restaurante. La más mayor hablaba muy bien inglés así que fue genial.

Se impone por tanto la mímica, el ingenio, el papel y boli como he mostrado antes, alguna app traductora en el móvil si llevas conexión a internet…

Otra opción podría ser el ruso, pero en realidad la mayoría de mongoles ya no lo hablan. Quizá la gente más mayor. En cambio los carteles suelen estar escritos en cirílico a pesar de que la escritura mongola es diferente, más parecida a los signos chinos, siendo vertical. 

joven con raje tradicional de color verde y fajín naranja hablando con otro vestido a la occidental viajar a mongolia

Condiciones de viaje

Los recorridos por Mongolia son, como en otros viajes, a golpe de coche. Y esto significa muchas horas. No en carretera, o no siempre, sino por pistas e incluso ni eso. Campo a través. Por eso es casi imprescindible que contrates a un conductor o un guía local, ya que es muy fácil perderte. 

Mentalízate. Serán horas y horas sentado, dando botes, agarrándote fuerte para no salir despedido contra el techo. Es cansado y cansino. Si tienes algún problema serio en la espalda, piénsatelo. 

Eso sí, los paisajes que se suceden compensan esas horas de coche diarias, y esto también lo debes tener en cuenta. 

águila levantando el vuelo en un paisaje de roca y pequeños arbustos viajar a mongolia
Paramos unos minutos para observar a esta águila que estaba a pocos metros de la carretera, hasta que decidió levantar el vuelo e irse 🙂

Gastronomía de Mongolia

Me dijeron que no es el fuerte de Mongolia. Y les creí. No se puede esperar mucho de un país donde la tierra no se cultiva porque es prácticamente imposible. Donde las verduras y las frutas escasean, excepto en la capital, porque allí llegan muchas cosas importadas. Es un país de nómadas pastores donde desde siempre se ha peleado por conseguir recursos vegetales para la dieta.  

Pues tengo que decirte que mi experiencia ha sido mucho más positiva de lo esperado, partiendo de que hemos comido siempre en los campamentos, donde dormíamos o en los que nos pillaba de paso.

Nos hemos encontrado con platos muy bien preparados y cocinados, además de presentados! Sospecho que Masterchef también está allí de moda, a este nivel se juega. 

Es cierto que la comida acaba siendo monótona. Que ha habido un par de días, incluso, en que hemos comido y cenado exactamente lo mismo. No ves el pescado. El arroz y las patatas hervidas son el acompañamiento más común, junto con el pepino, la zanahoria y de vez en cuando la col. ¡¡Pero no es para quejarse!! 

mesa de desayuno con pastas, pan de molde, salchichas, huevos cocidos, tazas viajar a mongolia
Los desayunos en general muy buenos y este… creo que este fue el mejor. Flipamos!!

Cómo son los alojamientos de Mongolia

En Ulan Bator nos quedamos en el Dream Hotel. Está muy céntrico, es de categoría media y corte soviético con grandes pasillos enmoquetados que han visto mejores tiempos, habitaciones enormes y bastante limpias.

Campamentos de Gers: excepto el par de noches en la capital, durante todo el viaje hemos dormido en estos campamentos. Unos mejores que otros, pero la gran mayoría con un estándar más que envidiable. Lo he dicho más arriba, pero voy a insistir: mi aplauso para la limpieza de los baños, duchas y comedores. 

Los gers en sí mismos suelen incluir camas con somier de metal o de madera, algunos muebles y sillas, papelera, y una estufa que el personal del campamento se encarga de encender. Lo malo es que al principio suelta un calor tremendo, y después se apaga enseguida si no estás pendiente. Es madera de pino, deja poca brasa. Por la noche es un poco faena porque es cuando realmente necesitas ese calorcito.

No obstante, sueles disponer de edredón y mantas extra que también están limpios. También incluyen toallas o puedes pedirlas. No tienen baño dentro, tampoco las cabañas (probamos una al final).

Los colchones son finos y duritos.

joven encendiendo nuestra estufa en el ger viajar a mongolia

El tema de la limpieza nos sorprendió tanto que preguntamos si tienen algún sistema que asegure la calidad de los alojamientos, y efectivamente así es. Tienen que cumplir con unos estándares de calidad que determinan la categoría, y se hacen inspecciones regulares. El permiso se retira o se baja la categoría en caso de que no mantengan el buen estado del lugar.

Si te preguntas si has de llevar saco de dormir, te diré que no hace falta. Si eres muy tiquismiquis, incluye uno de tela en la mochila pero desde mi punto de vista es innecesario.  

interior de ger con cama de madera pintada de colores viajar a mongolia
Interior de uno de los gers en los que nos alojamos. El suelo es puro linóleo, no vayas a pensar que es madera, ji, ji, pero estaban muy bien.

Comunicaciones en Mongolia

Olvídate del wifi. Si quieres o lo necesitas, cómprate una SIM local, pero cuenta con que no tendrás cobertura en muchos sitios. Excepto en los hoteles y restaurantes de Ulan Bator y del lago Khovsgol, estarás incomunicado a no ser que lleves un teléfono satélite.

Mi consejo: disfruta de la vida de antes, es un regalo!! 

Costumbres

Aunque la población local es escasa, ya que Mongolia es un país de unos cuatro o cinco millones de habitantes en un territorio que es como tres veces España, y la gran mayoría están en Ulan Bator, te encontrarás con nómadas todos los días. 

Otra cosa es ir a su casa, aunque te acerques a los campamentos que hay cerca de los campings. Yo no he querido ser invasiva, ni molestar, ya que ellos están ahí con sus quehaceres del día a día, pero si quieres intentarlo seguramente te recibirán bien. 

mesa con pastas caseras y tazones de té de yac con ligero color rosa
Pastas caseras y té con leche de yak que tiene un ligero color rosado, y sal. Para acompañar, caramelos y chocolatinas…

Zorig nos llevó un día a conocer a una familia. Esta «experiencia» suele entrar en los programas de todas las agencias.

Estábamos saliendo del Gobi, y paramos frente a dos gers solitarios junto a la pista. Junto a ellas había un par de motos, alguna bici, una placa solar y una antena parabólica, igual que había visto en otros asentamientos.

Resultó que en ése momento sólo estaba el padre de familia en casa, que hizo la mili con nuestro chófer.

Nos invitó a sentarnos en el ger principal, a probar el yogur de leche de camella agrio, un té salado con leche de yak y unas pastas que había cocinado su mujer. Ella y los niños estaban en el pueblo del que veníamos nosotros, así que en fin, este fue nuestro contacto en todo el viaje, snif. 

anfitrión mongol en su get con la tele detrás encendida y termos de té con leche
Nuestro anfitrión con la botella donde guarda el yogur de leche de camella y el termo del té. Al fondo, la tele, siempre encendida (mientras haya batería de luz solar).

En todo caso, has de saber que se debe entrar al ger por el lado izquierdo y con el pie derecho. Una vez traspases el umbral tus anfitriones te invitarán a pasar, indicándote dónde debes sentarte. Lo correcto es llevar algún regalo, nunca dinero porque es ofensivo. Pueden ser dulces, galletas, chocolates… algún capricho de este estilo, y tampoco sin pasarse en la cantidad, para no obligarles a corresponder. 

Ruta de 16 días de viaje a Mongolia 

Nuestra ruta ha sido esta:

  1. Vuelos España-Mongolia. 
  2. Llegada a Ulan Bator, visitas en la ciudad y noche. 
  3. Vuelo a Dalanzadgad, la puerta del desierto del Gobi y trekking por el cañón Yol Am.  
  4. Desierto del Gobi: Hongori Els dunes.
  5. Desierto del Gobi:  Bayanzag
  6. Camino al Valle de Orkhon con parada en Khujirt para comer
  7. Valle de Orkhon con subida al Monasterio de Tuvkhun
  8. Traslado a Karakorum o Jarjorin y visita al monasterio de Erdene Zuu. 
  9. Ruta a fuentes termales de Tsenher o Tsenheriin
  10. Travesía por la provincia de Arhangai en dirección al Valle de Khorgo. 
  11. Reserva Natural de Khorgo
  12. Travesía hasta el lago Zuun Nuur o Zurkh Lake. 
  13. Llegada al lago Khovsgol. 
  14. Lago Khovsgol. 
  15. Vuelo Moron – Ulan Bator. 
  16. Vuelos Mongolia-España. 

Y aquí te dejo el mapa con todos los puntos localizados:  

Lecturas recomendadas

Buscando lecturas para mi viaje, o para después, he encontrado poca cosa pero… aquí las tienes:

  • Yeruldelgger, muertos en la estepa, de Patrick Manoukian: novela negra que es la primera parte de una trilogía… creo que seguiré 🙂
  • Breve historia de Gengis Kan, de Borja Pelegeiro: para saber más de este líder nómada que fundó el mayor imperio conocido, y también sobre su cultura.
  • Guía Bradt de Mongolia: ya lo he dicho en otras ocasiones, la prefiero a otras, aunque en esta ocasión pasa muy de puntillas por demasiados sitios. Está en inglés.

¿Quieres leer más de Mongolia? No te pierdas el resto de posts! 

Este post contiene enlaces a sitios afiliados al blog. Esto significa que si haces una reserva desde dichos enlaces, yo ganaré una pequeña comisión con la que me ayudas a mantener este blog, y en ningún caso tú pagarás más.


los viajes de ali iati Si quieres más información, pulsa aquí